BE­SAR con la mi­ra­da

Historia de Iberia Vieja - - EL 7ARTE - con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

LA CRÍ­TI­CA SE HA MOS­TRA­DO UNÁ­NI­ME CON LA ÚL­TI­MA CIN­TA DEL DI­REC­TOR PO­LA­CO PA­WEL PAW­LI­KOWS­KI, UNA OBRA MAES­TRA SO­BRE LOS AL­TI­BA­JOS DE UN AMOR EN LA CON­VUL­SA EU­RO­PA DE LA GUE­RRA FRÍA. SUS IN­TÉR­PRE­TES, SU MÚ­SI­CA Y SU SU­GES­TI­VA FO­TO­GRA­FÍA EN BLAN­CO Y NE­GRO ELE­VAN A COLD WAR A LA CA­TE­GO­RÍA DE AR­TE.

Cold war –pre­mio al me­jor di­rec­tor en el pa­sa­do Can­nes– par­ti­ci­pa del mis­mo con­cep­to vi­sual que Ida, la an­te­rior pe­lí­cu­la del po­la­co Pa­wel Paw­li­kows­ki: fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, for­ma­to cua­dra­do y pun­to de vis­ta siem­pre per­so­nal y bas­tan­te he­te­ro­do­xo. La his­to­ria, ló­gi­ca­men­te, es muy dis­tin­ta. Em­pie­za a fi­na­les de los 40 del pa­sa­do si­glo. Wik­tor es un pia­nis­ta que for­ma par­te de un co­mi­té de se­lec­ción de jó­ve­nes va­lo­res pa­ra crear un co­ro y ba­llet de mú­si­ca fol­cló­ri­ca po­la­ca. En­tre las can­tan­tes, pronto des­ta­ca Zu­la; por su voz, pe­ro tam­bién por su be­lle­za, su per­so­na­li­dad, y has­ta por su his­to­ria, pre­si­di­da por un acon­te­ci­mien­to fa­mi­liar te­rri­ble. En­tre ellos sur­ge el amor, pe­ro en es­tos pri­me­ros pa­sos –la pe­lí­cu­la es­tá di­vi­di­da en ca­pí­tu­los, con una es­truc­tu­ra que­bra­da y vo­lun­ta­ria­men­te des­com­pen­sa­da– se ha­ce pa­ten­te el pe­so de la po­lí­ti­ca, en un país co­mo la Po­lo­nia sa­té­li­te for­zo­sa de la URSS. Has­ta el pun­to de que se in­ten­ta que los nú­me­ros fol­cló­ri­cos den ca­bi­da a ab­sur­das loas a Sta­lin y al ré­gi­men so­vié­ti­co.

LAS DOS ORI­LLAS DE EU­RO­PA

Vik­tor es­ca­pa a Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y con­si­gue es­ta­ble­cer­se en Pa­rís to­can­do el piano en clubs de jazz y vi­vien­do con es­tre­che­ces. Por fin, Zu­la se reúne con él y co­mien­zan a vi­vir ple­na­men­te su amor, mien­tras ella al­can­za el éxi­to co­mo can­tan­te y el re­co­no­ci­mien­to ar­tís­ti­co e in­te­lec­tual de la sociedad pa­ri­si­na. Pe­ro pronto el ca­rác­ter ca­pri­cho­so de Zu­la pro­vo­ca­rá con­flic­tos, ce­los, pe­leas y, por fin, la se­pa­ra­ción. Sus ca­mi­nos se bi­fur­can, y a lo lar­go de más de una dé­ca­da, vol­ve­rán a coin­ci­dir y a di­ver­gir en­tre las dos

ori­llas de Eu­ro­pa separadas por la Gue­rra Fría a la que ha­ce men­ción el tí­tu­lo. Am­bos sa­ben que nun­ca po­drán de­jar de que­rer­se, y sin em­bar­go no sa­brán im­pe­dir que la dis­tan­cia y el tiem­po abran un abis­mo en­tre ellos –el que va de la li­ber­tad en Francia a la ocu­pa­ción y la opre­sión so­vié­ti­ca en Po­lo­nia– que so­lo al fi­nal, un fi­nal tan de­sola­dor co­mo poé­ti­co, tan tris­te co­mo her­mo­so, en­con­tra­rá re­me­dio.

Di­ce Paw­li­kows­ki que pre­ten­de que sus per­so­na­jes apa­rez­can pre­sio­na­dos por su con­tex­to his­tó­ri­co y que sus ac­cio­nes in­di­vi­dua­les ten­gan una im­por­tan­te re­per­cu­sión en ese con­tex­to. Es evi­den­te en Cold war, y la fuer­za del guion se de­mues­tra en có­mo sus pro­ta­go­nis­tas, que vi­ven pre­sos de la si­tua­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial de su en­torno, son a la vez par­tí­ci­pes de una his­to­ria de amor uni­ver­sal, que tras­pa­sa las fron­te­ras geo­grá­fi­cas y tem­po­ra­les. Del mis­mo mo­do, jus­ti­fi­ca el em­pleo del blan­co y ne­gro –ma­ra­vi­llo­sa fo­to­gra­fía, co­mo en Ida, de Lu­kasz Zal– co­mo me­dio de re­tra­tar me­jor la Po­lo­nia de los años 50 y 60, un re­gis­tro más dra­má­ti­co y con­tun­den­te que cual­quier for­ma de co­lor.

EN ES­TA­DO DE GRA­CIA

Son las me­jo­res ex­pli­ca­cio­nes po­si­bles de la pe­lí­cu­la, por­que pro­vie­nen de su au­tor. Pe­ro no las ne­ce­si­ta. Ha­blan por sí mis­mas sus imá­ge­nes, sus am­bien­tes, gé­li­dos o car­ga­dos de pa­sión; las gen­tes que los pue­blan, sus sen­ti­mien­tos y la cons­tan­te mú­si­ca –des­de el fol­clo­re po­la­co al rock and roll– que los en­vuel­ve. Cold war es una obra trans­pa­ren­te, lú­ci­da, car­ga­da de do­lor, pe­ro tam­bién de es­pe­ran­za; y, so­bre to­do, de amor. El que ata y arras­tra a sus pro­ta­go­nis­tas, en­car­na­dos por un par de in­tér­pre­tes en es­ta­do de gra­cia: un To­masz Kot se­reno y con to­do el dra­ma­tis­mo en su mi­ra­da, y la in­con­men­su­ra­ble Joan­na Ku­lig: una Zu­la vo­lup­tuo­sa, vol­cá­ni­ca, im­pla­ca­ble y ma­ra­vi­llo­sa.

COLD WAR Di­rec­tor: Pa­wel Paw­li­kows­ki.Pro­duc­ción: Ewa Puszczyns­ka, Tan­ya Seg­hat­chian.Guion: Pa­wel Paw­li­kows­ki, Ja­nusz Glo­wac­ki.In­tér­pre­tes: To­masz Kot, Joan­na Ku­lig, Borys Szyc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.