En bre­ve

La po­li­cía fran­ce­sa ha re­cu­pe­ra­do el re­li­ca­rio en el que se con­ser­va el co­ra­zón de Ana de Bre­ta­ña.

Historia y Vida - - SUMARIO - Fran­cis­co Mar­tí­nez Ho­yos

ANA DE BRE­TA­ÑA (1477-1514, a la dcha.) nun­ca pu­do ima­gi­nar que al­gún día le ro­ba­rían el co­ra­zón... ¡en el sen­ti­do más li­te­ral de la pa­la­bra! El pa­sa­do mes de abril, unos la­dro­nes se hi­cie­ron con el re­li­ca­rio de oro que lo con­tie­ne. An­tes tu­vie­ron que rom­per una ven­ta­na del Mu­seo Do­brée, de Nan­tes, don­de se ex­po­nía la pie­za (en la ima­gen su­pe­rior).

ANA FUE UN PER­SO­NA­JE in­só­li­to. Rei­nó en Fran­cia en dos pe­río­dos di­fe­ren­tes: pri­me­ro, co­mo es­po­sa de Car­los VIII, que la obli­gó a ca­sar­se con él y a fir­mar un pac­to pa­ra el su­pues­to de que no tu­vie­ran des­cen­den­cia. Co­mo nin­guno de sus hi­jos su­peró la in­fan­cia, no tu­vo más re­me­dio que con­traer ma­tri­mo­nio con el si­guien­te he­re­de­ro del trono, Luis XII. Co­mo du­que­sa de Bre­ta­ña, su lu­cha cons­tan­te fue por man­te­ner la in­de­pen­den­cia de es­te te­rri­to­rio. Pe­ro, des­pués de su muer­te, su hi­ja Claudia se con­vir­tió en la es­po­sa de Fran­cis­co I de Fran­cia. El en­la­ce im­pli­có la in­cor­po­ra­ción de­fi­ni­ti­va a Fran­cia.

SE SU­PU­SO en un prin­ci­pio que los la­dro­nes po­dían ser na­cio­na­lis­tas bre­to­nes, pe­ro por lo vis­to han re­sul­ta­do ser ra­te­ros de po­ca mon­ta. La po­li­cía lo­gró en­con­trar el re­li­ca­rio, apa­ren­te­men­te en per­fec­to es­ta­do, jun­to con al­gu­nas pie­zas más del mu­seo, una se­ma­na des­pués. Los de­lin­cuen­tes no tu­vie­ron en cuen­ta que el re­li­ca­rio po­see un va­lor más his­tó­ri­co que eco­nó­mi­co. Si pen­sa­ron en fun­dir el oro pa­ra ven­der­lo, ape­nas iban a ob­te­ner unos cien gra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.