Una trans en el ejér­ci­to

An­tes de An­to­nio de Erau­so fue Ca­ta­li­na. La que se­ría co­no­ci­da co­mo “la mon­ja al­fé­rez” rom­pió to­dos los es­te­reo­ti­pos se­xua­les del si­glo xvii.

Historia y Vida - - SUMARIO - E. Ga­rri­do, pe­rio­dis­ta.

En su re­tra­to más co­no­ci­do, un óleo sin fir­mar fe­cha­do en 1630, Ca­ta­li­na de Erau­so apa­re­ce con atuen­do sol­da­des­co: go­li­lla, al­za­cue­llo de hie­rro y co­le­ti­llo de an­te. Aun­que de ros­tro im­ber­be, su mi­ra­da adus­ta re­fle­ja un as­pec­to re­cio y va­ro­nil que tras­lu­ce una ex­pre­sión agre­si­va. Du­ran­te si­glos, el re­tra­to se atri­bu­yó al ar­tis­ta se­vi­llano Fran­cis­co Pa­che­co, maestro y sue­gro de Ve­láz­quez. Tras una re­cien­te res­tau­ra­ción, se ha de­ter­mi­na­do la au­to­ría en el pin­tor ma­dri­le­ño Juan van der Ha­men y León.

Fi­gu­ra le­gen­da­ria y sin du­da no­ve­les­ca, a me­dio ca­mino en­tre la reali­dad y la fic­ción, el oxí­mo­ron de su seu­dó­ni­mo, mon­ja al­fé­rez, nos re­mi­te a esa doble ver­tien­te que la acom­pa­ña­rá en tan­tas fa­ce­tas de su vi­da. Ni la fe­cha de su na­ci­mien­to es­tá cla­ra. En su au­to­bio­gra­fía di­ce ha­ber ve­ni­do al mun­do en 1585, pe­ro se­gún la fe de bau­tis­mo con­ser­va­da na­ció en San Se­bas­tián en el año 1592. Fue en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da y re­li­gio­sa. Su pa­dre, hom­bre de mar y de plu­ma, se alis­tó en 1587 en la nao Ma­ría San Juan, que for­mó par­te de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble.

De mon­ja a pí­ca­ro

A muy tem­pra­na edad, jun­to con sus her­ma­nas, Ca­ta­li­na in­gre­sa en el convento de San Se­bas­tián el An­ti­guo de las ma­dres do­mi­ni­cas, cu­ya prio­ra es una tía su­ya. Años des­pués fue tras­la­da­da a otro convento, más es­tric­to, de la mis­ma ciu­dad. En los once años que per­ma­ne­ció en to­tal con las mon­jas, re­ci­bió cier­ta for­ma­ción y apren­dió la­tín. Po­co an­tes de or­de­nar­se hu­ye del convento, al pa­re­cer tras un al­ter­ca­do, tal co­mo lo re­la­ta ella mis­ma: “Es­tan­do en el año de no­vi­cia­do, ya cer­ca del fin, se me ocu­rrió una re­yer­ta con una mon­ja pro­fe­sa lla­ma­da do­ña Ca­ta­li­na de Ali­ri, que viu­da en­tró y pro­fe­só, la cual era robusta, y yo mu­cha­cha; me mal­tra­tó de ma­nos, y yo lo sen­tí”. Deam­bu­la por el mon­te co­mien­do ape­nas man­za­nas y, co­mo pue­de, se cor­ta el pe­lo y trans­for­ma su há­bi­to en un tra­je de hom­bre. A par­tir de es­te mo­men­to, sal­vo en con­ta­das ex­cep­cio­nes, no vol­ve­rá a mos­trar­se co­mo mu­jer. Vi­vió la ma­yor par­te de su vi­da ba­jo el nom­bre de An­to­nio Erau­ so, sol­da­do, aven­tu­re­ro, con­quis­ta­dor y vi­vi­dor. Ini­cia así su nue­va vi­da co­mo pró­fu­go. El pe­río­do en­tre su es­ca­pa­da del convento y su par­ti­da al Nue­vo Mun­do que­da per­fec­ta­men­te en­mar­ca­do en lo que se­ría la vi­da de un pí­ca­ro de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la del Si­glo de Oro.

Lle­ga has­ta Vi­to­ria y des­pués a Valladolid, don­de ser­vi­rá co­mo pa­je, ba­jo el nom­bre de Fran­cis­co Lo­yo­la, a don Juan de Idiá­quez, se­cre­ta­rio del rey. Sie­te me­ses des­pués, lle­ga su pa­dre de vi­si­ta a ca­sa de Idiá­quez, de quien era ami­go, y Ca­ta­li­na, an­te el te­mor de ser des­cu­bier­ta, de­ci­de huir. Pa­sa por Bil­bao, don­de per­ma­ne­ce un mes en pri­sión, acu­sa­da de pro­pi­nar una pe­dra­da a un su­je­to que se mo­fa­ba de ella. En Es­te­lla se que­da dos años al ser­vi­ cio de un ca­ba­lle­ro de la or­den de San­tia­go, y de ahí vuel­ve a su ciu­dad na­tal, don­de sir­ve tres me­ses en ca­sa de su tía do­ña Úr­su­la de Za­rauz sin ser re­co­no­ci­da. Más de un do­min­go asis­te a mi­sa en el convento del que ha­bía hui­do pa­ra, a es­con­di­das, ver a sus pa­dres y her­ma­nos.

El Nue­vo Mun­do

To­dos sus her­ma­nos va­ro­nes fue­ron mi­li­ta­res, y al me­nos tres de ellos vi­vie­ron y mu­rie­ron en Amé­ri­ca. Ca­ta­li­na, co­mo si qui­sie­ra ser uno más, y lle­va­da por la mis­ma in­quie­tud que mu­chos vascos de aque­lla épo­ca, se lan­za a la aven­tu­ra. Via­ja a Se­vi­lla y de ahí a Cádiz, don­de se en­ro­la co­mo gru­me­te en un ga­león ha­cia el Nue­vo Mun­do. El ca­pi­tán, otro tío su­

yo, tam­po­co la re­co­no­ce. En pa­la­bras de la pro­pia Ca­ta­li­na: “Par­ti­mos de San­lú­car, lu­nes San­to, año de 1603”.

Una vez atra­ca­do el bar­co en el pri­mer puer­to sud­ame­ri­cano, Ca­ta­li­na apro­ve­cha pa­ra ro­bar­le a su tío 500 pe­sos y hu­ye. Di­cha can­ti­dad era muy con­si­de­ra­ble, si te­ne­mos en cuen­ta que, en uno de los pri­me­ros tra­ba­jos que con­si­gue, su suel­do se fi­ja en 600 pe­sos al año. Po­co des­pués co­no­ce a Juan de Ur­qui­za, rico mer­ca­der en Tru­ji­llo, a cu­yo ser­vi­cio per­ma­ne­ce­rá tres me­ses. Des­de su lle­ga­da a Amé­ri­ca, Erau­so entra en con­tac­to con esa es­pe­cie de her­man­dad o red de ayu­da mu­tua que cons­ti­tu­yen los vascos en el Nue­vo Mun­do, lo que le fa­ci­li­ta­rá mu­cho las co­sas a lo lar­go de to­do su pe­ri­plo. Ca­ta­li­na era de es­ta­tu­ra gran­de y no te­nía pe­cho, gra­cias, se­gún con­tó ella mis­ma, a un em­plas­to que le ha­bía fa­ci­li­ta­do un ita­liano. Des­de el pri­mer mo­men­to ex­hi­be un com­por­ta­mien­to mas­cu­lino, aso­cia­do al con­quis­ta­dor es­pa­ñol lle­ga­do a aque­llas tie­rras, del que ha­ce ga­la de ma­ne­ra im­pul­si­va y agre­si­va an­te “in­sul­tos al or­gu­llo y al ho­nor, pro­ble­mas de fal­das, gue­rras de con­quis­ta, al­ter­ca­dos en el jue­go, due­los, en­fren­ta­mien­tos con la­dro­nes y ban­do­le­ros...”, tal co­mo reseña la his­to­ria­do­ra Aránzazu Bo­rra­che­ro.

Ese ca­rác­ter al­ti­vo y po­co da­do a so­por­tar afren­tas, jun­to a su gran afi­ción por los jue­gos de nai­pes, las ta­ber­nas, las ri­ñas, etc., la si­túan en un am­bien­te vio­len­to en el que en oca­sio­nes ten­drá que de­fen­der­ se, y ata­car en otras, a es­pa­da­zos. Uno de es­tos pri­me­ros en­cuen­tros mor­ta­les tie­ne lu­gar al ser ofen­di­da por un tal Re­yes, a quien de­ja he­ri­do con un gran cor­te en la ca­ra, y a cu­yo ami­go atra­vie­sa con la es­pa­da. A fin de arre­glar la si­tua­ción, Ur­qui­za in­ten­ta ca­sar a Erau­so con una da­ma ami­ga su­ya, pa­rien­te de Re­yes, a lo que Ca­ta­li­na se nie­ga en re­don­do. Po­co des­pués, su ri­val la bus­ca de nue­vo, y en es­ta oca­sión Ca­ta­li­na aca­ba con él. Es pues­ta a dis­po­si­ción del co­rre­gi­dor, que, per­ca­tán­do­se de que es vas­ca, la de­ja huir. Lle­ga a la ca­pi­tal con una car­ta de re­co­men­da­ción de Ur­qui­za pa­ra su ami­go, el cón­sul ma­yor de Li­ma. Una vez más, sa­ca par­ti­do de su ori­gen vas­co, tan­to pa­ra con­se­guir tra­ba­jo co­mo pa­ra en­con­trar pro­tec­ción. No en vano, los viz­caí­nos, nom­bre ge­né­ri­co uti­li­za­do en la épo­ca pa­ra re­fe­rir­se a los vascos, ocu­pa­ban lu­ga­res pri­vi­le­gia­dos en la so­cie­dad co­lo­nial. Per­ma­ne­ce al fren­te de uno de los co­mer­cios del cón­sul sa­tis­fac­to­ria­men­te has­ta que, a los nue­ve me­ses, es­te en­cuen­tra a Ca­ta­li­na “ju­gan­do” con sus

SU CA­RÁC­TER AL­TI­VO Y SU AFI­CIÓN AL JUE­GO LA SI­TÚAN EN UN AM­BIEN­TE VIO­LEN­TO EN EL QUE SE DE­FIEN­DE A ES­PA­DA­ZOS

ma­nos ba­jo la fal­da de su jo­ven cu­ña­da. La despide al mo­men­to.

Al­fé­rez An­to­nio Erau­so

Du­ran­te los dos de­ce­nios y me­dio que pa­sa en Amé­ri­ca, la im­pre­ci­sión en cuan­to a las fe­chas es una cons­tan­te. Se alis­ta en el ejér­ci­to y via­ja has­ta Chi­le, don­de los es­pa­ño­les se en­cuen­tran in­mer­sos en las gue­rras arau­ca­nas, con­flic­to que du­ran­te ca­si tres si­glos en­fren­tó a las tro­pas mo­nár­qui­cas con los in­dí­ge­nas de la re­gión me­ri­dio­nal del país. Es en esa épo­ca cuan­do tie­ne lu­gar, sin du­da, el epi­so­dio más tru­cu­len­to de su vi­da: el ase­si­na­to del ca­pi­tán Mi­guel de Erau­so, su her­mano ma­yor. Se en­con­tra­ron en Concepción, don­de An­to­nio se une a la mis­ma com­pa­ñía en

la que sir­ve Mi­guel. Es­te, que en ab­so­lu­to le re­co­no­ce, se com­por­ta co­mo si de un her­mano se tra­ta­ra. Es­ta re­la­ción fra­ter­nal se rom­pe cuan­do An­to­nio in­ten­ta se­du­cir a la aman­te de Mi­guel, lo que provoca la se­pa­ra­ción de los ca­ma­ra­das. Al ca­bo de tres años, al­re­de­dor de 1613, se re­en­cuen­tran en el cam­po de ba­ta­lla. Es en­ton­ces cuan­do An­to­nio ob­tie­ne el ran­go de al­fé­rez, co­mo re­co­no­ci­mien­to por el va­lor de­mos­tra­do en la con­tien­da. Ri­ñas, pe­leas de can­ti­na, lan­ces a es­pa­da y de­más es­ca­ra­mu­zas for­man par­te de su día a día. En me­dio de una tri­ful­ca en la ciu­dad de Concepción, da muer­te al au­di­tor ge­ne­ral, y aca­ba re­fu­gián­do­se en una igle­sia, don­de per­ma­ne­ce cer­ca­do du­ran­te seis me­ses pa­ra sa­lir li­bre des­pués. Una no­che ce­rra­da, en un duelo más, sin ape­nas ver al con­tra­rio por la os­cu­ri­dad ab­so­lu­ta, atra­vie­sa con su es­pa­da a Mi­guel, su pro­pio her­mano. Con unas bre­ves fra­ses lo re­fle­ja en su bio­gra­fía: “Muer­to el di­cho ca­pi­tán Mi­guel de Erau­so, lo en­te­rra­ron en el di­cho convento de San Fran­cis­co, vién­do­lo yo des­de el co­ro, ¡sa­be Dios con qué do­lor!”.

En es­te su­ce­so, co­mo en tan­tos otros en su bio­gra­fía, es di­fí­cil dis­tin­guir dón­de aca­ba la reali­dad y em­pie­za la fan­ta­sía. Pa­ra Aránzazu Bo­rra­che­ro, el ase­si­na­to de Mi­guel obe­de­ce­ría a un propósito: An­to­nio desea eli­mi­nar una fi­gu­ra de pre­emi­nen­cia so­cial y fa­mi­liar por­que an­he­la ocu­par su pues­to. El in­ci­den­te, en efec­to, le ele­va a la ca­te­go­ría de pri­mo­gé­ni­to, y así se com­por­ta con sus dos her­ma­nos me­no­res, a los que asis­te y pro­te­ge co­mo hi­cie­ra Mi­guel con él. Es tal el re­co­no­ci­mien­to que ob­tie­ne co­mo va­rón que su pro­pia ma­dre, en su tes­ta­men­to, se re­fie­re a él con el nom­bre de An­to­nio de Erau­so.

EL OS­CU­RO ASE­SI­NA­TO DE SU HER­MANO MA­YOR PO­DRÍA OBE­DE­CER AL AN­HE­LO DE OCU­PAR SU PUES­TO EN LA FA­MI­LIA

In­nu­me­ra­bles ha­za­ñas, no siem­pre loa­bles aun­que sí in­creí­bles, ja­lo­nan su vi­da. Hu­ye de Chi­le atra­ve­san­do la cor­di­lle­ra de los An­des has­ta lle­gar a Tu­cu­mán. No mu­cho tiem­po des­pués de­be­rá aban­do­nar la ciu­dad ar­gen­ti­na pa­ra no te­ner que ca­sar­se con dos mo­zas a las que ha­bía pro­me­ti­do ma­tri­mo­nio, una viu­da in­dia y la hi­ja de un ca­nó­ni­go. Tar­da tres me­ses en lle­gar a Po­to­sí (ac­tual Bo­li­via), don­de se une de nue­vo al ejér­ci­to con el car­go de ayu­dan­te de sar­gen­to ma­yor. Par­ti­ci­pa en va­rias ba­ta­llas con­tra los in­dí­ge­nas y des­ta­ca por su de­ci­sión y va­len­tía. En la ciu­dad de Chu­qui­sa­ca le detienen acu­sa­do de un de­li­to que no ha co­me­ti­do. Pe­se a su con­di­ción de viz­caíno, pues­ta en co­no­ci­mien­to del tri­bu­nal por par­te del pro­cu­ra­dor, re­ci­be tor­men­to. Fi­nal­men­te, tras so­por­tar la tor­tu­ra sin sol­tar pa­la­bra, es pues­to en li­ber­tad.

La sen­sa­ción de pe­li­gro y el mie­do a ser des­cu­bier­to acom­pa­ñan a An­to­nio en to­do su pe­re­gri­na­je por el Nue­vo Mun­do. En la so­cie­dad ibe­roa­me­ri­ca­na del si­glo xvii, la prác­ti­ca del tra­ves­tis­mo con­lle­va se­rios ries­gos. A los hom­bres que se vis­ten de mu­jer se les pue­de acu­sar de so­do­mía, un cri­men cas­ti­ga­do con la ho­gue­ra. Igual­men­te, las mu­je­res tra­ves­ti­das en hom­bre, cu­ya con­duc­ta se en­tien­de que aten­ta con­tra su ho­nor y ho­nes­ti­dad y las abo­ca a la las­ci­via, de­ben ren­dir cuen­tas, jun­to con for­ni­ca­do­res y so­do­mi­tas, an­te el tri­bu­nal del San­to Ofi­cio.

Vuel­ve a las an­da­das una y otra vez. Por dispu­tas en el jue­go, ma­ta a un hom­bre en Pis­co­bam­ba y es con­de­na­do a muer­te. Es­ca­pa por los pe­los, ya con el nu­do co­rre­di­zo al­re­de­dor del cue­llo. En La Paz, tras una re­yer­ta mul­ti­tu­di­na­ria con un enor­me es­cán­da­lo, se le con­de­na a muer­te de nue­vo. Pi­de con­fe­sión y apro­ve­cha el mo­men­to pa­ra fu­gar­se.

En el le­cho de muer­te

Sus pa­sos le lle­van a Cuz­co, don­de se hos­pe­da en ca­sa del te­so­re­ro Lo­pe de Al­ce­do. Po­cos días des­pués sur­gen pro­ble­mas con otro sol­da­do, al que lla­man el Nue­vo Cid, que in­ten­ta ro­bar­le en una ta­ber­na al­re­de­dor de una me­sa de jue­go. El in­ci­den­te aca­ba, co­mo era pre­vi­si­ble, en una te­mi­ble re­yer­ta en­tre el Nue­vo Cid y sus com­pa­ñe­ros y An­to­nio, al que ayu­dan dos viz­caí­nos que pa­sa­ban por allí. Se­gún re­la­ta en su au­to­bio­gra­fía: “Acu­die­ron al rui­do y pu­sié­ron­se a mi la­do vién­do­me so­lo y en con­tra cin­co”. An­tes de caer muy mal­he­ri­do, An­to­nio da muer­te a su opo­nen­te. Con la vi­da es­ca­ pán­do­se­le a bor­bo­to­nes, lo tras­la­dan a la igle­sia de San Fran­cis­co. Cuan­do lle­ga el ci­ru­jano, y an­te la gra­ve­dad de las he­ri­das, se nie­ga a ac­tuar si el pa­cien­te no re­ci­be an­tes los sa­gra­dos sa­cra­men­tos pa­ra la sal­va­ción de su alma. An­to­nio, vién­do­se mo­rir, des­ve­la en con­fe­sión su iden­ti­dad real. Des­pués, tras una lar­ga con­va­le­cen­cia, se re­cu­pe­ra sa­tis­fac­to­ria­men­te. Pa­sa un tiem­po en arres­to, y el obis­po de Hua­man­ga, fray Agus­tín de Car­va­jal, ma­ra­vi­lla­do al oír su his­to­ria, le ofre­ce su pro­tec­ción in­con­di­cio­nal. Al pa­re­cer, el he­cho de que con­fe­sa­ra su vir­gi­ni­dad, vir­tud so­cial­men­te ad­mi­ra­ble en la épo­ca, fue de­ci­si­vo pa­ra el ecle­siás­ti­co. No obs­tan­te, pre­fi­rió cons­ta­tar las pa­la­bras de An­to­nio/ca­ta­li­na y man­dó con­fir­mar su con­di­ción. Así lo ex­pli­ca la pro­ta­go­nis­ta: “A la tar­de, co­mo a las cua­tro, en­tra­ron

dos ma­tro­nas y me mi­ra­ron y se sa­tis­fi­cie­ron, y de­cla­ra­ron des­pués an­te el obis­po con ju­ra­men­to, ha­ber­me vis­to y re­co­no­ci­do cuan­to fue me­nes­ter pa­ra cer­ti­fi­car­se y ha­ber­me ha­lla­do vir­gen in­tac­ta, co­mo el día en que na­cí”. Tras la com­pro­ba­ción, con­ti­núa el re­la­to, el obis­po con­clu­yó: “Hi­ja, aho­ra creo sin du­da lo que me di­jis­teis, y cree­ré en ade­lan­te cuan­to me di­je­reis; y os ve­ne­ro co­mo una de las per­so­nas no­ta­bles de es­te mun­do, y os pro­me­to asis­ti­ros en cuan­to pue­da y cui­dar de vues­tra con­ve­nien­cia y del ser­vi­cio de Dios”. Gra­cias a él, Ca­ta­li­na se sal­va de la pe­na de muer­te, y, tras co­no­cer­se la no­ti­cia de su ver­da­de­ro se­xo, se con­vier­te en to­da una ce­le­bri­dad. “De no ha­ber si­do vir­gen, Ca­ta­li­na ha­bría si­do in­clui­da en el gru­po de pros­ti­tu­tas, va­ga­bun­das y aven­tu­re­ras, que han per­di­do el ho­nor se­xual; aun­que su bio­gra­fía hu­bie­ra si­do la mis­ma, ja­más ha­bría lo­gra­do el re­co­no­ci­mien­to y el apo­yo de Igle­sia y Es­ta­do”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta Eva Men­die­ta.

Al mo­rir su pro­tec­tor en 1620, el ar­zo­bis­po de Li­ma la man­da lla­mar. A su lle­ga­da a la ciu­dad, en la que sa­le a re­ci­bir­la un gen­tío in­men­so, in­gre­sa en el convento de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad. En él per­ma­ne­ce más de dos años. Allí, ves­ti­da de mon­ja, de­ci­de re­gre­sar a Es­pa­ña. En sep­tiem­bre de 1624, con un len­gua­je aus­te­ro y va­ro­nil, em­pie­za a es­cri­bir una pro­li­ja au­to­bio­gra­fía a bor­do del ga­león San Jo­sé, de vuel­ta a Es­pa­ña. A pe­sar de ser más dies­tra en el ma­ne­jo de la es­pa­da que de la plu­ma, es in­cues­tio­na­ble que su na­rra­ción es un ex­ce­len­te re­tra­to, atre­vi­do y des­car­na­do, pro­pio de un hom­bre de ac­ción de su épo­ca. En 1625 en­tre­gó el ma­nus­cri­to al edi­tor ma­dri­le­ño Ber­nar­dino de Guz­mán. Fue una obra co­no­ci­da, y ya en su tiem­po la con­vir­tió en un per­so­na­je fa­mo­so. Un año más tar­de se es­tre­na una obra de tea­tro com­pues­ta por Juan Pé­rez de Mon­tal­bán, dis­cí­pu­lo de Lo­pe de Ve­ga, ti­tu­la­da La mon­ja al­fé­rez. Ba­sa­da en

EL PA­PA LE CON­CE­DE, AL­GO INAUDITO EN LA ÉPO­CA, UNA DIS­PEN­SA PA­RA PO­DER VES­TIR­SE CON RO­PA DE HOM­BRE

la vi­da de Ca­ta­li­na en el Nue­vo Mun­do, la tra­ma, a ca­ba­llo en­tre la his­to­ria y la fic­ción, gi­ra en torno al te­ma del ho­nor a par­tir del tra­ta­mien­to que el au­tor ha­ce so­bre el tra­ves­tis­mo, con el fin de es­ta­ble­cer la igual­dad en­tre am­bos se­xos. Po­co des­pués via­ja a Ita­lia y es re­ci­bi­da per­so­nal­men­te por el pa­pa Ur­bano VIII, de quien ob­tie­ne, al­go inaudito en aque­lla épo­ca, una dis­pen­sa pa­ra po­der ves­tir­se con ro­pa de hom­bre. De nue­vo en Es­pa­ña, con­si­gue una au­dien­cia con el rey, Fe­li­pe IV, a quien so­li­ci­ta una pen­sión y re­co­no­ci­mien­to por los ser­vi­cios mi­li­ta­res pres­ta­dos a la Co­ro­na, así co­mo por la de­fen­sa de la fe ca­tó­li­ca. En sus pro­pias pa­la­bras: “Ví­ne­me a Ma­drid, pre­sen­te­me an­te S. M. su­pli­cán­do­le me pre­mia­se mis ser­vi­cios, que ex­pre­sé en un me­mo­rial que pu­se en su real mano. Me se­ña­ló 800 es­cu­dos de ren­ta”. En 1630 vuel­ve al Nue­vo Mun­do, y al pa­re­cer re­gen­ta un ne­go­cio de trans­por­te de mu­las en Ve­ra­cruz. Las cir­cuns­tan­cias de su muer­te no han si­do acla­ra­das, pe­ro su des­apa­ri­ción de­fi­ni­ti­va se si­túa al­re­de­dor de 1650. Pa­ra Aránzazu Bo­rra­che­ro, “Erau­so es una com­bi­na­ción hi­per­bó­li­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas ideal­men­te atri­bui­das al va­rón pe­nin­su­lar que se lan­za­ba a la aven­tu­ra de Amé­ri­ca”. Co­mo mu­jer y co­mo hom­bre se arries­gó y so­bre­vi­vió. To­da su vi­da fue una ha­za­ña for­mi­da­ble im­pul­sa­da por su fuer­te tem­pe­ra­men­to mas­cu­lino, una iden­ti­dad que siem­pre ma­ni­fes­tó con un ím­pe­tu ex­tra­or­di­na­rio.

TRA­BA­JO de la po­bla­ción in­dia en la mi­na de oro de Po­to­sí, ac­tual Bo­li­via. Agua­fuer­te, 1592.

LA AR­MA­DA IN­VEN­CI­BLE du­ran­te su in­va­sión de In­gla­te­rra en 1588. Anó­ni­mo in­glés, si­glo xvi.

FE­LI­PE IV A CA­BA­LLO. Co­pia de Ru­bens por Juan Bau­tis­ta Mar­tí­nez del Ma­zo, si­glo xvii.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.