El Bál­ti­co es­pa­ñol

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JA­VIER GARCÍA DE GA­BIO­LA

TRAS LA CON­QUIS­TA DE BRE­DA, ES­PA­ÑA DE­CI­DIÓ VOL­CAR­SE EN LA GUE­RRA NA­VAL CON­TRA HO­LAN­DA, Y DIO A LUZ UN AM­BI­CIO­SO PRO­YEC­TO: LA CONS­TRUC­CIÓN DE UNA FLO­TA HIS­PANO-IM­PE­RIAL EN DANZIG, Y CON LA AYU­DA DE PO­LO­NIA, CE­RRAR EL BÁL­TI­CO A PRO­TES­TAN­TES Y HO­LAN­DE­SES Y ESTRANGULARLOS ECO­NÓ­MI­CA­MEN­TE. LA ES­TRA­TE­GIA SE­RÍA UNA BRI­LLAN­TE SO­LU­CIÓN PA­RA LO­GRAR EL TRIUN­FO UNI­VER­SAL DE LOS HABS­BUR­GO. SIN EM­BAR­GO, AUN­QUE MADRID LO­GRÓ AR­MAR LA ES­CUA­DRA, LA APOR­TA­CIÓN ALIA­DA HU­BO DE RE­TRA­SAR­SE UNA Y OTRA VEZ TRAS LA EN­TRA­DA EN LA GUE­RRA DE LOS 30 AÑOS DE DI­NA­MAR­CA. TRAS LAS VIC­TO­RIAS DE LUTTER Y DESSAU, EL NUE­VO GE­NE­RA­LÍ­SI­MO IM­PE­RIAL WALLENSTEIN SE EN­RE­DÓ EN EL ASE­DIO DE STRALSUND, QUE ACA­BA­RÍA CON EL PRO­YEC­TO ES­PA­ÑOL Y CON LA EN­TRA­DA DE SUE­CIA EN LA GUE­RRA.

To­do co­men­zó con la en­tra­da de Es­pa­ña en la Gue­rra de los 30 Años, pa­ra ayu­dar a sus pri­mos aus­tría­cos a aplas­tar las su­ce­si­vas revueltas pro­tes­tan­tes sur­gi­das en Ale­ma­nia des­de 1618. Sin em­bar­go, Es­pa­ña hu­bo de de­jar a un la­do a sus alia­dos des­de 1621 ya que ex­pi­ró la tre­gua con Ho­lan­da y los ibé­ri­cos hu­bie­ron de cen­trar sus es­fuer­zos con­tra ella. Por otro la­do, los ejér­ci­tos su­per­vi­vien­tes pro­tes­tan­tes co­men­za­ron a usar sue­lo ho­lan­dés co­mo re­fu­gio pa­ra sus ope­ra­cio­nes en Ale­ma­nia, lu­chan­do a ve­ces con­tra los es­pa­ño­les y otras con­tra los ca­tó­li­cos ale­ma­nes.

Vien­do la ra­lea de es­tos mer­ce­na­rios, los pro­pios ho­lan­de­ses lle­ga­ron a ex­pul­sar­los de sus tie­rras. Así, Mans­feld, el hi­jo re­ne­ga­do de un co­man­dan­te es­pa­ñol, mar­chó a sa­quear Fri­sia en oc­tu­bre de 1622, jun­to al Mar del Nor­te. Más al sur, otro ejér­ci­to ba­jo el vein­tea­ñe­ro psi­có­pa­ta Bruns­wick, obis­po pro­tes­tan­te de Hal­bers­tadt apo­da­do El Lo­co, mar­chó a las tie­rras de su her­mano el Du­que de Bruns­wick-Wol­fen­but­te, en el cen­tro-nor­te de Ale­ma­nia, y en mar­zo de 1623 su­ma­ba ya 15.000 sol­da­dos. La reac­ción ca­tó­li­ca no se hi­zo es­pe­rar y el Círcu­lo Im­pe­rial de Ba­ja Sa­jo­nia re­clu­tó 10.000 im­pe­ria­les pa­ra de­fen­der­se, ba­jo Bruns­wick-Lü­ne­bourg, lu­te­rano pe­ro alia­do del Em­pe­ra­dor, que que­dó vi­gi­lan­do a Bruns­wick, al nor­te. A la vez, des­de el sur, el Ejér­ci­to de la Li­ga Ca­tó­li­ca, for­ma­do por sol­da­dos bá­va­ros y de los te­rri­to­rios ecle­siás­ti­cos ale­ma­nes re­ci­bió ins­truc­cio­nes de Ma­xi­mi­li­ano de Ba­vie­ra, di­rec­tor de la Li­ga, de ata­car al Lo­co. Lo di­ri­gía T’ser­claes von Tilly, uno de los me­jo­res co­man­dan­tes de la Gue­rra de los Trein­ta Años, for­ma­do por Es­pa­ña en el Ejér­ci­to de Flan­des, y él mis­mo va­lón, y por tan­to súb­di­to es­pa­ñol, he­cho ol­vi­da­do por mu­chos au­to­res an­glo­sa­jo­nes. El vie­jo Tilly era una es­pe­cie de mon­je-gue­rre­ro, sa­bio, hon­ra­do, co­no­ci­do co­mo el úl­ti­mo cru­za­do, y tan hu­mil­de que apun­ta­ba el mé­ri­to de to­das sus vic­to­rias, que fue­ron mu­chas, a sus su­bor­di­na­dos. A día de hoy to­da­vía es re­cor­da­do en Mu­nich, don­de cuen­ta con una es­ta­tua en la Odeons­platz.

Tilly aplas­tó a Bruns­wick en Stadtlohn (ver pie­za) y lue­go ca­yó so­bre Mans­feld.

LA REAC­CIÓN CA­TÓ­LI­CA NO SE HI­ZO ES­PE­RAR Y EL CÍRCU­LO IM­PE­RIAL DE BA­JA SA­JO­NIA RE­CLU­TÓ 10.000 IM­PE­RIA­LES PA­RA DE­FEN­DER­SE

És­te con 12.000 mer­ce­na­rios se­guía en Fri­sia, jun­to a Ho­lan­da, don­de lo arrin­co­nó Tilly. An­holt que­dó allí blo­queán­do­le, has­ta que al fin el 11 de mar­zo de 1624 Mans­feld li­cen­ció a su ejér­ci­to y hu­yó a In­gla­te­rra. El úni­co fo­co que que­da­ba de opo­si­ción a los Habs­bur­go (apar­te de Ho­lan­da), era el Prín­ci­pe pro­tes­tan­te de Tran­sil­va­nia, Beth­len Ga­bor, que con apo­yo del Im­pe­rio Oto­mano, del cual era súb­di­to, in­va­dió la ac­tual Es­lo­va­quia (par­te en­ton­ces de Aus­tria), en las an­tí­po­das del fren­te el 14 de agos­to de 1623, to­man­do Tr­na­va. Lue­go Ga­bor di­vi­dió su ejér­ci­to ofi­cial­men­te de 60.000 sol­da­dos (aun­que pro­ba­ble­men­te eran la mi­tad de es­ta ci­fra) en dos cuer­pos, en­vian­do uno al nor­te a ame­na­zar Ol­mutz, en la ac­tual Che­quia, y otro a Press­bur­go, la ac­tual Bra­tis­la­va, al es­te de Vie­na. Con­tra el pri­me­ro só­lo ha­bía un pe­que­ño cuer­po Habs­bur­go de 9.000 hom­bres ba­jo Mon­te­ne­gro. Es­te se atrin­che­ró en Got­ven y re­cha­zó to­dos los asal­tos de Ga­bor. Con­tra los se­gun­dos se lan­zó Tilly a mar­chas for­za­das des­de el nor­te de Ale­ma­nia, de mo­do que cuan­do los tran­sil­va­nos fue­ron in­for­ma­dos le­van­ta­ron el cam­po el 20 de no­viem­bre, sien­do per­se­gui­dos por la guar­ni­ción aus­tría­ca de Neuhau­sel ba­jo Es­ter­hazy. A la vez, los Oto­ma­nos les re­ti­ra­ron su apo­yo, de mo­do que Ga­bor se vió obli­ga­do a fir­mar la Paz de Vie­na el 8 de ma­yo de 1624.

LA GUE­RRA DA­NE­SA

En 1624 Tilly mar­chó al no­roes­te a apo­yar por fin a Es­pa­ña pa­ra el pro­yec­ta­do ase­dio de Bre­da con­tra los ho­lan­de­ses, pe­ro a la vez se ges­tó una nue­va coa­li­ción con­tra los Habs­bur­go es­pa­ño­les y aus­tría­cos. In­gla­te­rra, hu­mi­lla­da tras la ne­ga­ti­va de Es­pa­ña de acep­tar un ma­tri­mo­nio con el Prín­ci­pe de Ga­les, or­ga­ni­zó una coa­li­ción con­tra Es­pa­ña en la que ya es­ta­ban Ho­lan­da y Francia (aun­que es­ta úl­ti­ma tí­mi­da­men­te, li­mi­tán­do­se al tea­tro ita­liano) y a la que aca­ba­ría por unir­se Di­na­mar­ca. Las ra­zo­nes de la en­tra­da en gue­rra de los da­ne­ses eran un tan­to ab­sur­das. De he­cho, al rey Cris­tián IV le in­tere­sa­ba man­te­ner­se neu­tral o in­clu­so alia­do de Madrid por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos. La pe­nín­su­la Ibé­ri­ca era muy de­pen­dien­te del tri­go y las ma­de­ras pa­ra cons­truc­ción na­val, pro­ce­den­tes del Bál­ti­co, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te eran su­mi­nis­tra­das por con­vo­yes fle­ta­dos por su enemi­go, Ho­lan­da. El Con­de-Du­que de Oli­va­res, vien­do que las ac­cio­nes te­rres­tres pro­du­cían es­ca­sos efec­tos, se de­ci­dió a en­fo­car sus es­fuer­zos en la gue­rra na­val con­tra Ho­lan­da pa­ra

EN ESE AÑO MI­LA­GRO­SO PA­RA ES­PA­ÑA DE 1625, FRANCIA FUE DE­RRO­TA­DA EN ITA­LIA Y SA­LIÓ DE LA GUE­RRA Y HO­LAN­DA PER­DIÓ BRA­SIL Y BRE­DA

hun­dir­la eco­nó­mi­ca­men­te, es­ta­ble­cien­do un blo­queo co­mer­cial con­tra ella a tra­vés del Al­mi­ran­taz­go de Se­vi­lla, crea­do en oc­tu­bre. Gra­cias a él, los bu­ques da­ne­ses y han­seá­ti­cos pa­sa­ron a sus­ti­tuir a Ho­lan­da en es­te co­mer­cio, muy lu­cra­ti­vo. Pe­ro aho­ra, Cris­tián IV, ten­ta­do pa­ra di­ri­gir la coa­li­ción pro­tes­tan­tes lo echa­ría to­do a per­der.

Di­na­mar­ca te­nía unos in­gre­sos in­su­fi­cien­tes pa­ra una ope­ra­ción de es­ta en­ver­ga­du­ra: unos 500.000 du­ca­dos anua­les, es­to es, la mi­tad que In­gla­te­rra. Sin em­bar­go, el rey con­ta­ba ade­más con una for­tu­na per­so­nal de un mi­llón y me­dio de du­ca­dos, el equi­va­len­te a los in­gre­sos de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la. Es­tas can­ti­da­des se­rían com­ple­ta­das por Ho­lan­da, Francia e In­gla­te­rra, que apor­ta­ron otro me­dio mi­llón al año en­tre to­das (en to­do ca­so me­nos de la cuar­ta par­te de lo pro­me­ti­do). Sin em­bar­go, Di­na­mar­ca no en­tra­ría en la gue­rra so­la, ya que te­nía una gran in­fluen­cia en el nor­te de Ale­ma­nia a tra­vés de di­fe­ren­tes pa­rien­tes. Así, se le unie­ron los obis­pa­dos de Ver­den, Bre­men y Min­den, va­rios du­ca­dos de Schles­wig-Hols­tein, Ham­bur­go, Bruns­wick-Wol­fen­but­tel, Hes­se-Cas­sel y un pe­que­ño ejér­ci­to mer­ce­na­rio de Er­nes­to de Sa­jo­nia-Wei­mar, con 4.000 ji­ne­tes. En una ma­nio­bra bri­llan­te lo­gró ade­más que el Círcu­lo Im­pe­rial de la Ba­ja Sa­jo­nia le nom­bra­ra su nue­vo ca­pi­tán, apor­tán­do­le otros 13.900 sol­da­dos (aun­que fi­nal­men­te lle­gó la mi­tad) ya en ma­yo de 1625.

A ellos se uni­ría un ejér­ci­to de 12.000 in­gle­ses de Mans­feld que des­em­bar­có en Ho­lan­da, y otros 2.000 ji­ne­tes fran­ce­ses ba­jo El Lo­co que des­de Ca­lais tam­bién iría a los Paí­ses Ba­jos. Ade­más, el Elec­tor de Bran­dem­bur­go in­vi­tó a los ho­lan­de­ses a pro­te­ger una par­te se­pa­ra­da de sus te­rri­to­rios si­tua­da en el ba­jo Rhin, el Du­ca­do de Mark, ha­cia don­de avan­za­ron con­tin­gen­tes bá­ta­vos. Pa­ra con­tra­rres­tar es­te ata­que que ame­na­za­ba Flan­des por el flan­co, Tilly tam­bién ocu­pó par­te del Du­ca­do con 12.000 sol­da­dos.

LLE­GA WALLENSTEIN

Sin em­bar­go, la coa­li­ción co­men­zó con mal pie: en ese año mi­la­gro­so pa­ra Es­pa­ña de 1625, Francia fue de­rro­ta­da en Ita­lia en ma­yo y sa­lió de la gue­rra, y Ho­lan­da per­dió

Bra­sil y Bre­da, de mo­do que los mer­ce­na­rios pro­tes­tan­tes hu­ye­ron a Ale­ma­nia a unir­se a los da­ne­ses. Mans­feld lo­gró re­fu­giar­se en Bre­men, en la cos­ta. Tilly avan­zó al nor­te tras él pa­ra crear una ba­rre­ra de­fen­si­va en el We­ser y pro­te­ger la ca­tó­li­ca West­fa­lia fren­te a la pro-da­ne­sa Ba­ja Sa­jo­nia. El in­ten­to de Cris­tián IV de for­zar el We­ser con 30.000 pro­tes­tan­tes fra­ca­só en par­te de­bi­do a que su­frió una caí­da gra­ve du­ran­te el ase­dio de Ha­meln el 17 de agos­to y se re­ti­ró. Tilly, re­du­ci­do a só­lo 10.000 sol­da­dos, há­bil­men­te sor­pren­dió a un cuer­po ais­la­do de 3.000 da­ne­ses ba­jo Sa­jo­nia-Al­ten­burg en Ross­ling en oc­tu­bre, lo ani­qui­ló, y ame­na­zó Ha­no­vre. Cuan­do Cris­tián IV vol­vió ya era tar­de, ya que ha­bía he­cho su apa­ri­ción un nue­vo ejér­ci­to im­pe­rial ba­jo Al­brecht von Wallenstein de 22.000 sol­da­dos. Era el co­mien­zo de la im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra del bohe­mio, em­pre­sa­rio más que mi­li­tar, que ofre­ció al em­pe­ra­dor, siem­pre fal­to de di­ne­ro, le­van­tar a su cos­ta un ejér­ci­to a cam­bio de que le die­ra la ges­tión de va­rios im­pues­tos im­pe­ria­les. De es­te mo­do, Wallenstein fue nom­bra­do co­man­dan­te en je­fe en ju­nio, par­tien­do con sus tropas al no­roes­te des­de Eger, ame­na­zan­do al da­nés en su flan­co orien­tal, que no se atre­vió por ello a aplas­tar a Tilly.

En 1626, vien­do Mans­feld el cer­co que se pre­pa­ra­ba so­bre ellos de­ci­dió es­ca­par, y con 7.000 sol­da­dos in­ten­tó rom­per el blo­queo im­pe­rial y mar­char al sud­es­te a su­ble­var a los pro­tes­tan­tes de las tie­rras aus­tría­cas. Sin em­bar­go, al lle­gar al El­ba se en­con­tró con que no po­día pa­sar el puen­te de Dessau, de­fen­di­do por Al­drin­ger. Mans­feld ini­ció los asal­tos, pe­ro en­ton­ces lle­gó Wallenstein con 15.000 im­pe­ria­les pa­ra re­for­zar­le. Tras per­der 5.000 hom­bres, Mans­feld lo­gró pa­sar a du­ras pe­nas mar­chan­do ha­cia Si­le­sia, en la ac­tual Po­lo­nia oc­ci­den­tal, aun­que lo­gró lle­var­se tras él a Wallenstein, ali­ge­ran­do la pre­sión so­bre Cris­tián IV.

Mien­tras, en el oes­te, Cris­tián con­ta­ba con 30-40.000 sol­da­dos, la mi­tad en su ejér­ci­to prin­ci­pal y el res­to en va­rios cuer­pos me­no­res que en pri­ma­ve­ra se de­di­ca­ron a sa­quear a los alia­dos del im­pe­rio. Dos de ellos ba­jo Sa­jo­nia-Wei­mar y Bruns­wick-Wol­fen­but­tel sa­quea­ron West­fa­lia, al oes­te; otro ba­jo el Lo­co arra­só Bruns­wick-Lu­ne­bourg, al nor­te (aun­que fa­lle­ció de sus ex­ce­sos al po­co tiem­po); y otro ba­jo Solms avan­zó en au­xi­lio de Cas­sel, al sur. Cris­tian, des­de Bre­men, avan­zó tam­bién a pro­te­ger Wol­fen­but­tel. En­ton­ces Tilly en­vió a An­holt con ape­nas 4.000 sol­da­dos a cu­brir es­te fren­te mien­tras él se

CUAN­DO CRIS­TIÁN IV VOL­VIÓ, YA ERA TAR­DE: HA­BÍA HE­CHO SU APA­RI­CIÓN UN NUE­VO EJÉR­CI­TO IM­PE­RIAL BA­JO VON WALLENSTEIN DE 22.000 SOL­DA­DOS

des­vió al sur con 10.000 sol­da­dos y rin­dió a los 4.000 pro­tes­tan­tes de Cas­sel en ju­nio. An­tes de que Cris­tian reac­cio­na­ra re­gre­só, sien­do re­for­za­do por otros 4.400 im­pe­ria­les de Du­four (pro­ba­ble­men­te otro va­lón, y por tan­to, es­pa­ñol) pres­ta­dos por Al­drin­ger. Con ellos Tilly des­tro­za­ría a los da­ne­ses en Lutter (ver recuadro). Las con­se­cuen­cias de la de­rro­ta fue­ron es­pec­ta­cu­la­res: ca­si to­dos sus alia­dos ale­ma­nes aban­do­na­ron a Cris­tián IV, que se re­fu­gió en Ham­bur­go, to­da­vía fiel, don­de se le jun­tó otro cuer­po de 6.000 da­ne­ses man­da­do por su hi­jo.

DI­NA­MAR­CA IN­VA­DI­DA

Sin em­bar­go, la lu­cha con­ti­nua­ba en el sud­es­te de Ale­ma­nia. Mans­feld, en Si­le­sia, ac­tual Po­lo­nia, fue re­for­za­do por Sa­jo­nia-Wei­mar, y su­man­do ya 16.000 pro­tes­tan­tes in­ten­tó to­mar Bres­lau (Wro­claw), sien­do re­cha­za­do. Se­gui­do por Wallenstein, que su­ma­ba ya 32.000 im­pe­ria­les en agos­to, Mans­feld hu­yó pa­ra in­ten­tar unir­se a Ga­bor de Tran­sil­va­nia, que con 45.000 sol­da­dos (más pro­ba­ble­men­te la mi­tad) ha­bía vuel­to a in­va­dir Hun­gría. El mer­ce­na­rio lo­gró unir­se al tran­sil­vano en Kas­chau (Ko­si­ce), en la ac­tual Es­lo­va­quia, pe­ro es­te fir­mó la paz de Ni­kols­burg en di­ciem­bre. Mans­feld aca­ba­ría mu­rien­do en Bos­nia, y sus tropas es­ca­pa­ron pa­ra vol­ver a Si­le­sia.

En 1627 se dio la pun­ti­lla al rey de Di­na­mar­ca. Su ejér­ci­to de Si­le­sia de 14.000 da­ne­ses aho­ra ba­jo Mitz­laff fue arro­lla­do en ju­lio por 40.000 im­pe­ria­les de Wallenstein que avan­za­ron con­tra ellos des­de el sur. En su hui­da ha­cia el nor­te fue­ron cor­ta­dos por otros 13.000 im­pe­ria­les de Lü­ne­bourg, que ha­bían pe­ne­tra­do en Bran­dem­bur­go. Ro­dea­dos, Wallenstein los ani­qui­ló cer­ca de Ber­lín. A con­ti­nua­ción, el im­pe­rial avan­zó has­ta el nor­te de Ale­ma­nia a pre­pa­rar la in­va­sión de Di­na­mar­ca en sep­tiem­bre. El rey de Di­na­mar­ca con­ta­ba con só­lo 29.000 sol­da­dos di­vi­di­dos en tres cuer­pos, con Thurn al oes­te, Cris­tián en el cen­tro, y Ba­den-Dur­lach al es­te, si­guien­do el El­ba. Con­tra ellos avan­za­rían, de iz­quier­da a de­re­cha, cua­tro cuer­pos de Tilly, Wallenstein, Schlick y Lü­ne­bourg,

TRAS LA DE­RRO­TA, CA­SI TO­DOS SUS ALIA­DOS ALE­MA­NES ABAN­DO­NA­RON A CRIS­TIÁN IV, QUE SE RE­FU­GIÓ EN LA FIEL HAM­BUR­GO

unos 70.000 ca­tó­li­cos. Tilly re­cha­zó a Thurn al no­roes­te de Ham­bur­go, mien­tras Wallenstein lo ro­dea­ba y pro­se­guía su mar­cha. En el otro ex­tre­mo de la lí­nea, al es­te, los 8.000 sol­da­dos ba­jo Ba­den que­da­ron ais­la­dos del res­to al ser em­pu­ja­dos por Lü­ne­bourg. Ba­den em­bar­có en Wis­mar, en el Bál­ti­co, pe­ro al in­ten­tar vol­ver al con­ti­nen­te más ha­cia el oes­te, en­tre Kiel y Lü­beck, fue ata­ca­do y des­trui­do por Schlick. Es­te con­ti­nuó su avan­ce y ocu­pó to­da Jutlan­dia en oc­tu­bre. A la vez, Tilly dio me­dia vuel­ta y em­pe­zó a ocu­par me­tó­di­ca­men­te la Ba­ja Sa­jo­nia, rin­dien­do Wol­fen­but­tel en di­ciem­bre, de­fen­di­da por Solms con 2.000 pro­tes­tan­tes. Mec­klem­bur­go le fue ofre­ci­da a Wallenstein co­mo pre­mio por la con­quis­ta y pa­ra su­fra­gar sus gas­tos de gue­rra, de mo­do que el Du­ca­do fue tam­bién ocu­pa­do. Así, los ca­tó­li­cos ha­bían con­quis­ta­do to­da Ale­ma­nia has­ta el Bál­ti­co, y a los pro­tes­tan­tes só­lo les que­da­ba Copenhague y un in­sig­ni­fi­can­te puer­to en Stralsund, en Mec­klem­bur­go. El triun­fo de los Habs­bur­go era to­tal, y es cuan­do sur­gió la gran opor­tu­ni­dad pa­ra Es­pa­ña.

¿EL BÁL­TI­CO ES­PA­ÑOL?

Un par de años an­tes, en 1626, la ca­tó­li­ca Po­lo­nia con­tac­tó con el em­ba­ja­dor es­pa­ñol en el Im­pe­rio, el Marqués de Ay­to­na, pa­ra ofre­cer­le una alian­za con­tra la pro­tes­tan­te Sue­cia con la que es­ta­ba en gue­rra: Se­gis­mun­do III ofre­ció a Es­pa­ña los puer­tos de Danzig, Put­zig y Ko­nigs­berg pa­ra ba­sar allí la Flo­ta de Dun­ker­que, con la que Madrid po­dría aca­bar con los con­voys ho­lan­de­ses arrui­nan­do a Ams­ter­dam, así co­mo aca­bar de con­quis­tar Copenhague e in­va­dir Sue­cia. Los puer­tos po­la­cos es­ta­ban de­ma­sia­do ale­ja­dos, pe­ro con la con­quis­ta im­pe­rial de Mec­klem­bur­go, la cos­ta de Ale­ma­nia se­ría una bue­na ba­se in­ter­me­dia pa­ra el des­plie­gue de la flo­ta es­pa­ño­la. El plan era gran­dio­so, con el exó­ti­co re­sul­ta­do de Es­pa­ña po­nien­do una pi­ca ni más ni me­nos que en el Bál­ti­co. Y al­gu­nos au­to­res, sin co­no­cer es­te pro­yec­to, to­da­vía ha­blan de de­ca­den­cia de Es­pa­ña des­de fi­na­les del XVI…

EL TRIUN­FO DE LOS HABS­BUR­GO ERA TO­TAL. FUE CUAN­DO SUR­GIÓ LA GRAN OPOR­TU­NI­DAD PA­RA ES­PA­ÑA

Fe­li­pe IV con­vo­có una Jun­ta de Es­ta­do que apro­bó el plan, aun­que ma­ti­zan­do que en lu­gar de lle­var a la Es­cua­dra de Dun­ker­que, que de­ja­ría Flan­des in­de­fen­sa, se for­ma­ría una nue­va flo­ta allí con ayu­da po­la­ca, de las ciu­da­des Han­seá­ti­cas y del Im­pe­rio. Pa­ra ello re­ci­bie­ron ins­truc­cio­nes los em­ba­ja­do­res es­pa­ño­les Auchy, en Po­lo­nia, y De Roy, en Lü­beck. Sin em­bar­go, en se­gui­da co­men­za­ron las di­fi­cul­ta­des: Po­lo­nia só­lo con­ta­ba con dos na­víos que su­pe­ra­sen las 300 to­ne­la­das, y Lü­beck no apor­ta­ría su flo­ta al me­nos has­ta que los im­pe­ria­les, ba­jo Ar­nim, no con­quis­ta­sen la úl­ti­ma ciu­dad pro­tes­tan­te en Ale­ma­nia: la in­sig­ni­fi­can­te Stralsund. Es­te puer­to, ais­la­do del con­ti­nen­te por una len­gua de tie­rra, era ca­si inex­pug­na­ble a me­nos que se con­ta­se con una ar­ma­da pa­ra blo­quear­lo, pe­ro és­ta, a día de hoy, to­da­vía no exis­tía. Oli­va­res en­ton­ces or­de­nó a la Flo­ta de Dun­ker­que zar­par en pri­ma­ve­ra pa­ra for­zar el Sund y pe­ne­trar en el Bál­ti­co, y 200.000 escudos fue­ron en­via­dos pa­ra crear la nue­va flo­ta es­pa­ño­la, pro­yec­ta­da en 36 na­víos. En abril, Auchy ya con­ta­ba con cin­co bar­cos po­la­cos, y Roy, en ju­lio, con otros seis han­seá­ti­cos.

STRALSUND

Sin em­bar­go, Ar­nim, que ini­ció el ase­dio en ma­yo de 1628, fra­ca­só an­te los con­ti­nuos re­fuer­zos da­ne­ses que re­ci­bió Stralsund por mar. Con es­tas no­ti­cias la Jun­ta del Bál­ti­co, en Madrid, can­ce­ló el ata­que de la flo­ta de Dun­ker­que, pe­ro aun así se li­bra­ron otros 600.000 escudos pa­ra equi­par al res­to de la flo­ta del Bál­ti­co. En ju­lio lle­gó Wallenstein con 20.000

LA BRU­TAL OFEN­SI­VA SUE­CA SOR­PREN­DIÓ A LOS BAR­COS ES­PA­ÑO­LES EN PUER­TO AN­TES DE ES­TAR LIS­TOS, QUE­DAN­DO TO­DOS APRE­SA­DOS POR GUS­TA­VO ADOL­FO

sol­da­dos a im­pul­sar el ase­dio, pe­ro sus dos asal­tos fra­ca­sa­ron, y tras va­rios me­ses per­dió 12.000 sol­da­dos. A la vez, Cris­tián IV en­vió 8.000 da­ne­ses de re­fuer­zo a Stralsund, y des­de la is­la de Copenhague em­pe­zó a usar su flo­ta há­bil­men­te pa­ra re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do. Así, lle­gó a ata­car Lü­beck sien­do re­cha­za­do, y en sep­tiem­bre lo­gró des­em­bar­car con unos 6.000 da­ne­ses en Wol­gast. Wallenstein le­van­tó el ase­dio y ca­yó so­bre Cris­tián, des­tro­zán­do­lo y obli­gán­do­le a re­em­bar­car­se. Mien­tras, Tilly se con­cen­tra­ba en to­mar la desem­bo­ca­du­ra del El­ba, que ha­bía vuel­to a caer en ma­nos da­ne­sas tras va­rios des­em­bar­cos, ocu­pan­do Sta­de y Krem­pe, de­fen­di­das por 2.000 da­ne­ses ca­da una. Sin em­bar­go, a fi­na­les de 1628, Cris­tián IV ha­bía lo­gra­do le­van­tar otros 20.000 sol­da­dos, y en­vió 6.000 de ellos ba­jo el in­glés Mor­gan des­de Glucks­tadt, en el El­ba, a Schles­wig, cap­tu­ran­do a 5.000 im­pe­ria­les que fue­ron sor­pren­di­dos en Nords­tran. Des­de allí mar­chó al sur con­tra Hols­tein. An­te es­tos éxi­tos, fi­nal­men­te el Em­pe­ra­dor acep­tó la Paz de Lü­beck con Di­na­mar­ca, por la que es­te de­vol­vía to­das sus po­se­sio­nes a Copenhague, aun­que los da­ne­ses a su vez en­tre­ga­ban las tie­rras de la Igle­sia se­cu­la­ri­za­das en Ale­ma­nia.

Cris­tián IV res­pi­ró aliviado cuan­do sa­lió del ato­lla­de­ro en que se ha­bía me­ti­do y que ca­si aca­bó con su reino, pe­ro hu­bo de ce­der su pues­to a una jo­ven y pu­jan­te Sue­cia, que ba­jo el for­mi­da­ble Gus­ta­vo Adol­fo pa­sa­ría a di­ri­gir la coa­li­ción pro­tes­tan­te. De he­cho, es­ta gue­rra su­pu­so el fin de Di­na­mar­ca co­mo gran po­ten­cia. En cuan­to a Sue­cia, su pri­me­ra de ca­be­za de puen­te pa­ra re­con­quis­tar to­da Ale­ma­nia y dar la vuel­ta a la gue­rra se­ría pre­ci­sa­men­te… Stralsund. Mien­tras, Se­gis­mun­do, fal­to de di­ne­ro, ha­bía em­pe­za­do ya a ven­der par­te de su flo­ta de­sin­te­re­sán­do­se del pro­yec­to y ne­go­cian­do la paz con Sue­cia, por lo que Oli­va­res fi­nal­men­te or­de­nó a Roy que zar­pa­ra con la flo­ta de Wis­mar de vuel­ta a Es­pa­ña. Ni si­quie­ra es­to fue po­si­ble: la bru­tal ofen­si­va sue­ca sor­pren­dió a los bar­cos es­pa­ño­les en puer­to an­tes de es­tar lis­tos, que­dan­do to­dos apre­sa­dos por Gus­ta­vo Adol­fo. Así ter­mi­nó, en pe­sa­di­lla, el sue­ño del Bál­ti­co es­pa­ñol.

A la iz­quier­da, Ch­ris­tian el Jo­ven de Bruns­wic­kWol­fen­but­tel. Obis­po pro­tes­tan­te de Hal­bers­tadt, pa­só de ser co­no­ci­do co­mo el Lo­co a Bra­zo de Hie­rro.Aba­jo, Johann Tser­claes von Tilly, co­man­dan­te de las tropas de la Li­ga Ca­tó­li­ca, va­lón y por tan­to es­pa­ñol de na­ci­mien­to, ven­ció a los pro­tes­tan­tes en cin­co ba­ta­llas. Más aba­jo, Er­nes­to de Mans­feld, co­man­dan­te de mer­ce­na­rios e hi­jo bas­tar­do del an­ti­guo go­ber­na­dor del Flan­des es­pa­ñol del mis­mo nom­bre, pa­só a ser­vir con los pro­tes­tan­tes, con una fa­cul­tad asom­bro­sa pa­ra le­van­tar ejér­ci­tos y lue­go per­der­los. En la otra pá­gi­na, igle­sia de san Ni­co­laus en el cen­tro of Tr­na­va (Es­lo­va­quia).

A la de­re­cha, Ch­ris­tian IV de Di­na­mar­ca di­ri­gió el úl­ti­mo in­ten­to de con­ver­tir a Di­na­mar­ca en la gran po­ten­cia del Bál­ti­co. Más allá, Fe­li­pe IV de Es­pa­ña. Aba­jo, el Con­de-Du­que de Oli­va­res, va­li­do o pri­mer mi­nis­tro de Fe­li­pe IV y au­tor de la re­no­va­da gran­de­za de Es­pa­ña, que aca­bó en rui­na tras te­ner que en­fren­tar­se a la vez a Francia, In­gla­te­rra, Ho­lan­da, Sue­cia, Di­na­mar­ca, la Ale­ma­nia pro­tes­tan­te y Por­tu­gal. Más aba­jo, Al­brecht von Wallenstein, em­pre­sa­rio mi­li­tar pro­tes­tan­te al ser­vi­cio de los ca­tó­li­cos que le­van­tó los ma­yo­res ejér­ci­tos de la épo­ca aun­que aca­ba­ría ase­si­na­do an­te las sos­pe­chas de que­rer crear­se un reino pa­ra sí.

Wol­fen­büt­tel, se­de de los Du­ques de Bruns­wick-Wol­fen­but­tel, fue la prin­ci­pal ba­se pro­tes­tan­te y da­ne­sa en la Ba­ja Sa­jo­nia y aca­bó con­quis­ta­da por Tilly en 1628.

Fran­cis­co de Mon­ca­da, Marqués de Ay­to­na, por van Dyck. Em­ba­ja­dor de Es­pa­ña an­te Vie­na, fue uno de los pro­mo­to­res del pro­yec­to es­pa­ñol del Bál­ti­co, y fu­tu­ro co­man­dan­te del Ejér­ci­to de Flan­des.

A la iz­quier­da, la paz de Lü­beck, gra­cias a la cual Di­na­mar­ca re­cu­pe­ró Jutlan­dia y Schles­wi­gHols­tein, pe­ro per­dió to­dos los obis­pa­dos se­cu­ra­li­za­dos de Ale­ma­nia y que­dó arrui­na­da co­mo gran po­ten­cia. A la de­re­cha, el rey de Po­lo­nia Si­gis­mund III Va­sa, que tam­bién lo fue de Sue­cia, en don­de na­ció. Sin em­bar­go, su ca­to­li­cis­mo y su pre­fe­ren­cia por rei­nar des­de Po­lo­nia lo lle­va­ron a ser de­pues­to en su otro reino. Fue el pri­me­ro en lu­char con­tra el for­mi­da­ble Gus­ta­vo Adol­fo de Sue­cia y el im­pul­sor de Bál­ti­co es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.