Ar­queo­lo­gía

Una ex­pe­di­ción mi­li­tar en el si­glo per­mi­tió xix re­des­cu­brir Du­ra Europos, ciu­dad cos­mo­po­li­ta en la pe­ri­fe­ria del mun­do gre­co­rro­mano.

Historia y Vida - - SUMARIO - R. Montoya, his­to­ria­dor y ar­queó­lo­go.

Pa­só de la glo­ria al ol­vi­do en la pe­ri­fe­ria del Im­pe­rio ro­mano has­ta su res­ca­te en el si­glo xix.

Una for­ta­le­za mi­le­na­ria a ori­llas del río Éu­fra­tes. Un bas­tión es­tra­té­gi­co en una en­cru­ci­ja­da de ru­tas co­mer­cia­les cen­te­na­rias. Una po­se­sión dispu­tada por dis­tin­tos im­pe­rios en la An­ti­güe­dad. Ac­tual­men­te se la co­no­ce co­mo Du­ra Europos y es­tá lo­ca­li­za­da cer­ca de la ac­tual Sal­hi­yah, en Si­ria. Su buen es­ta­do de con­ser­va­ción la lle­vó a ser co­no­ci­da co­mo “la Pom­pe­ya del de­sier­to de Si­ria” des­de que fue de­vuel­ta a la luz a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do. Sin em­bar­go, su es­ta­do ac­tual se des­co­no­ce. El con­trol de la zo­na has­ta ha­ce muy po­co por el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co en­vuel­ve en mis­te­rio la mag­ni­tud de su des­truc­ción, aun­que no se au­gu­ra na­da bueno. Los mi­les de agu­je­ros vi­si­bles en el te­rreno gra­cias a imá­ge­nes sa­te­li­ta­les son la prue­ba inequí­vo­ca del des­po­jo de in­fi­ni­dad de te­so­ros des­ti­na­dos al mer­ca­do ne­gro.

La ciu­dad fue fun­da­da en torno a 300 a. C. por grie­gos ma­ce­do­nios del Im­pe­rio se­léu­ci­da con el nom­bre de Europos, en alu­sión al lu­gar de na­ci­mien­to de Se­leu­co I. A ni­vel lo­cal, sin em­bar­go, se la co­no­cía co­mo Du­ra (“for­ta­le­za”, en len­gua se­mí­ti­ca). En sus múl­ti­ples vi­das pa­só de ser pues­to ca­ra­va­ne­ro a cen­tro ad­mi­nis­tra­ti­vo de gran im­por­tan­cia re­gio­nal. A co­mien­zos del si­glo i a. C. ya se con­ta­ba en­tre los do­mi­nios de los par­tos, y en el año 160 fue con­quis­ta­da por los ro­ma­nos. En ape­nas un si­glo, en el año 256, la fron­te­ra de Ro­ma en el Éu­fra­tes su­cum­bió an­te Sha­pur I y su ejér­ci­to sa­sá­ni­da. Se po­nía así fin a un sue­ño de po­der que pa­re­cía eterno. Cuan­do, en el año 360, el em­pe­ra­dor ro­mano Ju­liano

el Apóstata atra­ve­só aque­llos de­sier­tos en su cam­pa­ña con­tra los per­sas, Du­ra ya era una rui­na en tie­rras de na­die y en ma­nos, es­ta vez, de un cre­cien­te ol­vi­do.

Sal­va­da de la na­da

Pa­sa­rían si­glos has­ta su for­tui­to re­des­cu­bri­mien­to. Co­rría el mes de mar­zo de 1920, y una uni­dad del ejér­ci­to bri­tá­ni­co, di­ri­gi­da por el ca­pi­tán Murphy, de­ci­dió per­noc­tar en un pro­mon­to­rio al abri­go de unas rui­nas. Des­de fi­na­les del si­glo xix, aquel lu­gar ha­bía si­do do­cu­men­ta­do por cu­rio­sos via­je­ros oc­ci­den­ta­les en sus ex­pe­di­cio­nes ha­cia el es­te, que des­co­no­cían la reali­dad de lo que ya­cía ba­jo sus pies. Cuan­do John Pun­nett Pe­ters vi­si­tó los res­tos, la for­ta­le­za era co­no­ci­da con el nom­bre tur­co de Kan Ka­les­si, “cas­ti­llo san­grien­to”. La ex­pe­di­ción del 30 de mar­zo de 1920 era una de las ope­ra­cio­nes en el mar­co de la ca­rre­ra mi­li­tar an­glo­fran­ce­sa en el Pró­xi­mo Orien­te tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Pe­ro na­die es­pe­ra­ba lo que es­ta­ba a pun­to de ocu­rrir. Mien­tras los hom­bres ca­va­ban trin­che­ras pa­ra ase­gu­rar el lu­gar an­te po­si­bles ata­ques de gru­pos ára­bes, die­ron con dos mu­ra­les en per­fec­to es­ta­do: el pri­me­ro re­pre­sen­ta­ba a sa­cer­do­tes si­rios y el se­gun­do, a un ge­ne­ral ro­mano ha­cien­do un sa­cri­fi­cio. Murphy, ató­ni­to, in­for­mó en se­gui­da a sus su­pe­rio­res. Apro­ve­chan­do la ex­pe­di­ción en la zo­na de Ja­mes Henry Breas­ted, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go, las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas le pi­die­ron que exa­mi­na­ra los ha­llaz­gos. En ape­nas unos días en­con­tró una nue­va pin­tu­ra en el co­no­ci­do aho­ra co­mo tem­plo de los Dio­ses con la ins­crip­ción “Du­ra”. Aca­ba­ba de re­des­cu­brir­se

CUAN­DO EL EM­PE­RA­DOR JU­LIANO EL APÓSTATA PA­SÓ EN SU CAM­PA­ÑA CON­TRA LOS PER­SAS, LA CIU­DAD ERA UNA RUI­NA

la le­gen­da­ria ciu­dad per­di­da du­ran­te ca­si die­ci­sie­te si­glos. Se em­pren­die­ron su­ce­si­vas ex­ca­va­cio­nes has­ta 1937, des­ta­can­do las di­ri­gi­das por Mi­chael I. Ros­tovt­zeff, pres­ti­gio­so aca­dé­mi­co en­ton­ces vin­cu­la­do a la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Lo que se des­en­te­rró, re­fle­jo de los úl­ti­mos años de vi­da de la ciu­dad an­tes de su des­truc­ción por los per­sas, per­mi­tió de­fi­nir el ur­ba­nis­mo y su sis­te­ma de­fen­si­vo. Se des­cu­brie­ron, ade­más, tres pa­la­cios, die­ci­sie­te edi­fi­cios de ca­rác­ter re­li­gio­so, ca­sas, tien­das, una pla­za pú­bli­ca e in­clu­so ter­mas, to­do ri­ca­men­te de­co­ra­do y con nu­me­ro­sos ob­je­tos co­bi­ja­dos en su in­te­rior. A par­tir de 1980, las nue­vas cam­pa­ñas in­ter­na­cio­na­les es­tu­dia­ron y con­ser­va­ron el va­lio­so legado de es­te pe­que­ño asen­ta­mien­to en la pe­ri­fe­ria del in­men­so mun­do gre­co­rro­mano.

Una co­mu­ni­dad cos­mo­po­li­ta

Des­de que pa­só a ser do­mi­nio de Ro­ma en el año 165, una guar­ni­ción mi­li­tar per­ma­nen­te, que in­cluía ar­que­ros de la cer­ca­na Palmira, se ins­ta­ló en la par­te sep­ten­trio­nal de la ciu­dad. La co­ne­xión de es­tas tro­pas con la fa­mo­sa cohor­te de Palmira apa­re­ce de­ta­lla­da­men­te des­cri­ta en la gran co­lec­ción de pa­pi­ros de ca­rác­ter mi­li­tar ha­lla­dos du­ran­te las ex­ca­va­cio­nes. Esa zo­na de la ciu­dad, que in­cluía edi­fi­cios cas­tren­ses y un an­fi­tea­tro, que­da­ba se­pa­ra­da de la mis­ma a tra­vés de un gran mu­ro di­vi­so­rio. Al otro la­do, una po­bla­ción con dis­tin­to acer­vo cul­tu­ral ha­bi­ta­ba el res­to de la ur­be. Los gra­fi­tis e ins­crip­cio­nes en­con­tra­dos han per­mi­ti­do iden­ti­fi­car el uso de diez len­guas di­fe­ren­tes: des­de las más co­mu­nes, co­mo el grie­go (en do­cu­men­tos pú­bli­cos ofi­cia­les) y el la­tín (en do­cu­men­tos mi­li­ta­res), has­ta di­fe­ren­tes dia­lec­tos del arameo, el he­breo, el par­to o el per­sa me­dio.

LOS TEM­PLOS DAN A EN­TEN­DER QUE EXIS­TÍA TO­LE­RAN­CIA RE­LI­GIO­SA EN LA PE­RI­FE­RIA DEL IM­PE­RIO RO­MANO

Ade­más de las dis­tin­tas len­guas, en Du­ra con­vi­vie­ron múl­ti­ples co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas, lo que da a en­ten­der que es­tas creen­cias eran to­le­ra­das sin pro­ble­mas en la pe­ri­fe­ria del Im­pe­rio ro­mano por en­ton­ces. Por sus es­plén­di­dos pro­gra­mas de­co­ra­ti­vos, ba­sa­dos en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, re­sul­ta no­ta­ble una si­na­go­ga, cons­trui­da a fi­na­les del si­glo ii y re­mo­de­la­da a me­dia­dos del iii. En la épo­ca tam­bién se cons­tru­yó una ca­sa-igle­sia cris­tia­na que po­see el bap­tis­te­rio más an­ti­guo que se co­no­ce, y en­tre cu­yas pin­tu­ras des­ta­can es­ce­nas del An­ti­guo y el Nue­vo Tes­ta­men­to. Ha apa­re­ci­do, asi­mis­mo, un mi­treo, tem­plo don­de se ren­día cul­to al dios Mi­tra, ado­ra­do ori­gi­na­ria­men­te en Per­sia e In­dia. El res­to de es­ce­nas re­li­gio­sas ha­lla­das en otros es­pa­cios mues­tran la fu­sión de di­vi­ni­da­des grie­gas y se­mi­tas, co­mo Zeus y Baal, o co­mo el cul­to a Jú­pi­ter Do­li­queno, mez­cla en­tre el Jú­pi­ter ro­mano y Baal.

De la glo­ria al ol­vi­do

Tras un si­glo de vi­da “a la ro­ma­na”, en el que su im­por­tan­cia re­gio­nal au­men­tó, Du­ra su­frió un abrup­to fi­nal. Des­pués del au­ge del Im­pe­rio sa­sá­ni­da, Sha­pur I ata­có la ciu­dad en 256. Tar­da­ría me­ses en so­me­ter­la. De aque­llos mo­men­tos que­dan ram­pas de ase­dio cons­trui­das por los per­sas, así co­mo otras eri­gi­das des­de den­tro por los ro­ma­nos pa­ra la de­fen­sa de la for­ta­le­za. Es­tas úl­ti­mas, que en­te­rra­ron par­te de los edi­fi­cios de la ciu­dad, ase­gu­ra­ron su con­ser­va­ción has­ta nues­tros días. En su de­seo por po­seer esa jo­ya del de­sier­to, el ejér­ci­to de Sha­pur I tam­bién ca­vó mi­nas sub­te­rrá­neas pa­ra lo­grar un ase­dio efec­ti­vo en di­fe­ren­tes pun­tos; los ro­ma­nos, por su par­te, hi­cie­ron lo mis­mo des­de el in­te­rior pa­ra evi­tar su en­tra­da. Pe­ro los per­sas te­nían pre­pa­ra­da una tram­pa pa­ra sus ad­ver­sa­rios. En uno de los tú­ne­les prac­ti­ca­dos ba­jo la mu­ra­lla, los ro­ma­nos su­cum­bie­ron fren­te a los per­sas. Es lo que in­di­ca el ha­llaz­go de los cuer­pos de diecinueve sol­da­dos ro­ma­nos, que fue­ron, ade­más, pre­sas del fue­go. Su muer­te fue te­rri­ble. Jus­to an­tes de pe­re­cer en­tre las lla­mas, sus cuer­pos fue­ron ga­sea­dos por sus ene­mi­gos con una téc­ni­ca de gue­rra quí­mi­ca co­no­ci­da en la An­ti­güe­dad. En­tre los res­tos se ha­lla­ron cris­ta­les de sul­fu­ro y be­tún, que fue­ron la cau­sa in­me­dia­ta de la con­fla­gra­ción. La mu­ra­lla ter­mi­nó por de­rrum­bar­se, se­pul­tan­do a los sol­da­dos con sus cas­cos, sus es­pa­das, sus es­cu­dos y su pa­ga en mo­ne­das del año 256.

Los per­sas con­si­guie­ron do­ble­gar la for­ta­le­za de Europos, pe­ro se cree que lo hi­cie­ron más por un mo­ti­vo de or­gu­llo que con el de­seo de es­ta­ble­cer allí una po­bla­ción. De he­cho, la co­mu­ni­dad de Du­ra fue de­por­ta­da, y, se­gún se des­pren­de de las ex­ca­va­cio­nes, sus ca­lles, pla­zas y edi­fi­cios de la­dri­llo, ri­ca­men­te or­na­men­ta­dos, pron­to fue­ron en­gu­lli­dos por las are­nas del de­sier­to, lo que tam­bién con­tri­bu­yó a su ex­ce­len­te pre­ser­va­ción. Pa­re­ce que el des­tino de Du­ra Europos va siem­pre li­ga­do a un desen­la­ce trá­gi­co. Co­mo si en die­ci­sie­te si­glos no hu­bie­ra pa­sa­do el tiem­po y la his­to­ria se es­tu­vie­se re­pi­tien­do. Nue­vos con­flic­tos. Nue­vas gue­rras. Y el con­ti­nuo in­te­rro­gan­te de cuá­les se­rán las si­guien­tes ma­nos que po­see­rán, qui­zá por or­gu­llo, es­ta jo­ya del de­sier­to.

RES­TOS de la igle­sia. A la izq­da, tem­plo de Baal.

RES­TOS de la co­no­ci­da co­mo puer­ta de Palmira.

VES­TI­GIOS de la si­na­go­ga de Du­ra Europos.

AL­GU­NOS DE LOS FRES­COS que se con­ser­va­ron en el in­te­rior de la si­na­go­ga de Du­ra Europos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.