Anar­quis­tas en el go­bierno

Es­ta es la his­to­ria de un he­cho irre­pe­ti­ble: la de có­mo cua­tro anar­quis­tas lle­ga­ron a for­mar par­te del go­bierno es­pa­ñol. Los re­sul­ta­dos de la Gue­rra Ci­vil des­va­lo­ri­za­ron o re­le­ga­ron al ol­vi­do lo lo­gra­do por aque­llos mi­nis­tros.

Historia y Vida - - SUMARIO - J. Ca­sa­no­va, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea.

Con­tra lo que se po­dría es­pe­rar, los anar­quis­tas ocu­pa­ron cua­tro mi­nis­te­rios de la II Re­pú­bli­ca en ple­na Gue­rra Ci­vil.

Cuan­do se pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca, el 14 de abril de 1931, la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal del Tra­ba­jo (CNT) ape­nas te­nía vein­te años de his­to­ria. Aun­que mu­chos iden­ti­fi­ca­ban esa or­ga­ni­za­ción con la vio­len­cia y el te­rro­ris­mo, en reali­dad eso no era lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo ni lo más sor­pren­den­te de su cor­ta his­to­ria. El mi­to y la reali­dad de la CNT, el úni­co sin­di­ca­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio y anar­quis­ta que que­da­ba ya en el mun­do, se ha­bían for­ja­do por otros ca­mi­nos, por los de las lu­chas obre­ras y cam­pe­si­nas.

La CNT desa­rro­lló sus len­gua­jes de cla­se y sue­ños re­vo­lu­cio­na­rios en la pren­sa, en los ta­lle­res y fá­bri­cas, en las ca­lles. Así, a tra­vés del adoc­tri­na­mien­to y de las reivin­di­ca­cio­nes la­bo­ra­les, que­dó se­lla­da su de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca, su im­pron­ta an­ti­po­lí­ti­ca y an­ti­es­ta­tal, el re­cha­zo a las lu­chas elec­to­ra­les y par­la­men­ta­rias, su sin­di­ca­lis­mo de ac­ción di­rec­ta y su pro­yec­to de abo­li­ción del Es­ta­do y de or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad fu­tu­ra sin coer­ción.

Las crí­ti­cas de la CNT al Es­ta­do y a los par­ti­dos po­lí­ti­cos fue­ron pues­tas a prue­ba con la pro­cla­ma­ción de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. La CNT man­tu­vo relaciones muy di­fí­ci­les con ella y co­no­ció di­fe­ren­tes es­ta­dos de áni­mo, des­de las ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les de al­gu­nos a las in­su­rrec­cio­nes inú­ti­les de otros, pa­san­do por la hos­ti­li­dad de la ma­yo­ría de sus afi­lia­dos. Cuan­do es­ta­ban reha­cién­do­se to­dos esos ca­mi­nos, lle­gó la su­ble­va­ción mi­li­tar de ju­lio de 1936. De sú­bi­to, el anar­quis­mo se en­con­tró con lo que tan­to ha­bía bus­ca­do sin éxi­to, con su opor­tu­ni­dad histórica de ha­cer la revolución, de con­ver­tir en reali­dad el sue­ño igua­li­ta­rio.

el sin­di­ca­to anar­quis­ta man­tu­vo relaciones di­fí­ci­les con la se­gun­da re­pú­bli­ca es­pa­ño­la

Pe­ro la gue­rra ci­vil que si­guió a esa su­ble­va­ción im­pu­so una ló­gi­ca mi­li­tar, y, fren­te a ella, el sin­di­ca­lis­mo de pro­tes­ta y la clá­si­ca crí­ti­ca al po­der po­lí­ti­co que­da­ron in­ser­vi­bles. Una vez pues­to en mar­cha ese en­gra­na­je de re­be­lión mi­li­tar y res­pues­ta

re­vo­lu­cio­na­ria, las ar­mas fue­ron ya las úni­cas con de­re­cho a ha­blar.

Las ca­lles se lle­na­ron de hom­bres y mu­je­res ar­ma­dos, nue­vos pro­ta­go­nis­tas, mu­chos de los cua­les se ha­bían sig­ni­fi­ca­do por su vi­go­ro­sa opo­si­ción a la exis­ten­cia de ese mis­mo Es­ta­do con el que apa­ren­te­men­te se ali­nea­ban. No es­ta­ban allí exac­ta­men­te pa­ra de­fen­der la Re­pú­bli­ca, a la que ya se le ha­bía pa­sa­do su opor­tu­ni­dad, sino pa­ra ha­cer la revolución. Adon­de no ha­bía lle­ga­do la Re­pú­bli­ca con sus re­for­mas lle­ga­rían ellos con la revolución. Los me­dios po­lí­ti­cos de­ja­ban pa­so a los pro­ce­di­mien­tos ar­ma­dos.

El pa­raí­so anar­quis­ta

Mu­chos anar­quis­tas vie­ron sus sue­ños cum­pli­dos. So­ña­ron des­pier­tos. Du­ró po­co, pe­ro esos me­ses del ve­rano y oto­ño de 1936 fue­ron lo más pa­re­ci­do a lo que ellos creían que era la revolución y la eco­no­mía co­lec­ti­vi­za­da. Po­co im­por­ta­ba que el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio se lle­va­ra por de­lan­te a mi­les de per­so­nas. La ne­ce­sa­ria des­truc­ción de ese or­den ca­du­co era al­go in­sig­ni­fi­can­te, com­pa­ra­do con la “re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca y so­cial” que se em­pren­dió en ju­lio de 1936, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria mun­dial.

Esa es la ima­gen del pa­raí­so te­rre­nal que trans­mi­tie­ron la li­te­ra­tu­ra anar­quis­ta, las de­cla­ra­cio­nes de Bue­na­ven­tu­ra Du­rru­ti a los co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros o la pren­sa que po­dían leer los obre­ros de Bar­ce­lo­na y los mi­li­cia­nos en el fren­te de Ara­gón. El re­cuer­do de esa revolución pro­vo­ca, por lo tan­to, po­si­cio­nes en­fren­ta­das: con­vul­sión des­truc­ti­va y ra­di­cal pa­ra unos; de­mos­tra­ción, pa­ra otros, de la ca­pa­ci­dad crea­do­ra de los tra­ba­ja­do­res en in­dus­trias y tie­rras sin due­ños; au­to­ges­tión obre­ra o im­po­si­ción de los pos­tu­la­dos de una mi­no­ría di­ri­gen­te. Es una am­bi­va­len­cia, por otro la­do, pre­sen­te en to­dos los fe­nó­me­nos re­vo­lu­cio­na­rios y pe­río­dos de cam­bio so­cial que his­tó­ri­ca­men­te han ido acom­pa­ña­dos de gue­rras y pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les. La revolución es­pa­ño­la, que los anar­quis­tas con­si­de­ra­ron ex­clu­si­va­men­te su­ya, tu­vo en las mi­li­cias, en las co­lec­ti­vi­za­cio­nes y en los co­mi­tés sus prin­ci­pa­les se­ñas de iden­ti­dad. Mu­chos anar­quis­tas cre­ye­ron que, con la des­truc­ción de la le­ga­li­dad vi­gen­te y ese cam­bio de pro­pie­ta­rios, la revolución era ya una co­sa he­cha. Pe­ro, por muy des­truc­ti­va y ra­di­cal que se ma­ni­fes­ta­ra en el ve­rano de 1936, no ha­bía he­cho sino em­pe­zar. Los acon­te­ci­mien­tos en­se­gui­da de­mos­tra­ron que el ho­ri­zon­te no es­ta­ba tan des­pe­ja­do, y que el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, o lo que otros de­fi­nían co­mo un com­ba­te con­tra el fas­cis­mo en una gue­rra ci­vil, era en pri­mer lu­gar una lu­cha por el po­der po­lí­ti­co y mi­li­tar. Una pug­na por con­tro­lar las

los me­ses de ve­rano y oto­ño de 1936 fue­ron lo más pa­re­ci­do a la revolución que los anar­quis­tas so­ña­ban

ar­mas y los cam­bios por ellas fa­vo­re­ci­dos; por re­cons­truir ese Es­ta­do de­bi­li­ta­do por la su­ble­va­ción y el em­pu­je po­pu­lar.

En el go­bierno

Jo­sé Gi­ral ha­bía acep­ta­do el 19 de ju­lio, en me­dio de la con­fu­sión ini­cial, el en­car­go del Ma­nuel Aza­ña de pre­si­dir un go­bierno so­lo con re­pu­bli­ca­nos de iz­quier­da. Co­mo no re­pre­sen­ta­ba a esa nue­va movilización so­cial y po­lí­ti­ca abier­ta con la re­be­lión mi­li­tar, di­ri­gi­da tam­bién con­tra lo que que­da­ba del pro­pio Es­ta­do re­pu­bli­cano, tu­vo que di­mi­tir y de­jar pa­so a Fran­cis­co Lar­go Ca­ba­lle­ro. El lí­der de la UGT for­mó go­bierno el 4 de sep­tiem­bre de 1936. Fue el pri­me­ro y úni­co de la his­to­ria de Es­pa­ña pre­si­di­do por un di­ri­gen­te obre­ro, y la pri­me­ra vez que ha­bía mi­nis­tros co­mu­nis­tas en un país de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, aun­que más ex­traor­di­na­rio re­sul­tó lo que ocu­rrió des­pués, cuan­do lle­ga­ron al ga­bi­ne­te los anar­quis­tas.

El 4 de no­viem­bre de 1936, cua­tro di­ri­gen­tes de la CNT en­tra­ron en el nue­vo go­bierno de la Re­pú­bli­ca en gue­rra pre­si­di­do por el so­cia­lis­ta Lar­go Ca­ba­lle­ro. Era un “he­cho tras­cen­den­tal”, co­mo afir­ma­ba ese mis­mo día So­li­da­ri­dad Obre­ra, el prin­ci­pal ór­gano de ex­pre­sión de la CNT, por­que los anar­quis­tas nun­ca ha­bían con­fia­do en los po­de­res de la ac­ción gu­ber­na­men­tal. Anar­quis­tas en el go­bierno de una na­ción: un he­cho tras­cen­den­tal e irre­pe­ti­ble. Fren­te a lo que se ha di­cho a me­nu­do, po­cos hom­bres ilus­tres del anar­quis­mo es­pa­ñol se ne­ga­ron en­ton­ces a dar ese pa­so, y las re­sis­ten­cias de la “ba­se”, de esa ba­se sin­di­cal a la que siem­pre se su­po­ne re­vo­lu­cio­na­ria, fue­ron tam­bién mí­ni­mas. El ve­rano, san­grien­to y re­vo­lu­cio­na­rio, ya ha­bía pa­sa­do. Anar­quis­tas ra­di­ca­les y sin­di­ca­lis­tas mo­de­ra­dos (“faís­tas” y “trein­tis­tas”), que se ha­bían en­fren­ta­do y es­cin­di­do en los pri­me­ros años re­pu­bli­ca­nos, es­ta­ban aho­ra jun­tos, es­for­zán­do­se por ob­te­ner los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner en mar­cha sus nue­vas con­vic­cio­nes. Se tra­ta­ba de no de­jar los me­ca­nis­mos del po­der po­lí­ti­co y ar­ma­do en ma­nos de las res­tan­tes or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, una vez que que­dó cla­ro que lo que su­ce­día en Es­pa­ña era una gue­rra, y no una fies­ta re­vo­lu­cio­na­ria. An­tes de lle­gar a ese his­tó­ri­co mo­men­to, al­gu­nos di­ri­gen­tes anar­quis­tas pro­ba­ron, con po­co éxi­to, va­rios im­po­si­bles ro­deos.

po­cos ilus­tres del anar­quis­mo se ne­ga­ron a dar el pa­so, y la re­sis­ten­cia de la ba­se fue mí­ni­ma

Lar­go Ca­ba­lle­ro ofre­ció a la CNT un mi­nis­te­rio sin car­te­ra, una mi­nu­cia pa­ra lo que la or­ga­ni­za­ción anar­co­sin­di­ca­lis­ta con­si­de­ra­ba su ver­da­de­ra fuer­za. Pe­ro la trans­mi­sión de po­de­res de un go­bierno re­pu­bli­cano que na­da di­ri­gía a otro pre­si­di­do por el vie­jo co­no­ci­do, y otro­ra

“enemi­go”, lí­der del sin­di­ca­lis­mo ri­val pu­so en guar­dia a los co­mi­tés di­ri­gen­tes de la CNT. Mien­tras el go­bierno es­tu­vo for­ma­do por los re­pu­bli­ca­nos, los “bur­gue­ses de siem­pre”, des­pre­cia­dos, ade­más, por su in­ca­pa­ci­dad pa­ra de­te­ner el avan­ce fas­cis­ta, no les preo­cu­pó de­ma­sia­do. Es­tan­do el pue­blo ar­ma­do, ¿qué ne­ce­si­dad ha­bía de crear nue­vos or­ga­nis­mos de po­der? La lle­ga­da de Lar­go Ca­ba­lle­ro a él, acom­pa­ña­do de so­cia­lis­tas y co­mu­nis­tas, cam­bia­ba, sin em­bar­go, las cosas, y obli­ga­ba tam­bién a mo­di­fi­car la re­tó­ri­ca.

El nue­vo dis­cur­so

To­ma­ron la ini­cia­ti­va los anar­co­sin­di­ca­lis­tas de Ca­ta­lu­ña, allí don­de los acon­te­ci­mien­tos de ju­lio de 1936 más in­fluen­cia ha­bían da­do a la CNT. El hom­bre fuer­te y res­pe­ta­do del mo­men­to era Ma­riano Ro­drí­guez Vázquez, “Ma­ria­net”, un jo­ven mi­li­tan­te de la cons­truc­ción na­ci­do en 1909, miem­bro tam­bién de la FAI, que po­día pre­sen­tar en su cu­rrí­cu­lum ha­ber pa­sa­do más de vein­ti­nue­ve me­ses en la cár­cel en las seis ve­ces que fue de­te­ni­do du­ran­te los años re­pu­bli­ca­nos. Se­cre­ta­rio de la Con­fe­de­ra­ción Re­gio­nal del Tra­ba­jo de Ca­ta­lu­ña des­de ju­nio de 1936 y apo­ya­do por gen­te tan dis­par co­mo Juan Gar­cía Oli­ver, Die­go Abad de San­ti­llán o Fe­de­ri­ca Mon­tseny, em­pren­dió un dis­cur­so de or­den, dis­ci­pli­na­rio, que, sin re­nun­ciar a la pro­fun­di­dad y el ra­di­ca­lis­mo del cam­bio ges­ta­do, aca­ba­ra con los im­pul­sos dis­per­sos y sin coor­di­na­ción. Una pro­pa­gan­da ma­cha­co­na pre­pa­ró el am­bien­te pa­ra dul­ci­fi­car la in­cor­po­ra­ción de los di­ri­gen­tes anar­co­sin­di­ca­lis­tas a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad y go­bierno. Ja­cin­to Tory­ho, pri­me­ro des­de la Ofi­ci­na de Pren­sa y Pro­pa­gan­da de la CNT y des­pués des­de So­li­da­ri­dad Obre­ra, fue el hom­bre es­co­gi­do pa­ra desa­rro­llar esa es­tra­te­gia. Lo que ocu­rrió des­pués, en ape­nas seis se­ma­nas, cam­bió la his­to­ria del anar­quis­mo es­pa­ñol. El 15 de sep­tiem­bre se ce­le­bró un Pleno Na­cio­nal de Re­gio­na­les en Ma­drid, don­de se dis­cu­tió el ca­mino in­me­dia­to que la CNT de­bía se­guir an­te la for­ma­ción del go­bierno de Lar­go Ca­ba­lle­ro. Tras du­ros en­fren­ta­mien­tos en­tre la de­le­ga­ción va­len­cia­na, que apo­ya­ba la en­tra­da en el go­bierno, y la ca­ta­la­na, que se opo­nía a ella, se for­mó una co­mi­sión pa­ra dic­ta­mi­nar so­bre el asun­to. La re­so­lu­ción fi­nal

da­ba la ra­zón en lo fun­da­men­tal a los anar­co­sin­di­ca­lis­tas ca­ta­la­nes. Se pro­pu­so la “cons­ti­tu­ción de un Con­se­jo Na­cio­nal de De­fen­sa, com­pues­to por el mo­men­to de to­dos los sec­to­res po­lí­ti­cos en lu­cha con­tra el fas­cis­mo”, con cin­co re­pre­sen­tan­tes de la CNT, cin­co de la UGT y cua­tro re­pu­bli­ca­nos y pre­si­di­do por Lar­go Ca­ba­lle­ro. Ob­via­men­te, no tu­vo la aco­gi­da es­pe­ra­da, por­que pa­ra desa­rro­llar esas fun­cio­nes ya es­ta­ba el go­bierno exis­ten­te. Las di­fe­ren­cias con ese tam­bién apa­re­cían pa­ten­tes: el pro­yec­to de la CNT ex­cluía a los co­mu­nis­tas, y bá­si­ca­men­te con­ver­tía la ne­ce­sa­ria coo­pe­ra­ción den­tro de un he­te­ro­gé­neo mo­vi­mien­to an­ti­fas­cis­ta en una alian­za obre­ra se­cun­da­da por re­pu­bli­ca­nos. Lo pri­me­ro era ya im­po­si­ble en sep­tiem­bre de 1936; lo se­gun­do fue lo que cre­yó erró­nea­men­te ha­ber lo­gra­do la CNT cuan­do en­tró fi­nal­men­te en el go­bierno el 4 de no­viem­bre. En esas es­ca­ra­mu­zas se en­con­tra­ban las cosas, “Con­se­jo Na­cio­nal de De­fen­sa” o go­bierno, cuan­do apa­re­ció en el es­ce­na­rio Ho­ra­cio Mar­tí­nez Prie­to. Las des­crip­cio­nes de los pro­pios anar­quis­tas coin­ci­den en pre­sen­tar­lo co­mo un hom­bre “gris”, siem­pre par­ti­da­rio de la in­ter­ven­ción, y con es­ca­so gan­cho pa­ra mí­ti­nes y ac­tos pú­bli­cos. Mar­tí­nez Prie­to ha­bía re­nun­cia­do al car­go de se­cre­ta­rio del Co­mi­té Na­cio­nal de la CNT tras el Con­gre­so de Za­ra­go­za de ma­yo de 1936. El gol­pe mi­li­tar le sor­pren­dió en el País Vas­co. Cuan­do pu­do via­jar a Ma­drid en sep­tiem­bre, asu­mió de nue­vo la se­cre­ta­ría del Co­mi­té Na­cio­nal, sin que se se­pa exac­ta­men­te quién lo nom­bró. En un nue­vo Pleno Na­cio­nal de Re­gio­na­les, el 30 de sep­tiem­bre, ata­có el pro­yec­to de un Con­se­jo Na­cio­nal de De­fen­sa y desa­rro­lló sus ar­gu­men­tos a fa­vor de la par­ti­ci­pa­ción pu­ra y sim­ple en el go­bierno. La de­le­ga­ción de Ca­ta­lu­ña se­guía re­sis­tien­do, y el acuer­do se atra­só.

La ne­go­cia­ción

Pa­re­ce ob­vio que, al mar­gen de que a los anar­quis­tas de siem­pre les mal­so­na­ra la pa­la­bra go­bierno, lo que bus­ca­ban Ma­riano R. Vázquez y los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes que lo se­cun­da­ban era ob­te­ner más ven­ta­jas y be­ne­fi­cios de los que Lar­go Ca­ba­lle­ro

con su en­tra­da en el go­bierno, la cnt cre­yó for­mar una alian­za obre­ra se­cun­da­da por re­pu­bli­ca­nos

es­ta­ba dis­pues­to a con­ce­der. Su dis­cur­so de or­den y dis­ci­pli­na, com­par­ti­do tam­bién por esas fe­chas por Joan Pei­ró des­de So­li­da­ri­dad Obre­ra, les ha­bía con­du­ci­do ya al go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat –“Con­se­jo de la Ge­ne­ra­li­dad”, de­cían ellos– el 26 de sep­tiem­bre de 1936, y a la di­so­lu­ción del Co­mi­té Cen­tral de Mi­li­cias An­ti­fas­cis­tas. El “re­ga­teo” en­tre Lar­go Ca­ba­lle­ro y Ho­ra­cio Mar­tí­nez Prie­to pa­ra de­ter­mi­nar el nú­me­ro exac­to de mi­nis­tros con que iba a con­tar la CNT ocu­pó los úl­ti­mos días de oc­tu­bre. Al fi­nal fue­ron cua­tro, aun­que el lí­der de la UGT sos­tu­vo en sus “re­cuer­dos” que le ha­bían so­li­ci­ta­do seis.

El Co­mi­té Na­cio­nal de la CNT eli­gió los cua­tro nom­bres des­ti­na­dos a tan su­bli­me mi­sión: Fe­de­ri­ca Mon­tseny, Juan Gar­cía Oli­ver, Joan Pei­ró y Juan Ló­pez. En esos cua­tro di­ri­gen­tes es­ta­ban re­pre­sen­ta­dos de for­ma equi­li­bra­da los dos prin­ci­pa­les sec­to­res que ha­bían pug­na­do por la su­pre­ma­cía en el anar­co­sin­di­ca­lis­mo du­ran­te los años re­pu­bli­ca­nos: los sin­di­ca­lis­tas y la FAI. Joan Pei­ró y Juan Ló­pez, mi­nis­tros de In­dus­tria y Co­mer­cio, que­da­ban co­mo in­dis­cu­ti­bles fi­gu­ras de aque­llos sin­di­ca­tos de opo­si­ción que, tras ser ex­pul­sa­dos de la CNT en 1933, ha­bían vuel­to de nue­vo al re­dil po­co an­tes de la su­ble­va­ción mi­li­tar. Juan Gar­cía Oli­ver, nue­vo mi­nis­tro de Jus­ti­cia, era el sím­bo­lo del “hom­bre de ac­ción”, de la “gim­na­sia re­vo­lu­cio­na­ria”, de la es­tra­te­gia in­su­rrec­cio­nal con­tra la Re­pú­bli­ca, que ha­bía as­cen­di­do co­mo la es­pu­ma des­de las jor­na­das re­vo­lu­cio­na­rias de ju­lio en Bar­ce­lo­na. A Fe­de­ri­ca Mon­tseny, mi­nis­tra de Sanidad, la fa­ma le ve­nía de fa­mi­lia, hi­ja de Fe­de­ri­co Ura­les y Soledad Gus­ta­vo, y de su plu­ma, que ha­bía afi­la­do du­ran­te la Re­pú­bli­ca pa­ra ata­car, des­de el anar­quis­mo más in­tran­si­gen­te, a to­dos los trai­do­res re­for­mis­tas. Ella iba a ser, ade­más, la pri­me­ra mu­jer mi­nis­tra en la his­to­ria de Es­pa­ña.

los cua­tro di­ri­gen­tes re­pre­sen­ta­ban a los dos sec­to­res en pug­na du­ran­te la re­pú­bli­ca

La CNT en el go­bierno

“He­cho trans­cen­den­tal”, de­cía So­li­da­ri­dad Obre­ra ese mis­mo 4 de no­viem­bre. “El Go­bierno [...] ha de­ja­do de ser una fuer­za de opre­sión con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra”. Nun­ca los di­ri­gen­tes anar­quis­tas ha­bían di­cho eso de un go­bierno ni ha­bían con­fia­do de esa for­ma en los po­de­res de la ac­ción gu­ber­na­men­tal. La gue­rra y la revolución ha­bían cam­bia­do, no

obs­tan­te, esa per­cep­ción, o al me­nos así lo creían ellos en ese mo­men­to.

La CNT acep­tó cua­tro mi­nis­te­rios que po­co te­nían que de­cir en los gran­des pro­ble­mas que afec­ta­ban al Es­ta­do, a la revolución y a la gue­rra. Los li­ber­ta­rios tu­vie­ron que to­le­rar una po­lí­ti­ca agra­ria que no com­par­tían, es­tu­vie­ron siem­pre au­sen­tes de las re­so­lu­cio­nes en ma­te­ria mi­li­tar y, pa­ra la apli­ca­ción de su po­lí­ti­ca in­dus­trial, Joan Pei­ró en­con­tró se­rios obs­tácu­los en los go­bier­nos au­tó­no­mos de Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co, pre­ci­sa­men­te las zo­nas don­de es­ta­ban lo­ca­li­za­das las prin­ci­pa­les in­dus­trias.

Ca­mino sin al­for­jas

Ahí, y no tan­to en la de­ci­sión asu­mi­da de par­ti­ci­par en el go­bierno, re­si­den los mo­ti­vos de lo que des­pués fue ca­li­fi­ca­do co­mo “fra­ca­so”: eli­gie­ron el ca­mino sin las al­for­jas ne­ce­sa­rias pa­ra em­pren­der­lo. Los li­ber­ta­rios, que, co­mo con­se­cuen­cia del de­rrum­ba­mien­to del po­der re­pu­bli­cano, par­ti­ci­pa­ban en las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas a tra­vés de los múl­ti­ples co­mi­tés que ellos mis­mos crea­ron, se mos­tra­ron in­ca­pa­ces de plas­mar to­do eso en una po­lí­ti­ca glo­bal cuan­do les lle­gó la ho­ra. In­ca­pa­ci­dad que es­pe­ra­ban, y desea­ban, tam­bién las res­tan­tes fuer­zas po­lí­ti­cas. Me­jor que es­tu­vie­ran den­tro que fue­ra. Cho­ca­rían con la du­ra reali­dad del po­der y de la gue­rra y ten­drían que aban­do­nar su re­tó­ri­ca y sus ex­tre­mis­mos re­vo­lu­cio­na­rios. Y, sin ellos, la CNT que­da­ría en na­da.

Del pa­so de la CNT por el go­bierno que­da­ron es­ca­sas hue­llas. En­tra­ron en no­viem­bre de 1936 y se fue­ron en ma­yo de 1937. Po­co pu­die­ron ha­cer en seis me­ses, pe­se a su no­ta­ble ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va. Co­mo la revolución y la gue­rra se per­die­ron, nun­ca pu­die­ron aque­llos mi­nis­tros pa­sear su dig­ni­dad por la his­to­ria. Y, co­mo no po­día ser me­nos, a se­me­jan­te ac­to de rup­tu­ra con la tra­di­ción an­ti­po­lí­ti­ca se le acha­ca­ron to­das las des­gra­cias. Pa­ra la memoria co­lec­ti­va del mo­vi­mien­to li­ber­ta­rio, de­rro­ta­do y en el exi­lio, de aque­lla trai­ción, de aquel error, so­lo po­dían de­ri­var­se fa­ta­les con­se­cuen­cias. Se me­nos­pre­ció así, en ese ajus­te de cuen­tas con el pa­sa­do, lo que de ne­ce­sa­rio y po­si­ti­vo hu­bo en aquel gi­ro ex­traor­di­na­rio. Ne­ce­sa­rio, por­que la revolución y la gue­rra, que los anar­quis­tas no ha­bían pro­vo­ca­do, obli­ga­ron a ar­ti­cu­lar una so­lu­ción que, evi­den­te­men­te, de­bía ale­jar­se de las doc­tri­nas

la cnt acep­tó cua­tro mi­nis­te­rios que po­co te­nían que de­cir en los gran­des pro­ble­mas del es­ta­do

y ac­ti­tu­des que his­tó­ri­ca­men­te les ha­bían iden­ti­fi­ca­do. Po­si­ti­vo, por­que esa de­fen­sa de la res­pon­sa­bi­li­dad y de la dis­ci­pli­na me­jo­ró la si­tua­ción en la re­ta­guar­dia, evi­tó bas­tan­tes más de­rra­ma­mien­tos inú­ti­les de san­gre de los que hu­bo y con­tri­bu­yó a mi­ti­gar la re­sis­ten­cia que la otra es­tra­te­gia dis­po­ni­ble, la ma­xi­ma­lis­ta y de en­fren­ta­mien­to ra­di­cal con las ins­ti­tu­cio­nes re­pu­bli­ca­nas, ha­bía ali­men­ta­do.

Es evi­den­te que un aná­li­sis de es­te ti­po, que se­pa­ra al his­to­ria­dor del jui­cio de au­ten­ti­ci­dad so­bre la pu­re­za doc­tri­nal de aque­llos pro­ta­go­nis­tas, lle­va a con­si­de­rar otras fa­ce­tas ol­vi­da­das. Co­mo la de que fue­ra un “anar­quis­ta de ac­ción” co­mo Gar­cía Oli­ver quien con­so­li­da­ra los tri­bu­na­les po­pu­la­res o crea­ra los cam­pos de tra­ba­jo, en vez del ti­ro en la nu­ca, pa­ra los “pre­sos fas­cis­tas”. O que a un sin­di­ca­lis­ta de to­da la vi­da co­mo Joan Pei­ró le co­rres­pon­die­ra re­gu­lar las in­ter­ven­cio­nes e in­cau­ta­cio­nes de las in­dus­trias de gue­rra. O que Fe­de­ri­ca Mon­tseny, en fin, es­ca­la­ra a la cús­pi­de del po­der po­lí­ti­co, un es­pa­cio ne­ga­do tra­di­cio­nal­men­te a las mu­je­res y que Fran­co les vol­ve­ría a ne­gar du­ran­te dé­ca­das. Des­de el mi­nis­te­rio em­pren­dió una po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria de me­di­ci­na pre­ven­ti­va, de con­trol de las en­fer­me­da­des ve­né­reas, una de las pla­gas de la épo­ca, y de re­for­ma eu­ge­né­si­ca del abor­to, que, pe­se a que­dar­se en una me­ra ini­cia­ti­va, avan­zó al­gu­nos de­ba­tes to­da­vía pre­sen­tes en la so­cie­dad ac­tual. Los trá­gi­cos su­ce­sos de ma­yo de 1937 en Bar­ce­lo­na, que de­ja­ron de­ce­nas de muer­tos y he­ri­dos por las ca­lles, ace­le­ra­ron la pér­di­da del po­der po­lí­ti­co y ar­ma­do de los anar­co­sin­di­ca­lis­tas. Bas­tan­te an­tes de per­der la gue­rra, la revolución ya ha­bía de­ja­do de ser pa­ra ellos la re­fe­ren­cia in­elu­di­ble, aque­lla fuer­za de­vas­ta­do­ra que se ha­bía lle­va­do por de­lan­te en el ve­rano de 1936 el vie­jo or­den. Des­apa­re­ció de su agen­da, in­clu­so de su dis­cur­so. Da­do que la Gue­rra Ci­vil se in­ter­na­cio­na­li­zó pron­to y las fuer­zas en lu­cha de­pen­die­ron ca­da vez más de la ayu­da ex­tran­je­ra, la CNT aca­bó ais­la­da y sin nin­gu­na po­si­bi­li­dad de com­pe­tir en ese te­rreno con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. El mo­vi­mien­to li­ber­ta­rio en­tró, des­de la pri­ma­ve­ra de 1938, en fa­se de li­qui­da­ción. El 1 de abril de 1939 to­do se ha­bía aca­ba­do. Tras la con­quis­ta por el ejér­ci­to de Fran­co de to­do el te­rri­to­rio fiel a la Re­pú­bli­ca, el or­den so­cial fue res­ta­ble­ci­do con la mis­ma ra­pi­dez con la que ha­bía si­do de­rro­ca­do. Las cár­ce­les, las eje­cu­cio­nes y el lar­go exi­lio me­tie­ron al anar­co­sin­di­ca­lis­mo en un tú­nel del que ya no vol­ve­ría a sa­lir.

PIN­TA­DAS con­tra ge­ne­ra­les mo­nár­qui­cos, ma­drid, 1931. En la pág. an­te­rior, Gar­cía oli­ver en 1936.

EL LÍ­DER ANAR­QUIS­TA Bue­na­ven­tu­ra du­rru­ti, muer­to en ex­tra­ñas circunstancias en 1936.

CENETISTAS en su mar­cha a za­ra­go­za, ini­cios de la gue­rra. aba­jo, ma­riano ro­drí­guez vázquez.

MI­LI­CIA­NOS de LA CNT en una ba­rri­ca­da de san se­bas­tián, 3 de sep­tiem­bre de 1936.

LA IN­DUS­TRIA de gue­rra re­pu­bli­ca­na: obre­ros en la fá­bri­ca his­pano-sui­za. Bar­ce­lo­na, 1936.

DIS­PA­ROS des­de un edi­fi­cio en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na du­ran­te los he­chos de ma­yo, 1937.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.