EL MIS­TE­RIO DE LAS NI­ÑAS DE ALCÀSSER

Historia de Iberia Vieja - - LOS 10 MANDAMIENTOS DE... - An­to­nio An­glés y Mi­guel Ri­cart fue­ron acu­sa­dos de los crí­me­nes, pe­ro el pri­me­ro con­si­guió es­ca­par sin que na­die ha­ya po­di­do ex­pli­car có­mo un chi­co sin me­dios y re­la­cio­nes en el ham­pa pu­do evi­tar la ac­ción po­li­cial. Qui­zás por­que al­guien le ayu­dó o le ma­tó

Es­ta his­to­ria ha­bla de un cri­men ofi­cial­men­te re­suel­to por los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les, que por el con­tra­rio ha que­da­do en la me­mo­ria de mu­chos es­pa­ño­les co­mo un ase­si­na­to sal­va­je sin re­sol­ver por­que de­trás ha­bía per­so­nas im­por­tan­tes que fue­ron pro­te­gi­das por el Es­ta­do.

El he­cho sa­bi­do es que el 13 de noviembre de 1992 des­apa­re­cie­ron las ni­ñas De­si­rée, Mi­riam y To­ñi en Alcàsser (Valencia) y se ar­mó el gran fo­llón en to­da Es­pa­ña. De en­tre 14 y 15 años, sus ca­dá­ve­res apa­re­cie­ron el 27 de enero de 1993. No so­lo ha­bían si­do vio­la­das reite­ra­da­men­te, sino tor­tu­ra­das con sa­ña.

En aque­llos me­ses fun­cio­na­ba en el CESID un Ga­bi­ne­te de Es­cu­chas que in­ter­cep­ta­ba de for­ma alea­to­ria las lla­ma­das en­tre te­lé­fo­nos mó­vi­les que por aquel en­ton­ces eran de uso ha­bi­tual en­tre po­ten­ta­dos e in­flu­yen­tes. Se­gún el re­la­to he­cho en pri­va­do por un agen­te de la uni­dad, uno de los agen­tes que in­ter­cep­ta­ba las lla­ma­das es­cu­chó una con­ver­sa­ción re­la­cio­na­da con el bru­tal ase­si­na­to. Uno de los que ha­bla­ba era un hom­bre que no tardó en iden­ti­fi­car co­mo un va­len­ciano in­flu­yen­te con bue­nas re­la­cio­nes con el Go­bierno –al que po­dría ha­ber per­te­ne­ci­do.

Hi­zo un in­for­me con to­dos los da­tos dis­po­ni­bles y se lo pa­só a su je­fe y és­te a su vez al su­yo. La respuesta fue cla­ra y ro­tun­da: aban­do­nar in­me­dia­ta­men­te la es­cu­cha. El agen­te re­ci­bió la or­den, pe­ro no la cum­plió. Sin apun­tar na­da, si­guió de­jan­do un hue­co ca­da día al es­pio­na­je de tan preo­cu­pan­te ti­po. No le du­ró mu­cho el es­fuer­zo por con­se­guir in­for­ma­ción. Fue des­cu­bier­to y ful­mi­nan­te­men­te ex­pul­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.