STADTLOHN

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Tilly par­tió al nor­te des­de Frank­furt, al man­do de 15.000 ca­tó­li­cos, sien­do re­for­za­do por An­holt, otro va­lón (y por tan­to es­pa­ñol) en West­fa­lia. Mien­tras, Bruns­wick mar­chó al es­te, arra­sán­do­lo to­do, pe­ro ni los Elec­to­res de Sa­jo­nia ni de Bran­dem­bur­go le die­ron per­mi­so pa­ra cru­zar sus tie­rras y ata­car las tie­rras aus­tría­cas de Bohe­mia, de mo­do que fu­rio­so, dio me­dia vuel­ta. Car­ga­do con una enor­me ca­ra­va­na de bo­tín, in­ten­tó re­fu­giar­se de nue­vo en Ho­lan­da y evi­tar a los ejér­ci­tos ca­tó­li­cos que se cer­nían so­bre él. Cuan­do es­ta­ba ape­nas 16 kms de la fron­te­ra apa­re­ció Tilly en Stadtlohn con 20.700 sol­da­dos. Bruns­wick, con ape­nas 15.000 de­jó una re­ta­guar­dia de seis re­gi­mien­tos ba­jo Knyp­hau­sen tras un puen­te pa­ra con­te­ner­le mien­tras él in­ten­ta­ba desatas­car el em­bo­te­lla­mien­to cau­sa­do por su tren de ba­ga­jes y po­ner­lo a sal­vo tras cru­zar otro río. Sin em­bar­go, Knyp­hau­sen no que­ría ser el pa­vo de la fun­ción y de­ci­dió re­ple­gar­se, de mo­do que la van­guar­dia de An­holt pu­do cru­zar el puen­te des­ba­ra­tan­do los des­coor­di­na­dos in­ten­tos de de­fen­sa y car­gó con­tra el flan­co iz­quier­do o nor­te pro­tes­tan­te. Bruns­wick en­ton­ces de­tu­vo su mar­cha y en­vió par­te de las tropas de su flan­co sur a re­for­zar el nor­te. En­ton­ces apa­re­ció Tilly, que ve­nía de­trás con el grue­so ca­tó­li­co. Es­te, vien­do có­mo Bruns­wick ha­bía de­bi­li­ta­do su flan­co sur ca­yó jus­to so­bre ese sec­tor, em­pu­jan­do a los pro­tes­tan­tes al nor­te con­tra un pan­tano en lu­gar de al es­te, ha­cia Ho­lan­da. Su ejér­ci­to fue cer­ca­do y des­trui­do con 11.000 ba­jas. Bruns­wick ape­nas pu­do es­ca­par con 2.000 ji­ne­tes ese 6 de agos­to, tras per­der to­do su bo­tín.

La ba­ta­lla de Stad­lohn, obra de Se­bas­tiaen Vrancx. Pue­de apre­ciar­se a los pro­tes­tan­tes del "Lo­co" o "Bra­zo de Hie­rro" Har­bers­tadt, hu­yen­do ha­cia los pan­ta­nos tras ser em­pu­ja­dos por la ca­ba­lle­ría de Tilly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.