EN­TRE LAS DOS ES­PA­ÑAS

El dra­ma po­lí­ti­co de Mi­guel de Una­muno en 1936

Historia y Vida - - LIBROS - Fran­cis­co Mar­tí­nez Ho­yos

La in­ter­ven­ción de Una­muno (18641936) en la Gue­rra Ci­vil se re­du­ce, en la me­mo­ria po­pu­lar, a su en­con­tro­na­zo con Jo­sé Mi­llán As­tray. El ge­ne­ral su­ble­va­do, en un ac­to pú­bli­co, da un vi­va a la muer­te. El es­cri­tor re­pli­ca con su le­gen­da­rio “Ven­ce­réis, pe­ro no con­ven­ce­réis”. ¿Qué más po­de­mos sa­ber so­bre su ac­ti­tud an­te la con­tien­da, más allá de un in­ci­den­te mil ve­ces re­pe­ti­do y dis­tor­sio­na- do? Dos his­pa­nis­tas, el ma­tri­mo­nio in­te­gra­do por Co­let­te y Jean-clau­de Ra­ba­té, re­cons­tru­yen los úl­ti­mos me­ses de su vi­da en un es­tu­dio que par­te de sus es­cri­tos pú­bli­cos y pri­va­dos. Am­bos son re­co­no­ci­dos es­pe­cia­lis­tas en la obra del au­tor de La tía Tula, Nie­bla y tan­tos otros li­bros. En su pro­duc­ción des­ta­ca el es­tu­dio Mi­guel de Una­muno. Bio­gra­fía (Tau­rus, 2009). Los Ra­ba­té nos mues­tran al no­ve­lis­ta y pen­sa­dor ho­rro­ri­za­do an­te la vio­len­cia in­con­tro­la­da que se ha apo­de­ra­do de Es­pa­ña. Los dos ban­dos le pa­re­cen cul­pa­bles, tal co­mo re­fle­ja su fa­mo­so co­men­ta­rio so­bre “los hu­nos y los ho­tros”, en alu­sión al pue­blo bár­ba­ro li­de­ra­do por Ati­la.

La so­le­dad del es­cri­tor

Una­muno, tras ha­ber­se en­fren­ta­do con la mo­nar­quía de Al­fon­so XIII, aca­bó de­sen­can­ta­do con la Re­pú­bli­ca. Por eso, tras el 18 de ju­lio, su reac­ción ini­cial fue apo­yar a los “na­cio­na­les”, in­clu­so con una apor­ta­ción eco­nó­mi­ca. Pe­ro, al com­pro­bar su po­lí­ti­ca re­pre­si­va, en­se­gui­da se de­sen­ga­ñó. Con su iro­nía ca­rac­te­rís­ti­ca, di­rá que los fa­lan­gis­tas que gri­ta­ban “¡Arri­ba Es­pa­ña!” eran “arri­bis­tas”. La in­de­pen­den­cia de cri­te­rio le cos­tó ca­ra, por­que aca­bó mal vis­to por to­do el mun­do. La iz­quier­da le re­pro­cha­ba su ad­he­sión a Fran­co. La de­re­cha, mien­tras tan­to, le mi­ra­ba con re­ce­lo. Él mis­mo afir­ma­rá que es­ta­ba so­lo por no ser fas­cis­ta ni bol­che­vi­que. No veía otros ma­ti­ces en aque­llos mo­men­tos. Un in­ci­den­te ri­dícu­lo, pe­ro no por ello me­nos pe­li­gro­so, evi­den­cia que se ha­lla­ba en la cuer­da flo­ja. El ge­ne­ral Se­ve­riano Mar­tí­nez Ani­do, una fi­gu­ra re­le­van­te en­tre los re­bel­des, le pi­de ex­pli­ca­cio­nes por unas crí­ti­cas que le ha­bía he­cho bas­tan­tes años an­tes, cuan­do lo lla­mó “anal­fa­be­to”. Preo­cu­pa­do por la suer­te de los su­yos, el es­cri­tor ac­ce­de a re­dac­tar un tex­to en tér­mi­nos con­ci­lia­to­rios. Tras su muer­te, la le­yen­da de­for­mó su cho­que con Mi­llán As­tray. En el tor­be­llino pa­sa re­vis­ta a la dis­tin­tas ver­sio­nes del he­cho en fun­ción de la ideo­lo­gía po­lí­ti­ca. Pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, Una­muno sim­bo­li­za­ba la ra­zón fren­te a la fuer­za. Des­de el fran­quis­mo, el es­cri­tor Jo­sé Ma­ría Pe­mán pro­cu­ró des­dra­ma­ti­zar el al­ter­ca­do y ex­cul­par al ge­ne­ral. La par­cia­li­dad de los tes­ti­gos im­po­si­bi­li­ta que pue­da lle­gar­se a un acuer­do to­tal acer­ca de cuál fue la ver­dad ob­je­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.