Car­los III en Ná­po­les

El sím­bo­lo del des­po­tis­mo ilus­tra­do es­pa­ñol se for­mó en Ita­lia. ¿Có­mo fue allí su re­for­mis­mo?

Historia y Vida - - SUMARIO - F. Mar­tí­nez Ho­yos, doc­tor en His­to­ria.

Pa­ra los his­to­ria­do­res es­pa­ño­les, Car­los III (1716-88) es, bá­si­ca­men­te, el rey que per­so­ni­fi­ca la Ilus­tra­ción his­pa­na. En­tre ellos, las óp­ti­cas pue­den ser por com­ple­to an­ta­gó­ni­cas, por­que mien­tras unos en­sal­zan al gran mo­nar­ca re­for­mis­ta, otros cues­tio­nan el pro­gre­sis­mo que a me­nu­do se le atri­bu­ye. En cual­quier ca­so, los es­tu­dios acos­tum­bran a prio­ri­zar los tres de­ce­nios que pa­só en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, con lo que su cru­cial eta­pa co­mo so­be­rano de Ná­po­les que­da un tan­to des­di­bu­ja­da. Y, sin em­bar­go, sus años en el sur de Ita­lia fue­ron vi­ta­les pa­ra su ma­du­ra­ción co­mo ser hu­mano y co­mo mo­nar­ca. A prin­ci­pios de no­viem­bre de 1700, los na­po­li­ta­nos ce­le­bra­ban, una vez más, el cum­plea­ños de su rey. No les ha­bía lle­ga­do aún la no­ti­cia de la muer­te de Car­los II el He­chi­za­do. En aquel mun­do sin In­ter­net, la di­fu­sión de no­ve­da­des re­pre­sen­ta­ba una lu­cha per­ma­nen­te con­tra la dis­tan­cia. La des­apa­ri­ción sin des­cen­den­cia del so­be­rano im­pli­ca­ba, co­mo to­dos sa­bían, el ini­cio de una nue­va eta­pa: el do­mi­nio es­pa­ñol te­nía sus días con­ta­dos. En prin­ci­pio, el reino pa­sa­ba a ma­nos del he­re­de­ro uni­ver­sal del mo­nar­ca di­fun­to, Fe­li­pe de An­jou, es de­cir, Fe­li­pe V. La trans­mi­sión del po­der se efec­tuó por los cau­ces acos­tum­bra­dos: el vi­rrey reali­zó la to­ma de po­se­sión en nom­bre del so­be­rano. Con la im­plan­ta­ción de la nue­va di­nas­tía, los fran­ce­ses acre­cen­ta­ron in­me­dia­ta­men­te su po­der. Una par­te de la no­ble­za lo­cal, re­ti­cen­te a es­ta in­fluen­cia, co­men­zó a pen­sar en la ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar su au­to­no­mía po­lí­ti­ca. El Sa­cro Im­pe­rio no es­ta­ba dis­pues­to a que­dar­se sin su par­te del pas­tel. El em­pe­ra­dor Leo­pol­do I ma­nio­bró en­se­gui­da pa­ra ane­xio­nar­se los te­rri­to­rios his­pa­nos en Ita­lia, aun­que pron­to se de­mos­tró que no iba a que­dar­se ahí. De­sea­ba to­da la mo­nar­quía es­pa­ño­la pa­ra su hi­jo, el ar­chi­du­que Car­los. Así evi­ta­ría una pe­li­gro­sa he­ge­mo­nía bor­bó­ni­ca so­bre el con­ti­nen­te. Ade­más, na­die po­día ase­gu­rar que en el fu­tu­ro las Co­ro­nas de Fran­cia y Es­pa­ña no se unie­ran. Pe­ro, de mo­men­to, una co­sa era el de­seo y otra la reali­dad. En Ná­po­les, una con­ju­ra aus­tra­cis­ta ha­bía fra­ca­sa­do ro­tun­da­men­te, sin otro efec­to que el de re­for­zar el po­der bor­bó­ni­co. Pa­ra afian­zar su mo­nar­quía, Fe­li­pe V vi­si­tó la ciu­dad de abril a ju­nio de 1702. Su es­po­sa, Ma­ría Lui­sa Ga­brie­la de Sa­bo­ya, per­ma­ne­ció en Es­pa­ña por pre­sio­nes de la cor­te, que te­mía que el so­be­rano pre­fi­rie­ra que­dar­se en Ita­lia. Así, con un rehén en sus ma­nos, la aris­to­cra­cia se ase­gu­ra­ba el re­torno. En Ná­po­les, el rey ob­tu­vo, se­gún el his­to­ria­dor Giu­lio So­dano, un au­tén­ti­co éxi­to po­lí­ti­co. An­sio­so por con­so­li­dar su po­der,

EL REY FE­LI­PE V NO DU­DÓ EN RE­PAR­TIR PRE­BEN­DAS PA­RA ASE­GU­RAR­SE LEAL­TA­DES EN NÁ­PO­LES

Fe­li­pe V ne­ce­si­ta­ba apo­yos, y es­ta­ba dis­pues­to a pa­gar su pre­cio, por lo que no du­dó en re­par­tir pre­ben­das que ase­gu­ra­ran leal­ta­des. Co­mo Ná­po­les era un feu­do del pa­pa­do, Cle­men­te XI te­nía que re­co­no­cer a Fe­li­pe co­mo rey. La com­pli­ca­da si­tua­ción in­ter­na­cio­nal con­ven­ció al pon­tí­fi­ce de que era más sen­sa­to per­ma­ne­cer neu­tral, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que un ejér­ci­to aus­tría­co ame­na­za­ba los Es­ta­dos Pon­ti­fi­cios. Por esa ra­zón, se re­fi­rió al “rey ca­tó­li­co re­si­den­te en Ná­po­les”, y no al “rey de Ná­po­les”.

La con­so­li­da­ción de la nue­va di­nas­tía se iba re­ve­lar, sin em­bar­go, mu­cho más apa­ren­te que real. In­mer­sa en una gue­rra eu­ro­pea con­tra po­de­ro­sos enemi­gos, sus fra­ca­sos mi­li­ta­res en Ita­lia iban a con­ven­cer a mu­chos allí de que les sa­lía más a cuen­ta dar apo­yo a un go­bierno de los Habs­bur­go. En­tre otras ra­zo­nes, por­que el con­flic­to sa­lía eco­nó­mi­ca­men­te muy ca­ro. La mo­nar­quía de Fe­li­pe V pe­día cons­tan­te­men­te más di­ne­ro con el que su­fra­gar las ope­ra­cio­nes bé­li­cas.

Los aus­tría­cos ocu­pa­rían Ná­po­les en 1707 pe­se a la opo­si­ción de Cle­men­te XI, que era pro­fran­cés. Su ejér­ci­to, más bien exi­guo, no en­con­tró es­pe­cial opo­si­ción. Ape­nas na­die es­cu­chó el lla­ma­mien­to a la re­sis­ten­cia del vi­rrey. Un Habs­bur­go vol­vía a rei­nar, so­lo que es­ta vez no era el so­be­rano de Es­pa­ña. Cam­bia­ba el ti­tu­lar de la Co­ro­na, pe­ro na­da más. La no­ble­za con­ser­vó su he­ge­mo­nía so­cial, si no la acre­cen­tó. La au­to­ri­dad real, co­mo siem­pre, no se de­tu­vo a la ho­ra de exi­gir im­pues­tos que fi­nan­cia­ran aven­tu­ras bé­li­cas en el ex­tran­je­ro. En es­te ca­so, las tro­pas del ar­chi­du­que Car­los que lu­cha­ban en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca por su de­re­cho al trono his­pano. El Tra­ta­do de Utrecht (1713) san­cio­nó la pér­di­da, pa­ra Es­pa­ña, de los te­rri­to­rios ita­lia­nos. Fe­li­pe V, sin em­bar­go, no se re­sig­nó. En­se­gui­da pu­so en mar­cha una po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta di­ri­gi­da a ob­te­ner reinos pa­ra los hi­jos de su se­gun­da es­po­sa, Isa­bel de Far­ne­sio, que en esos mo­men­tos no te­nían po­si­bi­li­da­des de ac­ce­der al trono es­pa­ñol. La rei­na de­cla­ró que sus hi­jos no eran bas­tar­dos y que la Co­ro­na te­nía la obli­ga­ción de bus­car­les “una co­lo­ca­ción ade­cua­da”, de ma­ne­ra que dis­fru­ta­ran de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos in­di­ca­dos pa­ra su ran­go. Fi­nal­men­te, el in­fan­te Car­los de Bor­bón se con­vir­tió en rey de Ná­po­les, y su her­mano Fe­li­pe en du­que de Par­ma.

Un país sub­de­sa­rro­lla­do

Tras años de do­mi­na­ción ex­tran­je­ra por par­te de es­pa­ño­les y aus­tría­cos, el pue­blo re­ci­bió con ilu­sión la lle­ga­da de un mo­nar­ca pro­pio. Mu­chos es­pe­ra­ban que con­du­je­ra al país, a tra­vés de me­di­das mo­der­ni­za­do­ras, por el ca­mino de la pros­pe­ri­dad. Pron­to que­dó cla­ro que es­tas ex­pec­ta­ti­vas de re­for­ma ha­bían re­sul­ta­do exa­ge­ra­das y se pro­du­jo un cier­to desencanto: los años em­pe­za­ron a pa­sar sin no­ve­da­des apre­cia­bles.

Du­ran­te sus pri­me­ros años co­mo mo­nar­ca en la ca­pi­tal del Ve­su­bio, el fu­tu­ro Car­los III, aún muy jo­ven, es­tu­vo en ma­nos de los con­se­je­ros de su pa­dre. No so­lo por­que era un hi­jo fiel; tam­bién por­que ne­ce­si­ta­ba el apo­yo mi­li­tar y eco­nó­mi­co de los es­pa­ño­les pa­ra man­te­ner­se en el trono. Es­ta leal­tad, sin em­bar­go, no siem­pre fue fácil de man­te­ner. A él le hu­bie­ra gus­ta­do si­tuar­se del la­do de Es­pa­ña en la gue­rra de Su­ce­sión aus­tría­ca, una pos­tu­ra que se re­ve­ló im­po­si­ble. En 1742, la flo­ta bri­tá­ni­ca se pre­sen­tó en Ná­po­les y le dio un ul­ti­má­tum. Te­nía dos ho­ras pa­ra ac­ce­der a la de­man­da de neu­tra­li­dad. En ca­so con­tra­rio, la ciu­dad se­ría bom­bar­dea­da. Aco­rra­la­do, no tu­vo más re­me­dio que ce­der. Nun­ca ol­vi­da­ría aque­lla hu­mi­lla­ción. No obs­tan­te, co­mo se­ña­ló el his­to­ria­dor An­to­nio Do­mín­guez Or­tiz, tam­bién es cier­to que así en­con­tró una ex­cu­sa pa­ra de­sen­ten­der­se de un con­flic­to que no in­tere­sa­ba a sus súb­di­tos. Po­co a po­co, su es­ti­lo de go­ber­nar ga­nó en in­de­pen­den­cia. Pri­me­ro a raíz de su ma­tri­mo­nio con Ma­ría Ama­lia de Sa­jo­nia, y des­pués por la muer­te de Fe­li­pe V. Nun­ca rom­pió las bue­nas re­la­cio­nes con Ma­drid, pe­ro tra­tó de no ser un sa­té­li­te de Es­pa­ña. Tam­po­co de Fran­cia, don­de rei­na­ba la ra­ma prin­ci­pal de los Bor­bo­nes, con­ven­ci­da de que su pre­emi­nen­cia di­nás­ti­ca le da­ba de­re­cho a in­mis­cuir­se en los asun­tos de sus pa­rien­tes de Ita­lia. El reino na­po­li­tano era en aque­llos mo­men­tos un país sub­de­sa­rro­lla­do en ma­nos de una aris­to­cra­cia feu­dal. Ape­nas quin­ce o vein­te fa­mi­lias se re­par­tían la ma­yor par­te de las tie­rras. Jun­to a es­tos gran­des pro­pie­ta­rios se en­con­tra­ba la pe­que­ña no­ble­za, pro­pen­sa a abu­sar de su au­to­ri­dad fren­te al cam­pe­si­na­do. Eran po­cos los que se atre­vían a desafiar a unos ba­ro­nes de los que po­día es­pe­rar­se ven­gan­za, in­clu­so du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. La Igle­sia, por su par­te, dis­fru­ta­ba tam­bién de am­plios la­ti­fun­dios, pe­ro sus obras be­né­fi­cas le pro­por­cio­na­ban una ima­gen más po­si­ti­va en­tre la po­bla­ción.

Re­for­mis­mo, o ca­si

Des­de una pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca, las cla­ses do­mi­nan­tes se dis­tin­guían por un pro­fun­do in­mo­vi­lis­mo. El re­for­mis­mo de la Co­ro­na in­ten­tó cues­tio­nar sus pri­vi­le­gios, pe­ro de una for­ma muy tí­mi­da. Cuan­do se pro­du­cía una reac­ción enér­gi­ca de los pri­vi­le­gia­dos, el rey ter­mi­na­ba dan­do mar­cha atrás en sus pro­pó­si­tos de cam­bio. Es­to fue lo que su­ce­dió, por ejem­plo, en su con­flic­to con los ba­ro­nes a propósito de las com­pe­ten­cias ju­di­cia­les. La mo­nar­quía de­sea­ba aca­bar con la cos­tum­bre de que los tri­bu­na­les feu­da­les per­mi­tie­ran que los ase­si­nos es­ca­pa­ran sin castigo a cam­bio de una san­ción eco­nó­mi­ca. La no­ble­za, pa­ra evi­tar es­ta li­mi­ta­ción a sus atri­bu­cio­nes, se ofre­ció a con­tri­buir a las ar­cas pú­bli­cas con un sus­tan­cio­so do­na­ti­vo. En 1742, el so­be­rano ac­ce­dió a sus de­seos. Po­drían con­mu­tar o con­do­nar las pe­nas de los cri­mi­na­les. So­lo se les pe­día, co­mo re­cuer­da el his­to­ria­dor Giu­sep­pe Ca­ri­di, que no uti­li­za­ran es­ta fa­cul­tad con ex­ce­so. En el te­rreno eco­nó­mi­co, se in­ten­tó una re­for­ma fis­cal que terminó, en pa­la­bras del es­pe­cia­lis­ta Ro­ber­to Fer­nán­dez, “ale­ja­da del éxi­to”. No po­día ser de otro mo­do. A la Co­ro­na le fal­ta­ba de­ci­sión pa­ra en­fren­tar­se a los pri­vi­le­gios de los que más

hu­bie­ran po­di­do con­tri­buir a la Ha­cien­da pú­bli­ca, los no­bles y los ecle­siás­ti­cos. Sus me­di­das gra­va­ban el tra­ba­jo, es de­cir, la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, mu­cho más que los bie­nes in­mue­bles. Y, den­tro de es­tos úl­ti­mos, las tie­rras de los pe­que­ños pro­pie­ta­rios de­bían tri­bu­tar mu­cho más, pro­por­cio­nal­men­te, que las de los la­ti­fun­dis­tas. Des­de el pun­to de vis­ta de la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca, no era acon­se­ja­ble el en­fren­ta­mien­to con unas cla­ses do­mi­nan­tes con ca­pa­ci­dad pa­ra li­de­rar una re­be­lión que pu­sie­ra fin al do­mi­nio bor­bó­ni­co. Tam­po­co aca­bó bien el in­ten­to de atraer a la po­bla­ción ju­día pa­ra que se ins­ta­la­ra en Ná­po­les y di­na­mi­za­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Los sec­to­res más an­ti­se­mi­tas de la Igle­sia se opu­sie­ron a su lle­ga­da con una ac­ti­tud in­tran­si­gen­te. Se creó así un am­bien­te hos­til que hi­zo que muy po­cos ju­díos, no mu­chos más de un cen­te­nar, se atre­vie­ran a es­ta­ble­cer­se en el reino. El rey les ex­pul­sa­ría en 1747, ocho años des­pués, en res­pues­ta a las cons­tan­tes pre­sio­nes que re­ci­bía por par­te de agi­ta­do­res ecle­siás­ti­cos co­mo el pa­dre Francesco Pe­pe, un co­no­ci­do je­sui­ta del mo­men­to. Es­te re­li­gio­so tam­bién des­ta­có por su ac­ti­va pre­di­ca­ción con­tra la ma­so­ne­ría. El so­be­rano, un hom­bre pro­fun­da­men­te re­li­gio­so, si­guió las di­rec­tri­ces de la Igle­sia y prohi­bió la cons­ti­tu­ción de lo­gias. Al in­flu­jo ecle­siás­ti­co hay que atri­buir tam­bién la ex­pul­sión de Ná­po­les de más de un mi­llar de pros­ti­tu­tas. Las au­to­ri­da­des ac­tua­ron sin con­tem­pla­cio­nes. Si al­gu­na no aban­do­na­ba su do­mi­ci­lio, sus per­te­nen­cias eran in­me­dia­ta­men­te arro­ja­das por la ven­ta­na. Se tra­ta­ba, en par­te, de una cues­tión mo­ra­lis­ta. Ha­bía que ga­ran­ti­zar las bue­nas cos­tum­bres. No obs­tan­te, el rey tam­bién era sen­si­ble al pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. No de­sea­ba que sus tro­pas se vie­ran diez­ma­das por los ma­les ve­né­reos. El sec­tor pú­bli­co tu­vo un éxi­to de­sigual. En el ra­mo de la in­dus­tria tex­til se me­jo­ró la ca­li­dad de la pro­duc­ción, pe­ro, a lar­go pla­zo, fue im­po­si­ble ha­cer fren­te a la com­pe­ten­cia ex­tran­je­ra, que inun­da­ba el mer­ca­do con bie­nes a pre­cios más eco­nó­mi­cos. La por­ce­la­na, en cam­bio, dis­fru­tó de un triun­fo ro­tun­do. Un his­to­ria­dor, Francesco Straz­zu­llo, ha es­cri­to que, pa­ra un so­be­rano de la épo­ca, te­ner una pie­za de la fá­bri­ca de Ca­po­di­mon­te equi­va­lía a lo que son las cua­dras de caballos de ca­rre­ras o los equi­pos de fút­bol pa­ra los po­ten­ta­dos de hoy en día.

En el te­rreno ar­queo­ló­gi­co, el fu­tu­ro Car­los III pa­só a la his­to­ria por su im­pul­so a las ex­ca­va­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas en Pom­pe­ya y Her­cu­lano. El des­cu­bri­mien­to en es­tas ciu­da­des de gran nú­me­ro de pin­tu­ras y es­cul­tu­ras ro­ma­nas fue de­ci­si­vo pa­ra la con­so­li­da­ción de una nue­va co­rrien­te artística, el Neo­cla­si­cis­mo.

CUAN­DO LOS PRI­VI­LE­GIA­DOS REACCIONABAN AN­TE SUS RE­FOR­MAS, CAR­LOS SO­LÍA DAR MAR­CHA ATRÁS

El rey cons­truc­tor

Ná­po­les era en­ton­ces una ciu­dad gi­gan­tes­ca, se­me­jan­te en mu­chos sen­ti­dos a las ac­tua­les me­tró­po­lis del ter­cer mun­do, por

ra­zo­nes co­mo el te­rri­ble ha­ci­na­mien­to de sus ha­bi­tan­tes. No en vano, era la ur­be más po­bla­da de Ita­lia y la ter­ce­ra de Eu­ro­pa. El mo­nar­ca, en­tre sus prio­ri­da­des, es­ta­ble­ció una po­lí­ti­ca des­ti­na­da a la­var la ca­ra de su ca­pi­tal y pro­por­cio­nar­le una apa­rien­cia pro­pia de una cor­te. Ini­ció así una la­bor cons­truc­to­ra que se ma­ni­fes­ta­ría en gran­des edi­fi­cios pú­bli­cos, co­mo el tea­tro de la Ópe­ra, una ini­cia­ti­va que re­fle­ja­ba la he­ge­mo­nía del sur de Ita­lia den­tro del bel can­to eu­ro­peo (al que el rey, sin em­bar­go, no era afi­cio­na­do; in­clu­so lle­gó a dor­mir­se en al­gu­na re­pre­sen­ta­ción). El Hos­pi­cio, en­tre­tan­to, in­ten­ta­ba pa­liar la abun­dan­cia de jó­ve­nes men­di­gos, los laz­za­ro­ni, jó­ve­nes por lo co­mún sin ho­gar y sin un tra­ba­jo con­cre­to que se acu­mu­la­ban en la ca­pi­tal a la bús­que­da de una li­mos­na, aun­que pa­ra con­se­guir­la tu­vie­ran que coac­cio­nar a los tran­seún­tes. Co­mo han apun­ta­do los his­to­ria­do­res, los men­di­gos for­ma­ban una cla­se so­cial en sí mis­ma. El po­der les con­tem­pla­ba con sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes, en los que se mez­cla­ba la com­pa­sión cris­tia­na con el te­mor a la ca­pa­ci­dad des­es­ta­bi­li­za­do­ra de gen­tes que no te­nían na­da que per­der. Pa­ra mu­chos ob­ser­va­do­res ex­tran­je­ros, no ha­bía du­da de que eran gen­te pe­re­zo­sa, bri­bo­nes que se con­for­ma­ban con lo mí­ni­mo pa­ra vi­vir en lu­gar de bus­car un tra­ba­jo. Es­te ti­po de co­men­ta­rios –se­ña­la Giu­sep­pe Ca­ri­di– re­fle­ja­ban los pre­jui­cios de los eu­ro­peos del nor­te ha­cia los de las zo­nas más me­ri­dio­na­les.

La po­lí­ti­ca urbanística, pe­se a to­do, no arro­jó re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res. Ná­po­les no de­jó de ser, en pa­la­bras de Do­mín­guez Or­tiz, un “con­glo­me­ra­do ur­bano de ca­lles es­tre­chí­si­mas en las que al­ter­nan un ca­se­río muy de­te­rio­ra­do con una can­ti­dad pro­di­gio­sa de edi­fi­cios re­li­gio­sos y mu­chos pa­la­cios se­ño­ria­les”.

La som­bra de Ver­sa­lles

Más que por so­lu­cio­nar los pro­ble­mas so­cia­les, el mo­nar­ca es­ta­ba preo­cu­pa­do por cons­truir pa­la­cios al es­ti­lo de Ver­sa­lles que re­fle­ja­ran el es­plen­dor de los Bor­bo­nes. Co­men­zó por res­tau­rar el de

Ná­po­les, de­ma­sia­do des­cui­da­do cuan­do lle­gó a la ciu­dad en 1734. Lo ha­ría de­co­rar con pin­tu­ras de los me­jo­res ar­tis­tas a su dis­po­si­ción, co­mo Francesco de Mu­ra y Francesco So­li­me­na.

En años su­ce­si­vos, el so­be­rano edi­fi­có una red de re­si­den­cias en Pró­ci­da, Ca­po­di­mon­te, Portici y Caserta, los de­no­mi­na­dos “si­tios reales”, en los que la cons­truc­ción pa­la­cie­ga es­ta­ba acom­pa­ña­da de am­plios te­rre­nos don­de ejer­ci­tar su pa­sión por la ca­za. Su in­te­rés por la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre se de­bía, al me­nos en par­te, a una ra­zón te­ra­péu­ti­ca: pro­cu­ra­ba dis­traer­se pa­ra no caer en las te­rri­bles de­pre­sio­nes que ha­bían su­fri­do su pa­dre, Fe­li­pe V, y su her­ma­nas­tro Fer­nan­do VI. Y la prac­ti­ca­ba ca­da día, a ex­cep­ción del Vier­nes San­to. Pre­ci­sa­men­te por es­ta ob­se­sión se in­tere­só en Pró­ci­da, una is­la con abun­dan­tes fai­sa­nes, sus aves pre­di­lec­tas. Pa­ra pro­te­ger su exis­ten­cia, or­de­nó aca­bar con la po­bla­ción de ga­tos del lu­gar. No pre­vió las con­se­cuen­cias. A fal­ta de ga­tos, la can­ti­dad de ra­tas y ra­to­nes se mul­ti­pli­có sin con­trol. Los roe­do­res pu­sie­ron en pe­li­gro las co­se­chas, y se die­ron ca­sos trá­gi­cos en los que ata­ca­ron a re­cién na­ci­dos.

Pa­ra le­van­tar tan­tas cons­truc­cio­nes mo­nu­men­ta­les hu­bo que ex­pro­piar mu­chos te­rre­nos, co­sa que se eje­cu­tó por dos vías. Cuan­do hi­zo fal­ta, se obli­gó a los pro­pie­ta­rios a ven­der a cam­bio de su­mas sus­tan­cio­sas. En cam­bio, si se tra­ta­ba de in­di­vi­duos de leal­tad po­lí­ti­ca cues­tio­na­ble, el pro­ce­di­mien­to fue la con­fis­ca­ción. Es­to úl­ti­mo es lo que se hi­zo en Caserta con los do­mi­nios del prín­ci­pe Francesco Gae­ta­ni, un an­ti­guo enemi­go de los Bor­bo­nes que ha­bía re­cu­pe­ra­do sus tie­rras du­ran­te la eta­pa aus­tría­ca que si­guió al Tra­ta­do de Utrecht. Por eso, cuan­do un hi­jo de Fe­li­pe V ocu­pó el trono, fue juz­ga­do en re­bel­día y per­dió to­das sus po­se­sio­nes. En Portici exis­tía un in­con­ve­nien­te po­ten­cial­men­te muy pe­li­gro­so: la pro­xi­mi­dad del pa­la­cio real al Ve­su­bio. ¿Qué su­ce­de­ría en ca­so de erup­ción? El mo­nar­ca es­ta­ba con­ven­ci­do de que la pro­tec­ción di­vi­na ga­ran­ti­za­ba su se­gu­ri­dad. “Dios, Ma­ría In­ma­cu­la­da y san Je­na­ro se ocu­pa­rán de eso”, res­pon­dió, al pa­re­cer, a quien lla­mó su aten­ción so­bre el pro­ble­ma.

Tiem­po de cla­ros­cu­ros

El pe­río­do na­po­li­tano de Car­los III lle­gó a su fin cuan­do su her­ma­nas­tro Fer­nan­do VI murió en 1758 sin des­cen­den­cia. Co­mo era el si­guien­te en la lí­nea de su­ce­sión a la Co­ro­na es­pa­ño­la, se mar­chó a la pe­nín­su­la ibé­ri­ca con el prín­ci­pe he­re­de­ro, des­ti­na­do a ser Car­los IV. El si­guien­te de sus hi­jos, Fer­nan­do, se que­dó en Ita­lia co­mo nue­vo so­be­rano, pues­to que Es­pa­ña y Ná­po­les no po­dían unir­se ba­jo un mis­ma per­so­na: las de­más po­ten­cias hu­bie­ran reac­cio­na­do en con­tra, al ver al­te­ra­do el equi­li­brio de po­der. ¿Qué ba­lan­ce arro­ja un rei­na­do tan lar­go? Pa­ra Ro­ber­to Fer­nán­dez, se tra­tó de una eta­pa glo­bal­men­te po­si­ti­va, aun­que no exen­ta de “vai­ve­nes y de re­tro­ce­sos en la ta­rea mo­der­ni­za­do­ra”. Otro pres­ti­gio­so bió­gra­fo, Vi­cen­te Pa­la­cio Atard, se mues­tra me­nos en­tu­sias­ta al ha­blar de un cuar­to de si­glo que, a su jui­cio, trans­cu­rrió “con al­gu­na pe­na y no mu­cha gloria”.

MA­RÍA AMA­LIA de Sa­jo­nia, por Louis de Sil­ves­tre. A la izq­da., Car­los III vis­to por Francesco Lia­ni, 1750. En la pág. si­guien­te, rui­nas de Pom­pe­ya.

NÁ­PO­LES, con el Ve­su­bio al fon­do. A la izq­da., Fe­li­pe V, por Hya­cint­he Ri­gaud, 1701.

CAR­LOS III aban­do­na Ná­po­les pa­ra ocu­par la Co­ro­na de Es­pa­ña. Lien­zo de An­to­nio Jo­li, 1759.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.