PA­RIEN­TES Y RI­VA­LES

Has­ta el 27 de enero, la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres com­pa­ra a dos gran­des del Quat­tro­cen­to, Mantegna y Be­lli­ni. Spoi­ler: hay se­me­jan­zas sor­pren­den­tes.

Historia y Vida - - MANTEGNA Y BELLINI - ANA ECHE­VE­RRÍA, PERIODISTA

Tra­ba­jar pa­ra una de las gran­des me­ce­nas del Re­na­ci­mien­to no siem­pre era un cho­llo. Al pin­tor An­drea Mantegna, la lle­ga­da de Isa­bel d’es­te a la cor­te de los Gon­za­ga en Man­tua le amar­gó los úl­ti­mos años de exis­ten­cia. La mar­que­sa ado­les­cen­te, re­cién ca­sa­da con Fran­cis­co II Gon­za­ga, vol­có un to­rren­te de ener­gía en re­de­co­rar sus ha­bi­ta­cio­nes del castillo de San Jor­ge, con es­pe­cial hin­ca­pié en su stu­dio­lo, su pe­que­ño ga­bi­ne­te pri­va­do. Pa­ra en­ton­ces, Mantegna lle­va­ba ya ca­si vein­ti­cin­co años al ser­vi­cio de los Gon­za­ga, ha­bía si­do pin­tor de cá­ma­ra de tres mar­que­ses y su pres­ti­gio co­mo ar­tis­ta es­ta­ba más que con­so­li­da­do, tan­to a ojos de los de­más co­mo a los su­yos pro­pios. Ca­be ima­gi­nar la cons­ter­na­ción del ve­te­rano maes­tro cuan­do la jo­ven mar­que­sa re­cha­zó un re­tra­to, hoy per­di­do, por juz­gar que no se le pa­re­cía (las ma­las len­guas aven­tu­ran que tal vez se le pa­re­cía de­ma­sia­do).

La pa­sión co­lec­cio­nis­ta de Isa­bel no ad­mi­tía fron­te­ras. Am­bi­cio­na­ba re­unir en su stu­dio­lo a la flor y na­ta de los pin­to­res de su épo­ca, pe­ro era ex­tre­ma­da­men­te con­cre­ta y exi­gen­te en sus en­car­gos. Tan­to los lien­zos co­mo las fi­gu­ras re­pre­sen­ta­das en ellos de­bían te­ner idén­ti­cas me­di­das, la luz de­bía pro­ce­der de una de­ter­mi­na­da di­rec­ción y el au­tor no po­día im­pro­vi­sar de­ta­lle al­guno que no es­tu­vie­ra con­tem­pla­do por con­tra­to, al­go muy di­fí­cil de ges­tio­nar a dis­tan­cia, ya que mu­chos de los ar­tis­tas re­si­dían en otras ciu­da­des, don­de, pa­ra ma­yor com­pli­ca­ción, se em­plea­ban sis­te­mas mé­tri­cos dis­tin­tos. Ade­más de la de Mantegna, que no po­día ne­gar­se, Isa­bel lo­gró la coo­pe­ra­ción de Pe­ru­gino y de Lo­ren­zo Cos­ta, pe­ro Gior­gio­ne fa­lle­ció an­tes de acep­tar el en­car­go

y Da Vin­ci se hi­zo el lo­co. La reac­ción más re­ve­la­do­ra fue la del ve­ne­ciano Gio­van­ni Be­lli­ni, a quien la mar­que­sa re­cla­ma­ba in­sis­ten­te­men­te una pin­tu­ra na­rra­ti­va, de te­má­ti­ca mi­to­ló­gi­ca o his­tó­ri­ca. Es­to era, por ha­cer una ana­lo­gía con­tem­po­rá­nea, co­mo pe­dir­le a Fer­nan­do Bo­te­ro una Ve­nus esbelta o co­mo en­car­gar a Quen­tin Ta­ran­tino la di­rec­ción de una pe­lí­cu­la de Dis­ney. Be­lli­ni era sen­sa­cio­nal con los pai­sa­jes y las es­ce­nas re­li­gio­sas, pe­ro Mantegna era el nú­me­ro uno en pin­tu­ra his­to­ri­cis­ta. Al ve­ne­ciano, la idea de com­pe­tir con Mantegna en su pro­pio te­rreno le re­sul­ta­ba in­có­mo­da por mul­ti­tud de ra­zo­nes. An­te uno de los mar­chan­tes de la mar­que­sa, re­co­no­ció abier­ta­men­te que sal­dría per­dien­do con la com­pa­ra­ción. Pro­ba­ble­men­te que­ría evi­tar tam­bién un con­flic­to fa­mi­liar, ya que An­drea Mantegna era, ade­más de su ri­val, su cu­ña­do. Tras in­sis­tir du­ran­te una dé­ca­da, Isa­bel tu­vo que con­for­mar­se con una na­ti­vi­dad del ve­ne­ciano, una op­ción mu­cho me­nos com­pro­me­ti­da.

No tan dis­tin­tos

Du­ran­te si­glos, la his­to­ria del ar­te ha pre­sen­ta­do a Mantegna y Be­lli­ni co­mo ca­ras opues­tas del ar­te del Quat­tro­cen­to. Es cier­to que, a sim­ple vis­ta, pa­re­ce di­fí­cil en­con­trar a dos pin­to­res más dis­tin­tos. El pri­me­ro, na­ci­do en Pa­dua, era de ori­gen hu­mil­de; el se­gun­do per­te­ne­cía a una cla­se so­cial ele­va­da, tan so­lo un es­ca­lón por de­ba­jo de la al­ta aris­to­cra­cia ve­ne­cia­na. Mantegna triun­fó muy jo­ven, gra­cias a su ta­len­to pre­coz y a su inago­ta­ble con­fian­za

en sí mis­mo. Be­lli­ni, cria­do en una fa­mi­lia de ar­tis­tas, pa­só sus pri­me­ros años eclip­sa­do por su pa­dre, Ja­co­po, y por su her­mano ma­yor, Gentile, a los que aca­ba­ría su­peran­do a ba­se de per­se­ve­ran­cia. Mantegna ba­só su éxi­to en la pre­ci­sión de su di­bu­jo y en el dra­ma­tis­mo na­rra­ti­vo, mien­tras Be­lli­ni emo­cio­na­ba a su pú­bli­co po­nien­do el co­lor al ser­vi­cio de la at­mós­fe­ra. In­te­lec­to fren­te a sen­sua­li­dad.

Hoy en día, sin em­bar­go, es­ta dis­tin­ción se con­si­de­ra sim­plis­ta. La in­ves­ti­ga­ción más re­cien­te ha ras­trea­do in­fluen­cias mu­tuas en la obra de es­tos dos ar­tis­tas, alen­ta­das, pro­ba­ble­men­te, por el matrimonio de Mantegna con una her­ma­na de Be­lli­ni. De es­te úl­ti­mo, Mantegna adop­tó el tra­ta­mien­to de la luz en los pai­sa­jes. En cuan­to a Be­lli­ni, son nu­me­ro­sas las ve­ces en que el ve­ne­ciano to­mó pres­ta­dos mo­ti­vos y com­po­si­cio­nes del pa­duano, no sin re­in­ter­pre­tar­los se­gún su pro­pio es­ti­lo. Am­bos pre­pa­ra­ban sus cua­dros mi­nu­cio­sa­men­te, con­ce­dien­do una gran aten­ción al di­bu­jo; am­bos otor­ga­ban im­por­tan­cia al co­lor, aun­que lo abor­da­ran de dis­tin­tas ma­ne­ras; y am­bos re­fle­ja­ron en su obra una pro­fun­da ad­mi­ra­ción por el na­tu­ra­lis­mo de los maes­tros fla­men­cos y ho­lan­de­ses. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal en­tre ellos re­si­de en el tra­ta­mien­to de los de­ta­lles. Mantegna se en­tre­tie­ne en ca­da plie­gue, ca­da ri­zo, ca­da arru­ga de un ros­tro. Se

MANTEGNA ERA PRE­CI­SO Y BE­LLI­NI EMO­CIO­NA­BA CON EL CO­LOR, PE­RO EN SUS OBRAS SE OB­SER­VAN IN­FLUEN­CIAS MU­TUAS

atre­ve con ges­tos y ex­pre­sio­nes na­da con­ven­cio­na­les y sus fi­gu­ras tie­nen un ai­re es­cul­tó­ri­co, ca­si se pue­den to­car. Be­lli­ni, por su par­te, di­suel­ve ob­je­tos y fi­gu­ras en la luz del en­torno. Pai­sa­je y per­so­na­jes for­man par­te de un to­do ar­mo­nio­so, don­de la pin­ce­la­da y las re­la­cio­nes en­tre ele­men­tos son siem­pre su­ti­les. Las com­po­si­cio­nes de Mantegna tien­den a ser re­car­ga­das; las de Be­lli­ni, eté­reas. ¿Quién su­pera a quién? Más allá de pre­fe­ren­cias per­so­na­les, el ta­len­to de am­bos es in­dis­cu­ti­ble. Quién pu­die­ra via­jar en el tiem­po y asis­tir a una reunión fa­mi­liar en la cor­te de Man­tua o en ca­sa de los Be­lli­ni.

LA VIR­GEN y el Ni­ño, An­drea Mantegna, c. 1455-60. Ge­mäl­de­ga­le­rie, Staatli­che Mu­seen zu Ber­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.