Des­tino: Mé­xi­co

¿POR QUÉ CÁR­DE­NAS ACEP­TÓ EL VI­TA EN SU PAÍS?

Historia y Vida - - ARQUEOLOGÍA -

LÁ­ZA­RO CÁR­DE­NAS (aba­jo) es un pre­si­den­te mí­ti­co en Mé­xi­co, re­cor­da­do prin­ci­pal­men­te por ha­ber na­cio­na­li­za­do la in­dus­tria pe­tro­le­ra en 1938. Si, tras la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, su país ha­bía que­da­do ais­la­do en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, es­ta ex­pro­pia­ción no ayu­dó a ha­cer ami­gos. En el mo­men­to en que lle­ga el Vi­ta, no te­nía re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Reino Uni­do, y sí un em­bar­go co­mer­cial por par­te de Es­ta­dos Uni­dos y Ho­lan­da.

CON LA GUE­RRA CI­VIL es­pa­ño­la, Mé­xi­co li­de­ra an­te la So­cie­dad de Na­cio­nes la de­fen­sa de la Re­pú­bli­ca y la de­mo­cra­cia con los prin­ci­pios de au­to­de­ter­mi­na­ción, no in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra en asun­tos in­ter­nos y se­gu­ri­dad co­lec­ti­va. Es­to le da un pa­pel in­ter­na­cio­nal pre­emi­nen­te en lo que se de­no­mi­na “cau­sa de pres­ti­gio” y le per­mi­te de­fen­der sus in­tere­ses, ya que Mé­xi­co, que ha­bía su­fri­do du­ran­te la re­vo­lu­ción la ocu­pa­ción del puer­to de Ve­ra­cruz y una in­va­sión pu­ni­ti­va en el nor­te pa­ra cap­tu­rar a Pan­cho Vi­lla, te­nía pa­vor a las in­je­ren­cias ex­tran­je­ras. O más bien es­ta­dou­ni­den­ses.

ADE­MÁS, LOS EXI­LIA­DOS re­pu­bli­ca­nos su­po­nían una gran fuer­za de tra­ba­jo ya for­ma­da, que ali­men­tó la in­dus­tria y la aca­de­mia me­xi­ca­nas. Mé­xi­co fue el úni­co país que ja­más re­co­no­ció al ré­gi­men de Fran­co, y so­lo reanu­dó las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas dos años des­pués de su muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.