La fa­mi­lia del Pra­do

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - JUAN ES­LA­VA GA­LÁN

JUAN ES­LA­VA GA­LÁN, UNO DE NUES­TROS AU­TO­RES MÁS QUE­RI­DOS, RE­CO­RRE EL ÁL­BUM DE LA MA­YOR PI­NA­CO­TE­CA ES­PA­ÑO­LA EN LA FA­MI­LIA DEL PRA­DO (PLA­NE­TA, 2018). SU LI­BRO HA­BLA DE TÚ A TÚ CON LOS AUS­TRIAS Y LOS BORBONES Y APLI­CA UNA SE­GUN­DA MANO DE PIN­TU­RA –O MÁS BIEN DE PA­LA­BRAS– A LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE SUS OBRAS MÁS EM­BLE­MÁ­TI­CAS. MA­RÍA TU­DOR, LA SE­GUN­DA MU­JER DE FE­LI­PE II, ES UNO DE LOS PER­SO­NA­JES QUE ABOR­DA. Y SU RE­TRA­TO RE­SUL­TA TAN ORI­GI­NAL CO­MO SOR­PREN­DEN­TE, POR­QUE PO­CAS REI­NAS HAN SI­DO TRA­TA­DAS TAN IN­JUS­TA­MEN­TE POR LA HISTORIOGRAFÍA. POR COR­TE­SÍA DE LA EDITORIAL, RE­PRO­DU­CI­MOS EN ES­TAS PÁ­GI­NAS EL CA­PÍ­TU­LO DE­DI­CA­DO A LA “SAN­GUI­NA­RIA” MA­RÍA TU­DOR.

Que­dó viu­do y des­con­so­la­do el prín­ci­pe Fe­li­pe, y su pa­dre le or­de­nó que se ca­sa­ra con otra in­fan­ta por­tu­gue­sa, Ma­ría de Por­tu­gal, tam­bién pri­ma su­ya (era hi­ja de Manuel I de Por­tu­gal y de su ter­ce­ra es­po­sa, la ar­chi­du­que­sa Leo­nor de Aus­tria, her­ma­na de Car­los V). Fe­li­pe de­bió de en­can­di­lar­se con las pren­das de la prin­ce­sa, que era de una be­lle­za “bien re­ve­la­da en la blan­cu­ra de su piel y en el azul ce­les­te de sus ojos”, pe­ro el ines­pe­ra­do fa­lle­ci­mien­to del rey de In­gla­te­rra al­te­ró los equi­li­brios di­plo­má­ti­cos y Fe­li­pe tu­vo que ca­sar­se con la nue­va rei­na de la bru­mo­sa Al­bión, Ma­ría Tu­dor, tía abue­la su­ya (hi­ja de Ca­ta­li­na, la de los Re­yes Ca­tó­li­cos).

Ma­ría de In­gla­te­rra ha­bía al­can­za­do su trein­te­na guar­dan­do es­tric­ta vir­tud en una cor­te que le era ad­ver­sa. Qui­zá por esa re­ten­ción afec­ti­va se enamo­ró per­di­da­men­te de su in­mi­nen­te es­po­so en cuan­to re­ci­bió de Bru­se­las el re­tra­to del no­vio con ar­ma­du­ra, obra de Ti­ziano (1551, hoy en el Mu­seo del Pra­do).

La nue­va es­po­sa le lle­va­ba a Fe­li­pe on­ce años. Los que en­tien­den del te­ma sa­ben que una mu­jer que ron­da los cua­ren­ta no des­en­to­na con un trein­ta­ñe­ro en la flor de su po­ten­cia, pe­ro en es­te ca­so fal­tó la chis­pa del de­seo, por­que la da­ma no ha­bía si­do dis­tin­gui­da por la na­tu­ra­le­za con los su­per­fi­cia­les do­nes que co­mún­men­te atraen a los hom­bres.

NA­DA DE FIES­TA… ¡UNA CRU­ZA­DA!

Gua­pa de ca­ra no era Ma­ría, por más que el pin­tor An­to­nio Moro se es­for­za­se en me­jo­rar­la. Por lo de­más, era al­go hue­su­da y alo­pé­ci­ca, a lo que hay que aña­dir unos oji­llos le­ga­ño­sos, sin bri­llo, y una den­ta­du­ra ca­rea­da que se de­ja­ba ver en las ra­ras oca­sio­nes en que son­reía. Es­ta in­sol­ven­cia fí­si­ca se agra­va­ba de­bi­do a la ig­no­ran­cia de la rei­na en las ar­tes de di­si­mu­lar­la. Co­mo apun­ta muy sen­sa­ta­men­te Ruy Gó­mez de Sil­va, “pa­ré­ce­me que si usa­se nues­tros ves­ti­dos y to­ca­dos, que se le pa­re­ce­ría me­nos la ve­jez y la fla­que­za”.

A juz­gar por la con­fi­den­cia que hi­zo a uno de sus acom­pa­ñan­tes, Fe­li­pe era cons­cien­te de que no se ca­sa­ba con una bel­dad: “Yo no par­to pa­ra una fies­ta nup­cial, sino pa­ra una cru­za­da”.

Si el fí­si­co no la acom­pa­ña­ba, la rei­na es­ta­ba, sin em­bar­go, so­bra­da de otros atrac­ti­vos mo­ra­les y es­pi­ri­tua-

MA­RÍA HA­BÍA AL­CAN­ZA­DO LA TREIN­TE­NA GUAR­DAN­DO ES­TRIC­TA VIR­TUD Y SE ENAMO­RÓ PER­DI­DA­MEN­TE DE SU IN­MI­NEN­TE ES­PO­SO

les. Co­mo ca­tó­li­ca a ma­cha­mar­ti­llo que ha­bía pa­de­ci­do mu­chas hu­mi­lla­cio­nes por cau­sa de su re­li­gión, fue gran enemi­ga de los he­re­jes an­gli­ca­nos a los que per­si­guió sa­ñu­da­men­te, lo que le va­lió el so­bre­nom­bre de Bloody Mary (Ma­ría la San­gui­na­ria), que hoy de­sig­na en su ho­nor al fa­mo­so cóc­tel de zu­mo de to­ma­te.

Ya des­de el pri­mer en­cuen­tro, el re­sig­na­do Fe­li­pe tu­vo que ha­cer de tripas co­ra­zón al ple­gar­se a las exi­gen­cias de la eti­que­ta in­gle­sa, don­de era cos­tum­bre be­sar­se en la bo­ca. Oi­ga­mos al tes­ti­go Juan de Ma­ria­na: “Sa­lió la rei­na Ma­ría has­ta la puer­ta de la cá­ma­ra, y el prín­ci­pe la be­só en la bo­ca, que es uso de la tie­rra, y se to­ma­ron las ma­nos y se sen­ta­ron en dos si­llas y es­tu­vie­ron par­lan­do un ra­to de muy bue­na gra­cia y con­ver­sa­ción”.

UNO EN ES­PA­ÑOL, OTRA EN FRAN­CÉS

¿En qué idio­ma se en­ten­dían? Recordemos que la co­mu­ni­ca­ción en­tre ex­tran­je­ros so­lía ser un pro­ble­ma aña­di­do en es­tas bo­das reales en­tre per­so­na­jes de dis­tin­ta na­cio­na­li­dad. En el ca­so de Ma­ría Tu­dor no hu­bo pro­ble­ma: Fe­li­pe le ha­bla­ba en es­pa­ñol, que ella en­ten­día por ha­ber­lo ha­bla­do con su ma­dre des­de su in­fan­cia, aun­que Ma­ría le res­pon­día en fran­cés, que le re­sul­ta­ba más fá­cil.

Fe­li­pe, dis­ci­pli­na­do co­mo era, hi­zo de tripas co­ra­zón con aquel “ca­llo re­ca­len­ta­do” (en la exe­cra­ble ex­pre­sión ma­chis­ta de un au­tor in­de­li­ca­do cu­yo nom­bre si­len­cia­re­mos) y sobrellevó su no­che de bo­das en el cas­ti­llo de Wind­sor mien­tras que los testigos de su sé­qui­to, reuni­dos, co­mo era cos­tum­bre, en la an­te­cá­ma­ra de la al­co­ba nup­cial, in­ter­cam­bia­ban co­men­ta­rios piadosos so­bre la ex­pe­rien­cia que el jo­ven Fe­li­pe es­ta­ría vi­vien­do con el ade­fe­sio al otro la­do de la puer­ta. Su ami­go y gen­til­hom­bre de cá­ma­ra Ruy Gó­mez de Sil­va se sin­ce­ra so­bre es­te ex­tre­mo: “Pa­ra ha­blar ver­dad, mu­cho Dios es me­nes­ter pa­ra tra­gar es­te cá­liz; y lo me­jor del ne­go­cio es que el rey lo ve y en­tien­de que no por la car­ne se hi­zo es­te ca­sa­mien­to, sino por el re­me­dio des­te reino y la con­ser­va­ción des­tos es­ta­dos”.

Fe­li­pe cum­plió con su obli­ga­ción ma­ri­tal e in­clu­so de­mos­tró ser un es­po­so so­lí­ci­to, co­mo se des­pren­de de

FE­LI­PE HI­ZO DE TRIPAS CO­RA­ZÓN Y SOBRELLEVÓ SU NO­CHE DE BO­DAS MIEN­TRAS LOS TESTIGOS DE SU SÉ­QUI­TO IN­TER­CAM­BIA­BAN CO­MEN­TA­RIOS PIADOSOS

las pa­la­bras del em­ba­ja­dor ve­ne­ciano Juan Mi­chie­lli: “El prín­ci­pe me­re­ce bien la ter­nu­ra de su es­po­sa, por­que es el más amo­ro­so de los ma­ri­dos”, opi­nión que re­fren­dó Ruy Gó­mez de Sil­va, el ami­go ya ci­ta­do unas lí­neas más arri­ba, cuan­do nos da su pa­re­cer: “Su con­duc­ta con ella es muy co­rrec­ta y no le ma­ni­fies­ta na­da que pue­da ha­cer­le creer que ha pa­sa­do ya de la edad de las pa­sio­nes; y pro­cu­ra con tal cui­da­do sa­tis­fa­cer­la, que el otro día es­tan­do a so­las, ha­blá­ba­le ella de amor y él le con­tes­ta­ba en tér­mi­nos con­ve­nien­tes”.

“En tér­mi­nos con­ve­nien­tes”, di­ce. O sea, sim­ple­men­te le se­guía la co­rrien­te, lo que des­car­ta cual­quier atis­bo de sin­ce­ri­dad.

HI­JOS DE LA GRAN BRE­TA­ÑA

Ni Fe­li­pe ni los com­po­nen­tes de su sé­qui­to es­pa­ñol se sin­tie­ron có­mo­dos en In­gla­te­rra. Lle­ga­dos de un país don­de la so­brie­dad era nor­ma, en­con­tra­ban a los na­tu­ra­les de aquel país glo­to­nes en ex­ce­so: “To­das las fies­tas de acá son co­mer y be­ber, que en otra co­sa no en­tien­den”.

La an­ti­pa­tía ha­cia los hi­jos de la Gran Bre­ta­ña pa­re­ce ma­ni­fies­ta en los es­cri­tos del sé­qui­to es­pa­ñol. “Son blan­cos, co­lo­ra­dos y be­li­co­sos: aun­que es­ta­mos en bue­na tie­rra, es­ta­mos en­tre la más ma­la gen­te de na­ción que hay en el mun­do. Son es­tos in­gle­ses muy enemi­gos de la na­ción es­pa­ño­la, lo cual bien se ha mos­tra­do en mu­chas pen­den­cias e muy gran­des que en­tre ellos y no­so­tros se han tra­ba­do”.

Des­pués de unos me­ses de con­vi­ven­cia en los que Fe­li­pe se por­tó co­mo un es­po­so so­lí­ci­to, Ma­ría Tu­dor dio mues­tras de es­tar preñada, pe­ro, cum­pli­do el pla­zo de nue­ve me­ses, su vien­tre se des­in­fló mos­tran­do que ha­bía si­do un em­ba­ra­zo ga­seo­so, co­mo ya lo ha­bía sos­pe­cha­do el sa­gaz Ruy Gó­mez de Sil­va. En una car­ta a su pri­mo Ma­xi­mi­li­ano de Aus­tria, Fe­li­pe re­co­no­ce: “El pre­ña­do de la rei­na que te­nía­mos por tan cier­to no lo ha si­do. Me­jor lo ha­cen vues­tra al­te­za y mi her­ma­na que ella y yo”.

Así las co­sas, Fe­li­pe tu­vo que au­sen­tar­se pa­ra ir a Bru­se­las, don­de re­ci­bi­ría la he­ren­cia de su pa­dre que ha­bía de­ci­di­do ab­di­car. Ma­ría es­ta­ba tan enamo­ra­da que lle­vó muy mal la au­sen­cia de su es­po­so, por más que es­te le ase­gu­ró que se­ría so­lo tem­po­ral. Des­he­cha en llanto, mi­ró ale­jar­se la na­ve que lle­va­ba a su ama­do Tá­me­sis aba­jo.

Fe­li­pe per­ma­ne­ció en Bru­se­las por es­pa­cio de dos años, pre­tex­tan­do asun­tos ur­gen­tes, sin in­ten­ción al­gu­na de re­gre­sar jun­to a su es­po­sa, que lo apre­mia­ba epis­to­lar­men­te.

AB­DI­CA­CIÓN Y MUER­TE

Al ter­cer año re­gre­só a In­gla­te­rra, no cier­ta­men­te con el an­he­lo de re­to­mar su vi­da con­yu­gal, sino ur­gi­do por la ne­ce­si­dad de lo­grar el apo­yo de In­gla­te­rra en su gue­rra con­tra Francia. Fue­ron so­lo un par de me­ses an­tes de em­bar­car de nue­vo pa­ra re­gre­sar a sus reinos, de­jan­do a la ape­sa­dum­bra­da Ma­ría nue­va­men­te em­pe­ña­da en un em­ba­ra­zo ima­gi­na­rio, co­mo se re­fle­ja en el tes­ta­men­to que re­dac­tó por esos días: “Cre­yén­do­me em­ba­ra­za­da del le­gí­ti­mo ma­tri­mo­nio con mi di­cho tier­na­men­te que­ri­do es­po­so y se­ñor, aun­que, por lo de­más, me ha­llo al pre­sen­te en bue­na sa­lud, pe­ro pre­vien­do los ries­gos que por de­sig­nio de Dios co­rren las mu­je­res en el alum­bra­mien­to de hi­jos, he creí­do pro­ce­den­te, tan­to en des­car­go de mi

DES­PUÉS DE UNOS ME­SES DE CON­VI­VEN­CIA, MA­RÍA DIO MUES­TRAS DE ES­TAR PREÑADA, PE­RO, CUM­PLI­DO EL PLA­ZO DE NUE­VE ME­SES, SU VIEN­TRE SE DES­IN­FLÓ

con­cien­cia co­mo pa­ra la con­ti­nua­ción de un buen or­den en mis reinos y do­mi­nios, or­de­nar mi úl­ti­ma vo­lun­tad y tes­ta­men­to”.

Des­me­jo­ra­da, gri­po­sa y sin­tién­do­se mo­rir, Ma­ría Tu­dor ab­di­có en su her­ma­nas­tra Isa­bel y po­cos días des­pués fa­lle­ció. Los in­gle­ses, tan apa­ña­dos co­mo son, han agre­ga­do a la po­bre Ma­ría Tu­dor que reinó so­bre ellos cin­co años a la le­yen­da ne­gra con la que de­ni­gran a Es­pa­ña y a los es­pa­ño­les. Ma­ría la San­gui­na­ria (Bloody Mary) fue pa­ra ellos una fa­ná­ti­ca ase­si­na que per­se­guía a los pa­trio­tas an­gli­ca­nos y los que­ma­ba en la ho­gue­ra in­qui­si­to­rial. La con­tras­tan con su her­ma­nas­tra y su­ce­so­ra, la rei­na Isa­bel, por la que sien­ten una ve­ne­ra­ción ra­ya­na en ido­la­tría. Es cier­to que Ma­ría eje­cu­tó a mu­chos he­re­jes an­gli­ca­nos, pe­ro no fue más san­gui­na­ria que su su­ce­so­ra, que, vuel­tas las tor­nas, per­si­guió a los ca­tó­li­cos con si­mi­lar en­cono.

La gran frus­tra­ción de Ma­ría Tu­dor pu­do ser no con­ce­bir hi­jos con su es­po­so es­pa­ñol. En el Mu­seo Bri­tá­ni­co hay un li­bro de ho­ras pre­cio­sa­men­te mi­nia­do que per­te­ne­ció a la rei­na. La pá­gi­na co­rres­pon­dien­te a la ora­ción por el fe­liz par­to de la em­ba­ra­za­da es­tá abar­qui­lla­da co­mo si so­bre ella se hu­bie­ran ver­ti­do lá­gri­mas.

EL RE­TRA­TO DE AN­TO­NIO MORO

Pa­ra Fe­li­pe, aque­lla rei­na fea de­bió de ser una pe­sa­di­lla. Cuan­do se hi­zo cons­truir en El Escorial un mau­so­leo que lo re­pre­sen­ta oran­do an­te el al­tar ma­yor con sus su­ce­si­vas es­po­sas, re­pre­sen­tó a la por­tu­gue­sa, a la fran­ce­sa y a la aus­tria­ca, pe­ro se ol­vi­dó de la in­gle­sa co­mo si no hu­bie­ra de­ja­do hue­lla al­gu­na en su vi­da. Su­me­mos a ello que du­ran­te los años que es­tu­vie­ron ca­sa­dos Fe­li­pe man­tu­vo re­la­cio­nes con di­ver­sas aman­tes, tan­to en In­gla­te­rra co­mo en Bru­se­las.

Muer­ta Ma­ría Tu­dor, la con­ve­nien­cia de una alian­za ma­tri­mo­nial con In­gla­te­rra per­sis­tía. En al­gún mo­men­to tan­teó Fe­li­pe la po­si­bi­li­dad de ca­sar­se con la he­re­de­ra de la Co­ro­na in­gle­sa, pe­ro el du­que de Fe­ria le in­for­mó de que la nue­va rei­na, que pa­sa­ría a la his­to­ria co­mo la Rei­na Vir­gen, es­ta­ba in­ca­pa­ci­ta­da pa­ra el ma­tri­mo­nio. Tam­po­co era un be­lle­zón si nos ate­ne­mos a las des­crip­cio­nes que se hi­cie­ron de ella. Na­da que ver con la su­cu­len­ta Ca­te Blan­chett que la ha re­pre­sen­ta­do en el ci­ne.

El re­tra­to de Ma­ría Tu­dor que hoy ve­mos en el Pra­do fue un en­car­go de Car­los V a An­to­nio Moro. El lien­zo acom­pa­ñó al em­pe­ra­dor en su re­ti­ro de Yus­te y des­pués sa­lió a subas­ta. Lo ad­qui­rió Fe­li­pe II, no se sa­be si obe­de­cien­do a una se­cre­ta pul­sión ma­so­quis­ta o por­que en el fon­do se sen­tía ha­la­ga­do por la pa­sión amo­ro­sa que ha­bía des­per­ta­do en aque­lla des­ven­tu­ra­da mu­jer.

LOS IN­GLE­SES HAN AGRE­GA­DO A LA MU­JER QUE REINÓ SO­BRE ELLOS CIN­CO AÑOS A LA LE­YEN­DA NE­GRA CON LA QUE DE­NI­GRAN A ES­PA­ÑA Y A LOS ES­PA­ÑO­LES

LA FA­MI­LIA DEL PRA­DO JUAN ES­LA­VA GA­LÁN PLA­NE­TA. BARCELONA (2018). 448 PÁGS. 21 €.

So­bre es­tas lí­neas, Ma­ría Tu­dor y Fe­li­pe II, se­gún la obra del re­tra­tis­ta fla­men­co Hans Eworth. A su de­re­cha, el pin­tor An­to­nio Moro, pa­dre del cé­le­bre re­tra­to de la rei­na que abre es­te ar­tícu­lo y pue­de ad­mi­rar­se en el Mu­seo del Pra­do.

A la iz­quier­da, el je­sui­ta Juan de Ma­ria­na, hom­bre pró­xi­mo a la cor­te que de­jó tes­ti­mo­nio de la es­tan­cia de Fe­li­pe II en In­gla­te­rra. Arri­ba, el mo­nar­ca ves­ti­do con ar­ma­du­ra, obra de Ti­ziano que cau­ti­vó a Ma­ría Tu­dor.

Jun­to a es­tas lí­neas, re­tra­to de Isa­bel I, la Rei­na Vir­gen, que se sig­ni­fi­có por su per­se­cu­ción con­tra los ca­tó­li­cos. Era hi­ja de Ana Bo­le­na, en tan­to que Ma­ría Tu­dor lo fue de Ca­ta­li­na de Ara­gón.

Ta­piz del si­glo XVIII que re­pre­sen­ta la ab­di­ca­ción de Car­los I en el Pa­la­cio de Cou­den­berg.

Una idí­li­ca ima­gen del cas­ti­llo de Wind­sor en pri­ma­ve­ra. Sus mu­ros fue­ron tes­ti­go de la no­che de bo­das de Ma­ría Tu­dor y Fe­li­pe II.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.