San An­drés de Tei­xi­do

EL SAN­TUA­RIO DE LOS MI­LA­GROS

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - MANUEL CAR­BA­LLAL

EN EL EX­TRE­MO MÁS AL NOR­TE DEL PAÍS, DON­DE SE AL­ZAN LOS ACAN­TI­LA­DOS MÁS AL­TOS Y ES­PEC­TA­CU­LA­RES DE EU­RO­PA, EXIS­TE UN SAN­TUA­RIO DON­DE, SE­GÚN LA TRA­DI­CIÓN, DE­BEN PE­RE­GRI­NAR AL ME­NOS UNA VEZ EN LA VI­DA TO­DOS LOS HU­MA­NOS… DE LO CON­TRA­RIO SE VE­RÁN OBLI­GA­DOS A VI­SI­TAR­LO DES­PUÉS DE MUER­TOS.

Jus­to an­tes de lle­gar a la po­bla­ción ga­lle­ga de Ca­ri­ño, la ciu­dad ga­lle­ga si­tua­da más al nor­te en la geo­gra­fía del país, gi­ra­mos a mano iz­quier­da y co­men­za­mos a su­bir la mon­ta­ña. Lle­va­mos ya mu­chas ho­ras de ca­rre­te­ra y to­da­vía nos fal­tan unos cuan­tos ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar a nues­tro des­tino, pe­ro los pai­sa­jes que dis­fru­ta­mos, al atra­ve­sar un gi­gan­tes­co par­que eó­li­co cer­cano, des­ti­na­do a con­ver­tir los po­de­ro­sos vien­tos gé­li­dos que lle­gan del Can­tá­bri­co en ener­gía, pro­nos­ti­can que ya es­ta­mos cer­ca de la cos­ta. Nos en­con­tra­mos en la Sie­rra de la Ca­pe­la­da, a unos do­ce ki­ló­me­tros de Ce­dei­ra, y no muy le­jos de Ortigueira, don­de to­dos los años, al otro la­do de la ría, se ce­le­bra el fes­ti­val de mú­si­ca cel­ta más fa­mo­so del mun­do.

Des­de los acan­ti­la­dos, aris­cos y pro- nun­cia­dos, que de­li­mi­tan la fron­te­ra en­tre la tie­rra y el mar, los más al­tos de Eu­ro­pa, po­de­mos adi­vi­nar ya, aso­man­do so­bre los te­ja­dos de las pe­que­ñas ca­sas del pue­blo, el cam­pa­na­rio del san­tua­rio. Des­de el cru­cei­ro don­de nos he­mos de­te­ni­do pa­ra dis­fru­tar un ins­tan­te del sal­va­je pai­sa­je, a la de­re­cha de la ca­rre­te­ra, te­ne­mos unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de to­da la po­bla­ción. Es San An­drés de Tei­xi­do, tam­bién co­no­ci­do co­mo San An­drés de Lon­xe (“Le­jos” en ga­lle­go) y San An­drés do ca­bo do mun­do…

AUN­QUE NOS EN­CON­TRA­MOS MUY LE­JOS DE FI­NIS­TE­RRE, EL PAI­SA­JE QUE ES­TA­MOS DIS­FRU­TAN­DO REAL­MEN­TE PA­RE­CE EL ÚL­TI­MO LU­GAR DE LA TIE­RRA...

Y no po­dría des­cri­bir­se me­jor. Aun­que nos en­con­tra­mos muy le­jos de Fi­nis­te­rre, lo cier­to es que el pai­sa­je que es­ta­mos dis­fru­tan­do des­de aquel cru­cei­ro real­men­te pa­re­ce el úl­ti­mo lu­gar de la tie­rra. Qui­zás por eso, des­de ha­ce si­glos, la le­yen­da afir­ma que quien no ha pe­re­gri­na­do has­ta el san­tua­rio de San An­drés de Tei­xi­do, al me­nos una vez en la vi­da, de­be­rá ha­cer­lo des­pués de muer­to…

HIS­TO­RIA DE UN SAN­TUA­RIO

No re­sul­ta fá­cil da­tar el ori­gen de la pe­re­gri­na­ción a San An­drés de Tei­xi­do, ori­gi­na­da, se­gún la le­yen­da, por los ce­los de San An­drés, el san­to már­tir cru­ci­fi­ca­do

en Gre­cia, el 30 de no­viem­bre del año 63 –se­gún la tra­di­ción ca­tó­li­ca–, des­pués de un su­pli­cio de tres días en una cruz con for­ma de X. En­vi­dian­do el fer­vor y las con­ver­sio­nes ori­gi­na­das por las pe­re­gri­na­cio­nes a San­tia­go de Compostela, la ter­ce­ra ciu­dad san­ta del Cris­tia­nis­mo, un día San An­drés re­ci­bió la vi­si­ta del mis­mí­si­mo Dios en com­pa­ñía de San Pe­dro. Co­mo quie­ra que el San­to for­mu­la­ra sus que­jas a tan in­sig­nes au­to­ri­da­des, el To­do­po­de­ro­so le pro­me­tió que a su san­tua­rio acu­di­rían en ro­me­ría to­dos los mor­ta­les y, quien no lo hi­cie­ra de vi­vo, ven­dría a ver­le de muer­to.

Se­gún otras fuen­tes, que re­pro­du­cen la le­yen­da de la bar­ca de pie­dra de San­tia­go, uno de los do­ce Após­to­les lle­gó en bar­co a los acan­ti­la­dos de Tei­xi­do y su bar­ca nau­fra­gó en los es­car­pa­dos arre­ci­fes, sien­do con­ver­ti­da en el pe­ñas­co co­no­ci­do co­mo “A Bar­ca de San An­drés”. El mal tra­go fue com­pen­sa­do con la pro­me­sa que Dios le hi­zo, se­gún la cual ten­dría un san­tua­rio y una ro­me­ría que du­ra­ría has­ta el fin del mun­do y que, vi­vos o muer­tos, ha­brán de acu­dir al lu­gar to­dos los mor­ta­les. Sin em­bar­go, te­nien­do en cuen­ta la his­to­ria pre­cris­tia­na de la re­gión, pa­re­ce que la san­ti­dad de aquel lu­gar es muy an­te­rior a la cons­truc­ción del tem­plo cris­tiano.

El san­tua­rio de San An­drés de Tei­xi­do tie­ne su ori­gen en un mo­nas­te­rio cons­trui­do ba­jo la pro­tec­ción de los con­des de Tra­va y del que se tie­ne cons­tan­cia des­de el si­glo XII. Es­te mo­nas­te­rio fue en­tre­ga­do en cus­to­dia a la Or­den de San Juan de Jer­sua­lén, con ba­se en Por­to­ma­rín, en el año 1196. Sin em­bar­go, años más tar­de,

EL TO­DO­PO­DE­RO­SO LE PRO­ME­TIÓ QUE A SU SAN­TUA­RIO ACU­DI­RÍAN EN RO­ME­RÍA TO­DOS LOS MOR­TA­LES Y, QUIEN NO LO HI­CIE­RA DE VI­VO, VEN­DRÍA A VER­LE DE MUER­TO

A la iz­quier­da, los im­pre­sio­nan­tes acan­ti­la­dos de San An­drés de Tei­xi­do, los más al­tos de Eu­ro­pa. A la de­re­cha, las vis­tas del mar des­de el cru­cei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.