Roo­se­velt y Sta­lin

En oca­sio­nes, las re­la­cio­nes per­so­na­les pue­den de­ter­mi­nar la mar­cha de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La sin­to­nía en­tre Roo­se­velt y Sta­lin fue cru­cial pa­ra el en­ten­di­mien­to de los alia­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Historia y Vida - - SUMARIO - C. Her­nán­dez-eche­va­rría, pe­rio­dis­ta.

Po­dría de­cir­se que eran opues­tos en to­do, pe­ro, ex­tra­ña­men­te, hu­bo fee­ling. La bue­na re­la­ción en­tre el pre­si­den­te de EE. UU. y el dic­ta­dor so­vié­ti­co fa­ci­li­tó la lu­cha con­tra Hitler.

El día en que mu­rió Roo­se­velt, la ban­de­ra ro­ja de la hoz y el mar­ti­llo on­deó con los bor­des ne­gros en to­dos los edi­fi­cios ofi­cia­les de la Unión So­vié­ti­ca. Tam­bién las pri­me­ras pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos iban en­mar­ca­das en ne­gro. El dia­rio ofi­cial Iz­ves­tia, que Sta­lin re­vi­sa­ba to­dos los días an­tes de pu­bli­car­se, en­sal­za­ba la fi­gu­ra del “gran or­ga­ni­za­dor de la lu­cha de las na­cio­nes que aman la li­ber­tad”. Prav­da, el pe­rió­di­co del Par­ti­do Co­mu­nis­ta fun­da­do por el pro­pio Sta­lin, ha­bla­ba de Roo­se­velt co­mo “el gran por­ta­voz de la paz y la se­gu­ri­dad”. Ha­bía muer­to el líder de la prin­ci­pal de­mo­cra­cia bur­gue­sa y ca­pi­ta­lis­ta, pe­ro en la ca­pi­tal de la pri­me­ra na­ción co­mu­nis­ta del mun­do se le llo­ra­ba amar­ga­men­te.

Aho­ra que tan­to se ha­bla de la his­to­ria de amor en­tre Do­nald Trump y Vla­dí­mir Pu­tin, pa­re­ce di­fí­cil re­cor­dar que el pri­mer gran ro­man­ce en­tre un pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y un líder ru­so em­pe­zó ca­si ochen­ta años an­tes. Si un mag­na­te in­mo­bi­lia­rio de Man­hat­tan y un exa­gen­te del KGB nos pa­re­cen una ex­tra­ña pa­re­ja, mu­cho más di­fe­ren­tes eran Fran­klin De­lano Roo­se­velt y Jo­sef Vis­sa­rió­no­vich Sta­lin. El pri­me­ro, el ni­ño mi­ma­do de una fa­mi­lia de mi­llo­na­rios, cria­do en la al­ta so­cie­dad neo­yor­qui­na y edu­ca­do en las ins­ti­tu­cio­nes más eli­tis­tas, Har­vard y Gro­ton; el se­gun­do, el hi­jo de un za­pa­te­ro al­cohó­li­co y mal­tra­ta­dor, un chi­co po­bre que por su bri­llan­tez pu­do es­tu­diar en un se­mi­na­rio re­li­gio­so y cam­bió el sa­cer­do­cio por el mar­xis­mo clan­des­tino. ¿Có­mo pu­die­ron en­ten­der­se dos per­so­na­jes tan di­fe­ren­tes?

Es­ta re­la­ción ex­cep­cio­nal so­lo pue­de sur­gir en cir­cuns­tan­cias muy ex­cep­cio­na­les. El 22 de ju­nio de 1941, tres mi­llo­nes de sol­da­dos ale­ma­nes y 650.000 de sus alia­dos ini­cian la in­va­sión de la Unión So­vié­ti­ca. Sta­lin ha re­ci­bi­do to­do ti­po de aler­tas, pe­ro, con­fia­do en que su pac­to de no agre­sión con Hitler le da­ría al me­nos un año más de tran­qui­li­dad, no tie­ne el país pre­pa­ra­do pa­ra la gue­rra. En so­lo un mes, el ejér­ci­to so­vié­ti­co pier­de tres mi­llo­nes de sol­da­dos, muer­tos o cap­tu­ra­dos, y los ale­

ma­nes es­tán a 400 km de la ca­pi­tal. Es en­ton­ces cuan­do Sta­lin es­cri­be su pri­me­ra “car­ta a los Re­yes” a Roo­se­velt. Ne­ce­si­ta ar­mas, ne­ce­si­ta avio­nes, ne­ce­si­ta tan­ques. Ne­ce­si­ta to­da la ayu­da que EE. UU. pue­da dar­le, in­clu­so tro­pas. Roo­se­velt ni quie­re ni pue­de en­viar un ejér­ci­to a Ru­sia, pe­ro des­de el pri­mer mo­men­to es­tá de­ci­di­do a ayu­dar. EE. UU. aún no ha si­do ata­ca­do en Pearl Har­bor y el pre­si­den­te es­tá obli­ga­do por ley a man­te­ner­se neu­tral, pe­ro quie­re echar una mano a la URSS con los mis­mos me­dios con los que apo­ya a Gran Bretaña: cré­di­tos blan­dos y ma­te­rial pa­ra que Sta­lin pue­da cons­truir­se un ejér­ci­to con el que ha­cer fren­te a los ale­ma­nes. El pro­ble­ma pa­ra Roo­se­velt es que si mu­chos ais­la­cio­nis­tas no es­tán con­ten­tos ya de ayu­dar al Reino Uni­do, apo­yar a un ré­gi­men co­mu­nis­ta co­mo el so­vié­ti­co es una cues­tión ex­plo­si­va. In­clu­so den­tro de su pro­pio par­ti­do.

El hom­bre que aca­ba­rá por ser su vi­ce­pre­si­den­te y su­ce­der­le en el car­go, Harry Tru­man, ex­pli­có muy cla­ra­men­te la po­si­ción de mu­chos so­bre la cues­tión: “Si ve­mos que Ale­ma­nia es­tá ga­nan­do, de­be­mos ayu­dar a Ru­sia; y si ve­mos que Ru­sia es­tá ga­nan­do, de­be­mos ayu­dar a Ale­ma­nia, y de ese mo­do mo­ri­rán cuan­tos más me­jor”. En Es­ta­dos Uni­dos, gran par­te de la cla­se po­lí­ti­ca y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán de acuer­do con Tru­man: si les dan a ele­gir en­tre Hitler o Sta­lin, no tie­nen del to­do cla­ro cuál les dis­gus­ta más. Pe­ro, ade­más del an­ti­co­mu­nis­mo es­ta­dou­ni­den­se, sur­gen otras con­si­de­ra­cio­nes me­nos ideo­ló­gi­cas y más prác­ti­cas. In­clu­so en­tre quie­nes creen que la prio­ri­dad de­be ser pa­rar a los na­zis, al­gu­nos no tie­nen cla­ro si me­re­ce la pe­na ayu­dar a los so­vié­ti­cos. En el ve­rano de 1941, los ru­sos pa­re­cen una cau­sa per­di­da; Chur­chill in­clu­so

TRAS LA IN­VA­SIÓN NA­ZI, STA­LIN ES­CRI­BE A ROO­SE­VELT SU “CAR­TA A LOS RE­YES”. NE­CE­SI­TA AVIO­NES, TAN­QUES...

tras­la­da a los ame­ri­ca­nos su te­mor de que, si se en­vían avio­nes y tan­ques a la URSS, aca­ben for­man­do par­te del ar­se­nal na­zi cuan­do Sta­lin sea de­rro­ta­do. A pe­sar de to­do es­to y de que so­lo un 39% de los es­ta­dou­ni­den­ses apo­ya dar a Mos­cú el mis­mo tra­ta­mien­to que a Lon­dres, Roo­se­velt es­tá de­ci­di­do. Su ins­truc­ción al go­bierno y a los mi­li­ta­res que po­nen tra­bas bu­ro­crá­ti­cas es ter­mi­nan­te: “La úni­ca res­pues­ta que quie­ro oír es que es­tá he­cho”. La ma­qui­na­ria es­ta­dou­ni­den­se se po­ne en mar­cha, y Sta­lin em­pie­za a dar fe de que la ofer­ta de Roo­se­velt era sincera. Ca­da mes zar­pan ha­cia la URSS 400 avio­nes, 500 tan­ques, 5.000 co­ches, 10.000 ca­mio­nes y to­do ti­po de ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra el es­fuer­zo de gue­rra. El go­bierno so­vié­ti­co es­tá tan sa­tis­fe­cho con la ayu­da y con las ven­ta­jo­sas con­di­cio­nes de pa­go que quie­re ala­bar a Roo­se­velt en las por­ta­das de la pren­sa ofi­cial, pe­ro el pro­pio em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se les pi­de que no lo ha­gan: “Pue­de ser pe­li­gro­so, Roo­se­velt le ha da­do a la URSS un prés­ta­mo de mil mi­llo­nes sin que lo su­pie­ra el Con­gre­so”.

Com­pa­ñe­ros de lu­cha

El 7 de di­ciem­bre de 1941, ca­si me­dio año des­pués de la in­va­sión na­zi de la URSS, otra sor­pre­sa des­agra­da­ble pe­ro anun­cia­da me­tía a EE. UU. de­fi­ni­ti­va­men­te en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. El ata­que ja­po­nés a Pearl Har­bor sa­có a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se de su ais­la­cio­nis­mo y dio a Roo­se­velt los ar­gu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra des­ple­gar el po­de­río mi­li­tar del país del la­do de los alia­dos. Hitler se lo pu­so fá­cil: cin­co días des­pués del bom­bar­deo de la ba­se na­val, Ber­lín de­cla­ró la gue­rra a EE. UU. sin te­ner nin­gu­na ne­ce­si­dad. Eso per­mi­tió a Roo­se­velt ha­cer lo mis­mo, y le­gi­ti­mó una alian­za to­da­vía más es­tre­cha con la URSS. El em­ba­ja­dor ru­so Lit­ví­nov, re­cién lle­ga­do a Was­hing­ton, cre­yó siem­pre que tan­to Roo­se­velt co­mo su círcu­lo más cer­cano de ase­so­res se ale­gra­ron de te­ner un mo­ti­vo pa­ra en­trar en la gue­rra, aun­que fue­ra un mo­ti­vo dra­má­ti­co. Ade­más, des­de un pri­mer mo­men­to, el pre­si­den­te de­jó cla­ro a los so­vié­ti­cos que su prio­ri­dad era de­rro­tar a Hitler. A pe­sar de que quien ha­bía ata­ca­do Pearl Har­bor eran los ja­po­ne­ses, Roo­se­velt se com­pro­me­tió an­te el mi­nis­tro so­vié­ti­co de Ex­te­rio­res Mó­lo­tov a que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­ce­rían “a la de­fen­si­va” en el Pa­cí­fi­co has­ta ha­ber aca­ba­do con Ale­ma­nia.

Por fin con las ma­nos li­bres, Roo­se­velt es­ta­ba an­sio­so por que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses se vie­ran las ca­ras con los na­zis. Tan­to los so­vié­ti­cos co­mo sus pro­pios ge­ne­ra­les con­si­de­ra­ban que el uso más efec­ti­vo de las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas se­ría un gran de­sem­bar­co en Fran­cia que abrie­ra un “se­gun­do fren­te” y obli­ga­ra a los ale­ma­nes a di­vi­dir sus fuer­zas. Sta­lin cal­cu­la­ba que so­lo la sim­ple amenaza de esa ope­ra­ción ya obli­ga­ba a Hitler a te­ner 25 di­vi­sio­nes fue­ra de Ru­sia, y que, si fi­nal­men­te es­ta se pro­du­cía, unas 30 o 40 más ten­drían que aban­do­nar su país. Co­mo en tan­tas otras co­sas, Sta­lin y Roo­se­velt es­ta­ban de acuer­do en es­to, pe­ro no así Chur­chill.

Las re­ti­cen­cias del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co hi­cie­ron des­ca­rri­lar la idea de un de­sem­bar­co en Fran­cia en 1943. En lu­gar de eso, Roo­se­velt, con pri­sas por en­trar en com­ba­te con­tra los ale­ma­nes, se de­ci­dió por una ex­pe­rien­cia pi­lo­to en el nor­te de Áfri­ca. Con­tra la opi­nión de mu­chos de sus ge­ne­ra­les, que veían la ope­ra­ción co­mo un enor­me ries­go sin ver­da­de­ra uti­li­dad pa­ra de­rro­tar a los na­zis, un con­tin­gen­te an­glo­ame­ri­cano des­em­bar­có en el Magreb. Sta­lin mos­tró pú­bli­ca­men­te su dis­gus­to por el re­tra­so en abrir ese se­gun­do fren­te en Fran­cia, que era vi­tal pa­ra los in­tere­ses so­vié­ti­cos. Chur­chill ha­bía lo­gra­do ma­nio­brar pa­ra lle­var a Roo­se­velt a su te­rreno, pe­ro se­ría la úl­ti­ma vez. En ade­lan­te, el acer­ca­mien­to en­tre el pre­si­den­te es­ta­dou­ ni­den­se y el líder ru­so se ha­ría a ex­pen­sas de las opi­nio­nes del pre­mier bri­tá­ni­co.

Un fu­tu­ro a su me­di­da

Roo­se­velt te­nía una idea muy cla­ra de có­mo que­ría que fue­ra el mun­do sa­li­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y que se hi­cie­ra reali­dad de­pen­día, prin­ci­pal­men­te, de Sta­lin. Sien­do un jo­ven vi­ce­mi­nis­tro de la Armada, Roo­se­velt ha­bía asis­ti­do en pri­me­ra fi­la a los erro­res co­me­ti­dos tras la Gran Gue­rra. Su muy ad­mi­ra­do pre­si­den­te Wil­son ha­bía in­ten­ta­do ase­gu­rar la paz con la crea­ción de la So­cie­dad de Na­cio­nes, pe­ro la fal­ta de en­ten­di­mien­to con los paí­ses alia­dos y su in­ca­pa­ci­dad de con­ven­cer a los es­ta­dou­ni­den­ses de su im­por­tan­cia le ha­bían lle­va­do al fra­ca­so. Roo­se­velt, que te­nía un re­tra­to de Wil­son en la Ca­sa Blan­ca, es­ta­ba dis­pues­to a no caer en las mis­mas equi­vo­ca­cio­nes: ata­ría el

ROO­SE­VELT IMA­GI­NA­BA UN MUN­DO TRAS LA GUE­RRA, Y PA­RA HA­CER­LO REALI­DAD DE­PEN­DÍA DE STA­LIN

apo­yo de la URSS an­tes del fi­nal de la gue­rra y se ase­gu­ra­ría de que el Se­na­do de EE. UU. ra­ti­fi­ca­ra to­dos los tra­ta­dos ne­ce­sa­rios pa­ra crear Na­cio­nes Uni­das.

Ya en 1943, dos años an­tes de aca­bar la gue­rra, el pre­si­den­te dio una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta más po­pu­lar del país, el Sa­tur­day Eve­ning Post, en la que ex­pli­ca­ba có­mo en­ten­día él que de­be­ría fun­cio­nar esa or­ga­ni­za­ción. En el di­se­ño de Roo­se­velt, el co­ra­zón de Na­cio­nes Uni­das lo for­ma­rían cua­tro “po­li­cías” (EE. UU., la URSS, el Reino Uni­do y la Chi­na na­cio­na­lis­ta) que se en­car­ga­rían de me­ter en ve­re­da a cual­quier país que ame­na­za­ra la paz. Pri­me­ro se le ais­la­ría di­plo­má­ti­ca y co­mer­cial­men­te y, si no rec­ti­fi­ca­ba, se­ría bom­bar­dea­do. Es­ta vi­sión de­pen­día, en pri­mer lu­gar, de con­ven­cer a la úni­ca po­ten­cia co­mu­nis­ta de par­ti­ci­par. Roo­se­velt man­dó un men­sa­je cla­ro a Sta­lin (y a Chur­chill) a tra­vés del pe­rio­dis­ta: “La for­ma que to­me la pos­gue­rra de­pen­de mu­cho más de Sta­lin que de Roo­se­velt o de los lí­de­res bri­tá­ni­cos. No es exa­ge­ra­do de­cir que pue­de te­ner el ti­po de mun­do que desee”. La teo­ría de Roo­se­velt era que la Unión So­vié­ti­ca ha­bía su­fri­do ta­les ni­ve­les de des­truc­ción a ma­nos de los na­zis que ne­ce­si­ta­ría al me­nos vein­te años pa­ra reconstruir el país por com­ple­to. Du­ran­te esos vein­te años, pen­sa­ba el pre­si­den­te, lo nor­mal es que la URSS no tra­ta­ra de ex­pan­dir vio­len­ta­men­te el co­mu­nis­mo, sino que es­tu­vie­ra in­tere­sa­da en un mun­do en paz que le per­mi­tie­ra re­cu­pe­rar­se. En es­to coin­ci­día con las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas del pro­pio Sta­lin, que en una en­tre­vis­ta ha­bía di­cho que el ca­pi­ta­lis­mo se hun­di­ría por sí mis­mo, ya que el co­mu­nis­mo era un me­jor sis­te­ma, pe­ro que es­to lle­va­ría tiem­po: “Ex­por­tar la re­vo­lu­ción no tie­ne sen­ti­do. Ca­da país, si lo desea, ha­rá su pro­pia re­vo­lu­ción. Y si no exis­te ese de­seo, no ha­brá re­vo­lu­ción”.

Roo­se­velt y Sta­lin ca­ra a ca­ra

A pe­sar de su abun­dan­te co­rres­pon­den­cia, Roo­se­velt que­ría co­no­cer a Sta­lin en per­so­na. Creía que, con sus do­tes pa­ra la se­duc­ción, lo­gra­ría que el líder so­vié­ti­co se em­bar­ca­ra en su vi­sión del mun­do de pos­gue­rra. Pa­ra lo­grar ese en­cuen­tro, el pre­si­den­te no aho­rró es­fuer­zos ni con­ce­sio­nes a su so­cio ru­so, ni tam­po­co du­dó en desai­rar a sus alia­dos bri­tá­ni­cos. “No iré más le­jos de Ca­sa­blan­ca pa­ra ver­me con Sta­lin”, ha­bía di­cho Roo­se­velt. Pe­ro, a la ho­ra de la ver­dad, fue mu­cho más le­jos. Las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ele­gir la fe­cha y el lu­gar de la cum­bre du­ra­ron me­ses. Sta­lin de­cía que no po­día ale­jar­se de su país y de la di­rec­ción de la gue­rra, pe­ro Roo­se­velt

in­sis­tía. Al fi­nal, co­mo so­lu­ción de com­pro­mi­so, acor­da­ron que su pri­mer en­cuen­tro se­ría, en­tre el 28 de no­viem­bre y el 1 de di­ciem­bre de 1943, en Tehe­rán, Irán: un país fron­te­ri­zo con la Unión So­vié­ti­ca y una ciu­dad a 10.000 ki­ló­me­tros de Was­hing­ton. Sta­lin so­lo con­fir­mó su asis­ten­cia la vís­pe­ra de que Roo­se­velt em­pe­za­ra un lar­go y pe­li­gro­so via­je pa­ra co­no­cer­le. El pre­si­den­te asu­mía un ries­go enor­me, y no so­lo po­lí­ti­ca­men­te. El Atlán­ti­co es­ta­ba lleno de sub­ma­ri­nos na­zis, y el aco­ra­za­do Io­wa, la jo­ya más mo­der­na de la flo­ta es­ta­dou­ni­den­se, iba pre­pa­ra­do pa­ra lo peor. Ade­más de ha­ber­se adap­ta­do pa­ra que Roo­se­velt pu­die­ra mo­ver­se en si­lla de rue­das por to­do el bar­co, lle­va­ba una es­col­ta en la que se tur­na­ban nue­ve des­truc­to­res y un por­taa­vio­nes. A pe­sar de tan­tas precauciones, ca­si fue la pro­pia es­col­ta la que man­dó a pi­que el bar­co pre­si­den­cial. Por error, du­ran­te una ex­hi­bi­ción, uno de los des­truc­to­res lan­zó un torpe­do car­ga­do con­tra el Io­wa. Roo­se­velt es­ta­ba en cu­bier­ta, y su muer­te ha­bría cam­bia­do tal vez el cur­so de la his­to­ria, pe­ro, por suer­te pa­ra él, el torpe­do fa­lló.

La co­mi­ti­va del pre­si­den­te cru­zó el es­tre­cho de Gi­bral­tar con te­mor, pues las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las ilu­mi­na­ron el bar­co, y los sub­ma­ri­nos na­zis ha­bían hun­di­do otro bu­que allí so­lo un día an­tes. A pe­sar del sus­to, Roo­se­velt pu­do des­em­bar­car en Orán y vo­lar a El Cairo, don­de tu­vo un im­por­tan­te pri­mer en­cuen­tro con Chur­chill. An­ti­ci­pan­do lo que se­ría la cum­bre con Sta­lin, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ad­vir­tió a su so­cio bri­tá­ni­co de que “se­ría un te­rri­ble error que el Tío Joe [Sta­lin] pen­sa­ra que nos he­mos pues­to de acuer­do en la es­tra­te­gia mi­li­tar”. Un mal pre­sa­gio pa­ra el pre­mier, que lle­ga­ba a Tehe­ rán con la in­ten­ción de re­tra­sar de nue­vo el de­sem­bar­co alia­do en la cos­ta fran­ce­sa y tras­la­dar la ope­ra­ción a los Bal­ca­nes pa­ra fre­nar el avan­ce so­vié­ti­co. La des­con­fian­za de Chur­chill ha­cia Sta­lin era an­ti­gua y enor­me, pe­ro Roo­se­velt iba a si­tuar­se cla­ra­men­te del la­do del so­vié­ti­co. De he­cho, su gran prio­ri­dad iba a ser con­quis­tar su sim­pa­tía. Pa­ra em­pe­zar, co­mo mues­tra de con­fian­za, el pre­si­den­te de EE. UU. re­nun­ció a que­dar­se en su em­ba­ja­da, e hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que Sta­lin le in­vi­ta­ra a dor­mir en la le­ga­ción so­vié­ti­ca. El líder ru­so re­co­gió el guan­te y em­bar­có a su em­ba­ja­da en una re­for­ma exprés: am­pliar las puer­tas pa­ra que cu­pie­ra la si­lla de rue­das del pre­si­den­te, cam­biar los ba­ños y, por su­pues­to, po­ner mi­cró­fo­nos en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. Pa­ra te­ner una ex­cu­sa con la que in­vi­tar a Roo­se­velt, in­for­ma­ron a los es­ta­dou­ni­den­

ses de un po­co creí­ble plan pa­ra ase­si­nar­lo mien­tras es­ta­ba en Tehe­rán.

El pri­mer ca­ra a ca­ra en­tre Sta­lin y Roo­se­velt se pro­du­jo na­da más lle­gar es­te a la em­ba­ja­da so­vié­ti­ca. Le con­du­je­ron a su dor­mi­to­rio y, cuan­do se dis­po­nía a des­can­sar un po­co de su via­je, le ad­vir­tie­ron de que Sta­lin iba de ca­mino. Chur­chill se alo­ja­ba en la em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca y, a pe­sar de su in­sis­ten­cia, no fue invitado a ese pri­mer en­cuen­tro ni a otros dos más que ten­drían en pri­va­do los dos lí­de­res du­ran­te su es­tan­cia en Tehe­rán. Tal vez fue­ra me­jor así, por­que ha­bría te­ni­do que asis­tir a un to­tal acuer­do en­tre Sta­lin y Roo­se­velt en su po­ca es­ti­ma por las vie­jas po­ten­cias eu­ro­peas. Am­bos creían que, tras el fra­ca­so mi­li­tar fran­cés y la co­la­bo­ra­ción de Pé­tain con Hitler, el ge­ne­ral De Gau­lle no te­nía de­re­cho a sen­tar­se a la me­sa de los ven­ce­do­res. Y, más im­por­tan­te, que ni EE. UU. ni la URSS es­ta­ban en gue­rra pa­ra que los bri­tá­ni­cos man­tu­vie­sen su im­pe­rio co­lo­nial. La de­ci­sión más im­por­tan­te que se to­mó en Tehe­rán fue dar luz ver­de a la fe­cha del de­sem­bar­co de Nor­man­día, que abri­ría ese se­gun­do fren­te tan desea­do por la URSS. A pe­sar de los con­ti­nuos in­ten­tos de Chur­chill de re­tra­sar la ope­ra­ción, Roo­se­velt se man­tu­vo ta­jan­te­men­te del la­do de Sta­lin. Los dos tam­bién coin­ci­die­ron, otra vez con­tra el cri­te­rio de Chur­chill, en la ne­ce­si­dad de di­vi­dir Ale­ma­nia de ca­ra a la pos­gue­rra. Y, tal vez en com­pen­sa­ción por tan­ta cor­dia­li­dad, Sta­lin mos­tró bue­na dis­po­si­ción a ese or­den mun­dial que te­nía Roo­se­velt en la ca­be­za. La URSS acep­ta­ba las Na­cio­nes Uni­das en­ca­be­za­das por cua­tro “po­li­cías” mun­dia­les: las tres po­ten­cias alia­das y la Chi­na na­cio­na­lis­ta. Roo­se­velt re­gre­só a Was­hing­ton di­cien­do que Sta­lin era “co­mo yo, rea­lis­ta”, y, de vuel­ta en Mos­ cú, Sta­lin di­jo: “El pre­si­den­te es mi ami­go y siem­pre nos com­pren­de­re­mos”. Tehe­rán su­pu­so la con­so­li­da­ción de esa re­la­ción y el na­ci­mien­to del or­den mun­dial de la pos­gue­rra, en el que la vie­ja Eu­ro­pa se veía des­pla­za­da fren­te a los gran­des pro­ta­go­nis­tas: EE. UU. y la URSS. Su se­gun­do en­cuen­tro en Yal­ta, en­tre el 4 y el 11 de fe­bre­ro de 1945, con Ale­ma­nia ca­si de­rro­ta­da y a dos me­ses de su muer­te, so­lo fue una con­fir­ma­ción de su bue­na sin­to­nía. En con­tra de mu­chos re­la­tos que hablan de un Roo­se­velt ca­si mo­ri­bun­do y ma­ne­ja­do por Sta­lin, los pre­sen­tes hablan de un pre­si­den­te lú­ci­do que ex­tra­jo al­gu­nas con­ce­sio­nes im­por­tan­tes por par­te del líder so­vié­ti­co. En­tre ellas, el sis­te­ma de ve­to que aún per­vi­ve en Na­cio­nes Uni­das o el tra­za­do de las fron­te­ras de Po­lo­nia. En esos ocho días de reunio­nes al sur de la URSS se pla­ni­fi­có un fi­nal de la gue­rra que po­co des­pués se iba a con­ver­tir, a cau­sa de la muer­te de Roo­se­velt, en al­go mu­cho más com­ple­jo.

CHUR­CHILL NO FUE INVITADO A NIN­GUNO DE LOS EN­CUEN­TROS PRI­VA­DOS EN­TRE STA­LIN Y ROO­SE­VELT

Vuel­ve la des­con­fian­za

A su re­gre­so de Yal­ta, el pre­si­den­te Roo­se­velt es­ta­ba ple­tó­ri­co. Ya es­ta­ba pre­pa­ran­do su gran dis­cur­so pa­ra abrir las Na­cio­nes Uni­das y se plan­tea­ba, tal vez, ser su pri­mer se­cre­ta­rio ge­ne­ral tras de­jar la pre­si­den­cia. Pa­ra el fu­tu­ro en paz que ima­

gi­na­ba, el pa­pel de la URSS y de Sta­lin era fun­da­men­tal. No se ha­cía ilu­sio­nes de cam­biar la dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta, pe­ro creía que la paz de­pen­día de que su re­la­ción con EE. UU. al me­nos fue­ra flui­da: “Ru­sia va a ser muy po­de­ro­sa. Lo que hay que ha­cer es pla­near el desar­me”. Ya ha­bía ha­bla­do con sus alle­ga­dos has­ta de in­cluir a Sta­lin en su se­cre­to me­jor guardado: la bom­ba ató­mi­ca. To­do es­to ocu­pa­ba la men­te de Roo­se­velt cuan­do, el 12 de abril de 1945, pro­nun­ció sus úl­ti­mas pa­la­bras: “Ten­go un do­lor te­rri­ble en la par­te de atrás de la ca­be­za”. Mu­rió sin que hu­bie­ran pa­sa­do ni dos se­ma­nas de su re­gre­so de Yal­ta. Su vi­ce­pre­si­den­te y su­ce­sor, Harry Tru­man, veía a Sta­lin de for­ma muy di­fe­ren­te y se com­por­tó en con­se­cuen­cia des­de el prin­ci­pio. Roo­se­velt ha­bía ele­gi­do al ex­se­na­dor Tru­man pa­ra que le ayu­da­ra a que sus an­ti­guos com­pa­ñe­ros de escaño apro­ba­ran la en­tra­da de EE. UU. en Na­cio­nes Uni­das.

“RU­SIA VA A SER MUY PO­DE­RO­SA. LO QUE HAY QUE HA­CER ES PLA­NEAR EL DESAR­ME”, PEN­SA­BA FRAN­KLIN ROO­SE­VELT

Sin em­bar­go, Roo­se­velt no ha­bía te­ni­do tiem­po de ex­pli­car­le sus pla­nes: no ha­cía ni tres me­ses que Tru­man ocu­pa­ba la vi­ce­pre­si­den­cia cuan­do la muer­te del pre­si­den­te lo ca­ta­pul­tó al po­der. El pre­si­den­te muer­to siem­pre ha­bía si­do el gran va­le­dor de los so­vié­ti­cos, en per­ma­nen­te ten­sión con el es­ta­blish­ment di­plo­má­ti­co y mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se. Au­sen­te Roo­se­velt y con un pre­si­den­te mu­cho más inex­per­to, los ase­so­res in­vi­ta­ron a Tru­man a mos­trar más mano du­ra con Mos­cú, y él no pu­so mu­chos re­pa­ros. En sus pri­me­ros días en el car­go, ya ex­pre­só su opi­nión de que “Ru­sia no tie­ne más plan que con­quis­tar la par­te li­bre de Eu­ro­pa, ma­tar a cuan­tos más ale­ma­nes me­jor y en­ga­ñar a sus alia­dos oc­ci­den­ta­les”. Tam­bién Sta­lin es­ta­ba bas­tan­te me­nos con­ten­to con Tru­man que con su “ami­go” Roo­se­velt. En un pri­mer mo­men­to anun­ció: “El pre­si­den­te ha muer­to, pe­ro su mi­sión de­be vi­vir. Te­ne­mos que apo­yar al pre­si­den­te Tru­man con to­das nues­tras fuer­zas y to­da nues­tra vo­lun­tad”; pe­ro no tar­da­ron en sur­gir las pri­me­ras des­con­fian­zas. Ale­ma­nia se rin­dió cuan­do Tru­man to­da­vía no ha­bía cum­pli­do un mes co­mo pre­si­den­te, y es­te de­ci­dió, sin con­sul­tar a na­die, in­te­rrum­pir los en­víos de ma­te­rial a la URSS. Aun­que rec­ti­fi­có pron­to, Sta­lin se lo to­mó co­mo una ad­ver­ten­cia. Tam­po­co me­jo­ró su opi­nión de él cuan­do, sie­te días des­pués de la pri­me­ra prue­ba de la bom­ba ató­mi­ca, Tru­man se li­mi­tó a in­for­mar­le en la Con­fe­ren­cia de Pots­dam, man­te­ni­da en­tre el 17 de ju­lio y el 2 de agos­to, sin ofre­cer­le par­ti­ci­par de la tec­no­lo­gía, co­mo ha­bía pla­nea­do Roo­se­velt.

El res­to es his­to­ria: na­da más re­gre­sar de Pots­dam, Sta­lin pu­so en mar­cha se­ria­men­te la in­ves­ti­ga­ción pa­ra lo­grar la bom­ba ató­mi­ca, dan­do pa­so a una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca de la que to­da­vía hoy su­fri­mos las con­se­cuen­cias. So­lo cin­co años des­pués del úl­ti­mo en­cuen­tro en­tre Roo­se­velt y Sta­lin, EE. UU. y la URSS li­bra­ban su pri­mer en­fren­ta­mien­to se­rio a tra­vés de la gue­rra de Co­rea. La cui­da­do­sa di­vi­sión de Ale­ma­nia que ha­bían pla­ni­fi­ca­do sal­tó por los ai­res y aca­bó en la cons­truc­ción del Mu­ro de Ber­lín en 1961. Tal vez to­do hu­bie­ra su­ce­di­do de la mis­ma ma­ne­ra aun­que Roo­se­velt no hu­bie­ra muer­to a los 63 años y re­cién re­ele­gi­do, pe­ro lo que es se­gu­ro es que la URSS y EE. UU. no tu­vie­ron nun­ca tan bue­na re­la­ción co­mo cuan­do sus lí­de­res eran un ri­ca­chón neo­yor­quino y un san­grien­to co­mu­nis­ta geor­giano.

CAM­PE­SI­NOS ucra­nia­nos ven acer­car­se a las fuer­zas in­va­so­ras ale­ma­nas en agos­to de 1941.

ALE­MA­NES ocul­tos tras un tan­que so­vié­ti­co de fa­bri­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se. No­viem­bre, 1942.

DE­SEM­BAR­CO de tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas cer­ca de Orán, en Ar­ge­lia, el 8 de no­viem­bre de 1942.

STA­LIN Y TRU­MAN son­ríen du­ran­te la Con­fe­ren­cia de Pots­dam en ve­rano de 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.