MÁS QUE DOS RI­VA­LES

Historia y Vida - - EDITORIAL - Isa­bel Mar­ga­rit, di­rec­to­ra

El his­to­ria­dor ro­mano Ti­to Li­vio re­co­no­ció en el car­ta­gi­nés Aní­bal Bar­ca sus cua­li­da­des co­mo sol­da­do de ca­ba­lle­ría e in­fan­te­ría. A ello po­de­mos su­mar una ex­cep­cio­nal vi­sión pa­ra la es­tra­te­gia bé­li­ca. Su ta­len­to mi­li­tar se ma­ni­fes­tó en nu­me­ro­sas cam­pa­ñas vic­to­rio­sas con­tra Ro­ma. Así, la ba­ta­lla de Can­nas ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un mo­de­lo de efi­ca­cia tác­ti­ca. Su ma­nio­bra de te­na­za con­tra las le­gio­nes creó es­cue­la en­tre sus ri­va­les, a los que ha­bía sor­pren­di­do pre­via­men­te con la épi­ca tra­ve­sía de los Al­pes al fren­te de sus ele­fan­tes. Un gol­pe psi­co­ló­gi­co. Fren­te a él, Pu­blio Cor­ne­lio Es­ci­pión, un jo­ven ro­mano de­ci­di­do a eri­gir­se en gran cau­di­llo, que te­nía en Aní­bal su ob­se­sión, pe­ro tam­bién su es­pe­jo. Con su ha­bi­li­dad, y la fe en sus po­si­bi­li­da­des, lo­gró ven­cer­le en Za­ma.

Pe­ro es­te duelo, uno de los más atrac­ti­vos de la An­ti­güe­dad, va más allá de per­so­na­lis­mos. El con­flic­to afec­tó a una in­men­sa can­ti­dad de pue­blos de orí­ge­nes di­ver­sos y ca­pa­ci­da­des e in­tere­ses dis­tin­tos, sin cu­ya par­ti­ci­pa­ción el desen­la­ce hu­bie­ra si­do otro. Tri­bus de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, de la Ga­lia e Ita­lia ac­tua­ron co­mo alia­dos de Aní­bal o Es­ci­pión en los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios. En oca­sio­nes, su­mi­nis­tran­do re­cur­sos pa­ra las ex­pe­di­cio­nes; en otras, con gran­des con­tin­gen­tes mi­li­ta­res, co­mo fue el que con­si­guió mo­vi­li­zar Sí­fax, el lí­der de los ma­sa­su­lios, a fa­vor de los car­ta­gi­ne­ses. No obs­tan­te, las es­tra­ta­ge­mas que ha­bían re­sul­ta­do vic­to­rio­sas pa­ra el ge­ne­ral pú­ni­co cho­ca­ron con Ro­ma y sus nue­vos apo­yos, quie­nes en­vol­vie­ron a los car­ta­gi­ne­ses y les pro­pi­na­ron el gol­pe mortal.

Fue más que una de­rro­ta. Se con­vir­tió en el prin­ci­pio del fin de la he­ge­mo­nía de Cartago, que pa­sa­ría el tes­ti­go a su gran­dí­si­mo enemi­go. Co­mo afir­ma el his­to­ria­dor Pe­dro Bar­ce­ló, “que los ro­ma­nos se fi­ja­ran, in­me­dia­ta­men­te des­pués de la se­gun­da gue­rra pú­ni­ca, en Gre­cia y de­más paí­ses del Me­di­te­rrá­neo orien­tal es una con­se­cuen­cia de su im­pa­ra­ble avan­ce”. Aque­lla con­tien­da sen­ci­lla­men­te cam­bió el or­den del mun­do co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.