EL PA­DRE DE TI­RANT LO BLANC

Historia de Iberia Vieja - - EL 7ARTE -

Cuan­do un pro­fe­sor hi­zo de me­nos los li­bros de ca­ba­lle­rías an­te Ma­rio Var­gas Llo­sa, es­te, en­ton­ces un jo­ven es­tu­dian­te de Le­tras, acu­dió a la bi­blio­te­ca a con­fir­mar por sí mis­mo si esas no­ve­las eran en ver­dad con­fu­sas, obs­ce­nas y, en fin, pres­cin­di­bles. Le­yó Ti­rant lo Blanc y des­cu­brió que su pro­fe­sor era, cuan­do me­nos, un hom­bre lleno de pre­jui­cios: “La lec­tu­ra de ese li­bro es uno de los re­cuer­dos más ful­gu­ran­tes de mis años uni­ver­si­ta­rios, una de las me­jo­res co­sas que me han pa­sa­do co­mo lec­tor y es­cri­bi­dor de no­ve­las”.

Ti­rant lo Blanc, “el me­jor li­bro del mun­do” en pa­la­bras del cu­ra de El Qui­jo­te –¿o de Mi­guel de Cer­van­tes?–, se pu­bli­có en 1490 en la im­pren­ta de Ni­co­lás Spin­de­ler, un ale­mán pe­re­grino por tie­rras de Es­pa­ña. Su au­tor, el va­len­ciano Joa­not Mar­to­rell (1413-1468), un via­je­ro im­pe­ni­ten­te que co­no­ció la In­gla­te­rra de En­ri­que VI, Por­tu­gal o Ita­lia, mu­rió unas dé­ca­das an­tes de que su ca­ba­lle­ro pro­ba­ra la glo­ria, pe­ro su in­fluen­cia fue des­co­mu­nal, al igual que la de su coe­tá­neo Au­siàs March. Mar­to­rell y March, cu­ña­dos tras la bo­da del se­gun­do con la her­ma­na del pri­me­ro, Isa­bel –que fa­lle­ció dos años des­pués del en­la­ce–, re­pre­sen­tan la cum­bre del Si­glo de Oro de las le­tras va­len­cia­nas.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, se cre­yó que el Ti­rant lo ha­bía re­ma­ta­do Mar­tí Joan de Gal­ba, un ami­go de Joa­not, pe­ro esa hi­pó­te­sis aún no ha si­do de­mos­tra­da. A di­fe­ren­cia de tan­tas no­ve­las ca­ba­lle­res­cas, és­ta, eró­ti­ca y car­nal, se im­po­ne por su ve­ro­si­mi­li­tud. Ya lo no­tó Cer­van­tes, ma­ra­vi­lla­do por­que en sus pá­gi­nas los ca­ba­lle­ros co­mie­ran, dur­mie­ran y mu­rie­ran en sus ca­mas. Es­te hé­roe es­for­za­do e in­ven­ci­ble, cu­yas an­dan­zas fue­ron tra­du­ci­das al cas­te­llano en 1511, tras­lu­ce, en efec­to, unas di­men­sio­nes hu­ma­nas: es fuer­te y va­lien­te, pe­ro ca­re­ce de do­nes so­bre­na­tu­ra­les. Su pe­ri­plo por In­gla­te­rra, Si­ci­lia, Ro­das, Cons­tan­ti­no­pla o el Magreb, mo­vi­do por un ideal de cru­za­da, no re­sul­ta des­ca­be­lla­do, has­ta el pun­to de que no po­cos lec­to­res la ca­ta­lo­gan co­mo una no­ve­la so­cial o de cos­tum­bres. Dá­ma­so Alon­so, por ejem­plo, pen­sa­ba que era una no­ve­la ple­na­men­te ac­tual, que po­dría ha­ber­se es­cri­to en el si­glo XIX, por la con­ci­sión de sus diá­lo­gos, sus des­crip­cio­nes y la li­ber­tad de su na­rra­ción.

Con­si­de­ra­da la pri­me­ra no­ve­la mo­der­na de Eu­ro­pa, muy pronto se tra­du­jo al ita­liano y hay quien sos­tie­ne, in­clu­so, que el mis­mí­si­mo Sha­kes­pea­re se ins­pi­ró en ella pa­ra la tra­ma de Mu­cho rui­do y po­cas nue­ces.

Joa­not Mar­to­rell, ca­ba­lle­ro pro­cli­ve a los desafíos, fa­lle­ció en Va­len­cia, arrui­na­do y sin des­cen­den­cia, en 1468./A.F.D.

¿Qué con­sue­lo pue­do te­ner yo de vues­tra al­ma sin vues­tro cuer­po? ¡Oh, qué glo­ria más al­ta es pa­ra una ma­dre te­ner un hi­jo jo­ven dis­pues­to a ad­qui­rir fa­ma en las ba­ta­llas! El ca­ba­lle­ro que por oro o por pla­ta de­ja de ha­cer su obli­ga­ción, me­nos­pre­cia la or­den de ca­ba­lle­ría. A ve­ces pa­san co­sas en una ho­ra que no han pa­sa­do en mil años. A ve­ces las pa­re­des tie­nen oí­dos y, co­mo di­cen en Ca­la­bria, mu­cho ha­blar per­ju­di­ca, y mu­cho ras­car, es­cue­ce. Amar es na­tu­ral en los hu­ma­nos, ya que di­ce Aris­tó­te­les que ca­da co­sa quie­re su se­me­jan­te. ¡Oh, muer­te cruel que vie­nes a vi­si­tar a aque­llos que no te desean y hu­yes de aque­llos que te aco­ge­rían! Por­que cuan­do se es­tá se­gu­ro, de la du­da na­ce una bue­na es­pe­ran­za, por­que el amor no pro­du­ce ver­güen­za. Sois co­mo el la­bra­dor que quie­re se­gar el tri­go y sie­ga la es­pi­ga va­cía. La ig­no­ran­cia no es dig­na de per­dón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.