OTROS AU­TOS DE FE

Historia de Iberia Vieja - - ...A QUE TAMPOCO SABÍAS? -

SE­VI­LLA (1481).

Ha pa­sa­do a la his­to­ria por ser el pri­mer au­to de fe de que se tie­ne cons­tan­cia. Se­gún un es­tu­dio de Ra­món Ra­mos Gil, los pri­me­ros ajus­ti­cia­dos fue­ron Mar­tín Fer­nán­dez Mem­bre­que y su es­po­sa Juana Fer­nán­dez, acu­sa­dos de ju­dai­zan­tes.

TO­LE­DO (1486).

Tam­bién con­tra los ju­díos. Fue­ron acu­sa­dos de de­li­tos tan pe­re­gri­nos co­mo no co­mer cer­do, la­var­se las ma­nos an­tes de la ora­ción o en­ga­la­nar­se pa­ra el Sab­bath, con­duc­tas pro­pias de los ju­díos.

VA­LLA­DO­LID (1559).

En reali­dad fue­ron dos: uno en ma­yo y otro en oc­tu­bre, fun­da­men­tal­men­te con­tra fo­cos pro­tes­tan­tes. Sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción a Mi­guel De­li­bes pa­ra su no­ve­la El he­re­je.

BARCELONA (1564).

Es­te au­to de fe fue pre­si­di­do por Fe­li­pe II y con­sis­tió en una “ce­le­bra­ción” un tan­to ma­ca­bra. Se or­ga­ni­zó pa­ra fes­te­jar la vi­si­ta del rey a Barcelona con mo­ti­vo de las Cor­tes Ca­ta­la­nas que se ce­le­bra­ron en aque­lla ciu­dad.

TO­LE­DO (1600).

En 1598 se es­ta­ble­ció la obli­ga­to­rie­dad de que las má­xi­mas au­to­ri­da­des del Reino pre­si­die­ran los au­tos de fe ba­jo pe­na de ex­co­mu­nión. Así, Fe­li­pe III pre­si­dió el de la pla­za de Zo­co­do­ver dos años des­pués.

MADRID (1632).

Lla­ma la aten­ción que Fe­li­pe IV de­ci­die­ra or­ga­ni­zar un au­to de fe en la Cor­te pa­ra agra­de­cer el res­ta­ble­ci­mien­to de la sa­lud de su es­po­sa, Isa­bel de Bor­bón, muy men­gua­da por la su­ce­sión de par­tos y la me­lan­co­lía por las in­fi­de­li­da­des del mo­nar­ca.

MADRID (1680).

Tu­vo lu­gar con mo­ti­vo de la bo­da en­tre Car­los II y Ma­ría Lui­sa de Or­leans. Es re­cor­da­do por­que fue in­mor­ta­li­za­do por Fran­cis­co Ri­zi en un cua­dro que se con­ser­va en el Mu­seo del Pra­do.

SE­VI­LLA (1781).

El úl­ti­mo tu­vo co­mo víc­ti­ma a Ma­ría de los Do­lo­res Ló­pez, una re­li­gio­sa in­vi­den­te acu­sa­da de fin­gir re­ve­la­cio­nes di­vi­nas y man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con sus con­fe­so­res. Aun­que fue con­de­na­da a la ho­gue­ra, con­fe­só pa­ra evi­tar esa muer­te y fue ajus­ti­cia­da me­dian­te ga­rro­te vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.