Lacy, el rebelde

Luis de Lacy fue el epí­to­me del hé­roe rebelde. Ex­pul­sa­do del ejér­ci­to es­pa­ñol, de­ser­tor del na­po­leó­ni­co y su­ble­va­do con­tra el ab­so­lu­tis­mo de Fernando VII, so­lo le de­tu­vo un error fa­tal.

Historia y Vida - - SUMARIO - X. Ca­si­nos, pe­rio­dis­ta.

Ar­que­ti­po del mi­li­tar pro­gre­sis­ta, Luis de Lacy se su­ble­vó con­tra el ab­so­lu­tis­mo, y Fernando VII lo hi­zo fu­si­lar. Ni si­quie­ra la muer­te pu­do po­ner fin a sus aven­tu­ras.

El ge­ne­ral Luis de Lacy y Gau­tier fue fu­si­la­do el 5 de ju­lio de 1817 en el cas­ti­llo de Bell­ver, en Ma­llor­ca, por li­de­rar un pronunciamiento li­be­ral con­tra Fernando VII. Lo en­te­rra­ron en el mis­mo fo­so en el que lo eje­cu­ta­ron. De ese mo­do lle­ga­ba a su fin la vi­da de le­yen­da de uno de los hé­roes de la gue­rra de la In­de­pen­den­cia con­tra la Fran­cia de Na­po­león. Lacy reunía to­das las vir­tu­des y de­fec­tos de los hé­roes. Aven­tu­re­ro, in­tré­pi­do, in­con­for­mis­ta, rebelde, in­su­bor­di­na­do y tro­ta­mun­dos, pe­cu­lia­ri­dad es­ta úl­ti­ma, por cier­to, que no le aban­do­nó ni des­pués de muer­to. El des­tino mi­li­tar del fu­tu­ro ge­ne­ral es­ta­ba de­ter­mi­na­do in­clu­so an­tes de su na­ci­mien­to, el 11 de enero de 1772 (al­gu­nas fuen­tes re­fie­ren el mis­mo día del año 1775, aun­que es una fe­cha di­fí­cil de creer) en la lo­ca­li­dad ga­di­ta­na de San Ro­que, más un cam­pa­men­to de ejér­ci­to que una ciu­dad. Su fa­mi­lia era cas­tren-

se por los cua­tro cos­ta­dos. Por la ra­ma pa­ter­na, los Lacy, de ori­gen ir­lan­dés, acu­mu­la­ban ge­ne­ra­cio­nes de vo­ca­ción mi­li­tar, al igual que la ra­ma ma­ter­na, los Gau­tier, es­tos de as­cen­den­cia fran­ce­sa. De he­cho, fue­ron dos tíos Gau­tier quie­nes ini­cia­ron a un jo­ven­cí­si­mo Luis de Lacy co­mo sol­da­do, con tan so­lo 13 años. En 1785 se lo lle­va­ron con su re­gi­mien­to a una ex­pe­di­ción a Puer­to Ri­co. Pron­to des­ta­có por sus ap­ti­tu­des y va­lor en el com­ba­te. Tan­to que en un año ya era sub­te­nien­te. Te­nía 14 años, y su ca­rre­ra mi­li­tar pro­me­tía. En 1798, ya ca­pi­tán, Lacy fue des­ti­na­do a Ca­na­rias. En el ar­chi­pié­la­go ex­plo­tó sus do­tes de se­duc­tor pro­ta­go­ni­zan­do con­ti­nuas aven­tu­ras amo­ro­sas que in­co­mo­da­ron a sus man­dos, por lo que fue des­te­rra­do a la is­la de El Hie­rro. Unas car­tas con in­sul­tos a su su­pe­rior le cos­ta­ron un con­se­jo de gue­rra, una con­de­na de un año y la ex­pul­sión del Ejér­ci­to.

Pe­ro eso no aca­bó con su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro. En sep­tiem­bre de 1803 de­ci­dió mar­char­se a Fran­cia, don­de se alis­tó en el Ejér­ci­to re­vo­lu­cio­na­rio, que lo nom­bró ca­pi­tán de la Le­gión Ir­lan­de­sa por sus orí­ge­nes pa­ter­nos. Es­ta uni­dad es­ta­ba for­ma­da por sol­da­dos de aque­lla na­cio­na­li­dad que años an­tes ha­bían lu­cha­do jun­to con los fran­ce­ses con­tra In­gla­te­rra. Tras ser de­rro­ta­dos, la ma­yo­ría de­ci­die­ron per­ma­ne­cer exi­lia­dos en Fran­cia. Cuan­do Lacy se unió a ellos, la le­gión se pre­pa­ra­ba pa­ra la cam­pa­ña con­tra Ale­ma­nia. Cua­tro años des­pués de lu­chas por el cen­tro de Eu­ro­pa, re­ci­bió la or­den de tras­la­do a una uni­dad en Es­pa­ña. Lacy se opu­so, pues una co­sa era lu­char pa­ra Na­po­león en Eu­ro­pa y otra ha­cer­lo con­tra sus com­pa­trio­tas. Pe­ro, fi­nal­men­te, no tu­vo más re­me­dio que acep­tar el nue­vo des­tino, aun­que a re­ga­ña­dien­tes.

Con­tra el fran­cés

Los he­chos del 2 de ma­yo de 1808 fue­ron la ex­cu­sa pa­ra de­ser­tar. Se di­ri­gió a Se­vi­lla y so­li­ci­tó su re­in­gre­so en el ejér­ci­to es­pa­ñol. Fue ad­mi­ti­do y se le res­pe­tó la gra­dua­ción

CON 13 AÑOS, DES­TA­CÓ POR SUS AP­TI­TU­DES Y VA­LOR EN EL COM­BA­TE, Y AL CA­BO DE UN AÑO YA ERA SUB­TE­NIEN­TE

de ca­pi­tán, aun­que cua­tro me­ses des­pués, en sep­tiem­bre, fue as­cen­di­do a te­nien­te co­ro­nel y se le con­fió el man­do del de­no­mi­na­do Ba­ta­llón Li­ge­ro de Le­des­ma. A fi­na­les de no­viem­bre en­tró en ac­ción en la ba­ta­lla de Bu­bier­ca, en la pro­vin­cia de Za­ra­go­za. Allí se enfrentó a unas tro­pas fran­ce­sas que do­bla­ban en nú­me­ro a las su­yas. El ob­je­ti­vo era pro­te­ger la re­ti­ra­da del ge­ne­ral Cas­ta­ños tras per­der la ba­ta­lla de Tu­de­la. Lo con­si­guió.

Sin em­bar­go, su con­sa­gra­ción co­mo hé­roe la ob­tu­vo Lacy el 19 de no­viem­bre de 1809 en la ba­ta­lla de Oca­ña, en To­le­do. Des­de Bu­bier­ca, ha­bía si­do as­cen­di­do a co­ro­nel y po­co des­pués a bri­ga­dier. Te­nía 37 años y el man­do de la Pri­me­ra Di­vi­sión. Du­ran­te la ba­ta­lla, los fran­ce­ses ini­cia­ron una ma­nio­bra pa­ra en­vol­ver a las tro­pas es­pa­ño­las, que tu­vie­ron que em­pren­der un

arries­ga­do cam­bio de fren­te que las ha­cía vul­ne­ra­bles. Pe­ro la di­vi­sión al man­do de Lacy man­tu­vo, an­te la ad­mi­ra­ción ge­ne­ral, la se­re­ni­dad y fir­me­za du­ran­te la ma­nio­bra, lo que le per­mi­tió in­clu­so lan­zar una ofen­si­va. Pa­ra dar mo­ral a las tro­pas, to­mó en sus ma­nos uno de los es­tan­dar­tes y avan­zó en una ac­ción te­me­ra­ria en la que se apo­de­ró de dos ca­ño­nes e hi­rió de muer­te a un ge­ne­ral fran­cés. La le­yen­da de Lacy era ya im­pa­ra­ble.

En mar­zo de 1810 fue as­cen­di­do a ma­ris­cal de cam­po, y du­ran­te ese año di­ri­gió va­rias ac­cio­nes en An­da­lu­cía, has­ta que, en ju­nio de 1811, fue nom­bra­do ca­pi­tán ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña. Allí en­con­tró un ejér­ci­to des­or­ga­ni­za­do y sin dis­ci­pli­na, pe­ro pron­to con­ta­gió su en­tu­sias­mo a las des­mo­ra­li­za­das tro­pas. Lacy hos­ti­gó sin des­can­so a los fran­ce­ses, y aún te­nía tiem­po de en­viar re­fuer­zos a Va­len­cia e in­clu­so de di­ri­gir una in­cur­sión en sue­lo fran­cés, pa­ra des­con­cier­to del enemi­go. El éxi­to de aque­llos gol­pes de mano in­yec­tó gran mo­ral a las tro­pas e hi­zo au­men­tar el nú­me­ro de gue­rri­lle­ros en to­da la re­gión.

La lu­cha de Lacy era en to­dos los fren­tes, y no úni­ca­men­te en el com­ba­te di­rec­to con los fran­ce­ses. Así, a prin­ci­pios de 1812 ideó un com­plot pa­ra en­ve­ne­nar con ar­sé­ni­co los ví­ve­res de la guar­ni­ción de Fi­gue­res, y en ju­lio del mis­mo año en­ve­ne­nó el pan de las tro­pas na­po­leó­ni­cas acuar­te­la­das en la Ciu­ta­de­lla de Bar­ce­lo­na. La po­pu­la­ri­dad de Lacy en­tre los ca­ta­la­nes al­can­zó su di­men­sión de­fi­ni­ti­va en no­viem­bre de 1812, des­pués de que las Cor­tes de Cá­diz le con­fia­ran la constitución de la Dipu­tación de Ca­ta­lu­ña, lo que fue in­ter­pre­ta­do co­mo la re­cu­pe­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes abo­li­das un si­glo an­tes por Fe­li­pe V tras la gue­rra de Su­ce­sión. En enero de 1813, Lacy fue nom­bra­do ca­pi­tán ge­ne­ral de Ga­li­cia pa­ra po­ner fin a las dis­cre­pan­cias sur­gi­das con las au­to­ri­da­des cons­ti­tu­cio­na­les de Ca­ta­lu­ña. Lacy de­jó a su su­ce­sor un ejér­ci­to dis­ci­pli­na­do y só­li­do y una red de gue­rri­lle­ros que eran la pe­sa­di­lla de los fran­ce­ses. En Ga­li­cia se­gui­rá com­ba­tien­do has­ta el fin de la gue­rra y se uni­rá a la Lo­gia Cons­ti­tu­cio­nal de la Reunión Es­pa­ño­la, aso­cia­ción ma­só­ni­ca in­te­gra­da por li­be­ra­les con­ven­ci­dos.

Si­gue la lu­cha

Los fran­ce­ses se re­ti­ra­ron en ma­yo de 1814. Dos me­ses an­tes, Na­po­león en­tre­gó la Co­ro­na a Fernando VII, hi­jo de Car­los IV, que re­gre­só a Ma­drid el 22 de mar­zo. El nue­vo rey de­ro­gó la Cons­ti­tu-

ción de Cá­diz y re­ins­tau­ró el ab­so­lu­tis­mo, pa­ra de­cep­ción de los li­be­ra­les cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, que se con­vir­tie­ron en­ton­ces en los gran­des opo­si­to­res del mo­nar­ca. Uno de ellos, Luis de Lacy.

Es­ta fue una de las ra­zo­nes por la que el hé­roe de la gue­rra de la In­de­pen­den­cia so­li­ci­tó, al re­gre­so de Fernando VII, de­jar la ca­pi­ta­nía ge­ne­ral de Ga­li­cia y acuar­te­lar­se en Va­len­cia. Tras pa­sar otro pe­río­do acuar­te­la­do en An­da­lu­cía, en no­viem­bre de 1816 se tras­la­dó de nue­vo a Ca­ta­lu­ña, don­de se reunió con el tam­bién ge­ne­ral Mi­lans del Bosch, que ha­bía di­ri­gi­do el so­ma­tén en Ca­ta­lu­ña con­tra los fran­ce­ses mien­tras Lacy era ca­pi­tán ge­ne­ral. Am­bos mi­li­ta­res pla­nean un pronunciamiento li­be­ral, mi­li­tar y ci­vil pa­ra res­tau­rar la Constitución de 1812. Lo pu­sie­ron en mar­cha el 5 de abril de 1817, ba­jo la di­rec­ción de Lacy, des­de Cal­des d’es­trac. La in­ten­ción de los su­ble­va­dos era mar­char so­bre Bar­ce­lo­na, pe­ro bue­na par­te de los con­ju­ra­dos no acu­die­ron al pun­to de reunión con sus tro­pas, al no pros­pe­rar el le­van­ta­mien­to en al­gu­nos des­ta­ca­men­tos. El pronunciamiento ha­bía fra­ca­sa­do, y el ge­ne­ral Cas­ta­ños, el mis­mo cu­ya re­ti­ra­da ha­bía pro­te­gi­do Lacy nue­ve años an­tes en Bu­bier­ca, re­ci­bió la or­den de iden­ti­fi­car y de­te­ner a los cons­pi­ra­do­res. Cas­ta­ños no pu­so mu­cho em­pe­ño en la la­bor, lo que per­mi­tió que Mi­lans es­ca­pa­ra, pe­ro Lacy fue de­te­ni­do cuan­do se dis­po­nía a em­bar­car en Bla­nes. Inex­pli­ca­ble­men­te, ha­bía re­tra­sa­do dos días la hui­da, per­ma­ne­cien­do en una ca­sa del Ma­res­me. Una de­la­ción pro­vo­có fi­nal­men­te su arres­to. Lacy fue con­fi­na­do en la Ciu­ta­de­lla de Bar­ce­lo­na. Tras un rá­pi­do pro­ce­so, fue con­de­na­do a muer­te. La no­ti­cia pro­vo­có una ola de in­dig­na­ción en­tre los ca­ta­la­nes. An­te el te­mor de una in­su­rrec­ción, el 30

JUN­TO CON MI­LANS DEL BOSCH, PLA­NEÓ UN PRONUNCIAMIENTO PA­RA RES­TAU­RAR LA CONSTITUCIÓN DE 1812

de ju­nio Lacy fue em­bar­ca­do ha­cia Ma­llor­ca, a la vez que se hi­zo co­rrer el ru­mor de que el rey iba a in­dul­tar­lo. In­clu­so el pro­pio Lacy se lo cre­yó. Pe­ro a su lle­ga­da al cas­ti­llo de Bell­ver des­cu­brió que to­do era un en­ga­ño, y el 5 de ju­lio por la ma­ña­na fue fu­si­la­do en el fo­so del cas­ti­llo. Su úl­ti­mo ac­to fue uno de esos co­lo­fo­nes que se re­ser­van a los hé­roes, al de­ci­dir dar él mis­mo al pe­lo­tón la or­den de dis­pa­rar. Al me­nos eso di­ce la le­yen­da, pe­ro, tra­tán­do­se de Lacy, ca­si se­gu­ro que fue así.

BA­TA­LLA DE TU­DE­LA, 23 de no­viem­bre de 1808. Gra­ba­do. A la izq­da., la is­la ca­na­ria de El Hie­rro.

FU­SI­LA­MIEN­TO del ge­ne­ral Lacy en el cas­ti­llo de Bell­ver, por Pa­blo An­to­nio Bé­jar Novella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.