UNA PAZ EFÍ­ME­RA

Historia y Vida - - FOTO CON HISTORIA -

Des­pués de mu­chos años de su­fri­mien­to y muer­te, en el cam­pa­men­to nor­te­ame­ri­cano de Re­moi­vi­lle, Fran­cia, se ha desata­do el jú­bi­lo. La ima­gen de es­te mes mues­tra có­mo los sol­da­dos, en me­dio de una ale­gría in­con­te­ni­ble, ce­le­bran la an­sia­da lle­ga­da de la paz. Aca­ba de fir­mar­se el ar­mis­ti­cio, o sus­pen­sión de las hos­ti­li­da­des, en­tre las po­ten­cias alia­das y el II Reich ger­mano. El his­tó­ri­co acon­te­ci­mien­to tu­vo lu­gar un 11 de no­viem­bre, ha­ce 100 años, en Com­pièg­ne. Ale­ma­nia, ven­ci­da, se so­me­te a unas im­po­si­cio­nes du­rí­si­mas. El Tra­ta­do de Ver­sa­lles, po­co des­pués, con­fir­ma­rá la hu­mi­lla­ción del es­ta­do cen­troeu­ro­peo. Ha de acep­tar la cul­pa­bi­li­dad del con­flic­to y sa­tis­fa­cer in­dem­ni­za­cio­nes as­tro­nó­mi­cas. Eu­ro­pa en­tra­ba, en teo­ría, en una era de paz. Los es­pí­ri­tus más lú­ci­dos ad­vir­tie­ron con­tra es­te es­pe­jis­mo: la ex­ce­si­va du­re­za con los ven­ci­dos aca­ba­ría por sus­ci­tar sen­ti­mien­tos re­van­chis­tas. Eso fue lo que su­ce­dió. Ber­lín pa­só a ser la ca­pi­tal de una débil re­pú­bli­ca, mien­tras la ex­tre­ma de­re­cha, de for­ma de­ma­gó­gi­ca, es­gri­mía la le­yen­da de la pu­ña­la­da por la es­pal­da. El país, su­pues­ta­men­te, ha­bría ga­na­do la co­ntie­nda si ele­men­tos ci­vi­les de la re­ta­guar­dia no hu­bie­ran trai­cio­na­do al Ejér­ci­to, que lu­cha­ba en el fren­te. En reali­dad, ese ejér­ci­to es­ta­ba ya ven­ci­do. Pe­ro la paz la fir­ma­ron ci­vi­les, y fue­ron ellos, no los ge­ne­ra­les, quie­nes car­ga­ron con el peso de la cul­pa an­te la opi­nión pú­bli­ca. El in­ci­pien­te par­ti­do na­zi, ba­jo la di­rec­ción de Adolf Hitler, no du­dó en sa­car ré­di­tos po­lí­ti­cos de es­ta mi­to­lo­gía. La crisis eco­nó­mi­ca de los años trein­ta iba a fa­ci­li­tar su asal­to al po­der, que se tra­du­ci­ría en el re­torno del mi­li­ta­ris­mo. En 1940, el ar­mis­ti­cio con la Fran­cia caí­da se fir­mó en el mis­mo va­gón de tren en que Ale­ma­nia re­co­no­ció su de­rro­ta en la Gran Gue­rra. La ven­gan­za se ha­bía con­su­ma­do.

FE­CHA11 de no­viem­bre de 1918. Sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses ce­le­bran el fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.IMA­GEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.