“UNA IGLE­SIA… in­dig­na"

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

En 1703 el fa­mo­so his­to­ria­dor y be­ne­dic­tino ga­lle­go pa­dre Mar­tín Sar­mien­to des­cri­bía la igle­sia de San An­drés de Tei­xi­do co­mo “pe­que­ña, be­lla e in­dig­na, en la que apar­te del re­ta­blo no exis­tía adorno al­guno”. esa aus­te­ri­dad y so­brie­dad en las for­mas se ha man­te­ni­do has­ta hoy. San An­drés de Tei­xi­do no re­cla­ma­ba a los pe­re­gri­nos por cues­tio­nes es­té­ti­cas o ar­tís­ti­cas. No eran el oro o la pla­ta, los már­mo­les o las cris­ta­le­ras po­li­cro­ma­das el imán que atraía a los de­vo­tos, sino otra co­sa…

No obs­tan­te, y pos­te­rior a la vi­si­ta del pa­dre Sar­mien­to, es­tos ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos del tem­plo se com­ple­men­ta­ron con la edi­fi­ca­ción de una nue­va fa­cha­da, de co­lor muy ca­rac­te­rís­ti­co y que des­ta­ca so­bre el res­to de edi­fi­cios del pue­blo, y la to­rre del cam­pa­na­rio, con­clui­da en 1781 gra­cias a los pin­gües be­ne­fi­cios que apor­ta­ban las ro­me­rías de la épo­ca, y las cre­cien­tes pe­re­gri­na­cio­nes al san­tua­rio. La ca­pi­lla ma­yor, que hoy dis­fru­ta­mos los vi­si­tan­tes, fue con­clui­da por Mi­guel Ló­pez de la Pe­ña en 1789. Y has­ta bien en­tra­do el si­glo XX, con­cre­ta­men­te has­ta 1970, no se des­cu­brie­ron pin­tu­ras mu­ra­les con la re­pre­sen­ta­ción del mar­ti­rio de San An­drés.

El car­tel de ac­ce­so a San An­drés orien­ta al pe­re­grino que an­he­la cum­plir con la tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.