Can­cho Roano

TRES SAN­TUA­RIOS EN UNO

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SUMARIO - E. Re­vert, pe­rio­dis­ta.

El ma­yor tes­ti­mo­nio de la cul­tu­ra tar­té­si­ca has­ta la ac­tua­li­dad.

El ha­llaz­go del san­tua­rio de Can­cho Roano ba­jo un ce­rro de Ba­da­joz nos ha pro­por­cio­na­do el ma­yor tes­ti­mo­nio de la cul­tu­ra tar­té­si­ca has­ta hoy.

En el va­lle de la Se­re­na se le­van­ta­ba un ce­rro que for­ma­ba parte de las par­ce­las de dos ve­ci­nos de Za­la­mea de la Se­re­na. Uno de ellos, Je­ro­mo Bueno, de­ci­dió a fi­na­les de los años cin­cuen­ta con­ver­tir su parte en huer­ta, y qui­so aso­lar­la. Los ani­ma­les de ti­ro die­ron con unos grue­sos mu­ros de ado­be que im­pe­dían el avan­ce, y Bueno tu­vo que desis­tir. Lo in­ten­tó con una ex­ca­va­do­ra unos años des­pués, pe­ro la pie­dra que cons­ti­tuía la te­rra­za del mo­nu­men­to en­te­rra­do volvió a ha­cer­le re­nun­ciar a la idea. Op­tó al fin por edi­fi­car una al­ber­ca en su ci­ma pa­ra re­gar su par­ce­la. En esa la­bor se re­cu­pe­ró gran can­ti­dad de ma­te­rial ar­queo­ló­gi­co, que Bueno ce­dió al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Ba­da­joz. Allí las exa­mi­nó el pro­fe­sor Juan Ma­lu­quer de Mo­tes. Co­rría 1978, y la ex­ca­va­ción de Can­cho Roano se im­pul­só de in­me­dia­to. El pro­fe­sor Ma­lu­quer de­di­ca­ría sus úl­ti­mos años de vi­da a es­te ya­ci­mien­to.

Tar­tes­sos emer­ge

Ma­lu­quer, emi­nen­te ca­te­drá­ti­co y ar­queó­lo­go de cam­po, ha­bía par­ti­ci­pa­do ya en nu­me­ro­sos pro­yec­tos, en­tre ellos, la re­cu­pe­ra­ción del te­so­ro de El Ca­ram­bo­lo, en Se­vi­lla. Es­te con­jun­to de jo­yas de oro, en­con­tra­do en 1958, se tu­vo por el pri­mer ha­llaz­go de la ci­vi­li­za­ción tar­té­si­ca (des­de ha­ce un de­ce­nio se con­si­de­ra fe­ni­cio). Has­ta ese mo­men­to, Tar­tes­sos so­lo era el mí­ti­co nom­bre de un pue­blo que apa­re­cía des­cri­to en al­gu­nas fuen­tes de la an­ti­gua Gre­cia por su in­men­sa ri­que­za de me­ta­les. El Ca­ram­bo­lo da­ba el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al in­te­rés in­ter­na­cio­nal por el es­tu­dio de aque­lla ci­vi­li­za­ción re­en­con­tra­da.

Aun­que exis­ten di­ver­gen­cias in­ter­pre­ta­ti­vas, se con­si­de­ra que los orí­ge­nes del pue­blo tar­té­si­co po­drían re­mon­tar­se a la eta­pa fi­nal del Bron­ce, de 1200 a 900 a. C., y su ex­ten­sión co­rres­pon­de­ría a las pro­vin­cias de Huel­va, Se­vi­lla y Cá­diz. En una se­gun­da fa­se, que lle­ga­ría has­ta 700 a. C., se ob­ser­va, a par­tir de las es­te­las de gue­rre­ro en­con­tra­das, un po­der de ti­po mi­li­tar, que da pa­so a una eta­pa orien­ta­li­zan­te (has­ta 650 a. C.) de gran es­plen­dor. La in­fluen­cia tar­té­si­ca se de­ja sen­tir en una am­plia área al­re­de­dor de la ori­gi­nal, que lle­ga­ría del sur de Por­tu­gal al de Ali­can­te. En es­ta eta­pa han he­cho ac­to de apa­ri­ción los fenicios, que han ins­ta­la­do co­lo­nias

co­mer­cia­les en la cos­ta. El con­tac­to da lu­gar a un pro­ce­so de acul­tu­ra­ción, en el que los tar­te­sios adop­tan usos cul­tu­ra­les y téc­ni­cas orien­ta­les, co­mo en el ca­so de la or­fe­bre­ría, la al­fa­re­ría, la ves­ti­men­ta e in­clu­so el ri­to fu­ne­ra­rio, que pa­sa de la in­hu­ma­ción a la in­ci­ne­ra­ción.

Las re­la­cio­nes con los fenicios no pa­re­cen exen­tas de con­flic­to. Tam­po­co las que man­ten­drían con Car­ta­go, co­lo­nia fe­ni­cia que to­mó las rien­das en el Me­di­te­rrá­neo occidental cuando la me­tró­po­lis su­cum­bió a los per­sas, en el si­glo VI a. C. Los tar­te­sios, du­ran­te la eta­pa tar­día (650-500 a. C.), es­ta­ble­cie­ron víncu­los co­mer­cia­les con grie­gos de la ciu­dad de Fo­cia. El úni­co mo­nar­ca tar­te­sio del que te­ne­mos no­ti­cia, Ar­gan­to­nio, pro­po­ne a los fo­cen­ses, hos­ti­ga­dos por los car­ta­gi­ne­ses, la po­si­bi­li­dad de ins­ta­lar­se en su reino, ofer­ta que re­cha­za­rán. Fo­cia cae fi­nal­men­te, y Tar­tes­sos se que­da sin un alia­do co­mer­cial cla­ve. A par­tir del si­glo V a. C. Tar­tes­sos des­apa­re­ce de las fuen­tes. Tal vez por una aco­me­ti­da de Car­ta­go u otro pue­blo ri­val. Al­gu­nos ba­ra­jan que no se pro­du­je­se una des­apa­ri­ción sú­bi­ta, sino una crisis gra­dual, qui­zá por mo­ti­vos co­mo el ago­ta­mien­to de ve­tas mi­ne­ra­les. Sea co­mo fue­re, es en la pe­ri­fe­ria tar­té­si­ca don­de se de­ja no­tar la ma­yor ac­ti­vi­dad en es­ta fa­se. El san­tua­rio de Can­cho Roano es una prue­ba de ese di­na­mis­mo, pe­ro la ar­queo­lo­gía ha de­mos­tra­do que cum­plió fun­cio­nes de culto ya des­de prin­ci­pios del si­glo VII a. C.

Edi­fi­cios su­per­pues­tos

Cuando Ma­lu­quer y su equi­po pu­sie­ron en mar­cha la ex­ca­va­ción, apa­re­ció un im­po­nen­te edi­fi­cio, con ci­mien­tos de pie­dra y mu­ros de ado­be, de ca­si cua­tro me­tros de al­tu­ra. Por el ma­te­rial en­con­tra­do, se da­ta­ría en el si­glo V a. C., y se com­pro­bó que exis­tían res­tos de un edi­fi­cio más an­ti­guo ba­jo la cons­truc­ción, o bien de un pi­so in­fe­rior. Ma­lu­quer, fa­lle­ci­do en 1988, no pu­do con­fir­mar sus sos­pe­chas: te­nía que tra­tar­se de una edi­fi­ca­ción in­fe­rior, y el área del com­ple­jo su­pe­rior de­bía de ser, se­gu­ra­men­te, mu­cho más am­plia. Así era. Re­sul­tó que el com­ple­jo es­con­día ves­ti­gios de no una, sino tres cons­truc­cio­nes pre­vias. Hu­bo una pri­mi­ti­va cons­truc­ción ova­la­da del si­glo VII a. C. Se su­per­pu­so a ella un pri­mer edi­fi­cio cla­ra­men­te de culto, per­te­ne­cien­te tam­bién a época orien­ta­li­zan­te (fi­na­les del VII o prin­ci­pios del VI a. C.), en pleno au­ge de Tar­tes­sos.

Por al­gu­na ra­zón, se de­ci­dió arrui­nar es­te san­tua­rio cui­da­do­sa­men­te an­tes de le­van­tar un se­gun­do. De él se co­no­ce la plan­ta y la exis­ten­cia de tres al­ta­res, de los que dos te­nían for­ma de piel de bó­vi­do, al­go que po­dría guar­dar re­la­ción con prác­ti­cas de sa­cri­fi­cio tí­pi­cas de cul­tu­ras co­mo la fe­ni­cia. El com­ple­jo se des­tru­yó, tam­bién por mo­ti­vos des­co­no­ci­dos y con la mis­ma cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción, pa­ra cons­truir so­bre él el ter­cer san­tua­rio, el que pue­de con­tem­plar­se ca­si en su to­ta­li­dad.

Los es­tu­dios so­bre las cons­truc­cio­nes in­fe­rio­res con­ti­núan, mien­tras que un cen­tro de in­ter­pre­ta­ción anexo ex­po­ne a los vi­si­tan­tes cuan­to se va in­ves­ti­gan­do de ellas, las ma­yo­res y más im­por­tan­tes es­truc­tu­ras tar­té­si­cas co­no­ci­das has­ta hoy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.