FE­DE­RI­CO GARCÍA LOR­CA, TO­DA LA NA­TU­RA­LE­ZA

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

¿Quién era Fe­de­ri­co García Lor­ca? Si no lo sa­be­mos ya, la cul­pa es so­lo nues­tra. Te­sis doc­to­ra­les, es­tu­dios crí­ti­cos, bio­gra­fías, sem­blan­zas, ar­tícu­los... con­su­man el re­tra­to de un au­tor que, a sus 38 años, se des­pi­dió del mun­do en el ba­rran­co de Víz­nar (Granada), tras ha­ber subido el lis­tón de la be­lle­za a una al­tu­ra inal­can­za­ble. Su ase­si­na­to, en el pri­mer ve­rano de la Gue­rra Ci­vil, frac­tu­ró a una ge­ne­ra­ción que su ca­ris­ma ha­bía ayu­da­do a cohe­sio­nar. Du­ran­te su ado­les­cen­cia se sin­tió más in­cli­na­do por la mú­si­ca: es­tu­dió piano y, en 1920, en­ta­bló amis­tad con Manuel de Fa­lla en Granada. Pe­ro, pa­ra en­ton­ces, la vo­ca­ción poé­ti­ca lo ha­bía aco­rra­la­do. Sus pri­me­ras obras, Im­pre­sio­nes y pai­sa­jes (1918) y Li­bro de poe­mas (1921), sub­ra­ya­ban sus lec­tu­ras mo­der­nis­tas y fue­ron ala­ba­das por Juan Ra­món Ji­mé­nez. Ex­plo­ró el fol­clo­re po­pu­lar y es­cri­bió un en­sa­yo so­bre el can­te jon­do: la mis­ma pu­re­za pri­mi­ti­va que en­con­tra­ba en ese ar­te se pue­de dis­fru­tar en su Poe­ma d el can­te jon­do (1922) y en el Ro­man­ce­ro gi­tano (1928). “Mi gi­ta­nis­mo es un te­ma li­te­ra­rio. Na­da más”, di­jo. Co­mo el res­to de sus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción, Lor­ca su­po fu­sio­nar la tra­di­ción con la van­guar­dia, y, en es­te sen­ti­do, re­sul­ta sim­pá­ti­co que le col­ga­ran el sam­be­ni­to de “cos­tum­bris­ta” mien­tras com­po­nía una de sus obras más au­da­ces, Poe­ta en Nue­va York, fru­to de un via­je por Nue­va York y Cu­ba en­tre 1929 y 1930, que no se pu­bli­ca­ría has­ta 1940.

Du­ran­te los años trein­ta, se pro­pu­so es­ti­mu­lar la cu­rio­si­dad de los pue­blos con La Ba­rra­ca, un gru­po de tea­tro uni­ver­si­ta­rio am­bu­lan­te con el que lle­vó los clá­si­cos de nues­tra es­ce­na a to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña, pa­ra lo que con­tó con el apo­yo del mi­nis­tro de Ins­truc­ción Pú­bli­ca, Fer­nan­do de los Ríos. A Lor­ca siem­pre le ha­bía in­tere­sa­do el gé­ne­ro. Ex­pe­ri­men­tó los abu­cheos del res­pe­ta­ble con su pri­me­ra obra, El ma­le­fi­cio de la ma­ri­po­sa, es­tre­na­da en 1920 en el Tea­tro Es­la­va de Madrid; pe­ro su en­tu­sias­mo le ur­gió a se­guir in­ten­tán­do­lo. En 1927 es­tre­nó Ma­ria­na Pineda en Barcelona, con de­co­ra­dos de su en­ton­ces ami­go Sal­va­dor Da­lí y Mar­ga­ri­ta Xir­gú en el pa­pel prin­ci­pal, pe­ro fue en la si­guien­te dé­ca­da cuan­do apli­có to­do su te­són a la es­ce­na y es­tre­nó obras co­mo Bo­das de san­gre (1933), Yer­ma (1935) o La ca­sa de Ber­nar­da Al­ba (1936). Sen­sua­li­dad y tra­ge­dia, co­lor y su au­sen­cia, An­da­lu­cía y Nue­va York, es­te­ri­li­dad y abun­dan­cia, muer­te y sue­ño, vio­len­cia y cal­ma, es­pon­ta­nei­dad y con­cien­cia, lu­to y fies­ta. To­do eso era –to­do eso fue– Fe­de­ri­co García Lor­ca, un hom­bre tan pro­tei­co co­mo la mis­ma Na­tu­ra­le­za. Co­mo en el Llanto por Ig­na­cio Sán­chez Me­jías, na­die hu­bie­ra que­ri­do ver su san­gre so­bre la are­na; pe­ro hoy el ayun­ta­mien­to de Víz­nar re­cuer­da con una pla­ca la fo­sa que guar­da, tal vez, sus res­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.