AR­QUEO­LO­GÍA

¿Qué fue del te­so­ro del Vi­ta?

Historia y Vida - - SUMARIO - CAR­LOS CA­RA­BA­ÑA, PE­RIO­DIS­TA

Co­rría 2010, y el equi­po de ar­queo­lo­gía sub­acuá­ti­ca del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria de Mé­xi­co iba a rea­li­zar una ex­plo­ra­ción en las la­gu­nas del Ne­va­do de To­lu­ca. Aun­que el en­fo­que de la ex­pe­di­ción es­ta­ba en las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas, co­mo la in­men­sa ma­yo­ría de la ar­queo­lo­gía que se rea­li­za en el país, Ro­ber­to Jun­co Sán­chez, el or­ga­ni­za­dor, que­ría com­pro­bar otra his­to­ria. La del te­so­ro del Vi­ta, el bar­co car­ga­do de oro y jo­yas que el go­bierno de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, tras per­der la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, ha­bía lle­va­do a Mé­xi­co y cu­yos res­tos, se­gún la ru­mo­ro­lo­gía y ha­llaz­gos pre­vios de bu­zos de­por­ti­vos, des­can­sa­rían en los le­chos de es­tas la­gu­nas. “Nues­tro equi­po hi­zo tran­sec­tos con un de­tec­tor de me­ta­les, yen­do de la­do a la­do en lí­nea du­ran­te 50 me­tros, con lo que con­si­gues una co­ber­tu­ra to­tal del área, un blo­que en­te­ro, y apa­re­ció un re­loj, su ca­rá­tu­la [es­fe­ra], con los nú­me­ros y al­gu­na mar­ca en la par­te de atrás”, cuen­ta Jun­co Sán­chez an­te una cer­ve­za en la pla­za Río de Ja­nei­ro del ba­rrio de La Ro­ma, pre­si­di­da por una re­pro­duc­ción a es­ca­la real del Da­vid de Mi­guel Án­gel. “To­do ese ma­te­rial nos lle­va a pen­sar que se es­ta­ban des­ha­ cien­do de los res­tos tras ex­traer lo va­lio­so, y que tie­ne que ha­ber si­do una ac­ti­vi­dad ile­gal u ocul­ta, por­que, si lo pue­des ti­rar a la ba­su­ra de al la­do de ca­sa, pa­ra qué te to­mas la mo­les­tia de ir has­ta allá”. El Ne­va­do de To­lu­ca es­tá a unos cien ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, y aún hoy, con un sis­te­ma de ca­rre­te­ras mu­cho me­jor que ha­ce ochen­ta años, se tar­da más de tres ho­ras en lle­gar a las la­gu­nas. Son dos ma­sas de agua po­ta­ble, la del Sol y la de Lu­na, de unos 17 y 12 me­tros de pro­fun­di­dad, res­pec­ti­va­men­te, si­tua­das a 4.300 de al­tu­ra. Tras la in­ven­ción del re­gu­la­dor de bu­ceo por Jac­ques Cous­teau

y Émi­le Gag­nan en 1943, su re­la­ti­va cer­ca­nía a la ca­pi­tal del país y esa al­ti­tud las con­vir­tie­ron en un cam­po de prue­bas per­fec­to pa­ra el bu­ceo de al­tu­ra. Por la me­nor pre­sión, los ga­ses res­pi­ra­bles se di­lu­yen de for­ma di­fe­ren­te en la san­gre, y es ne­ce­sa­rio otro ti­po de pa­ra­das que las que re­quie­re el bu­ceo a ni­vel del mar. “Es­tas la­gu­nas son de las más al­tas del mun­do, y cuan­do co­mien­zan a ha­cer ahí prue­bas muy pio­ne­ras, em­pie­zan a en­con­trar un mon­tón de ves­ti­gios –ex­pli­ca Jun­co Sán­chez–, so­bre to­do prehis­pá­ni­cos, pe­ro tam­bién ma­qui­na­ria de re­lo­jes de bol­si­llo, ca­rá­tu­las y unas ca­ji­tas en las que se lee ‘Mon­te de Pie­dad de Ma­drid’, que se pue­den ver en el Mu­seo de Res­ca­tes Su­ba­cuá­ti­cos de Quin­ta­na Roo”. Aun­que el cen­tro es­tá ce­rra­do des­de enero de 2018, un res­pon­sa­ble con­fir­ma al te­lé­fono la exis­ten­cia de es­tas pie­zas.

La tra­ve­sía del Vi­ta

El ca­mino de es­tos res­tos ha­cia su ce­men­te­rio acuá­ti­co en Mé­xi­co co­mien­za en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. A lo lar­go de los años de en­fren­ta­mien­to, el go­bierno re­pu­bli­cano reunió una se­rie de re­cur­sos que, se­gún se acer­ca­ba el fi­nal de la lu­cha y se evi­den­cia­ba que la ga­na­ría el ban­do fran­quis­ta, tras­la­dó a Fran­cia. En es­te ca­so, el con­jun­to eran jo­yas de de­pó­si­tos pri­va­dos del Ban­co de Es­pa­ña y del Mon­te de Pie­dad de Ma­drid, mo­ne­das de oro, re­li­quias de la ca­te­dral de To­le­do, un re­li­ca­rio con uno de los su­pues­tos cla­vos de Cris­to y una va­lio­sa edi­ción del Qui­jo­te.

“To­do es­te te­so­ro es­ta­ba guar­da­do en unas mi­nas de sal en Ge­ro­na, y lo fue­ron sa­can­do de for­ma irre­gu­lar en una avio­ne­ta a Fran­cia. Es­ta­ban eva­cuan­do Cataluña, el ejér­ci­to se ha­bía de­rrum­ba­do, no sa­be­mos si no pu­die­ron rea­li­zar un in­ven­ta­rio o no qui­sie­ron pa­ra que el fran­quis­mo no lo pu­die­se re­cla­mar”, ex­pli­ca Au­re­lio Ve­láz­quez, doc­tor en His­to­ria por la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, in­ves­ti­ga­dor de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea en la UNED y au­tor de Em­pre­sas y fi­nan­zas del exi­lio. “Des­de Fran­cia de­ci­den en­viar­lo a un lu­gar más se­gu­ro, y es­te es Mé­xi­co, don­de con­ta­ban con el apo­yo del pre­si­den­te Lá­za­ro Cár­de­nas”. En el puer­to fran­cés de Le Ha­vre, en fe­bre­ro de 1939, con noc­tur­ni­dad, se­cre­tis­mo y pri­sa, dis­tri­bui­dos en en­tre 110 y 174 ma­le­tas, se­gún la fuen­te –Ve­láz­quez es­ti­ma 151 ma­le­tas, ba­sán­do­se en el in­ven­ta­rio de las ven­tas–, se car­ga­ron es­tos bul­tos en el Vi­ta, un ya­te de re­creo de 62 me­tros de es­lo­ra, y se pu­so rum­bo a Ve­ra­cruz, el mis­mo lu­gar don­de Her­nán Cor­tes to­có Mé­xi­co por pri­me­ra vez. La Ale­ma­nia na­zi, su Blitz­krieg y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ya se veían en el ho­ri­zon­te, y Fran­cia no era el lu­gar más se­gu­ro.

“El 22 de mar­zo de 1939 atra­ca­ba en el puer­to de Ve­ra­cruz el ya­te Vi­ta, aun­que fi­nal­men­te fue des­via­do has­ta el puer­to de Tam­pi­co en au­sen­cia del Dr. Puche, co­mi­sio­na­do por Ne­grín pa­ra re­cep­tar el car­ga­men­to. In­da­le­cio Prie­to, quien ha­bía arri­ba­do a Mé­xi­co tan so­lo unas se­ma­nas an­tes, va­ció la car­ga con au­to­ri­za­ción del go­bierno me­xi­cano pa­ra tras­la­dar­la des­pués a la ciu­dad de Mé­xi­co”, es­cri­bía el pe­rio­dis­ta me­xi­cano pro­fran­quis­ta Al­fon­so Jun­co Voigt, que man­tu­vo va­ria­das po­lé­mi­cas con Prie­to, en su li­bro El gran tea­tro del

mun­do. “A par­tir de ese mo­men­to, el lí­der so­cia­lis­ta Prie­to ejer­ce­ría el con­trol de di­chos bie­nes por me­dio de un or­ga­nis­mo de nue­va crea­ción [...] su fun­da­ción fue un ejer­ci­cio de cla­ra opo­si­ción a Ne­grín [...] Prie­to se con­ver­ti­ría en el ‘em­ba­ja­dor ofi­cio­so’ de la Es­pa­ña del exi­lio en Mé­xi­co”.

Pro­ce­san­do el te­so­ro

El bar­co le­van­ta sos­pe­chas en Ve­ra­cruz, ya que nun­ca entra en puer­to pa­ra no pa­ sar adua­nas, y ge­ne­ra ti­tu­la­res en la pren­sa me­xi­ca­na, que sos­pe­cha que lle­ga con el te­so­ro. El ca­pi­tán, que ha­bía for­ma­do par­te de la guar­dia per­so­nal de Prie­to –re­cién ate­rri­za­do en Mé­xi­co–, le lla­ma pa­ra pe­dir­le ayu­da, an­te el te­mor de que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas con­fis­quen la car­ga. “Prie­to ha­bla di­rec­ta­men­te con Cár­de­nas, y es tan con­vin­cen­te, no sa­be­mos qué ha­ce, que es­te per­mi­te el des­em­bar­co y has­ta fle­ta un tren del Ejér­ci­to pa­ra lle­var­ lo a la Ciu­dad de Mé­xi­co, lue­go se de­sen­tien­de y de­ja que los es­pa­ño­les ha­gan lo que quie­ran”, cuen­ta Ve­láz­quez. De acuer­do con las ac­tas de ese “or­ga­nis­mo de nue­va crea­ción” de Prie­to y los su­yos, co­mo las jo­yas no se po­dían ven­der en su es­ta­do ori­gi­nal (po­drían ser re­cla­ma­das por sus due­ños), se com­pró una ca­sa en la ave­ni­da Mi­choa­cán, nú­me­ro 64, en el ba­rrio de La Ro­ma, don­de se ins­ta­ló un ta­ller de des­gua­ce. Las la­bo­res fue­ron se­cre­tas, y se com­pra­ron diez fu­si­les por se­gu­ri­dad, se­gún el Ar­chi­vo His­tó­ri­co de la Fun­da­ción In­da­le­cio Prie­to. Cuen­ta en sus me­mo­rias el es­cri­tor exi­lia­do Vir­gi­lio Bo­te­lla que los tra­ba­ja­do­res te­nían que lle­var una ba­ta blan­ca sin bol­si­llos y abo­to­na­da por de­trás y lle­nar­se de ce­ra las uñas pa­ra evi­tar que sus­tra­je­sen pol­vo de oro. La ca­sa de Prie­to, en el 103 de la ca­lle Nue­vo León, com­par­tía es­qui­na con el ta­ller.

Se­gún los re­gis­tros de ven­ta, el oro, la pla­ta y las mo­ne­das fue­ron ven­di­dos al Ban­co Cen­tral de Mé­xi­co a un pre­cio ven­ta­jo­so pa­ra es­ta ins­ti­tu­ción; las pie­dras pre­cio­sas, a los jo­ye­ros in­ter­na­cio­na­les Isi­do­ro Lips­chutz y Vic­tor Ur­bach; el pla­tino y otros

ma­te­ria­les, al jo­ye­ro me­xi­cano Án­gel Mi­ja­res; y el bar­co, fi­nal­men­te, al go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún sus cuen­tas, se ob­tu­vie­ron en torno a 8,5 mi­llo­nes de pe­sos me­xi­ca­nos y unos 5,6 mi­llo­nes de dó­la­res. Un dó­lar en­ton­ces va­lía al­re­de­dor de 5 pe­sos. Ne­grín ha­bía es­ti­ma­do el va­lor de la car­ga en 40 mi­llo­nes de dó­la­res. “Es evi­den­te que lo ven­den en con­di­cio­nes des­fa­vo­ra­bles, sin mi­rar op­cio­nes, en un mer­ca­do sa­tu­ra­do y con los pre­cios por los sue­los”, ar­gu­men­ta Ve­láz­quez. El Vi­ta y su te­so­ro, co­mo el “oro de Mos­cú”, sir­vie­ron du­ran­te dé­ca­das de ar­ma arro­ja­di­za en­tre la dic­ta­du­ra de Fran­co, el exi­lio or­ga­ni­za­do por Ne­grín y el de Prie­to. Los fran­quis­tas de­cían que era un ex­po­lio de las ri­que­zas na­cio­na­les. Pa­ra los par­ti­da­rios de Ne­grín, Prie­to ha­bía apro­ve­cha­do su re­la­ción per­so­nal con Cár­de­nas pa­ra ha­cer­se car­go del te­so­ro y usar­lo en sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos, que bá­si­ca­men­te eran sus­ti­tuir­le co­mo ca­be­za de la Re­pú­bli­ca en el exi­lio.

Error de cálcu­lo

Pe­ro el ta­ller de la ca­lle Mi­choa­cán 64 ge­ne­ra­ba res­tos, “ca­dá­ve­res”. Las par­tes no va­lio­sas, la ma­qui­na­ria, las ca­jas que con­te­nían los ob­je­tos con­fia­dos al Mon­te de Pie­dad de Ma­drid... ¿Qué ha­cer con esas prue­bas de des­gua­ce de unas jo­yas que ha­bían sa­li­do de Es­pa­ña sin re­gis­tro, ha­bían en­tra­do en Mé­xi­co sin pa­sar adua­nas y se ha­bían ven­di­do sin pa­gar im­pues­tos? “Si te po­nes a pen­sar que es­to ocu­rrió en los años cua­ren­ta, el Ne­va­do de To­lu­ca era una op­ción, ya que na­die pen­sa­ba en esa épo­ca que diez años des­pués Cous­teau iba a re­vo­lu­cio­nar el mun­do del bu­ceo”, ra­zo­na el bu­zo ar­queó­lo­go Jun­co Sán­chez. “Es un lu­gar cer­cano a la Ciu­dad de Mé­xi­co, pe­ro de di­fí­cil ac­ce­so, y se pen­sa­ba que sus la­gu­nas eran pro­fun­dí­si­mas y que se co­nec­ta­ban con el mar, con aguas he­la­das”. Opi­nión que com­par­te Ve­láz­quez, quien des­cri­be el Ne­va­do de aque­llos tiem­pos co­mo “un gran lu­gar pa­ra ti­rar al­go y que na­die lo en­cuen­tre”. “To­do ese ma­te­rial, el he­cho de que sean en­vol­to­rios, ma­qui­na­rias, un re­li­ca­rio..., nos lle­va a pen­sar que se es­ta­ban des­ha­cien­do de los res­tos tras ex­traer lo va­lio­so. Tam­bién tie­ne que ha­ber si­do una ac­ti­vi­dad ile­gal, y lo ti­ra­ron cer­ca de la ori­lla”, in­di­ ca Jun­co Sán­chez. “He­mos co­rro­bo­ra­do de ma­ne­ra ar­queo­ló­gi­ca esas his­to­rias de bu­zos, ya que en­con­tra­mos ma­te­ria­les muy si­mi­la­res a los que ellos cuen­tan, aun­que no po­de­mos ase­gu­rar que sean del Vi­ta”, ad­mi­te. Su es­pe­ran­za es en­con­trar una es­fe­ra de re­loj con el nú­me­ro de se­rie, po­der ir a Sui­za con es­ta in­for­ma­ción y se­guir su ca­mino des­de la jo­ye­ría, pa­san­do por el Mon­te de Pie­dad, has­ta su tum­ba en la la­gu­na del Sol. Has­ta en­ton­ces, la bru­ma se­gui­rá en­vol­vien­do el te­so­ro del Vi­ta.

RE­LI­CA­RIO y es­fe­ras de re­loj ha­lla­dos en las la­gu­nas. A la dcha., cam­pa­ña del INAH de 2010.

UN BU­ZO del INAH con un de­tec­tor de me­ta­les en el Ne­va­do de To­lu­ca (izq­da.), 2010.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.