PIE­DRAS QUE HA­BLAN

Historia y Vida Especial (Prisma) - - EDITORIAL - Tex­to: Isa­bel Mar­ga­rit, di­rec­to­ra

Es­pa­ña se en­cuen­tra en­tre los pri­me­ros des­ti­nos ar­queo­tu­rís­ti­cos del mun­do y, sin em­bar­go, al­gu­nas jo­yas de es­te pa­tri­mo­nio si­guen siendo po­co co­no­ci­das pa­ra el gran pú­bli­co. “Te­ne­mos una gran can­ti­dad de si­tios adap­ta­dos a la vi­si­ta, cen­tros de in­ter­pre­ta­ción, mu­seos ar­queo­ló­gi­cos... Pe­ro nos fal­ta lle­gar aún más a la so­cie­dad”, afir­ma­ba el pa­sa­do año, en unas de­cla­ra­cio­nes a La Van­guar­dia, Jor­di Juan Tres­se­rras, pro­fe­sor de Gestión de Pa­tri­mo­nio y Tu­ris­mo de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. La tra­yec­to­ria de la ar­queo­lo­gía en nues­tro país ha si­do errá­ti­ca. An­tes de que los ar­queó­lo­gos co­men­za­ran a ex­ca­var, po­co se sa­bía con cer­te­za de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes de la an­ti­güe­dad. Des­en­te­rrar el pa­sa­do a tra­vés del es­tu­dio de los res­tos ma­te­ria­les des­cu­bier­tos es la fi­na­li­dad de es­ta cien­cia, cu­yo im­pul­so en Es­pa­ña lle­gó en el si­glo XVIII, ba­jo el rei­na­do de Car­los III. Los ha­llaz­gos en Pom­pe­ya y Her­cu­lano, aus­pi­cia­dos por el mo­nar­ca, re­vo­lu­cio­na­ron los co­no­ci­mien­tos so­bre el mun­do clá­si­co. Pe­ro los ini­cios de la si­guien­te cen­tu­ria es­tu­vie­ron mar­ca­dos por la gue­rra, el ex­po­lio y la au­sen­cia de nue­vos te­so­ros. A imi­ta­ción de Eu­ro­pa, la se­gun­da mi­tad del XIX vio sur­gir ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Nacional, que ejer­cie­ron un im­por­tan­te pa­pel en la or­ga­ni­za­ción de mi­sio­nes cien­tí­fi­cas en to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la. Es en es­ta época cuando se ini­cia el es­tu­dio prehis­tó­ri­co, aun­que los pri­me­ros que se in­tere­san por es­ta dis­ci­pli­na no son aca­dé­mi­cos, sino geó­lo­gos e in­ge­nie­ros vin­cu­la­dos a las obras pú­bli­cas de aquel pe­río­do. Tam­bién en­ton­ces se in­ten­si­fi­ca la pre­sen­cia de es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros, que man­tie­nen pug­nas con ex­per­tos na­cio­na­les res­pec­to a la au­ten­ti­ci­dad de al­gu­nos descubrimientos tan re­le­van­tes co­mo las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra.

Tras la Gue­rra Ci­vil, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de es­ta dis­ci­pli­na y la pro­gre­si­va adap­ta­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías ci­men­tó la ar­queo­lo­gía aca­dé­mi­ca e in­cre­men­tó el nú­me­ro de ha­llaz­gos, aun­que sin te­ner de­ma­sia­do en cuen­ta la fun­ción so­cial de la ar­queo­lo­gía. Hoy en día, mu­chas en­ti­da­des han apos­ta­do por ex­pe­rien­cias más crea­ti­vas pa­ra atraer al pú­bli­co. Pe­ro se ne­ce­si­ta, so­bre to­do, edu­car una sen­si­bi­li­dad que va­lo­re y pre­ser­ve un pa­tri­mo­nio que es el de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.