En el fo­co

CAM­BIO DE REI­NAS

Historia y Vida - - SUMARIO - FRAN­CIS­CO MAR­TÍ­NEZ HO­YOS, DOC­TOR EN HIS­TO­RIA

Las mu­je­res co­mo mo­ne­da de cam­bio en­tre mo­nar­quías en los tiem­pos de Fe­li­pe V.

El prín­ci­pe En­ri­que de In­gla­te­rra se ca­só re­cien­te­men­te con quien él ha­bía ele­gi­do. Po­cos van hoy a dis­cu­tir su de­re­cho a ha­cer­lo, pe­ro su com­por­ta­mien­to ha­bría si­do in­só­li­to en la Eu­ro­pa del si­glo xviii. Es­te es el es­ce­na­rio de Cam­bio de rei­nas, una pe­lí­cu­la en la que Marc Du­gain di­ri­ge una adaptación de la no­ve­la de Chantal Tho­mas L’échan­ge des prin­ces­ses (2013). La au­to­ra ejer­ce aquí co­mo guio­nis­ta de una tra­ma que se desa­rro­lla en 1721. La ac­ción se des­en­ca­de­na a par­tir de una idea que ha de ga­ran­ti­zar la paz en un con­ti­nen­te que ha su­fri­do con­ti­nuas gue­rras. La cin­ta se ba­sa en un epi­so­dio de la com­pli­ca­da re­la­ción en­tre dos na­cio­nes ve­ci­nas. Si Fran­cia y Es­pa­ña fue­ron ri­va­les en los si­glos xvi y xvii, en el xviii fue­ron alia­das. No po­día ser de otro mo­do. En nues­tro país se ha­bía im­plan­ta­do la di­nas­tía bor­bó­ni­ca con Fe­li­pe V, nie­to del mí­ti­co Rey Sol. A lo lar­go de la cen­tu­ria, am­bas Coronas acos- tum­bra­ron a ir de la mano. Sus so­be­ra­nos es­ta­ble­cie­ron los de­no­mi­na­dos “Pac­tos de Fa­mi­lia”, des­ti­na­dos a unir fuer­zas con­tra el enemi­go co­mún, Gran Bretaña. No se tra­ta­ba, sin em­bar­go, de acuer­dos en­tre igua­les. Fran­cia os­ten­ta­ba la he­ge­mo­nía y no te­nía de­ma­sia­do in­te­rés por los de­seos de Es­pa­ña, en po­si­ción su­bor­di­na­da.

Pie­zas de la di­plo­ma­cia

El en­ten­di­mien­to en­tre las cor­tes de Ver­sa­lles y Ma­drid no fue obs­tácu­lo pa­ra que se die­ran al­gu­nos mo­men­tos de ten­sión. Es­pa­ña, tras per­der sus po­se­sio­nes ita­lia­nas en la gue­rra de Su­ce­sión (1701-14), di­ri­gió sus es­fuer­zos a re­cu­pe­rar aque­llos te­rri­to­rios. Pe­ro la con­quis­ta de Cer­de­ña y de par­te de Si­ci­lia aca­bó con un desas­tre na­val, an­te el ata­que sin pre­via de­cla­ra­ción de gue­rra de la flo­ta in­gle­sa en el ca­bo Pas­sa­ro. Fe­li­pe V se vio así de­rro­ta­do y so­lo fren­te a la Cuá­dru­ple Alian­za, in­te­gra­da por Gran Bretaña, Ho­lan­da, el Sa­cro Im­pe­rio y, sí, Fran­cia, pa­ra con­tra­rres­tar el ex­pan­sio­nis­mo his­pano.

Se di­jo en la épo­ca que el mo­nar­ca es­pa­ñol as­pi­ra­ba en aque­llos mo­men­tos a rei­nar en su país de ori­gen, en­ton­ces en ma­nos de un ni­ño con ma­la sa­lud, Luis XV. Pa­re­ce más pro­ba­ble que, su­mi­do en una fuer­te de­pre­sión, desea­ra re­ti­rar­se a la vi­da pri­va­da. An­tes, sin em­bar­go, de­bía de­jar ul­ti­ma­da la su­ce­sión. Por eso, en 1721 ac­ce­dió a un in­ter­cam­bio de matrimonios. Su he­re­de­ro, Luis, prín­ci­pe de As­tu­rias, se uni­ría a Lui­sa Isa­bel de Or­leans. Mien­tras tan­to, Ma­ria­na Vic­to­ria de Bor­bón, una de sus hi­jas, se­ría la rei­na de Fran­cia, al ca­sar­se con el so­be­rano fran­cés.

En aque­lla épo­ca, la vo­lun­tad de las mu­je­res de san­gre real con­ta­ba po­co, por no de­cir na­da. Su obli­ga­ción era so­me­ter­se a la vo­lun­tad de unas mo­nar­quías que las uti­li­za­ban co­mo peo­nes en las ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas. Eso te­nía un al­to cos­te per­so­nal. Por­que, en un mun­do don­de las

co­mu­ni­ca­cio­nes eran pre­ca­rias, un en­la­ce con un prín­ci­pe ex­tran­je­ro so­lía im­pli­car no vol­ver a ver a la pro­pia fa­mi­lia ja­más. Du­gain re­crea en Cam­bio de rei­nas es­te plan pa­ra for­ta­le­cer las re­la­cio­nes en­tre Ver­sa­lles y Ma­drid. El pro­yec­to re­sul­tó un fias­co: na­da sa­lió co­mo se ha­bía pre­vis­to. Ma­ria­na era un ni­ña de ape­nas seis años, y Fran­cia aca­bó de­vol­vién­do­la a su pa­dre tres años des­pués, por­que en esos mo­men­tos co­rría pri­sa ga­ran­ti­zar la su­ce­sión. Co­mo era de es­pe­rar, Fe­li­pe V se to­mó el asun­to co­mo una afren­ta. Más tar­de, la in­fan­ta re­cha­za­da se ca­sa­ría con el prín­ci­pe he­re­de­ro de Por­tu­gal, el fu­tu­ro Jo­sé I. Tam­po­co tu­vo suer­te en Es­pa­ña Lui­sa Isa­bel de Or­leans, una prin­ce­sa de se­gun­da fi­la a la que na­die se ha­bía preo­cu­pa­do de ins­truir. Su com­por­ta­mien­to re­sul­tó es­can­da­lo­so en una cor­te que se dis­tin­guía por su es­tric­to ce­re­mo­nial. Luis I, ago­bia­do, lle­gó a de­cir que “pre­fe­ría es­tar en ga­le­ras a vi­vir con una cria­tu­ra que no ob­ser­va­ba nin­gu­na con­ve­nien­cia”. La rei­na pa­re­ció re­for­mar­se cuan­do el jo­ven so­be­rano con­tra­jo vi­rue­la. Per­ma­ne­ció ab­ne­ga­da­men­te jun­to su le­cho. Mu­chos desea­ban que la en­fer­me­dad se la lle­va­ra por de­lan­te, pa­ra li­brar­se así de una pre­sen­cia tan in­có­mo­da. Al que­dar viuda, se vio en una si­tua­ción di­fí­cil: Fe­li­pe V, de nue­vo en el trono, no la que­ría en Es­pa­ña; Luis XV no desea­ba re­ci­bir­la en Fran­cia. Fi­nal­men­te, re­gre­só a su país. Mu­rió, aban­do­na­da por to­dos, a los 32 años.

LUI­SA ISA­BEL de Or­leans y Luis I de Es­pa­ña. Arri­ba, es­ce­na de Cam­bio de rei­nas, pró­xi­ma­men­te en car­tel.

MA­RIA­NA VIC­TO­RIA de Bor­bón (a la dcha.), hi­ja de Fe­li­pe V de Es­pa­ña, jun­to a un Luis XV de cor­ta edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.