ãEL HI­JO DE LAR­GO CA­BA­LLE­RO

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - FER­NAN­DO BA­LLANO

El hi­jo de Fran­cis­co Lar­go Ca­ba­lle­ro cum­plía el ser­vi­cio mi­li­tar en El Par­do cuan­do se pro­du­jo el gol­pe de Es­ta­do de ju­lio de 1936. Arres­ta­do por los in­sur­gen­tes, pa­só la gue­rra de cár­cel en cár­cel, mien­tras al­gu­nos lo da­ban por muer­to y otros ba­ra­ja­ban la po­si­bi­li­dad de in­ter­cam­biar­lo por Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, pre­so en Alicante has­ta su eje­cu­ción en no­viem­bre de 1936. La reali­dad es que Fran­cis­co Lar­go Cal­vo vi­vió has­ta 2001 y pa­só bue­na par­te de su vi­da exi­lia­do en Mé­xi­co.

HAY PER­SO­NAS QUE NO SON IM­POR­TAN­TES POR SÍ MIS­MAS SINO POR SER HI­JOS DE DE­TER­MI­NA­DAS PER­SO­NAS. UN CA­SO PA­RA­DIG­MÁ­TI­CO FUE EL DE FRAN­CIS­CO LAR­GO CAL­VO, HI­JO DE FRAN­CIS­CO LAR­GO CA­BA­LLE­RO, SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DEL PSOE EN EL MO­MEN­TO DEL GOL­PE DE ES­TA­DO DE JU­LIO DE 1936 Y JE­FE DEL GO­BIERNO DES­DE SEP­TIEM­BRE DE ESE AÑO. DE­TE­NI­DO AL INI­CIO DE LA SU­BLE­VA­CIÓN, PA­SÓ LA GUE­RRA CI­VIL DE CÁR­CEL EN CÁR­CEL, SE BA­RA­JÓ SU CAN­JE POR JO­SÉ AN­TO­NIO PRI­MO DE RI­VE­RA, LOS PE­RIÓ­DI­COS IN­FOR­MA­RON DE SU MUER­TE Y, FI­NAL­MEN­TE, FUE LI­BE­RA­DO POR FRAN­CO EN LOS AÑOS CUA­REN­TA.

Cuan­do el gol­pe mi­li­tar del día 18, Lar­go Cal­vo se en­con­tra­ba rea­li­zan­do el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio co­mo sol­da­do de cuo­ta –los pri­vi­le­gia­dos que, por pa­gar una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro, lo cum­plían de seis me­ses en lu­gar de 36 y al la­do de ca­sa– en el Re­gi­mien­to de Trans­mi­sio­nes de El Par­do. El día 20 es­ta­ban acuar­te­la­dos, a la ex­pec­ta­ti­va y al co­rrien­te de lo su­ce­di­do en el Cuar­tel de la Mon­ta­ña. Se­gún el en­ton­ces sar­gen­to Eu­se­bio Ruiz, quien se en­con­tra­ba de guar­dia ese día: “por la tar­de se pre­sen­tó en el cuar­tel el en­ton­ces mi­nis­tro de Tra­ba­jo [es­tá equi­vo­ca­do, lo fue en­tre 1931 y 1933. En aquel mo­men­to era se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE y dipu­tado, pe­ro to­do el mun­do le co­no­cía de su eta­pa de mi­nis­tro], Lar­go Ca­ba­lle­ro, pa­ra ver a su hi­jo Fran­cis­co Lar­go Cal­vo que era sol­da­do de cuo­ta. Le dio un be­so, unas pe­se­tas y se mar­chó. Du­ra­ría la vi­si­ta unos mi­nu­tos y no se le for­mó la guar­dia [no ha­bía ra­zón pa­ra ello pues no era au­to­ri­dad]”.

Se­gún el pro­pio Lar­go Ca­ba­lle­ro, en sus me­mo­rias ti­tu­la­das Mis re­cuer­dos, es­cri­tas en ju­nio de 1945: “al día si­guien­te, 18 de Ju­lio, es­tu­ve en el Par­do a ver a mi hi­jo Pa­co. Ha­cía tres días [18 días] que ha­bía

in­gre­sa­do en el ejér­ci­to en la com­pa­ñía [re­gi­mien­to] de Trans­mi­sio­nes [las com­pa­ñías eran de te­le­fo­nía, óp­ti­cas, pa­lo­mas y ra­dio]. Le pre­gun­té si exis­tía no­ve­dad en su re­gi­mien­to y me con­tes­tó que no. Des­pués he sa­bi­do que el co­ro­nel y de­más je­fes, dan­do vi­vas a la Re­pú­bli­ca, se lle­va­ron al re­gi­mien­to a Se­go­via, ha­cien­do pri­sio­ne­ro a mi hi­jo”.

De acuer­do con el his­to­ria­dor Joa­quín Arra­rás, el do­min­go 19 de ju­lio “el co­man­dan­te Mal­do­na­do se pre­sen­ta e im­pro­vi­sa una aren­ga pa­trió­ti­ca en la que da cuen­ta de la pro­cla­ma de Fran­co cap­ta­da [por ra­dio] du­ran­te la no­che y que ya ha em­pe­za­do el des­em­bar­co de las tropas de Áfri­ca. Con es­te mo­ti­vo se re­pro­du­cen los gri­tos de en­tu­sias­mo. Só­lo un pe­que­ño gru­po, en el que fi­gu­ra el hi­jo de Lar­go Ca­ba­lle­ro, per­ma­ne­ce silencioso y mal­hu­mo­ra­do o co­men­ta des­tem­pla­da­men­te la aren­ga”.

FU­GA A SE­GO­VIA

El día 21, a las dos de la ma­dru­ga­da, tras el fra­ca­so de la re­be­lión en Madrid, los man­dos del re­gi­mien­to de­ci­die­ron fu­gar­se a la cer­ca­na Se­go­via pa­ra unir­se a las tropas de Mo­la, pues por las ra­dios sa­bían que esa ciu­dad y La Gran­ja eran re­bel­des. Esa no­che las fuer­zas pre­sen­tes eran un co­ro­nel, un te­nien­te co­ro­nel, cua­tro co­man­dan­tes, 13 ca­pi­ta­nes, 21 te­nien­tes, 15 al­fé­re­ces, nue­ve bri­ga­das, 20 sar­gen­tos, 34 ca­bos y 269 sol­da­dos. Co­mo se pue­de com­pro­bar eran 55 je­fes u ofi­cia­les, 29 sub­ofi­cia­les y 303 de tro­pa, por lo que ha­bía un ofi­cial o suboficial por ca­da cua­tro de tro­pa. La plan­ti­lla teó­ri­ca era de 800 hom­bres, pe­ro en aquel mo­men­to só­lo ha­bía 387.

Aban­do­na­ron los mu­los, las pa­lo­mas y el ma­te­rial de trans­mi­sio­nes. So­lo se lle­va­ron los vehícu­los y el ar­ma­men­to. Los ofi­cia­les de­ja­ron a sus fa­mi­lias en Madrid. An­tes de mar­char­se cor­ta­ron las co­mu­ni­ca­cio­nes de El Par­do con la ca­pi­tal y du­ran­te to­do el tra­yec­to fue­ron sec­cio­nan­do las lí­neas te­le­fó­ni­cas que en­con­tra­ron. Se­gún al­gu­nas fuen­tes se in­for­mó a los sol­da­dos de lo que iban a ha­cer y se les dio la op­ción de que­dar­se a los que lo desea­ran, pe­ro des­pués, se­gún el sol­da­do Juan An­to­nio Ser­vián Ve­las­co, el ca­pi­tán Luis de la To­rre se di­ri­gió a Lar­go Cal­vo y le di­jo: “Oi­ga, Lar­go, no­so­tros no es­ta­mos dis­pues­tos a lu­char al la­do de su pa­dre y nos mar­cha­mos a Se­go­via a po­ner­nos al la­do del Ejér­ci­to su­ble­va­do en con­tra de la Re­pú­bli­ca. Si usted me res­pon­de del si­len­cio y de la dis­cre­ción de­bi­da a nues­tra de­ci­sión, yo le res­pon­do de la vi­da”. A él y a otros fren­te­po­pu­lis­tas, en lu­gar

de de­jar­les que­dar­se, se los lle­va­ron con ellos pe­ro res­pe­ta­ron sus vi­das.

El 21 a las cua­tro de la ma­dru­ga­da sa­lie­ron en 19 ca­mio­nes y otros vehícu­los con to­do el ar­ma­men­to y ma­te­rial que pu­die­ron lle­var y 387 hom­bres en to­tal. A Cal­vo le te­nían bien vi­gi­la­do. Co­no­cían el san­to y se­ña del día por lo que no tu­vie­ron pro­ble­mas y lo­gra­ron lle­gar a La Gran­ja, aun­que die­ron un ro­deo por Colmenar Vie­jo pa­ra evi­tar un tra­mo de la ca­rre­te­ra de La Co­ru­ña muy vi­gi­la­do. Por los pue­blos por don­de pa­sa­ban les acla­ma­ban pues de­cían que iban a de­te­ner a los fac­cio­sos, co­mo se de­no­mi­na­ba a los re­bel­des en aque­llos mo­men­tos. No he­mos de ol­vi­dar que es­ta pa­la­bra sig­ni­fi­ca re­bel­de ar­ma­do y re­vol­to­so. Des­pués el tér­mino se ha des­vir­tua­do y se ha asi­mi­la­do a “fas­cis­ta” por la pro­xi­mi­dad fo­no­ló­gi­ca y por el he­cho de que par­te de los re­bel­des –los fa­lan­gis­tas– lo eran. Uno de los ca­mio­nes se ave­rió, se per­dió y sus ocu­pan­tes fue­ron des­cu­bier­tos, ro­dea­dos y ani­qui­la­dos. Cuan­do el grue­so de la fuer­za lle­gó a La Gran­ja, en­tre­ga­ron a Cal­vo a las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res.

NO FUE FU­SI­LA­DO

Po­co des­pués, el 4 de sep­tiem­bre de 1936, Lar­go Ca­ba­lle­ro fue nom­bra­do je­fe del go­bierno y mi­nis­tro de Gue­rra. In­ten­tó re­or­ga­ni­zar el ejér­ci­to re­pu­bli­cano –di­suel­to de he­cho por Gi­ral el 19 de ju­lio–, que en aquel mo­men­to era una amal­ga­ma de mi­li­cias pa­ra el que se ha­bía es­ta­ble­ci­do un ha­ber en mano de diez pe­se­tas dia­rias (ade­más de la ali­men­ta­ción), cuan­do un obre­ro co­bra­ba unas tres pe­se­tas y un sol­da­do de re­em­pla­zo 50 cén­ti­mos. Ade­más, se mar­cha­ban a ca­sa cuan­do lo desea­ban y des­obe­de­cían las ór­de­nes de los man­dos.

El 23 de no­viem­bre de 1936, el dia­rio ma­dri­le­ño Aho­ra, que ha­bía si­do in­cau­ta­do por un Con­se­jo Obre­ro de la CNT y la UGT y pa­só a ser ór­gano ofi­cial de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas Uni­fi­ca­das –con­tro­la-

CUAN­DO EL GRUE­SO DE LA FUER­ZA LLE­GÓ A LA GRAN­JA, EN­TRE­GA­RON A CAL­VO A LAS AU­TO­RI­DA­DES MI­LI­TA­RES

VA­RIAS PUBLICACIONES DIE­RON CUEN­TA DEL FU­SI­LA­MIEN­TO DE LAR­GO CAL­VO, QUE EN REALI­DAD MU­RIÓ EN 2001

das por el PCE– pu­bli­có una por­ta­da con la foto de Cal­vo y el si­guien­te tex­to: “EL HI­JO DEL JE­FE DEL GO­BIERNO HA SI­DO INMOLADO COBARDEMENTE POR LOS ASE­SI­NOS FAS­CIS­TAS. Aprehen­di­do en Se­go­via cuan­do pres­ta­ba ser­vi­cio en el Ejér­ci­to, ha si­do ase­si­na­do por or­den de los je­fes fas­cis­tas Pa­co Lar­go Cal­vo, hi­jo del je­fe del Go­bierno, Lar­go Ca­ba­lle­ro. Los mi­se­ra­bles han que­ri­do ven­gar, se­gún ellos mis­mos con­fie­san, el fu­si­la­mien­to de Pri­mo de Ri­ve­ra, juz­ga­do por un Tri­bu­nal le­gí­ti­mo y con­vic­to del cri­men de le­sa pa­tria. Lan­za­ron la ame­na­za de su re­pre­sa­lia al pa­dre del jo­ven sol­da­do sa­cri­fi­ca­do con­tan­do con que la de­bi­li­dad sen­ti­men­tal sal­va­ría al ca­be­ci­lla fac­cio­so. Y co­mo no lo­gra­ron su in­ten­to se han ven­ga­do, sin más for­ma­lis­mos de con­cien­cia que un pi­que­te de fu­si­le­ros. La san­gre jo­ven de Pa­co Lar­go cae­rá so­bre Fran­co y sus se­cua­ces. Y con ella la mal­di­ción eter­na del pue­blo de la nue­va Es­pa­ña, que tie­ne que ven­gar a sus mu­je­res, a sus hi­jos y a sus hé­roes, ase­si­na­dos por una tur­ba de se­ño­ri­tos y mer­ce­na­rios”.

La revista Es­tam­pa, igual­men­te incautada, en su nú­me­ro de di­ciem­bre del 36, tam­bién da­ba cuen­ta del fu­si­la­mien­to de Lar­go Cal­vo. En el amor y en la gue­rra to­do va­le, pe­ro, co­mo ocu­rre con fre­cuen­cia, la reali­dad es muy dis­tin­ta a la no­ti­cia pu­bli­ca­da. En reali­dad, el hi­jo del po­lí­ti­co vi­vió has­ta el año 2001.

LA VER­DAD EN SUS PA­LA­BRAS

Lar­go Cal­vo na­ció en Madrid en 1914. Es­tu­dió ba­chi­lle­ra­to y a los 16 años se afi­lió a las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas. En 1934 pa­dre e hi­jo par­ti­ci­pa­ron en la Re­vo­lu­ción de As­tu­rias. En una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por As­cen­sión Her­nán­dez y pu­bli­ca­da en el li­bro Es­pa­ña des­de Mé­xi­co en 1978, nues­tro per­so­na­je re­co­no­cía que se es­ta­ble­cie­ron “gru­pos de ac­ción” y “que­dé en­cua­dra­do en uno de esos gru­pos, y co­mo tal par­ti­ci­pé en el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de oc­tu­bre de 1934”. En enero de 1936, las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas se uni­fi­ca­ron con las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas y se creó la or­ga­ni­za­ción de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas Uni­fi­ca­das. Lar­go se de­di­có a pre­pa­rar el in­gre­so en la Es­cue­la de In­ge­nie­ros In­dus­tria­les a la vez que acom­pa­ña­ba a su pa­dre en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas y rea­li­za­ba el ser­vi­cio mi­li­tar co­mo sol­da­do de cuo­ta. La di­vi­sión es­ta­ba cre­cien­do en el seno del PSOE.

De­te­ni­do el 21 de ju­lio de 1936, fue en­ce­rra­do en un ca­la­bo­zo jun­to con otros dos de­te­ni­dos. En la ci­ta­da en­tre­vis­ta ex­pli­ca­ba que no su­frie­ron con­tra­tiem­pos en el ca­mino a La Gran­ja y que des­de allí lo tras­la­da­ron a Se­go­via. “Du­ran­te el tra­yec­to ha­cia la pri­sión [de Se­go­via] pre­sen­cié un desfile mi­li­tar que, con sor­pre­sa de mi par­te, se efec­tua­ba con ban­de­ras re­pu­bli­ca­nas, gri­tos de vi­vas a la Re­pú­bli­ca y mú­si­ca del himno de Rie­go, tác­ti­ca que du­ran­te los pri­me­ros días del al­za­mien­to em­plea­ron los su­ble­va­dos en mu­chos lu­ga­res del te­rri­to­rio nacional”, sub­ra­yó. Hay que re­cor­dar que la su­ble­va­ción era con­tra un go­bierno –del Fren­te Po­pu­lar–, no con­tra una for­ma de Es­ta­do –mo­nar­quía o re­pú­bli­ca–.

En Se­go­via le tu­vie­ron in­co­mu­ni­ca­do du­ran­te va­rios me­ses en la Aca­de­mia de Ar­ti­lle­ría. El co­ro­nel Ca­rras­co­sa, je­fe de su re­gi­mien­to, le vi­si­tó y le di­jo que no es­ta­ba de acuer­do con su de­ten­ción. Desea­ba de­jar­le en el cuar­tel de El Par­do, pe­ro la ofi­cia­li­dad se opu­so. He­mos de te­ner en cuen­ta que, du­ran­te ese tiem­po, la gen­te de iz­quier­das era ase­si­na­da prin­ci­pal­men­te por gru­pos de Fa­lan­ge. Pa­co tu­vo la suer­te de caer en ma­nos del Ejér­ci­to y de ser hi­jo de quien era. Por ca­sua­li­dad, al leer un re­cor­te de pe­rió­di­co, se en­te­ró de que su pro­ge­ni­tor ha­bía si­do nom­bra­do je­fe del go­bierno el 4 de sep­tiem­bre de 1936. Se tra­ta­ba de un ga­bi­ne­te de con­cen­tra­ción don­de es­ta­ban des­de na­cio­na­lis­tas vas­cos –a quie­nes les cos­tó de­ci­dir­se por un ban­do u otro– has­ta anar­quis­tas, enemi­gos del Es­ta­do co­mo ins­ti­tu­ción.

DE­TE­NI­DO EL 21 DE JU­LIO DE 1936, FUE EN­CE­RRA­DO EN UN CA­LA­BO­ZO JUN­TO CON OTROS DOS DE­TE­NI­DOS

CA­MINO A SE­VI­LLA

A fi­na­les de oc­tu­bre le sacaron de la cár­cel. Pen­sa­ba que le iban a dar “el pa­seo”, ma­tar­le en una cu­ne­ta, pe­ro se equi­vo­có. Le tras­la­da­ron a Se­vi­lla es­col­ta­do por tres ca­pi­ta­nes de Fa­lan­ge: “Iba es­po­sa­do con el ca­pi­tán más jo­ven y nun­ca ima­gi­né, co­mo años más tar­de me in­for­ma­ron, que la or­den que lle­va­ban era de que, aun a ries­go de sus pro­pias vi­das, yo de­bía lle­gar vi­vo a Se­vi­lla”. Allí le alo­ja­ron en un cuar­tel de Fa­lan­ge, don­de le tu­vie­ron de­te­ni­do has­ta fe­bre­ro de 1937: “En ge­ne­ral el tra­to que re­ci­bí, sal­vo en oca­sio­nes en que in­ten­ta­ron in­ti­mi­dar­me fin­gien­do que me iban fu­si­lar, no fue ma­lo, y en cier­to mo­do di­ría que com­pren­si­vo. La co­mi­da era acep­ta­ble, me pro­por­cio­na­ron al­gu­nos li­bros y, de vez en cuan­do, me sa­ca­ban a pa­sear por los al­re­de­do­res del cuar­tel, pe­ro pronto de­ja­ron de ha­cer­lo por ór­de­nes su­pe­rio­res. Re­cuer­do que, en una oca­sión, una fuer­za de re­que­tés que es­ta­ba acan­to­na­da muy cer­ca, pre­ten­dió, en com­pa­ñía de sol­da­dos ita­lia­nos, sa­car­me por la vio­len­cia del cuar­tel, lo que mo­ti­vó que me de­fen­die­ran las fuer­zas fa­lan­gis­tas que ocu­pa­ban el mis­mo, que in­du­da­ble­men­te te­nían ór­de­nes de pro­te­ger­me. […] En otra oca­sión se pre­sen­tó un fa­lan­gis­ta que me di­jo que se lla­ma­ba Mauricio Karl [Car­la­vi­lla], que pos­te­rior­men­te me en­te­ré de que ha­bía si­do ins­pec­tor de po­li­cía de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad de Madrid, y me ma­ni­fes­tó que le ha­bían en­car­ga­do ges­tio­nar mi can­je con Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra, fun­da­dor de la Fa­lan­ge, que se en­con­tra­ba pre­so en la Pri­sión Pro­vin­cial de Alicante. Es­te in­di­vi­duo, que me vi­si­tó con fre­cuen­cia du­ran­te al­gún tiem­po, se de­lei­ta­ba ma­ni­fes­tán­do­me con ver­da­de­ro sa­dis­mo que mi vi­da de­pen­día de la de Pri­mo de Ri­ve­ra, lo que, te­nien­do en cuen­ta la si­tua­ción en que de­bía en­con­trar­se el je­fe del fas­cis­mo es­pa­ñol, era tan­to co­mo de­cir­me que mis días es­ta­ban con­ta­dos”.

Es­cri­bió a su pa­dre pro­po­nien­do tam­bién su can­je por Jo­sé An­to­nio:

A FI­NA­LES DE OC­TU­BRE LE SACARON DE LA CÁR­CEL. PEN­SA­BA QUE LE IBAN A DAR “EL PA­SEO”, MA­TAR­LE EN UNA CU­NE­TA, PE­RO SE EQUI­VO­CÓ

los nues­tros só­lo la sal­va­re­mos si la sal­va Pri­mo de Ri­ve­ra y los que que­dan de su fa­mi­lia, si cae uno no te­ne­mos sal­va­ción”, pe­ro ig­no­ra si su pro­ge­ni­tor re­ci­bió la car­ta. Pa­re­ce ser que quien la lle­vó a Gi­bral­tar fue Car­la­vi­lla. Co­mo sa­be­mos, el can­je no se pro­du­jo.

Des­pués, a fi­na­les de fe­bre­ro de 1937, le tras­la­da­ron a la pri­sión pro­vin­cial, don­de es­tu­vo in­co­mu­ni­ca­do 14 me­ses. Le de­ja­ban es­cri­bir una car­ta men­sual a tra­vés de la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal. Un de­le­ga­do de és­ta le in­ten­tó in­cluir en un can­je co­lec­ti­vo que no tu­vo lu­gar. Des­pués le le­van­ta­ron la in­co­mu­ni­ca­ción y, a cau­sa de la ma­si­fi­ca­ción, di­ce que lle­gó a año­rar­la.

UN PRE­SO MÁS

En ma­yo de 1937, de­bi­do a los pro­ble­mas in­ter­nos den­tro de la Re­pú­bli­ca, su pa­dre su­frió pre­sio­nes pa­ra uni­fi­car los par­ti­dos so­cia­lis­ta y co­mu­nis­ta, pe­ro se ne­gó, lo mis­mo que a la ile­ga­li­za­ción del par­ti­do tros­kis­ta POUM. Ca­yó su go­bierno y que­dó re­le­ga­do a un se­gun­do plano co­mo dipu­tado y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de UGT. Su hi­jo se con­ver­tía ca­si en un pre­so más.

Al ter­mi­nar la gue­rra au­men­ta­ron los de­te­ni­dos y em­peo­ró la ali­men­ta­ción aun­que al­gu­nos re­ci­bían co­mi­da de la fa­mi­lia. Tam­bién se pro­du­cían nu­me­ro­sas eje­cu­cio­nes.

En ma­yo de 1943, Cal­vo fue pues­to en li­ber­tad pe­ro con­fi­na­do a Monforte de Le­mos (Lu­go), don­de vi­vía su her­mano Ri­car­do de­di­ca­do al co­mer­cio de fru­tas y ver­du­ras. Des­pués le de­ja­ron ya en com­ple­ta li­ber­tad. Se ca­só y mar­cha­ron a Francia en 1947. A fi­na­les de 1948 se ins­ta­ló en Mé­xi­co y trabajó en La­bo­ra­to­rios Ro­che, con­si­guien­do una bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca. Se afi­lió al PCE, don­de fue miem­bro del Co­mi­té Cen­tral y má­xi­mo res­pon­sa­ble en Mé­xi­co. En 1976 efec­tuó una vi­si­ta a Madrid. Pa­lo­ma La­gu­ne­ro, hi­ja del acau­da­la­do di­ri­gen­te co­mu­nis­ta Ataúl­fo La­gu­ne­ro, le reali­zó una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en la revista Triun­fo del 14 de agos­to, que coin­ci­de con lo ex­pues­to aquí. Fa­lle­ció el 6 de ju­nio de 2001, a los 87 años de edad, y no el 23 de no­viem­bre de 1936 co­mo “in­for­ma­ba” el dia­rio Aho­ra.

EN MA­YO DE 1943, CAL­VO FUE PUES­TO EN LI­BER­TAD, EN 1948 SE INS­TA­LÓ EN MÉ­XI­CO Y SO­LO VI­SI­TÓ ES­PA­ÑA TRAS LA MUER­TE DEL DIC­TA­DOR

So­bre es­tas lí­neas, una de las fo­tos más tris­te­men­te cé­le­bres de los pri­me­ros com­pa­ses del gol­pe de ju­lio: los ca­dá­ve­res se amon­to­nan en el ma­dri­le­ño Cuar­tel de la Mon­ta­ña, don­de hoy se al­za el Tem­plo de De­bod, tras el asal­to po­pu­lar a sus ins­ta­la­cio­nes.

A la iz­quier­da, el ge­ne­ral Mo­la, ce­re­bro del lla­ma­do Al­za­mien­to, fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te aé­reo en ju­nio de 1937 en la lo­ca­li­dad bur­ga­le­sa de Al­co­ce­ro.

La cons­pi­ra­ción gol­pis­ta fra­ca­só en Madrid, pe­ro se co­bró una co­di­cia­da pie­za: el hi­jo de Lar­go Ca­ba­lle­ro, que se en­con­tra­ba ha­cien­do el ser­vi­cio mi­li­tar en El Par­do. So­bre es­tas lí­neas, una edi­ción del li­bro Es­pa­ña des­de Mé­xi­co, en el que Lar­go Cal­vo to­ma­ba la pa­la­bra.

Arri­ba, el pri­mer go­bierno de Lar­go Ca­ba­lle­ro de sep­tiem­bre de 1936, en el que el pre­si­den­te se re­ser­vó tam­bién el mi­nis­te­rio de la Gue­rra.

Nues­tro pro­ta­go­nis­ta fue in­co­mu­ni­ca­do en la Aca­de­mia de Ar­ti­lle­ría de Se­go­via, so­bre es­tas lí­neas. A la iz­quier­da, Lar­go Ca­ba­lle­ro en el Al­cá­zar de To­le­do en sep­tiem­bre de 1936.

La pri­sión pro­vin­cial de Alicante, en la que fue re­clui­do Pri­mo a par­tir de ju­nio de 1936, se con­vir­tió tras su de­rri­bo en un al­ber­gue ju­ve­nil.

Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, la Au­dien­cia de Se­vi­lla, a la iz­quier­da, fue es­ce­na­rio de nu­me­ro­sos jui­cios su­ma­rí­si­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.