El ba­lle­ne­ro Es­sex

Trein­ta años an­tes de que vie­ra la luz la fa­mo­sa no­ve­la de Her­man Mel­vi­lle tu­vo lu­gar la trá­gi­ca aven­tu­ra del ba­lle­ne­ro Es­sex, una de las fuen­tes de inspiración del re­la­to.

Historia y Vida - - SUMARIO - D. Mar­tín Gon­zá­lez, pe­rio­dis­ta.

Pro­ba­ble­men­te, Mel­vi­lle nun­ca ha­bría es­cri­to Moby Dick sin es­ta dra­má­ti­ca his­to­ria: hun­di­do el Es­sex por una ba­lle­na, la tri­pu­la­ción in­ten­ta so­bre­vi­vir en con­di­cio­nes ex­tre­mas.

Si una nu­be de sal­ta­mon­tes inun­da los cam­pos, el ho­ci­co de una gi­gan­tes­ca ser­pien­te ma­ri­na emer­ge del mar y un co­me­ta atra­vie­sa los cie­los mien­tras apa­re­jas un bar­co, el via­je de es­te pin­ta bas­tos, aun­que no sea mar­tes. En agos­to de 1819, pe­se a que los ha­bi­tan­tes de la is­la es­ta­dou­ni­den­se de Nan­tuc­ket ha­bían oí­do ha­blar o ju­ra­do ver aque­llos pro­di­gios, ni los ar­ma­do­res, ni los ma­ri­ne­ros ni, por su­pues­to, el ca­pi­tán del ba­lle­ne­ro Es­sex die­ron im­por­tan­cia a los au­gu­rios. No en vano, el Es­sex ha­bía lo­gra­do fa­ma de afor­tu­na­do con sus lucrativos via­jes. Y to­do pa­re­cía in­di­car que su bue­na suer­te se man­ten­dría du­ran­te el man­do del re­cién in­ves­ti­do ca­pi­tán, el pro­me­te­dor Geor­ge Po­llard. Real­men­te, na­die po­día pre­ver lo que iba a ocu­rrir a los tri­pu­lan­tes del Es­sex. Na­die, al ver­los fir­mar el con­tra­to, su­pu­so que aquel via­je pa­sa­ría a los anales de la his­to­ria de la na­ve­ga­ción co­mo uno de los más des­afor­tu­na­dos. Y, por su­pues­to, na­die en Nan­tuc­ket sa­bía en el ve­rano de 1819 que aque­lla tra­ve­sía pon­dría la pri­me­ra pie­dra de una de las obras más no­ta­bles de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal: Moby Dick.

Zar­pad, malditos

Po­llard re­clu­tó una tri­pu­la­ción com­pues­ta por un pri­mer ofi­cial, Owen Cha­se, un se­gun­do, Matt­hew Joy, tres ar­po­ne­ros, ca­tor­ce ma­ri­ne­ros po­co ex­pe­ri­men­ta­dos y un gru­me­te, el jo­ven Tho­mas Nic­ker­son. Con ellos par­tió rum­bo al océano Pa­cí­fi­ co, don­de es­pe­ra­ba en­con­trar un buen nú­me­ro de ba­lle­nas. Pe­ro el via­je es­tu­vo mal­di­to des­de el prin­ci­pio. Po­co des­pués de aban­do­nar el puer­to, fue­ron al­can­za­dos por una tor­men­ta y per­die­ron un par de ba­lle­ne­ras, las bar­cas uti­li­za­das pa­ra per­se­guir a los ca­cha­lo­tes. Es­ta cir­cuns­tan­cia les obli­gó a di­ri­gir­se a las Azo­res, don­de, ade­más de ha­cer­se con nue­vas ba­lle­ne­ras, lle­na­ron la bo­de­ga de ali­men­tos fres­cos con los que afron­tar el via­je con re­no­va­das es­pe­ran­zas. Po­co les du­ra­ron. Tres me­ses tar­da­ron en di­vi­sar una pre­sa, y, cuan­do qui­sie­ron ca­zar­la, una com­pa­ñe­ra sur­gi­da de la na­da des­tro­zó una de las em­bar­ca­cio­nes.

Lue­go lle­gó el ca­bo de Hor­nos. Ha­cía frío, el tra­ba­jo era mu­cho más du­ro en aquel cli­ma in­fa­me y los ma­ri­ne­ros, dis­con­for­mes con el ta­ma­ño de las ra­cio­nes de co­mi­da, es­tu­vie­ron a pun­to de amo­ti­nar­se. Mes y me­dio em­plea­ron en do­blar el fa­mo­so ca­bo y lle­gar a las cos­tas de Pe­rú, don­de pa­re­ció vol­ver la bue­na es­tre­lla del Es­sex. Allí con­si­guie­ron ha­cer­se con un bo­tín: la gra­sa de ba­lle­na que por­ta­ban los on­ce ca­cha­lo­tes que ma­sa­cra­ron.

Tras el re­torno de la suer­te, Po­llard de­ci­dió aden­trar­se en el Pa­cí­fi­co. Pe­ro an­tes hi­zo va­rias pa­ra­das pa­ra abas­te­cer­se y, en una de ellas, uno de los tri­pu­lan­tes se dio a la fu­ga. Con un par de ma­nos me­nos pa­ra tra­ba­jar, el Es­sex pu­so rum­bo a las is­las Ga­lá­pa­gos, don­de los hom­bres cap­tu­ra­ron 180 tor­tu­gas pa­ra, a con­ti­nua­ción, ge­ne­rar un te­rri­ble desas­tre am­bien­tal: el ma­ri­ne­ro Tho­mas Chap­pel qui­so gas­tar una pe­sa­da bro­ma a sus com­pa­ñe­ros pren­dien­do fue­go a una sen­da y, por ac­ci­den­te, in­cen­

EL BA­LLE­NE­RO ES­SEX SE HA­BÍA GRAN­JEA­DO FA­MA DE AFOR­TU­NA­DO CON SUS LUCRATIVOS VIA­JES

dió la is­la en­te­ra, aca­ban­do con to­do ras­tro de vi­da en aquel pe­da­zo de tie­rra. Los ma­los au­gu­rios se­guían la es­te­la del Es­sex.

El pa­dre de Moby Dick

Un in­fi­ni­to mes des­pués de aban­do­nar las Ga­lá­pa­gos, el Es­sex se ha­bía me­ti­do en el más in­hós­pi­to Pa­cí­fi­co, pe­ro sin di­vi­sar pre­sa im­por­tan­te, has­ta que lle­gó el 20 de no­viem­bre de 1820. Un in­men­so ban­co de ca­cha­lo­tes apa­re­ció an­te ellos, así que echa­ron las ba­lle­ne­ras al agua y se lan­za­ron a la ca­za. En mi­tad de la fae­

na, la ba­lle­ne­ra que di­ri­gía Cha­se se ave­rió, y es­te tu­vo que re­gre­sar con sus hom­bres al bar­co pa­ra re­pa­rar­la. Mien­tras tra­ba­ja­ban fe­bril­men­te en los arre­glos, el jo­ven Nic­ker­son di­vi­só un gi­gan­tes­co ca­cha­lo­te con una des­co­mu­nal ca­be­za cua­dra­da re­ple­ta de ci­ca­tri­ces. Pa­re­cía ob­ser­var­los con in­quie­tan­te in­te­li­gen­cia. El ti­tán es­tu­vo quie­to unos instantes an­tes de su­mer­gir­se pa­ra apa­re­cer po­co des­pués cer­ca del bar­co, to­mar ve­lo­ci­dad y em­bes­tir el cas­co, tras lo cual se zam­bu­lló de nue­vo y pa­só ba­jo la qui­lla. Aque­llo dis­tra­jo a Cha­se de sus ocupaciones. El pri­mer ofi­cial aga­rró un ar­pón, apun­tó y du­dó. He­rir al animal tan cer­ca del bar­co le pa­re­ció un ries­go. Ha­bría du­da­do me­nos si hu­bie­ra sa­bi­do lo que ocu­rri­ría a con­ti­nua­ción. El gi­gan­te se en­ca­ró con el Es­sex, abrien­do las fau­ces y dan­do co­le­ta­zos “co­mo tras­tor­na­do por la ra­bia y la fu­ria”, en pa­la­bras del pro­pio Cha­se. Y con in­men­sa có­le­ra ata­có, uti­li­zan­do su enor­me crá­neo pa­ra re­ven­tar la gas­ta­da ma­de­ra del Es­sex, que al mo­men­to em­pe­zó a hun­dir­se. Ajus­ta­das las cuen­tas con el mun­do de los hom­bres, el ca­cha­lo­te se per­dió en el ho­ri­zon­te sin mi­rar atrás.

A la deriva

Los tri­pu­lan­tes en el Es­sex lan­za­ron la ba­lle­ne­ra a me­dio re­pa­rar al agua, res­ca­tan­do por el ca­mino al­gu­nos ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción y un puñado de ar­mas. El ca­pi­tán Po­llard de­jó la pes­ca y se acer­có a ellos jun­to a Joy y los ma­ri­ne­ros de las ba­lle­ne­ras que li­de­ra­ban. Se hi­cie­ron con 272 ki­los de ga­lle­ta, va­rios to­ne­les de agua dul­ce y un bo­te de pól­vo­ra an­tes de que el bar­co se hun­die­ra. Al­gu­nas tor­tu­gas y un par de cer­dos es­cuá­li­dos se sal­va­ron na­dan­do ha­cia las em­bar­ca­cio­nes.

Los de­ses­pe­ra­dos náu­fra­gos lo­gra­ron equi­par con ve­las las tres ba­lle­ne­ras y, tras ce­le­brar un cón­cla­ve, de­ci­die­ron po­ner rum­bo a Chi­le. Cal­cu­la­ron que la tra­ve­sía du­ra­ría unos tres me­ses, así que acor­da­ron re­par­tir 160 gra­mos de ga­lle­ta y me­dio li­tro de agua por hom­bre y día. Mejoraron la die­ta con los ani­ma­les que tan ama­ble­men­te ha­bían acu­di­do a sus bar­cas tras el nau­fra­gio, así co­mo con al­gún pez vo­la­dor que ca­yó des­pis­ta­do en las cu­bier­tas de las ba­lle­ne­ras y con los per­ce­bes que se in­crus­ta­ban en sus cas­cos. Pe­ro un mes des­pués del ata­que se vie­ron obli­ga­dos a re­du­cir las ra­cio­nes de ga­lle­ta a 85 gra­mos dia­rios. El agua tam­bién em­pe­zó a es­ca­sear. Re­cu­rrie­ron a be­ber su ori­na y al­guno ca­yó en la ten­ta­ción de be­ber agua de mar, lo que acre­cen­tó su sed. No pa­re­cía pro­ba­ble que fue­ran a es­tre­nar 1821. Les sal­vó el clá­si­co “¡Tie­rra a la vis­ta!”. El 20 de di­ciem­bre die­ron con una is­la que cre­ye­ron es­pe­jis­mo, pe­ro que re­sul­tó ser un mi­la­gro. En ella ca­za­ron can­gre­jos y pá­ja­ros, re­cu­pe­ran­do con su car­ne las fuer­zas per­di­das. Tam­bién en­con­tra­ron agua dul­ce en un ma­nan­tial que so­lo apa­re­cía al ba­jar la ma­rea. Tras ha­cer al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, de­du­je­ron que se en­con­tra­ban en la is­la de Du­cie, don­de tam­po­co que­rían que­dar­se mu­cho tiem­po. Se apro­vi­sio­na­ron a con­cien­cia, lle­nan­do de agua los to­ne­les va­cíos y aca­ban­do con prác­ti­ca­men­te to­da la fau­na del lu­gar. Pe­se a ello, tres hom­bres pre­fi­rie­ron que­dar­se en la is­la an­tes que ju­gár­se­la de nue­vo en el Pa­cí­fi­co. El res­to

se hi­zo a la mar pa­ra, una vez ago­ta­das las pro­vi­sio­nes fres­cas, vol­ver a sen­tir los de­li­rios del ham­bre en sus cuer­pos de­rro­ta­dos.

Pri­me­ras muer­tes

Joy fue el pri­me­ro en mo­rir. Lo arro­ja­ron al mar en­vuel­to en una te­la. El ar­po­ne­ro Obed Hen­dricks asu­mió el man­do de la em­bar­ca­ción que has­ta unas ho­ras an­tes ha­bía di­ri­gi­do Joy. La de­bi­li­dad de es­te úl­ti­mo le ha­bía im­pe­di­do pro­te­ger las pro­vi­sio­nes de las bo­cas vo­ra­ces de sus com­pa­ñe­ros, y Hen­dricks se en­con­tró con que ape­nas les que­da­ba ali­men­to pa­ra tres días. Mien­tras Po­llard de­ci­día po­ner en co­mún sus ali­men­tos con la gen­te de Hen­dricks, Cha­se se per­dió. In­ca­paz de re­en­con­trar­se con el res­to, Cha­se de­ci­dió re­du­cir aún más la ra­ción de ga­lle­ta, has­ta que to­dos los tri­pu­lan­tes de su em­bar­ca­ción es­tu­vie­ron al bor­de de la ina­ni­ción. El pri­me­ro en cru­zar el lí­mi­te en­tre los hom­bres de Cha­se fue Pe­ter­son, un afro­ame­ri­cano de Nue­va York que re­nun­ció a su ra­ción dia­ria en cuan­to su­po que se mo­ría. Sus com­pa­ñe­ros es­ta­ban tan ex­haus­tos que lo arro­ja­ron con di­fi­cul­tad al mar an­tes de su­mer­gir­se en una de­bi­li­dad que les im­pe­día orien­tar las ve­las. Que­da­ron a la deriva. Las pro­vi­sio­nes de Po­llard y Hen­dricks tam­po­co iban a du­rar mu­cho. Eso hi­zo que los hom­bres de la ba­lle­ne­ra de Hen­dricks de­ci­die­ran no ce­le­brar el fu­ne­ral del si­guien­te fa­lle­ci­do, Law­son Tho­mas. En vez de una ce­re­mo­nia al uso, se de­can­ta­ron por de­vo­rar sus res­tos. A los tres días ha­rían lo mis­mo con Char­les Shor­ter, que, pe­se a las ener­gías su­mi­nis­tra­das por la car­ne de Tho­mas, no pu­do aguan­tar más.

En la ba­lle­ne­ra de Po­llard no tar­dó en pro­du­cir­se tam­bién una muer­te, la de Sa­muel Reed. A aque­llas al­tu­ras de la his­to­ria, na­die du­dó lo más mí­ni­mo en des­cuar­ti­zar su ca­dá­ver y re­par­tir­lo en­tre los su­per­vi­vien­tes. Aun así, los náu­fra­gos ape­nas eran ca­pa­ces de do­mi­nar las na­ves, y Po­llard y Hen­dricks aca­ba­ron per­dién­do­se de vis­ta el 29 de enero de 1821.

Po­co des­pués, los acom­pa­ñan­tes de Po­llard abrie­ron un de­ba­te mu­cho más cru­do que el de de­vo­rar hu­ma­nos. Plan­tea­ron la po­si­bi­li­dad de un ase­si­na­to por sor­teo que man­tu­vie­ra vi­vos a los que per­die­ran la ma­ca­bra apues­ta. Po­llard se ne­gó. Pe­ro sus tres com­pa­ñe­ros con­si­guie­ron con­ven­cer­lo de sor­tear quién ser­vi­ría de ce­na. El ho­nor fue pa­ra Owen Cof­fin, de 18 años de edad y pri­mo de Po­llard. “¡Mu­cha­cho,

mu­cha­cho, si no te gus­ta tu suer­te le pe­ga­ré un ti­ro al pri­me­ro que te to­que!”, pa­re­ce ser que ex­cla­mó el ca­pi­tán al co­no­cer el re­sul­ta­do del con­cur­so. Cof­fin, re­sig­na­do, con­tes­tó que aque­lla suer­te le gus­ta­ba “tan­to co­mo cual­quier otra”, y se de­jó ma­tar.

En los hue­sos

A fi­na­les de enero, a Cha­se y su gen­te úni­ca­men­te les que­da­ba ga­lle­ta pa­ra 14 días. Pa­ra col­mo de ma­les, ca­yó so­bre ellos una tor­men­ta du­ran­te la cual Isaac Co­le se gol­peó la ca­be­za tra­tan­do de arriar la ve­la, ac­ci­den­te que le lle­va­ría a la muer­te. Sus com­pa­ñe­ros die­ron bue­na cuen­ta de sus res­tos y se dis­pu­sie­ron a es­pe­rar la lle­ga­da del pró­xi­mo ca­dá­ver. En­ton­ces di­vi­sa­ron una ve­la en el ho­ri­zon­te. Cre­ye­ron so­ñar, pe­ro an­te la du­da re­ma­ron co­mo de­mo­nios, arran­can­do a sus mal­tre­chos cuer­pos un es­fuer­zo ca­si mor­tal que los acer­có al In­dian, un bar­co que pa­sa­ba por allí. “¡Es­sex... bar­co ba­lle­ne­ro... Nan­tuc­ket!”, gri­tó la bo­ca se­ca de Cha­se al al­can­zar­lo. El ca­pi­tán del In­dian rom­pió a llo­rar al con­tem­plar aque­llos es­que­le­tos sur­gi­dos del mar. Par­te de la tri­pu­la­ción del Es­sex ya es­ta­ba a sal­vo, pe­ro el res­to se­guía va­gan­do por el océano. El 11 de fe­bre­ro mu­rió Bar­zi­llai Ray en la ba­lle­ne­ra de Po­llard, re­du­cien­do la tri­pu­la­ción al ca­pi­tán y a Char­les Rams­dell. Sor­bien­do el tué­tano de los hue­sos de Ray los en­con­tró un bar­co a 300 mi­llas del lu­gar don­de ha­bían si­do res­ca­ta­dos Cha­se y sus com­pa­ñe­ros. Tan ab­sor­tos es­ta­ban que no se per­ca­ta­ron de que el na­vío se les echa­ba en­ci­ma has­ta que, al al­zar la vis­ta, des­cu­brie­ron so­bre ellos los ros­tros ate­rra­dos de un gru­po de hom­bres. Fue­ron con­du­ci­dos a Val­pa­raí­so, don­de tam­bién es­ta­ban los otros náu­fra­gos res­ca­ta­dos, y des­de allí se em­bar­ca­ron rum­bo a Nan­tuc­ket. An­tes, sin em­bar­go, en­via­ron una ex­pe­di­ción en bus­ca de los que ha­bían per­ma­ne­ci­do en la is­la de Du­cie. El ca­pi­tán del Cons­te­lla­tion, Char­les Good­win Rid­gely, en­con­tró la is­la, pe­ro no vio sig­nos de que aquel pe­da­zo de tie­rra hu­bie­ra es­ta­do ha­bi­ta­do al­gu­na vez. De­du­jo que los tri­pu­lan­tes del Es­sex po­dían ha­ber­se equi­vo­ca­do al iden­ti­fi­car el lu­gar, y el 9 de abril des­em­bar­có en la cer­ca­na is­la de Hen­der­son. Allí es­ta­ban, sa­nos y sal­vos, los tres ma­ri­ne­ros. De Hen­dricks y los su­yos nun­ca más se su­po, aun­que tiem­po des­pués se des­cu­bri­ría una ba­lle­ne­ra car­ga­da con cua­tro es­que­le­tos va­gan­do por el Pa­cí­fi­co.

El re­gre­so

Los pri­me­ros su­per­vi­vien­tes lle­ga­ron a Nan­tuc­ket el 11 de ju­nio. Un par de me­ses más tar­de lle­gó el ca­pi­tán Po­llard, a quien 1.500 per­so­nas re­ci­bie­ron en se­pul­cral si­len­cio. Na­die le cul­pó de lo ocu­rri­do, aun­que la ma­dre de Cof­fin ja­más vol­ve­ría a di­ri­gir­le la pa­la­bra. Po­llard se em­bar­ca­ría de nue­vo po­co des­pués, y a su tri­pu­la­ción se unie­ron Nic­ker­son y Rams­dell. Pe­ro la ma­la suer­te per­se­guía a aquel ca­pi­tán, que vol­vió a nau­fra­gar y, aun­que fue res­ca­ta­do rá­pi­da­men­te jun­to a sus hom­bres, re­nun­ció a la vi­da de ca­za­dor de ba­lle­nas y a la po­pu­la­ri­dad de que ha­bía go­za­do en­tre los su­yos.

Su his­to­ria, sin em­bar­go, al­can­zó fa­ma mun­dial. El del Es­sex se con­vir­tió en el nau­fra­gio más co­no­ci­do de prin­ci­pios del si­glo xix y des­per­tó el in­te­rés de Her­man Mel­vi­lle, quien, ins­pi­ra­do por el re­la­to, es­cri­bi­ría Moby Dick. La uni­ver­sa­li­dad de es­ta obra se­pul­tó la tra­ge­dia de aque­llos ma­ri­nos, que, al con­tra­rio de lo que ocu­rrió con los del mí­ti­co Pe­quod, tu­vie­ron la des­gra­cia de so­bre­vi­vir.

UNA BA­LLE­NA em­bis­te al Es­sex. Ilus­tra­ción, si­glo xix. A la iz­quier­da, el ca­bo de Hor­nos, Chi­le.

LA IS­LA DE NAN­TUC­KET, Es­ta­dos Uni­dos. A la de­re­cha, Gre­gory Peck en Moby Dick (1956).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.