UN PA­SEO POR TO­ME­LLO­SO

Historia de Iberia Vieja - - GESTAS DE LA MAR - Al­ber­to de FRU­TOS

El ma­yor vi­ñe­do del mun­do es­tá aquí. Se lla­ma Cas­ti­lla-La Man­cha y re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 50% de la su­per­fi­cie to­tal de Es­pa­ña, a años luz del res­to de co­mu­ni­da­des. El via­je­ro pre­ci­sa­ba un ma­pa pa­ra no per­der­se en­tre tan­ta hec­tá­rea de tem­pra­ni­llo y ai­rén, y ya lo tie­ne.

La ru­ta del vino de La Man­cha (www. ru­ta­del­vi­no­de­la­man­cha.com) nos in­vi­ta a ha­cer­nos ca­ba­lle­ros an­dan­tes y re­co­rrer, si no a lo­mos de un ro­cín fla­co sí de su re­cuer­do, al­gu­nas lo­ca­li­da­des de in­con­tes­ta­ble tra­di­ción vi­ti­vi­ní­co­la en Ciu­dad Real, To­le­do y Al­ba­ce­te: To­me­llo­so, So­cué­lla­mos, Al­cá­zar de San Juan, Campo de Crip­ta­na, El To­bo­so y Vi­lla­rro­ble­do.

No­so­tros es­tu­vi­mos en To­me­llo­so, gra­cias a las bue­nas ar­tes del re­cep­ti­vo tu­rís­ti­co Sel­fieTour (http://sel­fietour. es/) y del Ayun­ta­mien­to de To­me­llo­so, y en­ten­di­mos que can­ti­dad y ca­li­dad van de la mano en es­tas tie­rras. Asus­tan, por ejem­plo, las ci­fras de la bo­de­ga y al­ma­za­ra Vir­gen de las Vi­ñas, fun­da­da en 1961 y que, con sus 20.000 hec­tá­reas de vi­ñe­do, es la que más uva re­co­ge del mun­do. A lo lar­go del pa­seo, nos be­bi­mos con los ojos las ci­fras re­la­ti­vas a la re­cep­ción de la materia pri­ma, la ela­bo­ra­ción, la crian­za en una na­ve de 3000 m2 o la plan­ta de em­bo­te­lla­do; pe­ro, cuan­do le to­có el turno al pa­la­dar, los nú­me­ros pa­sa­ron a un se­gun­do plano y la copa de To­mi­llar... lo co­pó to­do.

HA­BLA, ME­MO­RIA

No se pue­de en­ten­der un pue­blo sin los ecos de su pa­sa­do, y, en To­me­llo­so, es­tos re­sue­nan en las cue­vas don­de an­ta­ño se mi­ma­ban los vi­nos. Hay al­go de dar­wi­nis­mo et­no­ló­gi­co en esa evo­lu­ción de los pe­que­ños ne­go­cios fa­mi­lia­res a los gi­gan­tes que han lu­ci­do el es­tan­dar­te de La Man­cha por los cin­co con­ti­nen­tes. Las lum­bre­ras –una es­pe­cie de re­ji­llas a modo de fo­cos de luz y res­pi­ra­de­ros– que sal­pi­can las ace­ras de las ca­lles son co­mo la lla­ve del tesoro. Si hi­cié­ra­mos in­ven­ta­rio, nos sal­drían unas cua­tro mil bo­de­gas sub­te­rrá­neas, con­mo­ve­do­ras co­mo la lu­cha del hom­bre por pre­ser­var sus sue­ños. Las ti­na­jas de ba­rro, las es­ca­las, los fil­tros y las bom­bas co­bran vi­da en es­tos en­tra­ña­bles mu­seos –les re­co­men­da­mos el de la fa­mi­lia Pe­ra­les– so­bre la épi­ca y la lí­ri­ca del tra­ba­jo, cuan­do las má­qui­nas to­da­vía no ha­bían apren­di­do a re­pro­du­cir nues­tra al­ma.

Tan su­ge­ren­te co­mo esas cue­vas es el mu­seo del Ca­rro y Ape­ros de La­bran­za, en el que no fal­ta un ele­men­to con­na­tu­ral al pai­sa­je de To­me­llo­so: el bom­bo, hi­to en la téc­ni­ca cons­truc­ti­va de la pie­dra se­ca, que el maes­tro Pa­blo Moreno le­van­tó aquí, a fi­na­les de la dé­ca­da de los se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, pa­ra ho­me­na­jear y per­pe­tuar es­tos san­tua­rios cam­pe­si­nos. Los bom­bos, con su plan­ta cir­cu­lar y su fal­sa cúpula, le da­ban un ai­re de ca­lor y ter­nu­ra a los vi­ñe­dos, un ai­re hu­mano. El pro­di­gio con­sis­tía en que sus mi­les de pie­dras se te­nían en pie sin ar­ga­ma­sa, con el so­lo mor­te­ro de la eru­di­ción y la pa­cien­cia. Hay que ver­lo, des­de lue­go. Y tam­bién las pie­zas del mu­seo, si es po­si­ble con ayu­da de al­guien que nos las “tra­duz­ca”. Si no fue­ra por nues­tra cu­rio­si­dad sin lí­mi­tes, ¿qué se­ría de ese vo­ca­bu­la­rio de “gri­lle­ras” o “za­ran­das pa­ra es­cu­rrir cas­ca” que nos sor­pren­de en nues­tro re­co­rri­do? Las pa­la­bras, co­mo las he­rra­mien­tas o los ni­ños, se ex­tra­vían si no es­ta­mos en­ci­ma de ellas. Y si no po­ne­mos re­me­dio, ojo, lle­ga­rá el día en que el pa­sa­do nos ha­ble en un len­gua­je in­cog­nos­ci­ble, que ha­rá del don de la me­mo­ria al­go su­per­fluo.

"VI­VIR ES VER VOL­VER"

... di­jo Azo­rín y, por eso, no­so­tros sa­be­mos que no tar­da­re­mos en vol­ver a To­me­llo­so. Nos im­pre­sio­na­rán sus bo­de­gas, ca­da vez más pu­jan­tes, las chi­me­neas de las an­ti­guas fá­bri­cas de al­cohol –más de cien hubo, de las que to­da­vía se con­ser­van 31–, y, có­mo no, la Po­sa­da de los Por­ta­les, don­de ha­ce unos años pre­sen­ta­mos es­ta re­vis­ta de la mano de nues­tro co­la­bo­ra­dor Fran­cis­co Javier Es­cu­de­ro Buen­día, es­tu­dio­so de los bom­bos y cho­zos de La Man­cha.

Vol­ve­re­mos a To­me­llo­so pa­ra ex­plo­rar, des­de ahí, su fla­man­te Ru­ta del Vino y go­zar de un “te­rru­ño” que ya en épo­ca ro­ma­na sa­bo­rea­ba es­tos cal­dos. “El vino de­ma­sia­do ni guar­da se­cre­to ni cum­ple pa­la­bra”, lee­mos en El Qui­jo­te. Sea­mos tem­pla­dos en el be­ber, pues, pe­ro be­ba­mos en La Man­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.