MAR­CA­DOS A FUE­GO

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

A los pre­sos de los cam­pos de con­cen­tra­ción es­pa­ño­les se les mar­ca­ba con un nú­me­ro. Quien te­nía fuer­za, in­ten­ta­ba huir, y, lo con­si­guie­ra o no, uno de los cas­ti­gos era fu­si­lar y ma­tar a quien tu­vie­ra un nú­me­ro me­nos o un nú­me­ro más que el hui­do. A mo­do de es­car­mien­to y ad­ver­ten­cia, al res­to de los pre­sos se les obli­ga­ba a ver la muer­te de sus com­pa­ñe­ros pa­ra que ellos no se atre­vie­ran a ir­se de allí. Du­ran­te aque­llos años, los es­cla­vos es­pa­ño­les fue­ron los en­car­ga­dos de la edi­fi­ca­ción de pre­sas, mo­nu­men­tos, ca­rre­te­ras… Mu­chas em­pre­sas im­por­tan­tes de la épo­ca es­ta­ban en con­tac­to con el po­der y so­li­ci­ta­ban tra­ba­ja­do­res pa­ra sus obras. Gra­cias a los que es­ta­ban en el lis­ta­do aque­lla mano de obra re­sul­tó ca­si gra­tui­ta. Ade­más, los tra­ba­ja­do­res –al ser pre­sos– no te­nían de­re­chos de nin­gún ti­po. Ade­más de las em­pre­sa que lo so­li­ci­ta­ban, hu­bo más de 10.000 ciu­da­da­nos es­pa­ño­les que fue­ron re­cla­ma­dos por Ale­ma­nia pa­ra rea­li­zar allí tra­ba­jos for­zo­sos. En­tra­da la dé­ca­da los 40 del pa­sa­do si­glo aque­llos cam­pos de con­cen­tra­ción, de­bi­do a la pre­sión in­ter­na­cio­nal, fue­ron ce­rran­do sus puer­tas, pe­ro se ce­rra­ron tan­to que su exis­ten­cia que­dó es­con­di­da pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.