¿Por qué las te­ne­mos?

Historia y Vida - - CIENCIA -

LAS HUE­LLAS DAC­TI­LA­RES se em­pie­zan a for­mar en­tre el ter­cer y cuar­to mes de em­ba­ra­zo, y no so­lo de­pen­den de nues­tra in­for­ma­ción ge­né­ti­ca, sino que su desa­rro­llo tam­bién es­tá in­fluen­cia­do por fac­to­res am­bien­ta­les, co­mo la ubi­ca­ción y los mo­vi­mien­tos del fe­to en el úte­ro o la den­si­dad del lí­qui­do am­nió­ti­co. Por eso no hay dos igua­les, ni si­quie­ra en ge­me­los idén­ti­cos. A par­tir de ese mo­men­to, per­ma­ne­ce­rán inal­te­ra­bles has­ta la muer­te, a pe­sar de los da­ños de la piel.

EN CUAN­TO A SU sen­ti­do bio­ló­gi­co, du­ran­te mu­cho tiem­po se pen­só que es­tas mar­cas nos ayu­da­ban a su­je­tar me­jor, pe­ro, en la ac­tua­li­dad, la hi­pó­te­sis que más se ba­ra­ja es que sir­ven pa­ra au­men­tar nues­tro sen­ti­do del tac­to.

UN DA­TO CU­RIO­SO es que hay per­so­nas que na­cen sin cres­tas pa­pi­la­res. Se tra­ta de una ex­tra­ña mu­ta­ción ge­né­ti­ca co­no­ci­da con el nom­bre de ader­ma­to­gli­fia. Los ca­sos son ex­tra­or­di­na­rios; de he­cho, so­lo se co­no­cen cua­tro fa­mi­lias en el mun­do con miem­bros que pre­sen­tan es­te tras­torno der­ma­to­ló­gi­co. No tie­ne nin­gún efec­to pa­ra los afec­ta­dos, más allá de pro­ble­mas de iden­ti­fi­ca­ción en ins­tan­cias ofi­cia­les (se la ha lla­ma­do im­mi­gra­tion de­lay di­sea­se, “la en­fer­me­dad que apla­za la in­mi­gra­ción”, por di­fi­cul­tar el pro­ce­so de en­tra­da a al­gu­nos paí­ses).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.