El sép­ti­mo ar­te Kursk

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO -

LA TRA­GE­DIA DEL KURSK, EN EL VE­RANO DE 2000, DIO LA VUEL­TA AL MUN­DO. Y ESO A PE­SAR DE LA OPACIDAD INFORMATIVA DEL GO­BIERNO RU­SO, QUE TARDÓ VA­RIOS DÍAS EN ACEP­TAR LA AYU­DA EX­TRAN­JE­RA PA­RA REFLOTARLO. MU­RIE­RON SUS 118 TRI­PU­LAN­TES. AHO­RA, UNA PE­LÍ­CU­LA DE THO­MAS VINTERBERG RECONSTRUYE EL DRA­MA HU­MANO TRAS LA NO­TI­CIA.

La pe­lí­cu­la na­rra la odisea vi­vi­da por los tri­pu­lan­tes del sub­ma­rino K-141-Kursk, que el 12 de agos­to de 2000 su­frió el ac­ci­den­te más gra­ve de la his­to­ria de la ar­ma­da ru­sa. Ha­bía zar­pa­do con 118 tri­pu­lan­tes a bor­do pa­ra rea­li­zar unas ma­nio­bras en el mar de Ba­rents, y lo que pa­re­cía una sim­ple ru­ti­na se con­vir­tió en una tra­ge­dia de re­per­cu­sión mun­dial. La na­rra­ción empieza unos po­cos días an­tes, cuan­do ofi­cia­les y ma­ri­ne­ros ce­le­bran una fies­ta fa­mi­liar que les sir­ve ade­más de des­pe­di­da. La ver­dad es que so­bre ellos flota un ha­lo de ex­tra­ña es­ca­sez, co­mo una pre­mo­ni­ción de la si­tua­ción fu­tu­ra, por más que na­die ima­gi­ne la amar­gu­ra ve­ni­de­ra. Tam­po­co lo pien­sa Mik­hail, ni su mu­jer Tan­ya –en avan­za­do es­ta­do de ges­ta­ción–, ni su hi­jo; él va a em­bar­car y ellos so­lo sien­ten el or­gu­llo de considerar a su ma­ri­do y pa­dre co­mo un hé­roe de los ma­res. Al fin, el Kursk par­te y se une al res­to de la flota ru­sa. Las ma­nio­bras se desa­rro­llan sin no­ve­dad, has­ta que el sub­ma­rino se dis­po­ne a dis­pa­rar dos torpe­dos. El pri­me­ro de ellos su­fre un re­pen­tino re­ca­len­ta­mien­to que no se pue­de de­te­ner y que ori­gi­na una tre­men­da ex­plo­sión que se pro­pa­ga a tra­vés de los com­par­ti­mien­tos, arra­sán­do­los y ma­tan­do a los hom­bres que se en­cuen­tran allí. Se pro­du­ce una enor­me vía de agua que des­equi­li­bra la na­ve y la ha­ce hun­dir­se has­ta cho­car con el fon­do ma­rino, a 106 me­tros de pro­fun­di­dad. Y el cho­que con el sue­lo pro­vo­ca una se­gun­da ex­plo­sión, mu­cho más po­ten­te que la pri­me­ra, y que aca­ba con el res­to de la tri­pu­la­ción,

ex­cep­to una vein­te­na de ma­ri­ne­ros que se re­fu­gian en un es­tre­cho ha­bi­tácu­lo.

BA­JO EL AGUA

El ar­gu­men­to se des­do­bla en­ton­ces –con acier­to– pa­ra de­jar ver, ba­jo el agua, los afa­nes de los su­per­vi­vien­tes, man­da­dos por Mik­hail; y en tie­rra, el dra­ma que vi­ven Kat­ya y el res­to de los fa­mi­lia­res, pri­me­ro sin in­for­ma­ción y po­co a po­co más an­gus­tia­dos, se­gún la tra­ge­dia se va ha­cien­do más cier­ta. En es­ta dua­li­dad es don­de re­si­de la ma­yor ten­sión, aun­que pa­ra­le­la­men­te la pe­lí­cu­la va mos­tran­do las reac­cio­nes del man­do ru­so, que tra­ta de po­ner en mar­cha una ope­ra­ción de res­ca­te, y las pro­pues­tas de bri­tá­ni­cos y no­rue­gos, que es­tán cer­ca del lu­gar, y que ofre­cen sus me­jo­res me­dios pa­ra ayu­dar al sal­va­men­to. Mien­tras Mik­hail y sus hom­bres se afa­nan en re­sis­tir, ra­cio­nan­do los es­ca­sos ali­men­tos y al aun más pre­cia­do oxí­geno del que dis­po­nen, los jefes de la Ar­ma­da rehú­san la ayu­da in­ter­na­cio­nal. Pe­ro los mi­ni­sub­ma­ri­nos que pue­den ac­tuar no es­tán en buen es­ta­do –los me­jo­res se ven­die­ron a los par­ques de atrac­cio­nes americanos– y los in­ten­tos fra­ca­san. Den­tro del Kursk, la an­gus­tia au­men­ta se­gún van com­pren­dien­do que no hay me­dios pa­ra sal­var­los, y en el puer­to las fa­mi­lias pier­den la es­pe­ran­za cuan­do las au­to­ri­da­des, a re­ga­ña­dien­tes, les co­mu­ni­can la ver­dad. Y cua­tro días des­pués del ac­ci­den­te, los ru­sos ac­ce­den a que los bri­tá­ni­cos reali­cen el res­ca­te. Kursk –la pe­lí­cu­la– ofre­ce un al­to gra­do de rea­lis­mo en la re­crea­ción de na­víos, ins­ta­la­cio­nes y per­so­na­jes, mos­tra­dos sin fal­sa afec­ti­vi­dad ni sen­si­ble­ría. Es otro acier­to del film, que na­ció, pa­re­ce ser, de la ini­cia­ti­va del pro­pio Matt­hias Schoe­naerts, el ac­tor bel­ga pro­ta­go­nis­ta del re­la­to, que con­ven­ció a Vinterberg y a los pro­duc­to­res pa­ra con­so­li­dar el pro­yec­to. Schoe­naerts da una lec­ción de so­brie­dad y dra­ma­tis­mo, y el re­par­to in­ter­na­cio­nal de gran­des fi­gu­ras –Léa Sey­doux, Co­lin Firth, Max von Sy­dow…– ayu­da a con­so­li­dar la pues­ta en es­ce­na de es­te dra­ma hu­mano y po­lí­ti­co, un ho­me­na­je a quie­nes su­frie­ron tan te­rri­ble si­tua­ción, den­tro y fue­ra del sub­ma­rino.

con Jo­se­ma­nuel Es­cri­bano

KURSK Di­rec­tor: Tho­mas Vinterberg. Pro­duc­ción: Arel Zei­toun, Fa­bri­ce Del­vi­lle, Ch­ris­top­he Tou­le­mon­de. Guion: Robert Ro­dat. In­tér­pre­tes: Matt­hias Schoe­naerts, Léa Sey­doux, Co­lin Firth.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.