Al­ta­mi­ra

CA­PI­LLA SIX­TI­NA PA­LEO­LÍ­TI­CA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - E. Mi­llet, pe­rio­dis­ta.

Mu­chos ne­ga­ron que las des­lum­bran­tes pin­tu­ras fue­sen de la prehis­to­ria.

La cue­va de Al­ta­mi­ra es uno de los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos más fas­ci­nan­tes de nues­tra his­to­ria, el pri­mer lu­gar en el mun­do en el que se iden­ti­fi­có la exis­ten­cia de pin­tu­ra ru­pes­tre del Pa­leo­lí­ti­co.

Papá, mi­ra, bue­yes!”. Con es­ta es­cue­ta fra­se, Ma­ría Sanz de Sau­tuo­la, una ni­ña cán­ta­bra de nue­ve años, in­for­mó a su pa­dre, Mar­ce­lino, de uno de los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos más tras­cen­den­tes de Es­pa­ña. Lo que vio Ma­ría aquel día de 1879 en el te­cho de la cue­va que ex­plo­ra­ba con su pa­dre fue­ron una exquisitas pin­tu­ras con 14.000 años de an­ti­güe­dad. Las fi­gu­ras de aque­lla cue­va, pró­xi­ma al prado de Al­ta­mi­ra, no eran bue­yes, sino bi­son­tes, pe­ro es­tos gran­des bó­vi­dos ha­bían des­apa­re­ci­do ha­cía tiem­po de aque­llos la­res, así que Ma­ría los re­la­cio­nó con los ani­ma­les que pas­ta­ban plá­ci­da­men­te en los cam­pos en torno a su ca­sa.

Los Sanz de Sau­tuo­la vi­vían en la lo­ca­li­dad cer­ca­na de Puen­te San Mi­guel, en una ca­so­na ro­dea­da de un gran jar­dín don­de don Mar­ce­lino, apa­sio­na­do de la bo­tá­ni­ca, cul­ti­va­ba es­pe­cies pro­ce­den­tes de di­ver­sos lu­ga­res del mun­do. Li­cen­cia­do en De­re­cho, Mar­ce­lino Sanz de Sau­tuo­la era un hom­bre culto de fi­na­les de si­glo XIX: aman­te de la en­to­mo­lo­gía, la geo­lo­gía y las cues­tio­nes agro­pe­cua­rias, fue el que in­tro­du­jo en la re­gión el Eu­caly­ptus glo­bu­lus de Ocea­nía, que hoy con­for­ma es­pe­sos bos­ques en la zo­na. De po­si­ción desaho­ga­da, el pa­dre de Ma­ría (su úni­ca hi­ja) y bi­sa­bue­lo del ban­que­ro Emi­lio Bo­tín tam­bién era vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Mo­nu­men­tos Ar­tís­ti­cos e His­tó­ri­cos de la pro­vin­cia de Santander y miem­bro de la Aca­de­mia de His­to­ria.

Sau­tuo­la, en de­fi­ni­ti­va, era la per­so­na idó­nea a la que acu­dir cuando Mo­des­to Cubillas de­ci­dió dar a co­no­cer su ha­llaz­go. Ha­bía si­do al­gu­nos años an­tes, ha­cia 1868. Es­te ve­cino de la zo­na des­cu­brió por ca­sua­li­dad la cue­va de Al­ta­mi­ra. Cubillas, un ar­te­sano de te­jas y la­dri­llos que de vez en cuando ha­cía tra­ba­jos en la fin­ca de don Mar­ce­lino, ha­bía sa­li­do a ca­zar con su pe­rro. Du­ran­te aque­lla ex­pe­di­ción, el ani­mal se me­tió en la cue­va y Mo­des­to fue tras él.

Mi­le­nios en la som­bra

Él y su pe­rro fue­ron, se­gu­ra­men­te, los pri­me­ros en aden­trar­se en un re­cin­to del que, ha­ce 14.000 años, un gru­po de hom­bres,

mu­je­res y ni­ños mar­cha­ron por ra­zo­nes des­co­no­ci­das. De­ja­ron tras de sí, co­mo de­ta­lla el his­to­ria­dor Jo­sé A. Las­he­ras, “al­gu­nos ins­tru­men­tos ro­tos, ya inú­ti­les o sim­ple­men­te ol­vi­da­dos, un sin­fín de res­tos de ali­men­ta­ción (hue­sos de ani­ma­les y con­chas de mo­lus­cos ma­ri­nos, prin­ci­pal­men­te) y, con­se­cuen­cia de sus ho­ga­res, un mon­tón de ce­ni­zas y car­bo­nes es­par­ci­dos por to­do el gran es­pa­cio ves­ti­bu­lar jun­to a la bo­ca”. Ex­pli­ca Las­he­ras, di­rec­tor del Mu­seo Nacional y Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Al­ta­mi­ra, que tam­bién que­da­ban “las pin­tu­ras y gra­ba­dos que sal­pi­can la cue­va y tan­to nos in­tere­san..., pe­ro no sa­be­mos si te­nían in­ten­ción de vol­ver a ver­las”. De he­cho, “no sa­be­mos si te­nían in­ten­ción de vol­ver a ha­bi­tar el lu­gar”.

Lo que sí se sa­be es que, des­pués de es­ta mis­te­rio­sa mar­cha, un de­rrum­be pro­du­ci­do por cau­sas na­tu­ra­les (acon­te­ci­do, se cal­cu­la, ha­ce 13.000 años) ce­gó el ac­ce­so a la gru­ta. La cue­va es­tá si­tua­da en el mon­te de Vis­pie­res, en la parte al­ta de una sua­ve la­de­ra a unos 160 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Por ello, des­pués del de-

rrum­be, la llu­via que se es­cu­rría des­de la la­de­ra for­mó una es­pe­cie de pla­ca de es­ta­lag­mi­tas so­bre las pie­dras caí­das que ce­rró por com­ple­to la ca­vi­dad. Ais­la­da del ex­te­rior, la gru­ta pro­te­gió los res­tos de­ja­dos por sus úl­ti­mos mo­ra­do­res.

Se cree que el res­que­bra­ja­mien­to de aquel se­llo na­tu­ral se pro­du­jo de­bi­do a las ex­trac­cio­nes de pie­dra con ex­plo­si­vos rea­li­za­das en el área a me­dia­dos del si­glo XIX. Gra­cias a ello, Mo­des­to Cubillas pu­do aden­trar­se en pos de su pe­rro en la caverna e in­tuir que allí ha­bía al­go im­por­tan­te. Cubillas, quien siem­pre reivin­di­có ser el des­cu­bri­dor de Al­ta­mi­ra (in­clu­so lle­gó a pe­dir una re­com­pen­sa al rey Al­fon­so XII), in­for­mó unos años más tar­de de su ha­llaz­go al ve­cino más pres­ti­gio­so de la zo­na, don Mar­ce­lino, que vi­si­tó la cue­va por pri­me­ra vez en 1875. En aque­lla in­cur­sión ini­cial, Sau­tuo­la re­co­rrió ín­te­gra­men­te la caverna, que mi­de 270 me­tros de lon­gi­tud. Cuen­ta Las­he­ras que en su ga­le­ría más pro­fun­da, por la que tu­vo que arras­trar­se pa­ra avan­zar, “ob­ser­vó al­gu­nos ra­ros di­bu­jos ne­gros, a los que no pres­tó mu­cha aten­ción” en ese mo­men­to.

El pri­mer es­tu­dio­so

Eran otros tiem­pos, muy dis­tin­tos de los de la in­me­dia­tez ac­tual, así que Sau­tuo­la no reali­zó las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes en el lu­gar has­ta 1879. Un año an­tes ha­bía es­ta­do en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís, don­de que­dó des­lum­bra­do “por las nu­me­ro­sas y cu­rio­sí­si­mas co­lec­cio­nes de ob­je­tos prehis­tó­ri­cos que tu­ve el gus­to de con­tem­plar”, es­cri­bió. Mu­chos de los ob­je­tos ex-

hi­bi­dos ha­bían si­do ex­ca­va­dos en cue­vas del sur de Fran­cia, lo que es­po­leó a Sau­tuo­la a em­pren­der sus pro­pias in­ves­ti­ga­cio­nes, no so­lo en Al­ta­mi­ra, sino tam­bién en otras gru­tas de la zo­na.

En Al­ta­mi­ra, reali­zó sus pri­me­ros tra­ba­jos en el área más pró­xi­ma a la en­tra­da, don­de se ubi­can los ya­ci­mien­tos de las prin­ci­pa­les ocu­pa­cio­nes pa­leo­lí­ti­cas: la de la época Gra­ve­tien­se fi­nal (22.000 años), la So­lu­tren­se (de ha­ce en­tre 21.000 y 17.000 años) y la Mag­da­le­nien­se (en­tre 17.000 y 11.000). Cuando su hi­ja Ma­ría le re­ve­ló los “bue­yes”, en una sa­la per­pen­di­cu­lar al ves­tí­bu­lo que hoy se llama el Gran Te­cho, Sau­tuo­la su­po que es­ta­ba an­te al­go tras­cen­den­te. Tam­bién in­tu­yó, acer­ta­da­men­te, que iba a ser di­fí­cil que el des­cu­bri­mien­to fue­ra acep­ta­do de for­ma uná­ni­me por la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca.

En 1880 Sau­tuo­la pu­bli­có Bre­ves apun­tes so­bre al­gu­nos ob­je­tos prehis­tó­ri­cos de la pro­vin­cia de Santander. Tras el dis­cre­tí­si­mo tí­tu­lo del fo­lle­to, el au­tor ex­po­nía pri­me­ro, siem­pre de for­ma im­pe­ca­ble, los ha­llaz­gos en una cue­va del mu­ni­ci­pio de Ca­mar­go, an­tes de pa­sar al des­cu­bri­mien­to del ar­te ru­pes­tre de Al­ta­mi­ra. De es­ta úl­ti­ma des­cri­bía los res­tos que co­rres­pon­dían a la ocu­pa­ción hu­ma­na (ins­tru­men­tos de pie­dra y hue­so, ador­nos, co­lo­ran­tes y res­tos de ali­men­ta­ción), pa­ra dar pa­so des­pués al aná­li­sis de las sor­pren­den­tes pin­tu­ras, atri­bu­yen­do “a to­do el con­jun­to y a sus au­to­res un gran mé­ri­to ar­tís­ti­co”, se­ña­la Las­he­ras. Sau­tuo­la ter­mi­na­ba re­la­cio­nan­do las pin­tu­ras con otros ob­je­tos de ar­te prehis­tó­ri­co y asig­na­ba una co-

rrec­ta cro­no­lo­gía pa­leo­lí­ti­ca tan­to pa­ra los res­tos co­mo pa­ra las pin­tu­ras.

Un ar­tis­ta ex­qui­si­to

En Al­ta­mi­ra, las re­pre­sen­ta­cio­nes pic­tó­ri­cas se ex­tien­den prác­ti­ca­men­te por to­da la cue­va, pe­ro, sin du­da, las más co­no­ci­das son las pin­tu­ras del Gran Te­cho: un re­cin­to con una bó­ve­da de 18 m de lar­go por 9 de an­cho y una al­tu­ra ori­gi­nal de en­tre 1,10 y 1,90 m. En la que se ha di­cho es “la Ca­pi­lla Six­ti­na del Pa­leo­lí­ti­co”, to­dos los gra­ba­dos y pin­tu­ras es­tán en el te­cho. Uno de sus as­pec­tos más sor­pren­den­tes es el ta­ma­ño de las fi­gu­ras, ya que al­gu­nas su­pe­ran los dos me­tros de lon­gi­tud.

Se dis­tin­guen dos con­jun­tos ar­tís­ti­cos prin­ci­pa­les, uno a ca­da la­do. En el de­re­cho cons­tan las re­pre­sen­ta­cio­nes más an­ti­guas: gran­des ca­ba­llos de co­lor ro­jo, de en­tre 1,50 y 1,80 m de lon­gi­tud; una mano en po­si­ti­vo y dos en ne­ga­ti­vo; y va­rias se­ries de pun­tos. Se cal­cu­la que su rea­li­za­ción se da­ta en el pe­río­do gra­ve­tien­se-so­lu­tren­se del ya­ci­mien­to. En es­ta zo­na exis­ten otras re­pre­sen­ta­cio­nes rea­li­za­das con pos­te­rio­ri­dad, co­mo unos gra­ba­dos en­tre los que des­ta­ca la fi­gu­ra de un cier­vo bra­man­do y al­gu­nas ca­be­zas de cá­pri­dos y cér­vi­dos de gran be­lle­za.

Pe­ro es en el la­do iz­quier­do de la sa­la don­de se en­cuen­tran las re­pre­sen­ta­cio­nes más cé­le­bres de la cue­va de Al­ta­mi­ra. Se tra­ta de 25 gran­des fi­gu­ras, en­tre ellas, las imá­ge­nes de bi­son­tes que Ma­ría Sanz de Sau­tuo­la con­fun­dió con bue­yes. Las re­pre­sen­ta­cio­nes de bi­son­tes eu­ro­peos ( Bi­son pris­cus), 21 en to­tal, mi­den en­tre 1,25 y 1,70 m de lon­gi­tud y es­tán acom­pa­ña­das de otras no me­nos im­pre­sio­nan­tes fi­gu­ras: dos ca­ba­llos de ta­ma­ño si­mi­lar, una cier­va de más de dos me­tros y la ca­be­za de un uro ( Bos pri­mi­ge­nius), o to­ro del Pa­leo­lí­ti­co, ani­mal que se ex­tin­guió en Eu­ro­pa en el si­glo XVIII.

Co­mo acla­ra el Mu­seo de Al­ta­mi­ra, la ca­li­fi­ca­ción de “po­lí­cro­mos” que se da al con­jun­to es inexac­ta. Los ex­per­tos se­ña­lan que en la rea­li­za­ción de las fi­gu­ras so­lo se uti­li­za­ron dos pig­men­tos: el ne­gro del car­bón y óxi­do de hie­rro, ro­jo o pardo, aplicados di­rec­ta­men­te o di­suel­tos en agua. La im­pre­sión de po­li­cro­mía vie­ne da­da por las to­na­li­da­des de la pro­pia ro­ca. Ello no res­ta mé­ri­to a la com­ple­ja eje­cu­ción de un ar­tis­ta que, ade­más, apro­ve­chó los sa­lien­tes na­tu­ra­les y las grie­tas pa­ra dar vo­lu­men o pa­ra di­bu­jar el con­torno de las fi­gu­ras. Gra­cias a los mo­der­nos me­dios de da­ta­ción, la rea­li­za­ción de es­te se­gun­do con­jun­to se ha po­di­do si­tuar en­tre ha­ce 13.940 y 14.710 años, en una eta­pa del Mag­da­lien­se que coin­ci­de con lo que la ar­queo­lo­gía de­no­mi­na el apo­geo de las “ban­das de ca­za­do-

res”. Es­tos gru­pos humanos fue­ron los úl­ti­mos mo­ra­do­res de Al­ta­mi­ra. Con su ali­men­ta­ción prin­ci­pal­men­te ba­sa­da en la ca­za, po­seían un al­to ni­vel en el tra­ba­jo de la pie­dra y del hue­so, ade­más de unas ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas ex­cep­cio­na­les.

El ar­te es un pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de nues­tra es­pe­cie, Ho­mo sa­piens, la úni­ca do­ta­da de unas ca­pa­ci­da­des neu­ro­bio­ló­gi­cas que ha­cen po­si­ble la crea­ción sim­bó­li­ca. En Al­ta­mi­ra, el Gran Te­cho asom­bra tan­to por su an­ti­güe­dad co­mo por su so­fis­ti­ca­ción y cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción. “El ar­tis­ta, so­lo o con sus ayu­dan­tes, se pre­pa­ra pa­ra el tra­ba­jo, es­cu­dri­ña el te­cho y ana­li­za las po­si­bi­li­da­des del re­lie­ve”, in­di­ca el Mu­seo de Al­ta­mi­ra. De ro­di­llas o aga­cha­do en al­gu­nos pun­tos, en una pos­tu­ra in­có­mo­da, tras co­lo­car en el sue­lo y la pa­red va­rias lám­pa­ras con tué­tano pa­ra ilu­mi­nar, ar­ma­do de bu­ri­les, lá­pi­ces de car­bón y pig­men­to, el ar­tis­ta co­men­zó pri­me­ro a gra­bar la si­lue­ta, de for­ma con­cien­zu­da, in­clu­yen­do de­ta­lles co­mo el pe­lo y la jo­ro­ba. Des­pués, di­bu­jó en ne­gro el con­torno: cuer­nos, ore­jas, ojos... A con­ti­nua­ción, se re­lle­na­ron de pig­men­to las fi­gu­ras, ma­ti­zan­do la in­ten­si­dad de es­te se­gún las zo­nas y crean­do así la asom­bro­sa sen­sa­ción de cla­ros­cu­ro. El apro­ve­cha­mien­to del re­lie­ve del te­cho com­ple­ta la obra, que ad­quie­re un as­pec­to es­cul­tó­ri­co.

En la cue­va exis­te otra des­ta­ca­ble zo­na con pin­tu­ras, la Ga­le­ría Fi­nal, si­tua­da en la parte más pro­fun­da. Se tra­ta de un co­rre­dor de ca­si 17 me­tros de lar­go y en cu­yas pa­re­des se di­bu­ja­ron o gra­ba­ron al­gu­nas de las pin­tu­ras más mis­te­rio­sas del lu­gar. Des­ta­can los sig­nos cua­dran­gu­la­res pin­ta­dos con car­bón, lla­ma­dos tec­ti­for­mes, que Sau­tuo­la per­ci­bió en aque­lla pri­me­ra ex­plo­ra­ción en 1875, así co­mo gra­ba­dos de cier­vos, ca­ba­llos y bi­son­tes. Tam­bién pue­den con­tem­plar­se va­rias “más­ca­ras”, rea­li­za­das apro­ve­chan­do las aris­tas de la ro­ca, y a cu­yos la­dos se pin­ta­ron tra­zos si­mu­lan­do ojos y na­ri­ces. Se­gún el ex­per­to en ar­te ru­pes­tre Jean Clot­tes, es­tas imá­ge­nes su­gie­ren mu­cho más de lo que real­men­te sa­be­mos. “Los ar­tis­tas uti­li­za­ron unas po­cas lí­neas pa­ra trans­for­mar for­mas na­tu­ra­les en ros­tros fan­tas­ma­les cuando se mi­ran de fren­te”, in­di­ca. “En mu­chos ca­sos, es di­fí­cil de­ter­mi­nar si son hu­ma­nas o ani­ma­les. O am­bos. Es­ta am­bi­güe­dad es se­gu­ra­men­te in­ten­cio­na­da”. Has­ta la fe­cha se han do­cu­men-

EL AR­TIS­TA APRO­VE­CHA EL RE­LIE­VE DEL TE­CHO PA­RA COM­PLE­TAR LA OBRA, QUE AD­QUIE­RE UN AS­PEC­TO ES­CUL­TÓ­RI­CO

ta­do nue­ve ros­tros de es­te ti­po en es­te pa­sa­je, don­de mue­re la cue­va. Su da­ta­ción las ubi­ca, jun­to a los sig­nos cua­dran­gu­la­res, en el Mag­da­le­nien­se in­fe­rior, una de las úl­ti­mas cul­tu­ras del Pa­leo­lí­ti­co.

El re­cha­zo ini­cial

Ha­ce tiem­po que Al­ta­mi­ra, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1985, es­tá con­si­de­ra­da una obra cum­bre del ar­te no so­lo prehis­tó­ri­co, sino uni­ver­sal. Sin em­bar­go, fue pre­ci­sa­men­te la enor­me ca­li­dad ar­tís­ti­ca del ha­llaz­go la que sus­ci­tó la per­ple­ji­dad y des­con­fian­za de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca an­te su re­ve­la­ción. Fue­ron muy po­cos los ar­queó­lo­gos, do­mi­na­dos en­ton­ces por la es­cue­la fran­ce­sa, que acep­ta­ron la au­ten­ti­ci­dad del ha­llaz­go. Sanz de Sau­tuo­la lle­gó in­clu­so a ser acu­sa­do de fal­si­fi­ca­dor: “Por ig­no­ran­cia, pru­den­cia o des­con­fian­za, el pri­mer ar­te de la hu­ma­ni­dad tar­dó en ser re­co­no­ci­do”, ob­ser­va Las­he­ras. En con­cre­to, más de dos de­ce­nios.

No fue has­ta 1902, vein­ti­dós años des­pués de la pu­bli­ca­ción del li­bri­to de Sanz de Sau­tuo­la, que el pres­ti­gio­so ar­queó­lo­go fran­cés Émi­le Car­tail­hac pu­bli­có el ar­tícu­lo ti­tu­la­do “La grot­te d’Al­ta­mi­ra, Es­pag­ne. ‘Mea cul­pa’ d’un scep­ti­que”. En él, Car­tail­hac, uno de padres del es­tu­dio del ar­te ru­pes­tre y has­ta en­ton­ces de­trac­tor de Al­ta­mi­ra, rec­ti­fi­có pú­bli­ca­men­te su error, rin­dién­do­se al te­són de su co­le­ga cán­ta­bro. La­men­ta­ble­men­te, don Mar­ce­lino ha­bía fa­lle­ci­do en 1888, así que Car­tail­hac tu­vo que dis­cul­par­se an­te su hi­ja Ma­ría cuando vi­si­tó la cue­va aquel 1902. El cam­bio de opi­nión de Car­tail­hac fue de­bi­do al des­cu­bri­mien­to, en dos cue­vas del sur Fran­cia (Pair non Pair y La Mout­he), de otros gra- ba­dos y pin­tu­ras del Pa­leo­lí­ti­co. A par­tir de aquel mea cul­pa, la cue­va de Al­ta­mi­ra ad­qui­rió re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. El pro­pio Car­tail­hac, jun­to con otro im­por­tan­te ar­queó­lo­go de la época, el aba­te Hen­ri Breuil, pu­bli­có el pri­mer gran li­bro so­bre el ya­ci­mien­to, tras ob­te­ner fi­nan­cia­ción del prín­ci­pe Al­ber­to I de Mó­na­co pa­ra rea­li­zar las re­pro­duc­cio­nes de las pin­tu­ras. Des­de en­ton­ces, el nú­me­ro de vi­si­tan­tes no de­jó de cre­cer año tras año, en pa­ra­le­lo a su­ce­si­vas cam­pa­ñas ar­queo­ló­gi­cas.

¿Exhibir o con­ser­var?

Des­de los ini­cios hu­bo que des­ta­car el es­fuer­zo del ayun­ta­mien­to de San­ti­lla­na del Mar, pri­mer res­pon­sa­ble del ya­ci­mien­to, en su pro­tec­ción. El con­sis­to­rio co­lo­có una ver­ja de hie­rro en la en­tra­da, nom­bró guías y dic­tó una se­rie de nor­mas pa­ra las vi­si­tas.

Pe­ro la afluen­cia de curiosos era ca­da vez ma­yor, y las pre­ca­rias con­di­cio­nes del re­co­rri­do no so­lo afec­ta­ban a las pin­tu­ras, sino tam­bién a la in­te­gri­dad de los vi­si­tan­tes. La es­cri­to­ra Emi­lia Pardo Ba­zán, una de ellos, con­tó que las fi­su­ras y des­plo­mes de las ro­cas obli­ga­ban a su­bir y ba­jar “por pe­ñas­cos y des­tro­zos”. Por to­do ello, el rey Al­fon­so XIII en­car­gó al du­que de Al­ba sub­sa­nar las gra­ves de­fi­cien­cias de lo que ya se ha­bía con­ver­ti­do en un sím­bo­lo nacional. En 1924 se creó una Jun­ta de Con­ser­va­ción, así co­mo el pri­mer Mu­seo de Al­ta­mi­ra.

Tras la Gue­rra Ci­vil, Al­ta­mi­ra pa­só a de­pen­der de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Be­llas Ar­tes, que la ges­tio­nó has­ta 1978. En­ton­ces ya era uno de los mo­nu­men­tos más vi­si­ta­dos de Es­pa­ña, y la afluen­cia ma­si­va de per­so­nas ha­bía em­pe­za­do a afec­tar se­ria­men­te la con­ser­va­ción de las pin­tu- ras, sin ol­vi­dar que la cons­truc­ción de mu­ros, ca­mi­nos e ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas en el en­torno con­tri­bu­yó a des­es­ta­bi­li­zar los pa­rá­me­tros am­bien­ta­les de la cue­va. En 1977 se to­mó la de­ci­sión de ce­rrar Al­ta­mi­ra al pú­bli­co, y dos años des­pués el go­bierno es­pa­ñol asu­mió la pro­pie­dad de la mis­ma. En 1982 se de­ter­mi­nó re­abrir Al­ta­mi­ra, pe­ro so­lo de for­ma li­mi­ta­da: pa­ra un to­tal de 8.500 vi­si­tan­tes al año.

La ci­fra era a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te an­te la de­man­da del pú­bli­co, pe­ro era in­cues­tio­na­ble que una aper­tu­ra sin res­tric­cio­nes po­nía en pe­li­gro las pin­tu­ras. En 1992, el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra pu­so en mar­cha un pro­yec­to muy am­bi­cio­so que lle­va­ría ca­si un de­ce­nio com­ple­tar: un nue­vo edi­fi­cio pa­ra la se­de del mu­seo, que in­clui­ría una ré­pli­ca de la cue­va. Un re­pro­duc­ción fac­sí­mil (tri­di­men­sio­nal) en el mar­co de un pro­gra­ma cien­tí­fi­co y mu­seo­ló­gi­co que, ade­más, con­tri­bui­ría a es­ti­mu­lar la eco­no­mía lo­cal. El ob­je­ti­vo no era ha­cer un su­ce­dá­neo, sino una for­ma ac­ce­si­ble e in­te­lec­tual­men­te ri­gu­ro­sa de co­no­cer el mo­nu­men­to ori­gi­nal y su con­tex­to.

La nue­va se­de del Mu­seo Nacional y Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Al­ta­mi­ra se inau­gu­ró en 2001 en un cui­da­do edi­fi­cio, obra del ar­qui­tec­to cán­ta­bro Juan Na­va­rro Bal­de­weg. En los múl­ti­ples es­pa­cios del re­cin­to, ade­más de una ex­po­si­ción per­ma­nen­te so­bre la época en la que Al­ta­mi­ra fue ha­bi­ta­da, se en­cuen­tra la de­no­mi­na­da Neo­cue­va, el fac­sí­mil que re­cu­pe­ra el as­pec­to de Al­ta­mi­ra ha­ce 14.500 años. Allí se ha re­pro­du­ci­do, de una for­ma exac­ta, la be­lle­za de las pin­tu­ras ori­gi­na­les. En­tre ellas, esos bi­son­tes que, más de cien años atrás, una ni­ña asom­bra­da con­fun­dió inocen­te­men­te con sen­ci­llos bue­yes.

RE­PRE­SEN­TA­CIÓN de unas ma­nos en ne­ga­ti­vo en la cue­va de Al­ta­mi­ra. © MNCIA-P. Sau­ra.

EL IM­PRE­SIO­NAN­TE Gran Te­cho de la cue­va de Al­ta­mi­ra. © MNCIA-D. Ro­drí­guez.

FO­TO­GRA­FÍA de Mar­ce­lino Sanz de Sau­tuo­la. © MNCIA. ABA­JO, su hi­ja Ma­ría. © MNCIA.

RE­PRE­SEN­TA­CIÓN de un bi­son­te del Mag­da­le­nien­se en la cue­va de Al­ta­mi­ra. © MNCIA-P. Sau­ra.

SIG­NOS ha­lla­dos en la Ga­le­ría Fi­nal (© MNCIA-P. Sau­ra). A LA IZQ­DA., cier­va (© MNCIA-P. Sau­ra).

UNA SA­LA del Mu­seo de Al­ta­mi­ra. © MNCIA. A LA DCHA., vi­si­ta al in­te­rior de la Neo­cue­va. © MNCIA.

EL REY AL­FON­SO XIII se de­ja re­tra­tar en­tre es­ta­lac­ti­tas en Al­ta­mi­ra, dé­ca­da de 1920. © MNCIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.