LA PO­SE­SIÓN DE NÁ­PO­LES

Des­de los Habs­bur­go has­ta “Car­lo di Bor­bo­ne”.

Historia y Vida - - CARLOS III -

DU­RAN­TE DOS SI­GLOS, Ná­po­les fue un im­por­tan­te vi­rrei­na­to en ma­nos de los Habs­bur­go es­pa­ño­les, tan­to por su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca en el Me­di­te­rrá­neo co­mo por los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que apor­ta­ba a la Co­ro­na. Es­ta si­tua­ción per­du­ró has­ta 1700, cuan­do murió Car­los II el He­chi­za­do (aba­jo). El Bor­bón Fe­li­pe V (nie­to de Luis XIV de Fran­cia, pe­ro tam­bién so­brino nie­to de Car­los II) fue de­sig­na­do su he­re­de­ro uni­ver­sal. Se­gún el tes­ta­men­to de su pre­de­ce­sor, te­nía de­re­cho a Flan­des y los te­rri­to­rios ita­lia­nos, que in­cluían tam­bién Mi­lán, Si­ci­lia y Cerdeña. Las po­ten­cias eu­ro­peas, sin em­bar­go, no es­ta­ban dis­pues­tas a que el nue­vo mo­nar­ca con­ser­va­ra un pa­tri­mo­nio que po­día des­equi­li­brar a su fa­vor el equi­li­brio de po­der en Eu­ro­pa.

TRAS LA GUE­RRA de Su­ce­sión es­pa­ño­la (1701­14), la in­men­sa ma­yo­ría de es­tos do­mi­nios pa­sa­ron a Aus­tria. Sin em­bar­go, con­so­li­da­da su Co­ro­na en la pe­nín­su­la, el pri­mer Bor­bón es­pa­ñol hi­zo to­do lo po­si­ble por re­cu­pe­rar­los. Se su­ce­die­ron en­ton­ces di­ver­sos en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos, has­ta que el ter­cer hi­jo va­rón del rey, el fu­tu­ro Car­los III, se con­vir­tió en el nue­vo mo­nar­ca na­po­li­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.