MA­RI­DA

Historia y Vida Especial (Prisma) - - MÉRIDA -

BA­JO EL IS­LAM

Mé­ri­da se lla­mó du­ran­te cin­co si­glos Ma­ri­da.Cuando los ára­bes in­va­die­ron la pe­nín­su­la, la ciu­dad (a la izq­da., su tea­tro) se­guía te­nien­do su re­le­van­cia en la His­pa­nia vi­si­go­da y aún mos­tra­ba parte de su an­ti­guo es­plen­dor. No es ex­tra­ño que se con­vir­tie­ra en ob­je­ti­vo del ge­ne­ral Mu­sa ibn Nu­sayr, que lo­gró su ren­di­ción tras un año de ase­dio en 713. Pa­ra los ára­bes, igual que pa­ra los ro­ma­nos, los nú­cleos ur­ba­nos eran im­por­tan­tes, pues­to que con­tri­buían a is­la­mi­zar rá­pi­da­men­te la so­cie­dad.

SIN RAS­TRO

Ape­nas que­dan hue­llas de aque­lla lar­ga eta­pa is­lá­mi­ca. En el área de La Mo­re­ría (una par­ce­la de 14 m2 ubi­ca­da en el pa­seo de Roma de la ciu­dad) se con­ser­van res­tos de unos pa­la­ce­tes emi­ra­les. No obs­tan­te, la Al­ca­za­ba (a po­cos me­tros de dis­tan­cia) es la úni­ca edi­fi­ca­ción mu­sul­ma­na que se man­tie­ne en pie, y la pri­me­ra de ca­rác­ter mi­li­tar que es­te pue­blo le­van­tó en Es­pa­ña: en 835 ya ha­bían ter­mi­na­do de cons­truir­la. Re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han con­fir­ma­do que es­ta for­ta­le­za aco­gió una mez­qui­ta, que tras la Re­con­quis­ta pa­só a ser una igle­sia. Su mih­rab (hor­na­ci­na que sue­le al­ber­gar el Co­rán) so­bre­sa­le de una de las puer­tas de ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.