Obras pú­bli­cas con fi­nan­cia­ción pri­va­da

FA­MI­LIAS ENRIQUECIDAS CON EL CO­MER­CIO DEL LAPIS SPECULARIS IN­VIR­TIE­RON PARTE DE SU FOR­TU­NA EN LA CONS­TRUC­CIÓN DE LOS EDI­FI­CIOS PÚ­BLI­COS DE SE­GÓ­BRI­GA.

Historia y Vida Especial (Prisma) - - SEGÓBRIGA -

TEA­TRO

Fi­nan­cia­do por la fa­mi­lia se­na­to­rial de los Oc­ta­vii, se­gún in­di­can res­tos de una ins­crip­ción apa­re­ci­dos en­tre las rui­nas, es uno de los más pe­que­ños de His­pa­nia (con ca­pa­ci­dad pa­ra más de dos mil es­pec­ta­do­res). El gra­de­río, bien con­ser­va­do, se di­vi­día en tres par­tes, se­pa­ra­das por co­rre­do­res pa­ra di­fe­ren­ciar a sus ocu­pan­tes por cla­ses. Con­ser­va el es­pa­cio se­mi­cir­cu­lar en el que se si­tua­ba el co­ro, los tres es­ca­lo­nes des­ti­na­dos a las au­to­ri­da­des y la zo­na del ta­bla­do (era de ma­de­ra so­bre pi­la­res de pie­dra), tras el que se al­za­ba una es­ce­na mo­nu­men­tal ri­ca­men­te de­co­ra­da.

AN­FI­TEA­TRO

Cons­trui­do fren­te al tea­tro –am­bos edi­fi­cios flan­quea­ban la en­tra­da a la ciu­dad– tie­ne for­ma elíp­ti­ca irre­gu­lar y po­día aco­ger a unos cin­co mil qui­nien­tos es­pec­ta­do­res. Un muro se­pa­ra­ba la are­na del gra­de­río pa­ra pro­te­ger al pú­bli­co du­ran­te los es­pec­tácu­los gla­dia­to­rios. Un pa­si­llo cu­bier­to une las dos puer­tas del an­fi­tea­tro.

FO­RO

Cen­tro de la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial, es­ta pla­za ocu­pa­ba una gran es­pa­cio cua­dran­gu­lar jun­to a la ca­lle prin­ci­pal. Es­ta­ba ro­dea­da por pór­ti­cos sus­ten­ta­dos por co­lum­nas, des­de los que se ac­ce­día a los mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, co­mo la cu­ria (se­de de los ma­gis­tra­dos lo­ca­les) y la ba­sí­li­ca (don­de se im­par­tía jus­ti­cia).

AU­LA BA­SI­LI­CAL

Es­te edi­fi­cio le­van­ta­do ba­jo Vespasiano (em­pe­ra­dor des­de 69 has­ta su muer­te en 79) fue un lu­gar de reunión y de ne­go­cios en torno al lapis specularis. Lo pre­si­día una gran es­ca­li­na­ta y con­ta­ba con tres na­ves sos­te­ni­das por diez co­lum­nas co­rin­tias. La cen­tral, más an­cha, ter­mi­na­ba en un áb­si­de al que se ac­ce­día me­dian­te tres es­ca­lo­nes.

TER­MAS MO­NU­MEN­TA­LES

Del si­glo I, es­ta­ban des­ti­na­das al ba­ño, la hi­gie­ne, el es­par­ci­mien­to y los ne­go­cios. A tra­vés de una ca­lle es­ca­lo­na­da se ac­ce­día su- ce­si­va­men­te a la pa­les­tra (pa­tio por­ti­ca­do con co­lum­nas pa­ra ha­cer ejer­ci­cio), al ves­tua­rio, con una pis­ci­na en el cen­tro, a sa­las de dis­tin­ta tem­pe­ra­tu­ra (fría, tem­pla­da y ca­lien­te) y al la­co­ni­cum, o sau­na se­ca. Al nor­te se ubi­ca­ban las ha­bi­ta­cio­nes de ser­vi­cio, co­mo le­ñe­ras y hor­nos pa­ra ca­len­tar los ba­ños.

TER­MAS DEL TEA­TRO

Da­ta­das a fi­na­les del si­glo I a. C., han lle­ga­do has­ta no­so­tros la sa­la pa­ra cam­biar­se de ro­pa con sus ta­qui­llas, una es­tan­cia de agua fría, otra con una pi­la y una pis­ci­na ca­len­ta­da con un horno. Jun­to a la puer­ta de la mu­ra­lla es­ta­ban las le­tri­nas, cu­yo ca­na­li­llo des­agua­ba al ex­te­rior.

CIR­CO

Ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en­tre 2004 y 2008 en la te­rra­za si­tua­da al no­roes­te de la ciu­dad han da­do a co­no­cer es­te edi­fi­cio de me­dia­dos del si­glo II, des­ti­na­do a las ca­rre­ras de ca­rros ti­ra­dos por ca­ba­llos. Una ne­cró­po­lis de in­ci­ne­ra­ción que­dó ocul­ta ba­jo su are­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.