Ben­ja­mín de Tu­de­la

Gra­cias a la par­ti­cu­lar odi­sea de Ben­ja­mín de Tu­de­la con­ta­mos hoy con un re­tra­to del Me­di­te­rrá­neo y el Orien­te Me­dio del si­glo xii. Y los de­mó­gra­fos, con un re­gis­tro de las co­mu­ni­da­des ju­días de la épo­ca.

Historia y Vida - - SUMARIO - A. Ba­que­ro, pe­rio­dis­ta.

Es­te ju­dío de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca fue un Mar­co Po­lo an­tes que Mar­co Po­lo. Tam­bién via­jó por paí­ses exó­ti­cos, pe­ro fue un tes­ti­go mu­cho más ve­raz que el ve­ne­ciano.

Sus ojos ha­bían vis­to mu­cho. Pe­ro ni así es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra aque­llo. Aun­que en los me­ses que lle­va­ba via­jan­do ha­bía re­co­rri­do bue­na par­te de la cuen­ca me­di­te­rrá­nea e in­clu­so ha­bía pa­sa­do por Roma, Ben­ja­mín de Tu­de­la ca­yó ren­di­do an­te la mag­ni­fi­cen­cia de la Cons­tan­ti­no­pla de me­dia­dos del si­glo xii. La ri­que­za y los bu­lli­cio­sos usos y cos­tum­bres de la ca­pi­tal del Im­pe­rio bi­zan­tino de­ja­ron ma­ra­vi­lla­do a aquel trein­ta­ñe­ro.

De ello de­jó cons­tan­cia en sus no­tas, con las que, años más tar­de, da­ría for­ma a su Li­bro de via­jes,o Sé­fer-ma­sa’ot. “Allí hay un lu­gar des­ti­na­do a la di­ver­sión del rey, ado­sa­do al mu­ro del pa­la­cio, lla­ma­do Hi­pó­dro­mo. Ca­da año, el rey or­ga­ni­za una gran di­ver­sión en el día de la Na­ti­vi­dad de Je­sús. En di­cho lu­gar se ex­hi­ben, an­te el rey y la rei­na, to­do gé­ne­ro de se­res hu­ma­nos que hay en el mun­do, con to­do ti­po de en­can­ta­mien­to o sin él; y traen leo­nes, pan­te­ras, osos y ce­bras pa­ra que lu­chen en­tre sí; ha­cen lo mis­mo con las aves, y no se ve es­pec­tácu­lo co­mo ese en nin­gún país”. El avis­pa­do via­je­ro em­pe­zó a per­ci­bir que, ba­jo los fas­tos, ha­bía un im­pe­rio que ame­na­za­ba rui­na an­te el em­pu­je cre­cien­te de los mu­sul­ma­nes, a los que en la épo­ca se de­no­mi­na­ba is­mae­li­tas. “Re­clu­tan mer­ce­na­rios de to­dos los pue­blos gen­ti­les lla­ma­dos bár­ba­ros pa­ra gue­rrear con el sul­tán Ma­sud, rey de los tur­co­ma­nos, lla­ma­dos tur­cos, por­que ellos [los bi­zan­ti­nos] ca­re­cen de es­pí­ri­tu com­ba­ti­vo; se les con­si­de­ra, por tan­to, afe­mi­na­dos que ca­re­cen de fuer­za pa­ra re­sis­tir”. La es­tan­cia en Cons­tan­ti­no­pla es uno de los hi­tos de un via­je que ha­ce de Ben­ja­mín de Tu­de­la un Mar­co Po­lo an­tes de Mar­co Po­lo, ya que se ade­lan­ta ca­si un si­glo al pe­ri­plo del fa­mo­so ve­ne­ciano. Con una di­fe­ren­cia: el re­la­to del ju­dío tu­de­lano es mu­cho más fi­de­digno, ya que se de­ja lle­var me­nos por la fan­ta­sía y, en su ma­yor par­te, so­lo re­la­ta aque­llo de lo que él mis­mo ha si­do tes­ti­go.

Por me­dio mun­do

Hi­jo de un ra­bino, Ben­ja­mín, cu­yo nom­bre en he­breo era Bi­nia­min ben rab­bí Yo­nah mi-tu­de­la, na­ció al­re­de­dor de 1130 en la al­ja­ma de esa ciu­dad na­va­rra. Allí

SU RE­LA­TO ES MU­CHO MÁS FI­DE­DIGNO QUE EL DE MAR­CO PO­LO, YA QUE SE DE­JA LLE­VAR ME­NOS POR LA FAN­TA­SÍA

apren­dió el ro­man­ce navarro, aun­que, cuan­do em­pren­dió su aven­tu­ra, ya ha­bla­ba he­breo y ára­be y en­ten­día el la­tín y el grie­go. El tra­yec­to arran­có en Tu­de­la, en­tre 1165 y 1166, y des­de allí nues­tro hom­bre iba a tran­si­tar por el Me­di­te­rrá­neo, Me­so­po­ta­mia, Per­sia y Egip­to. El re­sul­ta­do es un via­je de sie­te años –ca­si una odi­sea, por las pe­no­sas con­di­cio­nes que im­po­nía la épo­ca y el pe­li­gro de bue­na par­te de los re­co­rri­dos– du­ran­te el cual vi­si­ta cer­ca de cien­to no­ven­ta ciu­da­des. La co­lec­ción de no­tas de sus an­dan­zas to­ma for­ma a su re­gre­so a Tu­de­la, don­de un au­tor anó­ni­mo las com­pi­la en el Li­bro de via­jes. A ese com­pi­la­dor se atri­bu­ye el pró­lo­go de la obra, don­de se­ña­la que Ben­ja­mín de Tu­de­la “es­cri­bió to­das las co­sas que vio y oyó de bo­ca de hom­bres ve­ra­ces”. En con­jun­to, su Li­bro de via­jes, es­cri­to en for­ma de iti­ne­ra­rio, pues es­tá es­truc­tu­ra­do eta­pa por eta­pa, cons­ti­tu­ye un fres­co de im­pa­ga­ble va­lor –geo­po­lí­ti­co, et­no­grá­fi­co, re­li­gio­so y cul­tu­ral– so­bre el Orien­te Me­dio de la era me­die­val. Pue­blos, re­yes, mo­dos de go­bierno, ru­tas, mer­can­cías, cul­tos re­li­gio­sos, mo­nu­men­tos... To­do tie­ne un hue­co en su re­la­to, un au­tén­ti­co li­bro de las ma­ra­vi­llas de lec­tu­ra apa­sio­nan­te. “En po­cas pro­duc­cio­nes de aquel tiem­po se nos pre­sen­ta un cua­dro tan so­brio, ni de tan­to re­lie­ve, por otra par­te, de aquel mo­men­to”, es­cri­bía Ig­na­cio Gon­zá­lez Llu­be­ra en el pró­lo­go de la tra­duc­ción que reali­zó al cas­te­llano en 1918.

Un de­mó­gra­fo pio­ne­ro

Pe­se a ha­ber si­do ob­je­to de es­tu­dio des­de ha­ce si­glos, no se ha po­di­do es­ta­ble­cer con exac­ti­tud el mo­ti­vo del via­je del ju­dío tu­de­lano. La hi­pó­te­sis más es­ta­ble­ci­da es la de que Ben­ja­mín era un mer­ca­der, in­tere­sa­do so­bre to­do en el co­mer­cio de jo­yas. La ra­zón es el in­te­rés que se des­pren­de en sus es­cri­tos ha­cia el co­mer­cio de co­ral. Co­mo le de­fi­nió a fi­na­les del si­glo xix Is­rael Abrahams en su obra Vi­da ju­día en la Edad Me­dia, Ben­ja­mín de Tu­de­la fue “el tí­pi­co mer­ca­der ju­dío” que en sus via­jes “re­gis­tra la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos de ca­da país que vi­si­ta”. “Su li­bro pro­por­cio­na el más an­ti­guo ma­te­rial pa­ra la his­to­ria del co­mer­cio de Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca en el si­glo xii”, in­di­ca­ba Abrahams, que po­nía en va­lor el he­cho de que “Ben­ja­mín es­ta­ba igual­men­te in­tere­sa­do en la vi­da en ge­ne­ral de los pue­blos en­tre los que es­tu­vo”. No obs­tan­te, el pro­fe­sor Jo­sé Ra­món Mag­da­le­na Nom de Déu, au­tor de una de las me­jo­res tra­duc­cio­nes al cas­te­llano de su obra, sos­tie­ne que el “es­ti­lo” de las no­tas, “im­per­so­nal a lo lar­go de to­do el tex­to, nos in­fun­de la sos­pe­cha de que aca­so se tra­te de un in­for­me o me­mo­rán­dum” a pre­sen­tar a su re­gre­so a su tie­rra na­tal. Se­gún es­te catedrático de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, al­guien fi­nan­ció el via­je de Ben­ja­mín, cu­yo pro­pó­si­to ha­bría si­do crear una red in­ter­na­cio­nal de co­mu­ni­da­des ju­días que sir­vie­sen de ayu­da a los miem­bros de esa fe, ya fue­ra pa­ra el co­mer­cio o con fi­nes de re­fu­gio, en ca­so de per­se­cu­ción. Por ello, uno de los te­mas re­cu­rren­tes en las no­tas del via­je­ro es la des­crip­ción de­ta­lla­da de las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des ju­días que ha­bi­tan en las ciu­da­des por las que va pa­san­do. De­ja cons­tan­cia de cuántos ju­díos vi­ven en ca­da una de ellas, de quié­nes son los lí­de­res de la co­mu­ni­dad, con los que siem­pre se reúne, y del es­ta­do en que se en­cuen­tran es­tas. Es de­cir, si sufren mar-

gi­na­ción u opre­sión o si, por el con­tra­rio, go­zan de los fa­vo­res de los go­ber­nan­tes. Pa­ra el de­mó­gra­fo is­rae­lí Ser­gio De­lla Per­go­la, catedrático de la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, es­to con­vier­te a Ben­ja­mín de Tu­de­la en “el pri­mer de­mó­gra­fo del ju­daís­mo”. “Su li­bro es un pri­mer cen­so mun­dial de ju­díos. Pro­yec­cio­nes rea­li­za­das con mé­to­dos mo­der­nos mues­tran que las ci­fras que da­ba eran bas­tan­te acep­ta­bles”, afir­ma es­te ex­per­to, que des­ta­ca “la im­por­tan­cia ca­pi­tal” del via­je­ro tu­de­lano. “En­tre lo que se sa­bía de la de­mo­gra­fía de los ju­díos en la An­ti­güe­dad y los tiem­pos mo­der­nos ha­bía un gran va­cío, que era la Edad Me­dia. Ben­ja­mín de Tu­de­la lle­na ese va­cío”.

Las co­mu­ni­da­des ju­días

En la obra del tu­de­lano que­da pa­ten­te có­mo, en esos años, aún hay más ju­díos vi­vien­do en Orien­te Pró­xi­mo que en tie­rras eu­ro­peas y có­mo, en ge­ne­ral, les iba mu­cho me­jor en la Edad Me­dia con los mu­sul­ma­nes que con los cris­tia­nos. Así, cuan­do se re­fie­re a Cons­tan­ti­no­pla, ex­pli­ca que “los ju­díos no es­tán en la ciu­dad, por­que fue­ron de­por­ta­dos a la otra par­te del bra­zo de mar. [...] no pue­den sa­lir a co­mer­ciar con los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad sino a tra­vés del mar. [...] Allí no es­tá per­mi­ti­do a los ju­díos mon­tar a ca­ba­llo, ex­cep­to a R. Sa­lo­món el egip­cio, que es mé­di­co del rey. Gra­cias a él en­cuen­tran los ju­díos gran ali­vio a su opre­sión, pues per­ma­ne­cen gran­de­men­te opri­mi­dos. Gran­de es el odio que les tie­nen los cur­ti­do­res de pie­les, quie­nes vier­ten sus aguas pes­ti­len­tes en sus calles [...]. Por eso los grie­gos de­tes­tan a los ju­díos, ya sean bue­nos o ma­los, agra­van­do su in­jus­ti­cia so­bre ellos”. La si­tua­ción de los ju­díos es ra­di­cal­men­te opues­ta en Bag­dad. “Hay allí co­mo unos 40.000 ju­díos is­rae­li­tas, y per­ma­ne­cen en cal­ma, tran­qui­li­dad y ho­nor ba­jo [el po­der] del gran rey. Hay en­tre ellos gran­des sa­bios y je­fes de aca­de­mias, ocu­pa­dos en la To­rá. [...] Los ju­díos de la ciu­dad son sa­bios y muy ri­cos. En la ciu­dad de Bag­dad tie­nen los ju­díos 28 si­na­go­gas”, con­sig­na Ben­ja­mín de Tu­de­la, que se­ña­la que el lí­der de to­dos los ju­díos es el exi­lar­ca Daniel, al que el califa tie­ne en gran con­si­de­ra­ción y ha­ce sen­tar en un trono an­te él. In­clu­so

EL LI­BRO RE­FLE­JA QUE A LOS JU­DÍOS LES IBA ME­JOR EN LA ÉPO­CA CON LOS MU­SUL­MA­NES QUE CON LOS CRIS­TIA­NOS

ex­pli­ca có­mo re­zan jun­tos, en con­cre­to en la si­na­go­ga del pro­fe­ta Eze­quiel, si­tua­da al sur de Bag­dad. “Asi­mis­mo, los no­ta­bles is­mae­li­tas acu­den allí a re­zar por su gran amor al pro­fe­ta Eze­quiel”. Su na­rra­ción plas­ma la di­ver­si­dad de la co­mu­ni­dad ju­día, al re­tra­tar en ella sus dis­tin­tas ra­mas. Cuan­do al­can­za Chi­pre, por ejem­plo, re­la­ta que “allí hay ju­díos ra­ba­ni­tas y ca­raí­tas. Ade­más, hay allí ju­díos he­ré­ti­cos lla­ma­dos epi­cú­reos, y los is­rae­li­tas los ex­co­mul­gan en to­das par­tes por­que pro­fa­nan la no­che del sá­ba­do y guar­dan la no­che del do­min­go”. Acos­tum­bra­do a su­fri­do­ras co­mu­ni­da­des, a Ben­ja­mín le de­jan es­tu­pe­fac­to du­ran­te su via­je “los ju­díos lla­ma­dos je­bar, ha­bi­tan­tes del Tei­ma”, una fie­ra co­mu­ni­dad gue­rre­ra a la que se co­no­cía co­mo “ju­díos sal­va­jes”. “Tie­nen gran­des y for­ti­fi­ca­das ciu­da­des, y no hay yu­go de gen­ti­les so­bre ellos. Van a sa­quear y apre­sar bo­tín a tie­rra le­ja­na con ára­bes, que son sus alia­dos. [...] To­dos los ve­ci­nos de los ju­díos los te­men”. Pe­ro no ha­bla so­lo de ju­díos. Se in­tere­sa­ba tam­bién en el res­to de co­mu­ni­da­des y sec­tas. Ben­ja­mín de Tu­de­la es el pri­me­ro en ex­pli­car en Oc­ci­den­te la exis­ten­cia de la te­mi­ble sec­ta de los ase­si­nos. “No creen en la re­li­gión de los is­mae­li­tas, sino en la de uno de ellos al que con­si­de­ran co­mo pro­fe­ta; y ha­cen to­do lo que les or­de­na, ya sea pa­ra muer­te o pa­ra vi­da. [...] Les te­men en to­dos los lu­ga­res por­que ma­tan a los re­yes con fa­na­tis­mo”. El re­la­to al­can­za sus mo­men­tos cum­bre en las descripciones de Cons­tan­ti­no­pla, Je­ru­sa­lén y Bag­dad. Así des­cri­be el Je­ru­sa­lén de las cru­za­das, una ciu­dad mul­ti­rre­li­gio­sa: “Hay en ella mu­chas per­so­nas; los is­mae­li­tas les lla­man ja­co­bi­tas, ar­me­nios, grie­gos, geor­gia­nos y fran­cos, así co­mo gen­tes de to­da len­gua”. “Allí des­can­san los ca­ba­lle­ros y de él sa­len tres­cien­tos ca­ba­lle­ros dia­ria­men­te pa­ra gue­rrear”. Es muy lla­ma­ti­va la ma­ne­ra en que se re­fie­re a Je­sús: “Allí es­tá la gran igle­sia que lla­man Se­pul­cro; allí es­tá se­pul­ta­do aquel Hom­bre al cual acu­den to­dos los pe­re­gri­nos”. En Bag­dad re­tra­ta con de­ta­lle la vi­da en la cor­te del califa, un man­da­ta­rio que se nie­ga a vi­vir a cos­ta del era­rio pú­bli­co. “No quie­re sa­car be­ne­fi­cio sino de su tra­ba­jo ma­nual, y ha­ce es­te­ras que mar­ca con su se­llo; sus dig­na­ta­rios las ven­den en el zo­co, y las com­pran los mag­na­tes del país”. Ben­ja­mín plas­ma la com­ple­ja vi­da en la cor­te bag­da­dí. “Ca­da her­mano, así co­mo to­da la fa­mi­lia [del califa], tie­ne [...] un pa­la­cio en el in­te­rior del pa­la­cio, pe­ro es­tán to­dos

EL RE­LA­TO AL­CAN­ZA SUS MO­MEN­TOS CUM­BRE EN LAS DESCRIPCIONES DE CONS­TAN­TI­NO­PLA, JE­RU­SA­LÉN Y BAG­DAD

pre­sos con ca­de­nas de hie­rro, ha­bien­do guar­dia­nes en ca­da una de sus ca­sas pa­ra que no se le­van­ten con­tra el gran rey”. Ex­pli­ca, ade­más, las ce­re­mo­nias que allí se ce­le­bran: “[El califa] no sa­le de su pa­la­cio más que una vez al año. En ese día vie­nen de paí­ses le­ja­nos pa­ra ver su faz. Acu­den a él to­dos los je­fes is­mae­li­tas [...] de Ara­bia, Turk­me­nis­tán, Day­lam, Per­sia y del país del Tí­bet, que es­tá a tres me­ses de mar­cha, al oes­te de Sa­mar­can­da”. En su iti­ne­ra­rio, el via­je­ro mues­tra un gran in­te­rés por las rui­nas ar­queo­ló­gi­cas, y hay quien le ca­li­fi­ca de pri­mer asi­rió­lo­go. “Des­de allí hay una jor­na­da has­ta Ba­bel, que es Ba­bel la An­ti­gua, en rui­nas, las cua­les tie­nen una ex­ten­sión de trein­ta mi­llas. To­da­vía se en­cuen­tra allí el pa­la­cio de­rrui­do de Na­bu­co­do­no­sor”. En Hi­lah, lo­ca­li­dad cer­ca­na a Bag­dad, cre­yó iden­ti­fi­car las rui­nas de la to­rre de Ba­bel: “La to­rre que edi­fi­ca­ron los de la ge­ne­ra­ción que vi­vió la se­pa­ra­ción de las ra­zas”. A su pa­so por Egip­to que­dó im­pac­ta­do por las pi­rá­mi­des: “Hay allí un obe­lis­co he­cho por ar­te de en­can­ta­mien­to, no vién­do­se co­sa tal en to­do el mun­do”, afir­ma. Aun­que en su li­bro men­cio­na tam­bién Per­sia, Asia Cen­tral, la In­dia, Cei­lán, la pe­nín­su­la ará­bi­ga, Ye­men e in­clu­so paí­ses eu­ro­peos co­mo Ale­ma­nia, Ru­sia y Fran­cia, don­de ter­mi­na su na­rra­ción, to­do pa­re­ce in­di­car que nun­ca los vi­si­tó. Es po­si­ble que con­sig­na­ra re­la­tos que le ha­bían con­ta­do de es­tos lu­ga­res. Así lo con­si­de­ran los ex­per­tos, que apun­tan al per­cep­ti­ble des­cen­so en el de­ta­lle de las descripciones en la obra. Des­de Egip­to, Ben­ja­mín re­gre­só, vía Si­ci­lia, a Es­pa­ña, don­de, tras dic­tar su li­bro, mu­rió pre­pa­ran­do otros via­jes.

VIS­TA AC­TUAL de Tu­de­la, Na­va­rra. En la pá­gi­na an­te­rior, gra­ba­do so­bre Ben­ja­mín de Tu­de­la.

CONS­TAN­TI­NO­PLA, c. 1493. A la izq­da., ban­que­ros ju­díos. Ilustración de los poe­mas de Al­fon­so X.

RUI­NAS del pa­la­cio de Na­bu­co­do­no­sor, Ba­bi­lo­nia. A la izq­da., tum­ba de Eze­quiel, an­tes una si­na­go­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.