LUTTER

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Cris­tián IV se re­ti­ró ha­cia Wol­fen­but­tel con sus 21.000 hom­bres, dán­do­le al­can­ce Tilly en Lutter con 24.497 sol­da­dos. El da­nés eli­gió una po­si­ción muy fuer­te, de­trás de un arro­yo que es­ta­ba em­ba­rra­do tras una tem­pes­tad, y pro­te­gi­do por un bos­que que cu­bría sus flan­cos y re­ta­guar­dia. A la vez, Cris­tián hi­zo vo­lar to­dos los puen­tes, de­jan­do só­lo dos, uno en ca­da flan­co, por don­de for­zo­sa­men­te de­bía pa­sar Tilly si que­ría ata­car­le. Pa­ra de­fen­der es­ta po­si­ción si­tuó su ejér­ci­to en tres lí­neas de cua­dros de in­fan­te­ría, con ca­ba­lle­ría en sus ex­tre­mos. Sin em­bar­go, aun­que in­te­li­gen­te, Cris­tián IV era inex­per­to, de mo­do que co­me­tió el error de nom­brar só­lo un co­man­dan­te por ca­da lí­nea (Fuchs, él mis­mo y el Rhin­gra­ve), no de­sig­nan­do a man­dos in­ter­me­dios pa­ra el cen­tro y alas de ca­da lí­nea, de mo­do que ca­da man­do só­lo po­dría aten­der só­lo un sec­tor de su ex­ten­sa for­ma­ción y no al res­to, que que­da­ría in­mó­vil. Por otro la­do, el rey aban­do­nó el fren­te po­co an­tes de la ba­ta­lla pa­ra aten­der un atas­co que se es­ta­ba pro­du­cien­do en su re­ta­guar­dia con el tren de ba­ga­jes. En­fren­te, Tilly en­vió dos des­ta­ca­men­tos de in­cóg­ni­to (uno ba­jo Du­four), dan­do un ro­deo, a flanquear la po­si­ción da­ne­sa pre­ci­sa­men­te en la zo­na don­de los bos­ques su­pues­ta­men­te pro­te­gían a los pro­tes­tan­tes, ya que tam­bién se­ría una pan­ta­lla vi­sual pa­ra aque­llos. En­fren­te, lan­zó sen­das co­lum­nas pa­ra in­ten­tar cru­zar ca­da puen­te, la de­re­cha ba­jo Crom­berg y la iz­quier­da de Er­wit­te, y él que­dó en el cen­tro con An­holt, pro­te­gi­do por el arro­yo, pa­ra aten­der a las vi­ci­si­tu­des de ca­da ala. Sin em­bar­go, una vez los ca­tó­li­cos cru­za­ron el arro­yo, el con­tra­ata­que de la pri­me­ra lí­nea de Fuchs, fue de­vas­ta­dor. En la de­re­cha los li­gue­ros hu­ye­ron, pe­ro fue­ron sal­va­dos por el cua­dro de Grons­feld, que aguan­tó jun­to al puen­te, no per­mi­tien­do el pa­so de los da­ne­ses. En el otro flan­co fue aún peor, ya que los pro­tes­tan­tes lo­gra­ron cru­zar el río. Sin em­bar­go, Tilly mar­chó des­de el cen­tro con­tra ellos, y ya des­or­de­na­dos por su avan­ce, los re­cha­zó. En­ton­ces apa­re­cie­ron por los flan­cos y la re­ta­guar­dia los des­ta­ca­men­tos en­via­dos por Tilly pa­ra en­vol­ver a su enemi­go, co­gien­do a los da­ne­ses por sor­pre­sa al no te­ner man­dos en sus alas. Ade­más, es­tos, con una con­fian­za ex­ce­si­va en las úl­ti­mas tendencias mi­li­ta­res ca­si no con­ta­ban con pi­que­ros, sino só­lo ti­ra­do­res. Sin em­bar­go, las ar­mas de fue­go de la épo­ca te­nían una ca­den­cia de fue­go muy li­mi­ta­da, ape­nas un dis­pa­ro por mi­nu­to, y no po­dían sos­te­ner­se sin el apo­yo de pi­que­ros que sí abun­da­ban en­tre los ca­tó­li­cos. Así, el ejér­ci­to pro­tes­tan­te fue arro­lla­do, su­frien­do unas 10.000 ba­jas.

Gra­ba­do del ase­dio de Stralsund, en el que se apre­cian las for­ti­fi­ca­cio­nes, mo­der­nas le­van­ta­das de­lan­te de la mu­ra­lla me­die­val, y có­mo la ciu­dad es­tá prác­ti­ca­men­te ro­dea­da por el Bál­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.