LAS MU­JE­RES DEL 27

Historia de Iberia Vieja - - EL AGENTE INTOXICADOR -

Con la lle­ga­da del si­glo XX, las mu­je­res em­pe­za­ron a ad­qui­rir ma­yor vi­si­bi­li­dad en la vi­da pú­bli­ca. El ac­ce­so a la educación tu­vo mu­cho que ver, en un con­tex­to en el que la lu­cha de las su­fra­gis­tas re­sul­tó de­ci­si­va. Den­tro de nues­tras fron­te­ras, las mu­je­res del 27 apor­ta­ron tam­bién su grano de are­na. Fue­ron co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo las “sin som­bre­ro” por un ac­to que, en ple­na dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, se con­si­de­ró de re­bel­día, a sa­ber, se des­cu­brie­ron la ca­be­za a su pa­so por la Puer­ta del Sol, una me­tá­fo­ra que ve­nía a pre­co­ni­zar la li­ber­tad de ideas y que les va­lió que les ape­drea­ran. Su di­fu­sión de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas, ca­so de Án­ge­les San­tos o Ma­ru­ja Mallo, fue esen­cial, así co­mo su con­tri­bu­ción a la li­te­ra­tu­ra, do­mi­na­da en la épo­ca por la in­te­lec­tua­li­dad mas­cu­li­na, que, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, las con­de­nó a una suer­te de clan­des­ti­ni­dad, has­ta el pun­to de que en los ma­nua­les más ca­nó­ni­cos sus nom­bres fue­ron ol­vi­da­dos. La nó­mi­na de au­to­ras se­ría in­abar­ca­ble, pe­ro val­ga ci­tar en es­tas lí­neas a Er­nes­ti­na de Cham­pour­cin, cu­ya obra de alien­to mís­ti­co fue ca­si una ra­re­za en el con­tex­to más po­pu­lar del 27, Ro­sa Cha­cel, Jo­se­fi­na de la To­rre o a la fi­ló­so­fa y en­sa­yis­ta Ma­ría Zam­brano. En oca­sio­nes, las crea­do­ras fue­ron co­no­ci­das no por su tra­ba­jo, sino por sus re­la­cio­nes con los miem­bros mas­cu­li­nos del gru­po, co­mo su­ce­dió con Ma­ría Te­re­sa León, que se ca­só con Ra­fael Al­ber­ti, o Ze­no­bia Cam­pru­bí, mu­jer de Juan Ra­món Ji­mé­nez. Al igual que ellos, hi­cie­ron fren­te al exi­lio, pe­ro, a su vuel­ta, se les es­ca­mo­teó el me­re­ci­do ho­me­na­je y so­lo hoy es­tán em­pe­zan­do a ocu­par el es­pa­cio que les co­rres­pon­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.