LOS CAM­POS DEL HO­RROR EN ES­PA­ÑA

UNA HIS­TO­RIA OL­VI­DA­DA QUE HAY QUE TE­NER MUY PRE­SEN­TE

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - BRUNO CAR­DE­ÑO­SA

El tér­mino “cam­pos de con­cen­tra­ción” es­tá li­ga­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va al na­zis­mo. Pe­ro, an­tes y des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, es­tos cam­pos se mul­ti­pli­ca­ron en Es­pa­ña, aun­que ape­nas que­de re­cuer­do de ellos. Hu­bo na­da me­nos que 188, en los que fue­ron in­ter­na­das de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que su­frie­ron indecibles tor­tu­ras y pri­va­cio­nes. Uno de ellos fue el de Mi­ran­da de Ebro, con­ce­bi­do por Paul Win­zer, un miem­bro de la Ges­ta­po que man­te­nía es­tre­chos la­zos con el ge­no­ci­da Hein­rich Himm­ler.

MÁS DE ME­DIO MI­LLÓN DE PER­SO­NAS ACA­BA­RON EN LOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN QUE SE “LE­VAN­TA­RON” EN ES­PA­ÑA. SO­BRE ES­TA HIS­TO­RIA DE EN­FER­ME­DAD, HAM­BRE, TRA­BA­JOS FOR­ZA­DOS Y TOR­TU­RA APE­NAS SE HA­BLA Y ES MÁS QUE DES­CO­NO­CI­DA. PO­DE­MOS ASE­GU­RAR QUE ES LA CA­RA MÁS DU­RA DE LA GUE­RRA CI­VIL, AUN­QUE AL­GU­NOS DE ESOS IN­FIER­NOS SI­GUIE­RON “AC­TI­VOS” TRAS EL CON­FLIC­TO. MU­RIE­RON DE­CE­NAS Y DE­CE­NAS DE MI­LES DE PER­SO­NAS EN LOS 188 CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN ES­PA­ÑO­LES QUE FUE­RON TO­MA­DOS CO­MO EJEM­PLO POR LOS NA­ZIS, QUE LUE­GO LLE­VA­RON A CA­BO EN ELLOS LA MA­YOR MA­TAN­ZA DE LA HIS­TO­RIA.

Tó­ma­te tu co­mi­da: es tu pien- so”, le de­cían los guar­dia­nes a los pre­sos, a quie­nes les ha­cían ver que eran ga­na­do. Les da­ban de co­mer a la mis­ma ho­ra que a los pe­rros. Pa­ra los que man­da­ban ahí los que se en­tra­ban re­clui­dos en es­tos in­fa­mes lu­ga­res eran po­co más que es­co­rias hu­ma­na. Mu­chos mu­rie­ron en el in­ten­to por so­bre­vi­vir, pe­ro los vi­vos en­vi­dia­ban a los muer­tos. La hu­mi­lla­ción era cons­tan­te y las re­pre­sa­lias es­ta­ban a la or­den del día.

De to­das las his­to­rias que se han ol­vi­da­do –in­ten­cio­na­da­men­te, hay que de­cir– del si­glo XX en Es­pa­ña es­ta es sin du­da la más cruel. Cuan­do hablamos de cam­pos de con­cen­tra­ción, nos vie­nen a la men­te las bar­ba­ri­da­des que hi­cie­ron los na­zis con los ju­díos y otros “enemi­gos” de la nor­ma­li­dad; pen­sa­mos que es­to no ocu­rrió en Es­pa­ña, pe­ro nos equi­vo­ca­mos: en nues­tro país hu­bo 188 –sí, has leí­do bien– cam­pos de con­cen­tra­ción tan du­ros y bru­ta­les co­mo los na­zis. Lo úni­co que di­fe­ren­cia a unos y otros es que aquí no exis­tió “so­lu­ción fi­nal”, que es co­mo se co­no­ce el ex­ter­mi­nio de los pre­sos con ga­ses en los cam­pos ale­ma­nes. No hay que ha­cer cul­pa­bles ni se­ña­lar con el de­do, pe­ro sí re­cor­dar y te­ner pre­sen­te que esos cam­pos son lo peor que ha vi­vi­do la his­to­ria de nues­tro país. No es que exis­tie­ran en los dos ban­dos, que no, sino que tras la gue­rra se con­vir­tie­ron en al­go “nor­mal”. Du­ran­te la dic­ta­du­ra fue­ron des­trui­dos –lo que se po­día des­truir, por­que eran bá­si­ca­men­te ba­rra­co­nes– y du­ran­te la Tran­si­ción, su re­cuer­do fue bo­rra­do. Y eso que los na­zis co­gie­ron el ejem­plo de Es­pa­ña pa­ra du­pli­car la bar­ba­ri­dad. De he­cho, un ofi­cial de la Ges­ta­po afin­ca­do en Es­pa­ña tu­vo mu­cho que ver con su cons­truc­ción y en la "fi­lo­so­fía" que ha­bías tras ellos.

UN NA­ZI EN EL ORI­GEN

Ese se­ñor se tra­ta­ba de uno de los ideó­lo­gos de la des­nor­ta­da teo­ría na­zi: se

Paul Win­zer, al que se le per­dió la pis­ta pa­ra siem­pre en 1945 cuan­do se en­con­tra­ba en al­gún lu­gar de Es­pa­ña. Fue uno de los hom­bres se­ña­la­dos por Hein­rich Himm­ler –el hom­bre que to­mó la de­ter­mi­na­ción de la “so­lu­ción fi­nal”, co­mo con­se­cuen­cia de la cual mu­rie­ron ga­sea­dos mi­llo­nes de per­so­nas en los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ale­ma­nia– pa­ra pa­sar a for­mar par­te de su guar­dia pre­to­ria­na y en uno los di­fu­so­res de la ideo­lo­gía na­zi por el mun­do. La ca­be­za pen­san­te del na­zis­mo le eli­gió pa­ra ser el hom­bre de la Ges­ta­po en Es­pa­ña. Co­mo je­fe de la po­li­cía se­cre­ta na­zi te­nía la mi­sión de vi­gi­lar y man­te­ner a raya a to­dos los enemi­gos. Y es que no só­lo pen­sa­ban de otro mo­do dis­tin­to al que con­si­de­ra­ban el ade­cua­do, si no que te­mían que su exis­ten­cia en li­ber­tad iba en con­tra de su in­tere­ses, en­tre los cua­les es­ta­ba tam­bién co­brar a Es­pa­ña la deu­da

LES DA­BAN DE CO­MER A LA MIS­MA HO­RA QUE A LOS PE­RROS. PA­RA LOS QUE MAN­DA­BAN AHÍ, LOS QUE SE EN­CON­TRA­BAN RE­CLUI­DOS EN ES­TOS IN­FA­MES LU­GA­RES ERAN PO­CO MÁS QUE ES­CO­RIAS HU­MA­NAS

ge­ne­ra­da por el apo­yo que los na­zis pres- ta­ron a un ban­do du­ran­te la gue­rra pe­se a su "unión" ideo­ló­gi­ca con los fran­quis­tas.

“Crea­re­mos cam­pos de con­cen­tra­ción pa­ra va­gos y ma­lean­tes, pa­ra po­lí­ti­cos, pa­ra ma­so­nes y ju­díos, pa­ra los enemi­gos de la pa­tria, el pan y la jus­ti­cia. En el te­rri­to­rio nacional no pue­de que­dar un so­lo ju­dío, ni un ma­són, ni un ro­jo”, po­día leer­se en una ale­ga­to de los na­cio­na­les pu­bli­ca­do por un pe­rió­di­co ga­di­tano. “Ten­dréis en­vi­dia de los muer­tos”, di­jo uno de los di­ri­gen­tes del ré­gi­men, Er­nes­to Gi­mé­nez Ca­ba­lle­ro. Fue un anun­cio de lo que les es­pe­ra­ba a los que fue­ran ahí. Se cal­cu­la que un 10 % de to­dos los pre­sos que pa­sa­ron por cam­pos de con­cen­tra­ción en Es­pa­ña pu­die­ron mo­rir du­ran­te su es­tan­cia en es­tos lu­ga­res. Son más de 50.000 víc­ti­mas que es­tán ig­no­ra­das por unos y otros y que no se cuen­tan en los re­gis­tros ofi­cia­les ni ofi­cio­sos.

Pue­de pen­sar­se que era uno más de los mu­chos na­zis que tu­vo la Ale­ma­nia de la épo­ca en nues­tro país, pe­ro lo que po­cos sa­ben es que fue ele­gi­do por el ré­gi­men de Fran­co pa­ra crear y di­ri­gir el cam­po de con­cen­tra­ción de Mi­ran­da de Ebro (Bur­lla­ma­ba

gos), un lu­gar que tie­ne el du­do­so ho­nor de ser el ul­ti­mo cam­po de con­cen­tra­ción que exis­tió en Es­pa­ña. Ce­rró sus puer­tas en 1947 y por sus ba­rros pa­sa­ron 65.000 per­so­nas en sus 10 años de puer­ca vi­da. Hoy no que­da na­da de él, só­lo al­gu­nas ta­pias y la­dri­llos mal pues­tos. Su exis­ten­cia se bo­rró. Y ca­si na­die quie­re re­cor­dar­lo, aun­que al­gu­nos lo ha­cen: “No sé có­mo sa­lí vi­vo de allí. In­ten­ta­ban en­ga­ñar­nos pa­ra que di­jé­ra­mos que ha­bía­mos ma­ta­do a gen­te. Al­gu­nos sa­lían al cam­po y no vol­vían. Dor­mía­mos en el sue­lo, en unos

DE TO­DAS LAS HIS­TO­RIAS QUE SE HAN OL­VI­DA­DO – IN­TEN­CIO­NA­DA­MEN­TE, HAY QUE DE­CIR– DEL SI­GLO XX EN ES­PA­ÑA ES­TA ES SIN DU­DA LA MÁS CRUEL

ba­rra­co­nes sin ven­ta­nas. Ha­bía pio­jos por to­dos la­dos. Pa­sá­ba­mos ham­bre. Hu­bie­ra si­do me­jor que nos fu­si­la­ran el pri­mer día”, re­cor­da­ba Fé­lix Pa­dín, uno de los que es­tu­vo allí.

“DIS­PO­NÍA­MOS DE PO­CA RO­PA Y MU­CHA HAM­BRE”

Pa­dín es­tu­vo en es­te si­nies­tro lu­gar en di­fe­ren­tes épo­cas. Su tes­ti­mo­nio es es­tre­me­ce­dor: “Al fon­do del cam­po y en­ci­ma del río es­ta­ban los re­tre­tes a los que llamábamos ´el cis­car´. Con­sis­tían en una plan­cha de ta­blo­nes con unos agu­je­ros don­de se ha­cían las ne­ce­si­da­des. To­do lo so­bran­te de ca­da uno iba a pa­rar al rio… En al­gu­nos lu­ga­res el ba­rro lle­ga­ba has­ta las ro­di­llas y en otros más arri­ba. El tra­to por par­te de quie­nes nos cui­da­ban era ve­ja­to­rio. No sé si eran ór­de­nes o si eran hom­bres ven­ga­ti­vos y go­za­ban vien­do a mi­les de hom­bres hu­mi­lla­dos y ven­ci­dos por el ham­bre y la mi­se­ria. Aun­que mu­chos hom­bres es­tán mu­ti­la­dos, nos ati­za­ban gran can­ti­dad de palos y de cas­ti­gos. Los alo­ja­mien­tos eran in­mun­dos: ba­rra­co­nes de pé­si­ma cons­truc­ción y he­chos de muy ma­la ma­ne­ra, con ta­blas y ren­di­jas.

Dor­mía­mos to­dos amon­to­na­dos, en pleno sue­lo, por en­ci­ma de to­da la hu­me­dad. Nos hu­mi­lla­ban, pe­ro que­rían, se­gún ellos, con­ver­tir­nos y ha­cer­nos dig­nos de la cle­men­cia. A pe­sar del frío y de las ne­va­das que ha­bía, dis­po­nía­mos de po­ca ro­pa, de mi­se­ria mo­ral y ma­te­rial, de pio­jos, de ba­rro, pe­ro nos fal­ta­ban cal­za­do y ca­lo­rías… Al igual que el ca­fé, la co­mi­da te pro­du­cía co­li­tis: si te mo­rías era ca­gan­do”.

El es­tu­dio­so Ja­vier Ro­dri­go, que no du­da en ca­li­fi­car to­do el pro­ce­so de los cam­pos de con­cen­tra­ción en Es­pa­ña co­mo un tor­men­to y una for­ma de ex­ter­mi­nio, re­cuer­da: “En el cam­po de Al­ba­te­ra, el lu­gar don­de se de­fe­ca­ba fue lla­ma­dos por los pre­sos ‘mu­ro de los tor­men­tos’: allí el es­fuer­zo pa­ra ex­pul­sar las du­ras bo­las de ex­cre­men­to, uni­do a la des­me­jo­ra de las con­di­cio­nes fí­si­cas, ha­cía que mu­chas ve­ces los in­ter­nos se des­ma­ya­ron so­bre sus pro­pias he­ces”

Los pri­me­ros cam­pos de con­cen­tra­ción se abrie­ron en 1937, a me­di­da que avan­za­ban las tropas na­cio­na­les. Tras la gue­rra se ex­ten­dió la red, que se man­tu­vo en fun­cio­na­mien­to has­ta 1942, aun­que al­gún cam­po de con­cen­tra­ción, co­mo el de Mi­ran­da, es­tu­vo abier­to has­ta 1947. Las pro­pias au­to­ri­da­des lla­ma­ron de es­ta for­ma a los lu­ga­res en don­de se es­cla­vi­za­ba a la gen­te: en 1939 se creó la lla­ma­da “Ins­pec­ción de Cam­pos de Con­cen­tra­ción de Pri­sio­ne­ros”. Se­gún los da­tos se en­con­tra­ban en­ton­ces en esos lu­ga­res has­ta 277.103 per­so­nas, que for­ma­ron par­te del pro­ce­so de re­duc­ción de pe­nas que im­pu­so la dic­ta­du­ra a cam­bio de tra­ba­jo.

Ha­ga­mos un po­co de his­to­ria. To­das las fuen­tes in­di­can que el pri­mer cam­po de con­cen­tra­ción de la his­to­ria es­tu­vo en la Is­la de La Ca­bre­ra en 1808. Allí se man­da­ron a más de 10.000 sol­da­dos fran­ce­ses que qui­sie­ron in­va­dir Es­pa­ña en la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia. Es­te he­cho mar­ca un prin­ci­pio fun­da­men­tal en es­tos lu­ga­res: son es­pa­cios don­de con­fi­nar a los enemi­gos sin jui­cio y sin acu­sa­ción. Es­ta idea es­tu­vo pre­sen­te en los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción en Es­pa­ña cuan­do se es­ta­ble­ció el de San Pe­dro de Car­de­ña en Bur­gos. En ese lu­gar se pu­so a dos mé­di­cos a es­tu­diar a los pri­sio­ne­ros, si­guien­do los dic­tá­me­nes de An­to­nio Va­lle­jo Ná­je­ra, el ase­sor psi­quiá­tri­co del fran­quis­mo, que en esos años ha­bía es­ta­ble­ci­do que, se­gún sus es­tu­dios –evi­den­te­men­te

OFI­CIAL­MEN­TE, SE LLA­MÓ A ES­TOS LU­GA­RES CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN. PE­RO NO FUE­RON LOS PRI­ME­ROS. EL MÁS AN­TI­GUO QUE RE­CUER­DA LA HIS­TO­RIA NOS RE­MON­TA A 1808

des­au­to­ri­za­dos por to­dos los ex­per­tos–, los mar­xis­tas y gen­te de iz­quier­da te­nían una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas so­cia­les y fí­si­cas: “Te­nía­mos el ob­je­ti­vo de ha­llar las re­la­cio­nes que pue­dan exis­tir en­tre las cua­li­da­des biop­sí­qui­cas del su­je­to y el fa­na­tis­mo po­lí­ti­co–de­mo­crá­ti­co–co­mu­nis­ta”. Lle­gó a la irra­cio­nal con­clu­sión de que exis­tía una al­ta in­ci­den­cia de ese fa­na­tis­mo po­lí­ti­co de iz­quier­das en lo que el lla­mó “in­fe­rio­res men­ta­les”. Se­gún sus pa­la­bras “fo­men­tan com­ple­jos de ren­cor y re­sen­ti­mien­to que se tra­du­cen en una con­duc­ta an­ti­so­cial”. Tal fue el pa­rá­me­tro que se uti­li­zó. Esas ideas, co­mo él mis­mo de­fen­dió, se po­dían tra­tar en lu­ga­res con­cre­tos en los que se re­edu­ca­ran es­tas con­duc­tas que, se­gún sus te­sis, afec­ta­ba más a mu­je­res que a hom­bres de­bi­do a que ellas tie­nen más ten­den­cia a la ines­ta­bi­li­dad. “La­bi­li­dad psí­qui­ca”, de­cía. “Ellas tie­nen una irri­ta­bi­li­dad pro­pia de la per­so­na­li­dad fe­me­ni­na”, arre­me­tió.

A ese cam­po de con­cen­tra­ción acu­dían nor­mal­men­te agen­tes de la Ges­ta­po –la po­li­cía se­cre­ta ale­ma­na– pa­ra vi­gi­lar los pro­gre­sos que se ha­cían. To­ma­ron “bue­na” no­ta de ellos a te­nor de que sus cam­pos de con­cen­tra­ción du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue­ron los peo­res que ha­yan exis­ti­do ja­más. A ellos se aña­dió el con­cep­to de ra­za uni­do al he­cho de que pro­fe­sa­ban unas ideas dis­tin­tas.

OB­JE­TI­VO: EL ENEMI­GO IN­TERNO

Esa mis­ma his­to­ria nos se­ña­la que el otro gran an­te­ce­den­te tam­bién tu­vo que ver con Es­pa­ña du­ran­te la gue­rra con­tra los na­ti­vos cu­ba­nos. Ese lu­gar lo pu­so en mar­cha en ge­ne­ral con­de­co­ra­do en nues­tro país Va­le­riano Wey­ler, que con­cen­tró a los cam­pe­si­nos de Cu­ba que pe­dían la in­de­pen­den­cia. Has­ta un ter­cio de la po­bla­ción de la is­la pu­do fa­lle­cer en es­tos lu­ga­res, en don­de exis­tían unas con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas te­rri­bles y una ali­men­ta­ción in­su­fi­cien­te. Se­ña­la el his­to­ria­dor Mi­guel Leal Cruz que el nú­me­ro de fa­lle­ci­dos pu­do os­ci­lar en­tre los 300.000 y 600.000. Los in­gle­ses en la re­pre­sión de los bóers en Su­dá­fri­ca y los na­zis en la re­pre­sión de los ju­díos to­ma­ron bue­na no­ta del “éxi­to” de Wey­ler. Ahí es­tá el ori­gen de es­ta lo­cu­ra.

No hay que equi­vo­car­se; no se tra­ta­ba de cár­ce­les en ma­las con­di­cio­nes, sino de lu­ga­res –lla­ma­dos Cam­pos de Con­cen­tra­ción por el pro­pio ré­gi­men– en los cua­les re­unir a to­dos los que du­ran­te la gue­rra y

“CREA­RE­MOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN PA­RA VA­GOS Y MA­LEAN­TES, PA­RA PO­LÍ­TI­COS, PA­RA MA­SO­NES Y JU­DÍOS, PA­RA LOS ENEMI­GOS DE LA PA­TRIA, EL PAN Y LA JUS­TI­CIA”

des­pués se mos­tra­ron en con­tra del ré­gi­men. No eran pre­si­dios; era mu­cho peo. Pa­ra los que man­da­ban eran Ba­ta­llo­nes de Tra­ba­ja­do­res: “Eran el enemi­go in­terno, y de­be­ría so­me­ter­se, re­edu­car­se o ser ex­ter­mi­na­do”, di­ce so­bre lo que pen­sa­ban de los pri­sio­ne­ros Ja­vier Ro­dri­go, de la Uni­ver­si­dad de Zaragoza, en un tra­ba­jo ti­tu­la­do In­ter­na­mien­to y tra­ba­jo for­zo­so: los cam­pos de con­cen­tra­ción de Fran­co. En di­cho es­tu­dio se mues­tra lo que eran los pre­sos: tra­ba­ja­do­res sin nin­gún ti­po de

de­re­chos a los que les es­pe­ra­ba la muer­te. Mu­chas ve­ces se li­mi­ta­ban a ca­var y sa­car tie­rras en los cam­pos en los que es­ta­ban y en otras oca­sio­nes los man­da­ban a tra­ba­jar a obras en las cua­les se ne­ce­si­ta­ban sus ser­vi­cios.

Co­bra­ban 0,5 pe­se­tas por día de tra­ba­jo, aun­que no se les da­ba na­da de na­da, ya que se con­si­de­ra­ba que su ma­nu­ten­ción te­nía que sa­lir de ahí. Lle­ga­ron a es­tar en es­tos cam­pos más de 500.000 per­so­nas. Ade­más, la “educación” re­li­gio­sa y po­ten- ciar una ideo­lo­gía pró­xi­ma al ré­gi­men era un ob­je­ti­vo de los man­dos que tor­tu­ra­ban a es­tos an­ti­es­pa­ño­les –así los ca­li­fi­ca­ban–, lo cual era uno de los ob­je­ti­vo de quie­nes ha­bían si­do sus cap­to­res: “Co­mo de­cía la do­cu­men­ta­ción ofi­cial, cuan­do no se tra­ba­ja­se, el per­so­nal en­car­ga­do de los

pri­sio­ne­ros cui­da­rá de que es­tos ob­ser­ven un ré­gi­men in­te­rior mo­ral, con lec­tu­ras, can­tos, ejer­ci­cios, re­creos, au­di­cio­nes con­fe­ren­cias a fin de en­cau­zar­los en el nue­vo sen­tir de la pa­tria”. El mis­mo es­tu­dio­so se­ña­la: “Es­ta­ban in­ter­na­dos me­ses o años en cen­tros de de­plo­ra­bles con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas, con es­ca­sa ali­men­ta­ción y peor abri­go. Los pri­sio­ne­ros de gue­rra, los de­fen­so­res de la an­ti­es­pa­ña co­mo de­cían, de­bían ren­dir tri­bu­to en for­ma de su­fri­mien­tos y tra­ba­jo".

LOS GUAR­DIA­NES

En los cam­pos na­zis la fi­gu­ra del guar­dián era la re­pre­sen­ta­ción del mal pu­ro. Eran per­so­na­jes crue­les, te­rri­bles, bes­tias… No du­da­ban un se­gun­do en pe­gar a los pre­sos, fu­si­lar­los si era ne­ce­sa­rio, dar­les pa­li­zas, dis­pa­rar pa­ra ame­dren­tar­los… Eran au­tén­ti­cos sá­di­cos de ma­nual, pe­ro no eran ex­clu­si­vos de Ale­ma­nia, por­que es­tos per­so­na­jes de una cruel­dad ex­tre­ma y que eran ca­pa­ces de im­po­ner los cas­ti­gos más bru­ta­les tam­bién exis­tie­ron en los cam­pos de con­cen­tra­ción es­pa­ño­les. En el de Aran­da de Due­ro (Bur­gos) a un pre­so lla­ma­do Ma­xi­mi­li­ano For­tún le die­ron una so­be­ra­na pa­li­za que só­lo de­tu­vie­ron cuan­do la san­gre inun­da­ba to­do el cuer­po, mo­men­to que apro­ve­cha­ron los cap­to­res pa­ra po­ner­le su ca­mi­sa de for­ma que las he­ri­das se pegaran a la te­la pa­ra que el do-

LE DIE­RON UNA SO­BE­RA­NA PA­LI­ZA QUE SÓ­LO DE­TU­VIE­RON CUAN­DO LA SAN­GRE INUN­DA­BA TO­DO EL CUER­PO, MO­MEN­TO QUE APRO­VE­CHA­RON LOS CAP­TO­RES PA­RA PO­NER­LE SU CA­MI­SA DE FOR­MA QUE LAS HE­RI­DAS SE LE PEGARAN

lor se hi­cie­ra in­so­por­ta­ble. En esas mis­mas fe­chas, el guar­dián del cam­po de San Juan de Mo­za­rri­far ata­ba las mu­ñe­cas al más­til de una ban­de­ra si el pre­so no can­ta­ba el “ca­ra el sol”. Mien­tras, el guar­dián de Al­ba­te­ra se lo pa­sa­ba bien si dis­pa­ra­ba en la os­cu­ri­dad de la no­che y ate­mo­ri­za­ba así a los pre­sos; fue él quien man­dó fu­si­lar a un hui­do y lo mos­tró sin­vi­da an­te 12.000 pre­sos. Le cas­ti­ga­ba así por ir a ha­cer pis a des­ho­ra. Po­dría­mos se­guir ho­ras re­cor­dan­do las cruel­da­des que se ha­cían en es­tos lu­ga­res...

Los cam­pos de con­cen­tra­ción fue­ron du­ros en to­das par­tes, aun­que esa for­ma de re­pre­sión co­bró for­ma ex­tre­ma en An­da­lu­cía, en don­de se le­van­ta­ron 55 de los 188 co­no­ci­dos. Uno de ellos era el de Sal­tés (Huel­va), una is­la que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas ser­vía pa­ra man­te­ner

a los pri­sio­ne­ros apar­ta­dos de to­da ci­vi­li­za­ción: “Se lle­ga­ron a ha­ci­nar ca­si 3.200 per­so­nas en los me­ses pos­te­rio­res al fin de la gue­rra. No te­nían ro­pa y la co­mi­da era un chus­co de pan con agua calentada don­de se co­cían hue­sos po­dri­dos: la gen­te de la otra ori­lla los veía deam­bu­lan­do co­mo almas en pe­na", se­ña­la en su li­bro

Per­se­gui­dos el pe­rio­dis­ta onu­ben­se Ra­fael Mo­reno. “Mu­chos mu­rie­ron de ham­bre o tor­tu­ra­dos en aquel re­cin­to tem­po­ral, don­de mi­les de per­so­nas per­ma­ne­cían en es­pe­ra de tras­la­do, aun­que no es­tá de­mos­tra­do que hu­bie­ra un ex­ter­mi­nio ma­si­vo”, con­clu­ye.

En Se­vi­lla se de­ci­dió uti­li­zar co­mo lu­gar de ha­ci­na­mien­to un es­pa­cio cer­cano a La Algaba. Aquel cam­po de con­cen­tra­ción era lla­ma­do eu­fe­mís­ti­ca­men­te “cam­po pa­ra men­di­gos re­in­ci­den­tes”. La his­to­ria­do­ra Ma­ría Ál­va­rez Lu­ce­ño ex­pli­ca có­mo la Se­vi­lla con­quis­ta­da por Quei­po del Llano era el pun­to fi­nal de mu­chos an­da­lu­ces que que­rían un fu­tu­ro me­jor, pe­ro se en­con­tra­ron con la reali­dad. En­tre sep­tiem­bre de 1941 y agos­to de 1942 pa­sa­ron por allí más de 300 per­so­nas, de las que fa­lle­cie­ron 140 co­mo con­se­cuen­cia de ham­bre, frío y en­fer­me­da­des: “He vi­si­ta­do Ausch­witz y otros cam­pos na­zis y el cam­po de La Algaba era mu­chí­si­mo peor. Los in­ter­nos no te­nían pa­ra co­mer, iban me­dio des­nu­dos con un baby ha­ra­pien­to y dor­mían sin te­cho. Mo­rían va­rios ca­da día. La gen­te del pue­blo se es­can­da­li­za­ba del tra­sie­go cons­tan­te de muer­tos”, se­ña­la.

Otro de los cam­pos de con­cen­tra­ción an­da­lu­ces es­tá en La Cor­chue­la (Se­vi­lla). Ac­tual­men­te se en­cuen­tra allí un par­que in­fan­til, pe­ro se des­co­no­ce que el lu­gar fue en tiem­pos un cam­po de con­cen­tra­ción que nos ha le­ga­do tes­ti­mo­nios te­rri­bles. En el año 1942, in­ten­ta­ron fu­gar­se va­rios pre­sos. Cua­tro de ellos mu­rie­ron y a los dos que so­bre­vi­vie­ron los obli­ga­ron a ver un desfile con sus com­pa­ñe­ros muer­tos y su cuer­po des­tro­za­do por las ba­las.

La his­to­ria de los cam­pos de con­cen­tra­ción es­pa­ño­les es­tá de­ja­da de la mano de Dios. No que­re­mos ver una reali­dad que tam­bién nos afec­ta. In­sis­ti­mos: esos lu­ga­res tam­bién exis­tie­ron aquí. La imá­ge­nes de los cam­pos na­zis en don­de se ve a hom­bres con ca­ras de su­fri­mien­to y fa­mé­li­cos tam­bién se pro­du­je­ron en nues­tro país, aun­que sin el ob­je­ti­vo de una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que de­la­ta­ra la reali­dad… pe­ro eran, des­gra­cia­da­men­te, reales. ¡Co­noz­ca­mos nues­tra his­to­ria!

NO TE­NÍAN RO­PA Y LA CO­MI­DA ERA UN CHUS­CO DE PAN CON AGUA CALENTADA DON­DE SE CO­CÍAN HUE­SOS PO­DRI­DOS

Los na­zis to­ma­ron ejem­plo de los cam­pos de con­cen­tra­ción es­pa­ño­les. En la otra pá­gi­na un ma­pa de los en­cla­ves en los que se en­con­tra­ban al­gu­nos de ellos.

Fran­co fue el prin­ci­pal im­pul­sor de es­tos cam­pos, en los que es­tu­vie­ron en­ce­rra­dos más de 500.000 es­pa­ño­les, pe­ro ade­más del dic­ta­dor to­do el "sis­te­ma" de creen­cias que li­de­ró es­tu­vo de­trás de es­ta lo­cu­ra. Aba­jo, dis­tri­bu­ción del cam­po de con­cen­tra­ción de Mi­ran­da de Ebro.

Un busto re­cuer­da la fi­gu­ra de Fé­lix Pa­dín, uno de los po­cos re­cuer­dos que que­dan so­bre los cien­tos de mi­les de per­so­nas que es­tu­vie­ron en es­tos "in­fier­nos"…

A la de­re­cha, Er­nes­to Gi­mé­nez Ca­ba­lle­ro

Los cam­pos de con­cen­tra­ción eran, fun­da­men­tal­men­te, cen­tros de tra­ba­jo es­cla­vo. Aba­jo, Va­le­riano Wey­ler, que abrió cam­pos de con­cen­tra­ción en Cu­ba.

Los cam­pos de con­cen­tra­ción es­pa­ño­les eran tan bru­ta­les co­mo los na­zis. A la de­re­cha, Va­lle­jo Ná­je­ra.

Aba­jo a la de­re­cha. el Par­que de la Cor­chue­la, en­tre Dos Her­ma­nas y Los Pa­la­cios y Vi­lla­fran­ca, al­ber­ga un mo­nu­men­to a la me­mo­ria de los pre­sos en la zo­na del an­ti­guo cam­po de Los Me­ri­na­les, li­ga­do tam­bién al "ca­nal de los pre­sos".

Los pre­sos re­pu­bli­ca­nos fue­ron so­me­ti­dos a ta­reas tan du­ras co­mo la cons­truc­ción del ca­nal del Ba­jo Gua­dal­qui­vir (foto: RMHSA-CGT).

Aba­jo a la iz­quier­da, el cam­po de con­cen­tra­ción de Las Are­nas (Se­vi­lla) con­ser­va en pie al­gu­nos res­tos.

En la pro­vin­cia de Bur­gos exis­tie­ron al­gu­nos de los más crue­les cam­pos de con­cen­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.