EL PO­BLA­DO DE ULLAS­TRET

Una im­por­tan­te ciu­dad bien con­ser­va­da y con in­tere­san­tes in­fluen­cias fo­rá­neas.

Historia y Vida - - DOSSIER -

La ciu­dad ibé­ri­ca de Ullas­tret pa­re­ce ha­ber ser­vi­do co­mo ca­pi­tal del te­rri­to­rio de los in­di­ge­tes, lo cual ex­pli­ca que se tra­te de la ma­yor po­bla­ción ibé­ri­ca en­con­tra­da en Ca­ta­lu­ña. Se cal­cu­la que exis­te des­de me­dia­dos del si­glo vii a. C., en ple­na Edad del Hie­rro, aun­que tam­bién han apa­re­ci­do res­tos pa­leo­lí­ti­cos y cal­co­lí­ti­cos. No obs­tan­te, co­mo po­bla­ción ibé­ri­ca, la ar­queo­lo­gía si­túa su crea­ción a me­dia­dos del si­glo vi a. C. Así con­ti­nuó has­ta la se­gun­da gue­rra pú­ni­ca (218­201 a. C.), cuan­do las ten­sio­nes del en­fren­ta­mien­to en­tre car­ta­gi­ne­ses y ro­ma­nos se de­ja­ron sen­tir en Ullas­tret, por­que an­tes de des­apa­re­cer de for­ma pa­cí­fi­ca (no hay ni­ve­les de des­truc­ción) lle­gó a ca­si tri­pli­car la im­pre­sio­nan­te mu­ra­lla de pie­dra que la ro­dea­ba, a la cual se aña­die­ron sie­te to­rres. Es­ta es­truc­tu­ra de­fen­si­va, in­di­ca­da pa­ra so­bre­vi­vir a la vio­len­cia ge­ne­ra­da por ro­ma­nos y car­ta­gi­ne­ses, se con­ser­va en ca­si to­da su ex­ten­sión y hoy ha­ce las de­li­cias de los tu­ris­tas, pues Ullas­tret, a unos trein­ta ki­ló­me­tros de Ge­ro­na, es­tá per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­da pa­ra ser vi­si­ta­da.

To­ques cel­tas y egip­cios

La am­plia­ción de la ciu­dad su­pu­so la crea­ción de tres nue­vas te­rra­zas y la cons­truc­ción de gran­des ca­sas se­ño­ria­les –en­tre ellas, un pa­la­cio de 500 m2–, a lo que hay que aña­dir cis­ter­nas pa­ra al­ma­ce­nar agua, un templo e in­clu­so la crea­ción de un ba­rrio de ar­te­sa­nos ex­tra­mu­ros. Co­mo es ha­bi­tual en es­te ti­po de asen­ta­mien­tos, las ca­lles si­guen los con­tor­nos del mon­te en el que se ubi­can, lo que no im­pi­de que al­gu­nas de ellas sean de ta­ma­ño no­ta­ble, pues a su an­chu­ra de cua­tro me­tros se su­ma una lon­gi­tud de cin­cuen­ta. Pre­ci­sa­men­te en un tra­mo de es­tas ca­lles se reali­zó en 2012 un ha­llaz­go tan ma­ca­bro co­mo in­tere­san­te: los res­tos de quince crá­neos, dos de los cua­les con­ser­va­ban el cla­vo que los atra­ve­sa­ba y que sir­vió pa­ra fi­jar­los a una pa­red, po­si­ble­men­te la fa­cha­da del gran edi­fi­cio que ce­rra­ba la ca­lle. Una tra­di­ción es­ta, la de de­ca­pi­tar a los enemi­gos y lu­cir sus ca­be­zas, pro­pia del mun­do celta y que ha­bla del com­ple­jo mun­do ideo­ló­gi­co de la cul­tu­ra ibera. El con­jun­to ar­queo­ló­gi­co de Ullas­tret se com­ple­ta con un pe­que­ño mu­seo don­de con­tem­plar al­gu­nos de los ob­je­tos en­con­tra­dos en la ciu­dad. Des­ta­ca una fi­gu­ra de te­rra­co­ta de Bes, di­vi­ni­dad fa­raó­ni­ca que adop­ta­ron los fe­ni­cios y lle­va­ron con ellos a His­pa­nia. Del mis­mo mo­do, las te­rra­co­tas apa­re­ci­das en el ya­ci­mien­to nos ha­blan de la pre­sen­ta­ción de ex­vo­tos co­mo par­te del ri­tual re­li­gio­so ibé­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.