En­ver Hox­ha

Pre­so de sus dog­mas y ob­se­sio­nes, En­ver Hox­ha so­me­tió a los al­ba­ne­ses a cua­ren­ta años de ais­la­mien­to, po­bre­za y mie­do. So­lo la sos­pe­cha de di­si­den­cia po­día su­po­ner la tor­tu­ra, la cárcel o la muer­te.

Historia y Vida - - SUMARIO - D. Car­ce­do, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor.

El di­ri­gen­te co­mu­nis­ta al­ba­nés, el más or­to­do­xo de los or­to­do­xos, con­vir­tió su país en un bún­ker. Mien­tras se ais­la­ba del ex­te­rior, re­pri­mía en el in­te­rior a los di­si­den­tes con du­re­za.

Cuan­do, por fin, en los no­ven­ta, des­pués de tan­tos años ce­rra­da a cal y can­to, los ex­tran­je­ros em­pe­za­ron a en­trar en Al­ba­nia, su asom­bro no te­nía lí­mi­tes. Se en­con­tra­ban con un país po­bre y ate­mo­ri­za­do y con un pai­sa­je sal­pi­ca­do de hon­gos gi­gan­tes­cos aso­man­do en los re­plie­gues del te­rreno, en las pla­yas y has­ta por en­ci­ma de los pan­teo­nes de los ce­men­te­rios. Evi­den­te­men­te, no eran hon­gos, sino la im­pre­sio­nan­te red de bún­ke­res man­da­dos eri­gir por el enig­má­ti­co y pa­ra­noi­co En­ver Hox­ha. Más de me­dio mi­llón de cons­truc­cio­nes de­fen­si­vas de hor­mi­gón y ace­ro fru­to de una ob­se­sión, la de ser in­va­di­dos, que ca­rac­te­ri­zó la vi­da del man­da­ta­rio co­mu­nis­ta más es­per­pén­ti­co, so­li­ta­rio y cruel de los tiem­pos de la Gue­rra Fría. En­tre los es­pa­ño­les, con la ex­cep­ción de una do­ce­na de mi­li­tan­tes del FRAP (Fren­te Re­vo­lu­cio­na­rio An­ti­fas­cis­ta y Pa­trio­ta) que en­con­tra­ron allí re­fu­gio y voz ra­dio­fó­ni­ca con­tra la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Fran­co, Al­ba­nia so­lo era re­cor­da­da por en­ca­be­zar en los pa­sa­por­tes la lis­ta de paí­ses cu­ya vi­si­ta es­ta­ba ri­gu­ro­sa­men­te prohi­bi­da. Aun­que aque­lla prohi­bi­ción ta­jan­te y reite­ra­da des­per­ta­ba cier­to mor­bo, po­cos sa­bían que en Al­ba­nia go­ber­na­ba otro dic­ta­dor, es­te de ideo­lo­gía mar­xis­ta y, co­mo to­dos los de su es­pe­cie, sin nin­gún re­pa­ro en qui­tar de en me­dio a cual­quie­ra que le in­co­mo­da­se. Du­ran­te los cua­ren­ta años lar­gos que ejer­ció el po­der so­bre los po­co más de tres mi­llo­nes de al­ba­ne­ses, Hox­ha se man­tu­vo fiel a los pos­tu­la­dos más es­tric­tos de la or­to­do­xia co­mu­nis­ta. No te­nía alia­dos ni re­co­no­cía ca­ma­ra­das: rom­pió con to­dos sus afi­nes, des­de el yu­gos­la­vo Ti­to has­ta el chino Mao Ze­dong, pa­san­do por Ni­ki­ta Jrus­chov, a quien dis­tin­guía con un odio vis­ce­ral y quien le co­rres­pon­día des­pec­ti­va­men­te lla­mán­do­le “pe­rro va­ga­bun­do”. Des­de su ac­ti­tud dog­má­ti­ca in­do­ma­ble, Hox­ha se obs­ti­na­ba en man­te­ner in­tac­ta la dis­ci­pli­na del par­ti­do, tan­to en las ideas co­mo en la prác­ti­ca, siem­pre con el mie­do pa­to­ló­gi­co a ser ob­je­to de una ocu­pa­ción, un ata­que ex­te­rior o un aten­ta­do. A di­fe­ren­cia de otros dic­ta­do­res, de ex­tre­ma de­re­cha o de ex­tre­ma iz­quier­da, Hox­ha no ofre­cía a pri­me­ra vis­ta nin­gún ras­go ex­tra­va­gan­te. Era cul­to, es­cri­bía bien y mu­cho –sus nu­me­ro­sos li­bros no sa­lían de Ti­ra­na, pe­ro eran tra­du­ci­dos e im­pre­sos en va­rios idio­mas, en­tre ellos, el es­pa­ñol– y man­te­nía una exis­ten­cia sin os­ten­ta­ción, pe­ro con cier­to con­fort per­so­nal y fa­mi­liar y con mu­cha se­gu­ri­dad. La po­li­cía, om­ni­pre­sen­te en to­do el país y con ten­tácu­los fue­ra de él, des­ar­ti­cu­ló por lo me­nos dos

complots pa­ra ase­si­nar­le, que au­men­ta­ron más aún, si ca­bía, sus te­mo­res.

De Hox­ha al “hox­his­mo”

Ha­bía na­ci­do en 1908 en la pe­que­ña ciu­dad de Gji­ro­kas­tra, en­ton­ces to­da­vía par­te del Im­pe­rio oto­mano, don­de su pa­dre era un co­mer­cian­te de te­las. No per­te­ne­cía a una fa­mi­lia ri­ca, pe­ro sí prós­pe­ra y aco­mo­da­da pa­ra la épo­ca. En­ver fue un buen es­tu­dian­te. Con­si­guió una pe­que­ña be­ca que le per­mi­tió ir a es­tu­diar a Fran­cia, pri­me­ro a la Uni­ver­si­dad de Mont­pe­llier, don­de du­ran­te un tiem­po cur­só Cien­cias Na­tu­ra­les, y lue­go a Pa­rís, don­de em­pe­zó Fi­lo­so­fía y don­de en­se­gui­da to­mó con­tac­to con or­ga­ni­za­cio­nes mar­xis­tas. En 1936 se afi­lió al Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés y co­men­zó a par­ti­ci­par en sus ini­cia­ti­vas re­vo­lu­cio­na­rias. Eran años de mu­cha ten­sión po­lí­ti­ca. Al­gu­nos his­to­ria­do­res ase­gu­ran que por aque­llos me­ses for­mó par­te de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les en la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, pe­ro no hay da­tos precisos que lo con­fir­men. Pro­ba­ble­men­te pa­só por el fren­te re­pu­bli­cano en al­gu­na vi­si­ta, pe­ro no co­mo com­ba­tien­te, sal­vo que lo hi­cie­ra con otra iden­ti­dad. De re­gre­so en Al­ba­nia, tra­ba­jó al­gún tiem­po de pro­fe­sor, y en 1941 fun­dó el Par­ti­do del Tra­ba­jo (PPSH). Lo ha­cía en un país en el que el mar­xis­mo es­ta­ba des­or­ga­ni­za­do, y pron­to, da­do su ba­ga­je, se abrió un hue­co en la es­ce­na po­lí­ti­ca. En­se­gui­da li­de­ró el ejér­ci­to re­vo­lu­cio­na­rio que com­ba­tió con­tra los ita­lia­nos du­ran­te la ocu­pa­ción de Al­ba­nia y jun­to a los par­ti­sa­nos bal­cá­ni­cos que de­rro­ta­ron a los ale­ma­nes en la ve­ci­na Yu­gos­la­via. Ya no aban­do­na­ría ni el li­de­raz­go ni el po­der.

En 1944 abo­lió la mo­nar­quía de Zog I –que tu­vo que exi­liar­se en Fran­cia–, pro­cla­mó la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar y se con­vir­tió su­ce­si­va­men­te en pri­mer mi­nis­tro y pre­si­den­te, ade­más de man­te­ner el con­trol de to­das las ins­ti­tu­cio­nes des­de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral

SE PROHI­BIE­RON LAS PRÁC­TI­CAS RE­LI­GIO­SAS, SE CONTROLARON LOS MA­TRI­MO­NIOS Y SE DI­RI­GIÓ LA EDU­CA­CIÓN

del PPSH, el par­ti­do úni­co: to­dos los de­más ha­bían si­do prohi­bi­dos y eran per­se­gui­dos. Igual que la ma­yor par­te de sus com­pa­trio­tas, En­ver Hox­ha era de ori­gen mu­sul­mán, pe­ro una de sus pri­me­ras me­di­das fue ve­dar las prác­ti­cas re­li­gio­sas. Cuan­do un ca­tó­li­co era sor­pren­di­do por al­gún so­plón de la Si­gu­ri­mi, la po­li­cía po­lí­ti­ca, san­ti­guán­do­se al pa­sar jun­to a una igle­sia, era en­car­ce­la­do y tor­tu­ra­do. Se prohi­bió la co­mi­da ha­lal, que los hom­bres se de­ja­sen bar­ba y lle­var me­da­llas o sím­bo­los de cual­quier creen­cia. Mi­lla­res de tem­plos, mez­qui­tas, si­na­go­gas, igle­sias (ca­tó­li­cas y or­to­do­xas) y mo­nas­te­rios fue­ron de­rri­ba­dos. Los pea­to­nes cam­bia­ban de ace­ra pa­ra no des­per­tar sos­pe­chas cuan­do pa­sa­ban an­te las que aún se man­te­nían en pie. Tan­to en la vi­da pú­bli­ca co­mo en la en­se­ñan­za, el Es­ta­do pro­mo­vía el ateís­mo. La Cons­ti­tu­ción, crea­da a la me­di­da de lo que da­ría en lla­mar­se el “hox­his­mo”, así lo dis­po­nía en uno de sus ar­tícu­los: “El Es­ta­do no re­co­no­ce re­li­gión al­gu­na y se en­car­ga­rá de fo­men­tar el ateís­mo”. No era, por su­pues­to, la úni­ca in­tro­mi­sión en la pri­va­ci­dad de las per­so­nas. Con­tro­la­ba tam­bién los ca­sa­mien­tos. “El ma­tri­mo­nio y la fa­mi­lia es­ta­rán ba­jo el cui­da­do y pro­tec­ción del Es­ta­do”. Pa­ra ello, em­pe­za­ba por obli­gar a las fa­mi­lias a vi­vir en la ca­sa que se les asig­na­ba, me­jor o peor acon­di­cio­na­da, de­pen­dien­do de su con­duc­ta po­lí­ti­ca. La im­po­si­ción de los prin­ci­pios mar­xis­tas era abru­ma­do­ra ya des­de la es­cue­la pri­ma­ria. “El Es­ta­do lle­va­rá a ca­bo una am­plia ac­ti­vi­dad cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca pa­ra la edu­ca­ción co­mu­nis­ta”. En otros paí­ses co­mu­nis­tas, la or­to­do­xia al­ba­na era ad­mi­ra­da y se in­ten­ta­ba imi­tar­la. Hox­ha, ade­más, es­ta­ba dan­do prue­bas cons­tan­tes

de vi­gi­lan­cia an­te cual­quier des­via­cio­nis­mo, re­cu­rrien­do a to­dos los mé­to­dos pa­ra im­pe­dir­lo y cas­ti­gar­lo. Él lo ar­gu­men­ta­ba: “Hay que gol­pear a los enemi­gos, no so­lo con pa­la­bras; tam­bién, si hi­cie­ra fal­ta, con una ba­la en la ca­be­za”. Y va­ya si lo hi­zo. Fue­ron mu­chos los al­ba­ne­ses que, a lo lar­go de cua­tro dé­ca­das, pa­ga­ron con la vi­da o la li­ber­tad cual­quier dis­cre­pan­cia, sos­pe­cha o de­nun­cia de ha­ber­se apar­ta­do de la doc­tri­na ofi­cial.

Enemi­gos ba­jo las pie­dras

En los pri­me­ros tiem­pos, la po­lí­ti­ca de Hox­ha se fun­da­men­ta­ba en dos mo­de­los: el del pre­si­den­te Ti­to en Yu­gos­la­via y, por en­ci­ma de to­do, el de Sta­lin en la Unión So­vié­ti­ca. El al­ba­nés im­plan­tó en el país la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da y cen­tra­li­za­da es­ta­li­nis­ta en 1946, con el au­to­abas­te­ci­mien­to que ca­rac­te­ri­za­ría a su ré­gi­men co­mo ob­je­ti­vo. Por lo que res­pec­ta a Ti­to, to­do em­pe­zó a cam­biar en 1948, cuan­do es­te fue condenado en el Ko­min­form por trai­ción y rom­pió sus víncu­los con la Unión So­vié­ti­ca. Hox­ha re­afir­mó su fi­de­li­dad a la or­to­do­xia mar­xis­ta-le­ni­nis­ta trun­can­do las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas y di­plo­má­ti­cas con la ve­ci­na Yu­gos­la­via. La pre­via her­man­dad co­mu­nis­ta con Ti­to se con­vir­tió en ver­da­de­ra hos­ti­li­dad. Hox­ha siem­pre hi­zo cau­sa co­mún con Sta­lin, al que pro­fe­só fe ab­so­lu­ta has­ta su muer­te y al que re­ve­ren­ció e imi­tó en su cruel­dad has­ta el fi­nal. Era el co­mu­nis­ta in­fa­li­ble, el go­ber­nan­te in­ta­cha­ble, el mar­xis­ta-le­ni­nis­ta per­fec­to. Y la con­si­de­ra­ción era re­cí­pro­ca. Pa­ra Mos­cú, Hox­ha cons­ti­tuía el ejem­plo fue­ra del ám­bi­to de la URSS, el por­ta­dor de las esen­cias fren­te a des­via­cio­nis­tas co­mo Ti­to u otros lí­de­res que em­pe­za­ban a des­pun­tar con ideas co­mo las que lue­go de­ri­va­ron ha­cia el eu­ro­co­mu­nis­mo. Pa­ra la pro­pa­gan­da ofi­cial y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, el pre­si­den­te yu­gos­la­vo era un in­fil­tra­do del ca­pi­ta­lis­mo, el peor re­vi­sio­nis­ta. Cuan­do mu­rió Sta­lin, Ni­ki­ta Jrus­chov apro­ve­chó el XX Con­gre­so del PCUS en 1956 pa­ra lan­zar las pri­me­ras crí­ti­cas y acu­sa­cio­nes al ré­gi­men opre­sor de su an­te­ce­sor. Y Hox­ha se con­vir­tió en el prin­ci­pal y ca­si úni­co de­fen­sor de su me­mo­ria. Des­de ese mo­men­to devino un dis­cre­pan­te per­ma­nen­te de la po­lí­ti­ca so­vié­ti­ca. Su es­ca­sa pa­cien­cia se col­mó an­te las ne­go­cia­cio­nes en­tre Jrus­chov y Ken­nedy pa­ra po­ner fin a la cri­sis de los mi­si­les en Cu­ba, y en 1966 aban­do­nó el Pac­to de Var­so­via, rom­pien­do con la Unión So­vié­ti­ca y los paí­ses sa­té­li­tes. En re­pre­sa­lia, se vol­vió ha­cia Chi­na, que tam­bién te­nía sus ro­ces con Mos­cú. Hox­ha vi­si­tó Pe­kín y se en­tre­vis­tó con Mao, quien re­ci­bió su ofer­ta de amis­tad fra­ter­nal con los bra­zos abier­tos.

El idi­lio con Chi­na tam­bién du­ró po­co. La vi­si­ta de Ri­chard Ni­xon a Pe­kín en 1972 y el des­hie­lo que pro­pi­cia­ría el es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos eno­ja­ron igual­men­te a Hox­ha. Acu­só a Mao de no ser co­mu­nis­ta y li­qui­dó los la­zos con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino. Con la quie­bra del úl­ti­mo es­la­bón que man­te­nía con el res­to de paí­ses co­mu­nis­tas, su ré­gi­men, que con­si­de­ra­ba el úni­co

au­tén­ti­ca­men­te mar­xis­ta-le­ni­nis­ta, ca­yó en el ais­la­mien­to más ab­so­lu­to. Con él, Al­ba­nia en­tra­ría en una eta­pa de au­tar­quía to­tal, de em­po­bre­ci­mien­to ga­lo­pan­te y do­mi­na­da por una ver­da­de­ra pa­ra­noia, ofi­cial pe­ro con­ta­gio­sa, con un úni­co fin: pre­pa­rar la au­to­de­fen­sa. Ade­más de cons­truir un bún­ker por ca­da cua­tro ha­bi­tan­tes y ca­da seis ki­ló­me­tros cua­dra­dos, se for­ti­fi­ca­ron las fron­te­ras y se co­lo­ca­ron ba­rri­ca­das en mu­chos pun­tos del te­rri­to­rio. En cam­bio, pa­ra evi­tar dar fa­ci­li­da­des a los in­va­so­res po­ten­cia­les, ape­nas se tra­za­ron nue­vas ca­rre­te­ras ni se hi­cie­ron obras de con­ser­va­ción en otras. Hox­ha te­mía una ocu­pa­ción yu­gos­la­va, una in­va­sión so­vié­ti­ca si­mi­lar a la de Che­cos­lo­va­quia en 1968, un ata­que de la OTAN y, por su­pues­to, una cons­pi­ra­ción in­te­rior, cu­ya po­si­bi­li­dad le man­tu­vo en vi­lo du­ran­te su lar­go man­da­to. Sin em­bar­go, sus es­fuer­zos por man­te­ner Al­ba­nia ais­la­da del res­to del mun­do no im­pe­dían que in­ten­ta­se in­ter­fe­rir en la si­tua­ción de otros paí­ses. Co­mo Es­pa­ña, apo­yan­do con me­dios y asi­lo a com­ba­tien­tes con­tra el ré­gi­men de Fran­co. O co­mo la Fe­de­ra­ción Yu­gos­la­va, a la que es­pe­ra­ba des­es­ta­bi­li­zar es­ti­mu­lan­do a los ko­so­va­res a in­de­pen­di­zar­se de Ser­bia. Su prin­ci­pal pre­ten­sión

EN LOS SE­TEN­TA HI­ZO CONS­TRUIR UN BÚN­KER POR CA­DA CUA­TRO HA­BI­TAN­TES Y CA­DA SEIS KI­LÓ­ME­TROS CUA­DRA­DOS

era con­ver­tir Al­ba­nia en el cen­tro del Es­ta­do Co­mu­nis­ta Mun­dial. Mu­chos crí­ti­cos, in­clui­dos di­ri­gen­tes y pen­sa­do­res mar­xis­tas, con­si­de­ra­ban que su po­lí­ti­ca de­bi­li­ta­ba al mo­vi­mien­to co­mu­nis­ta.

Pur­ga de his­tó­ri­cos

To­dos es­tos al­ti­ba­jos en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les desem­bo­ca­ban en de­pu­ra­cio­nes den­tro del par­ti­do y del go­bierno. Los ca­sos que no se sal­da­ban con eje­cu­cio­nes por trai­ción o di­si­den­cia se se­lla­ban con pe­nas de cárcel y vi­das con­de­na­das a la in­di­gen­cia: ni los caí­dos en des­gra­cia ni sus fa­mi­lia­res con­se­gui­rían em­pleo en un sis­te­ma que alar­dea­ba de igua­li­ta­rio, pe­se a que nun­ca des­apa­re­cie­ron las cla­ses es­tra­ti­fi­ca­das en­tre la éli­te po­lí­ti­ca y los ciu­da­da­nos de a pie. Hox­ha y sus per­so­nas de con­fian­za se alo­ja­ban en Bllo­ku, una cén­tri­ca área de Ti­ra­na ce­rra­da al trá­fi­co y con fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad. Él vi­vía con su mu­jer, Nexh­mi­je, y sus hi­jos, Ilir y Pran­ve­ra, en un cha­lé de dos pi­sos con jar­dín co­no­ci­do co­mo “la Ca­sa de las Ho­jas”. En la ac­tua­li­dad, tras años des­ha­bi­ta­do y de­te­rio­ra­do, aco­ge un mu­seo so­bre la ac­ti­vi­dad de la Si­gu­ri­mi. Ello en un ba­rrio cu­yo re­la­ja­do am­bien­te me­jor re­fle­ja el cam­bio que se pro­du­jo tras la des­apa­ri­ción de la dic­ta­du­ra. En las fo­to­gra­fías, Hox­ha apa­re­ce siem­pre son­rien­te, aun­que in­clu­so en la fa­mi­lia se le te­mía. En­tre sus re­pre­sa­lia­dos apa­re­ce el nom­bre de su cu­ña­do Bah­ri Oma­ri, ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, condenado a la pe­na de muer­te, co­mo tan­tos otros. La le­yen­da en Ti­ra­na es que a ve­ces en pú­bli­co Hox­ha era su­plan­ta­do por un do­ble, por si se pro­du­cía un aten­ta­do. No exis­ten da­tos precisos del nú­me­ro de víc­ti­mas que de­jó de­trás el ré­gi­men. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes ci­fran el nú­me­ro de eje­cu­cio­nes ofi­cia­les en 5.000 –sin in­cluir suicidios pro­vo­ca­dos o in­du­ci­dos–, ade­más de 12.000 en­car­ce­la­dos y al­re­de­dor de 21.000 de­por­ta­dos a cam­pos de tra­ba­jo. La po­li­cía po­lí­ti­ca era im­pla­ca­ble, y el en-

tra­ma­do de co­la­bo­ra­do­res y de­la­to­res con que con­ta­ba se ex­ten­día por to­do el país. En­tre las múl­ti­ples eje­cu­cio­nes lle­va­das a ca­bo co­bró es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción la de Koçi Xo­xe, lí­der re­vo­lu­cio­na­rio, co­la­bo­ra­dor y ami­go ín­ti­mo de Hox­ha des­de los pri­me­ros tiem­pos. Ha­bía si­do una de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das de la dic­ta­du­ra, has­ta que ca­yó en des­gra­cia. Xo­xe fue pur­ga­do ba­jo la acu­sa­ción de ser un de­fen­sor de la uni­dad bal­cá­ni­ca, y ase­si­na­do de in­me­dia­to. Otro ca­so no­ta­ble fue el de Be­qir Ba­llu­ku, otro fun­da­dor del par­ti­do, miem­bro del Po­lit­bu­ró y mi­nis­tro de De­fen­sa. Fue eje­cu­ta­do en 1974 ba­jo la acu­sa­ción de ser un agen­te al ser­vi­cio de Chi­na. Meh­met Shehu, ex­bri­ga­dis­ta y co­mu­nis­ta his­tó­ri­co, ex­je­fe de la Si­gu­ri­mi y du­ran­te un tiem­po pre­si­den­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros, fue de­pu­ra­do en 1981. Tras acu­sa­cio­nes de es­piar a la vez pa­ra el KGB, Yu­gos­la­via y Chi­na, mu­rió ase­si­na­do en su do­mi­ci­lio. La lis­ta de nom­bres sig­ni­fi­ca­ti­vos víc­ti­mas del pro­pio ré­gi­men es in­ter­mi­na­ble. Al­gu­nos tu­vie­ron más suer­te y fue­ron en­via­dos a cam­pos de tra­ba­jo o de re­edu­ca­ción en con­di­ción de enemi­gos del pue­blo: Sej­fu­lla Ma­lës­ho­va, mi­nis­tro de Cul­tu­ra y Pro­pa­gan­da, fue de­pu­ra­do en 1946; Abe­din Shehu, mi­nis­tro de In­dus­tria, en 1950; Nia­zi Is­la­mi, vi­ce­mi­nis­tro de Co­mu­ni­ca­cio­nes,

DO­CU­MEN­TOS Y TES­TI­MO­NIOS RE­VE­LAN QUE, DE CA­DA TRES AL­BA­NE­SES, UNO VI­VÍA IN­VES­TI­GA­DO Y VI­GI­LA­DO

en ese mis­mo año; Tuk Ja­ko­va, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro, a me­dia­dos de la dé­ca­da... Do­cu­men­tos po­li­cia­les y tes­ti­mo­nios pos­te­rio­res re­ve­lan que, de ca­da tres al­ba­ne­ses, uno vi­vía in­ves­ti­ga­do y vi­gi­la­do per­ma­nen­te­men­te. En los pri­me­ros tiem­pos del ré­gi­men, la per­se­cu­ción se cer­nía so­bre los co­la­bo­ra­cio­nis­tas del fas­cis­mo ita­liano y los mo­nár­qui­cos que no ha­bían con­se­gui­do huir, pe­ro en­se­gui­da se am­plió a to­dos aque­llos que no mos­tra­ban es­pe­cial en­tu­sias­mo co­mu­nis­ta. Nun­ca en los tiem­pos mo­der­nos un país su­frió un ais­la­mien­to tan drás­ti­co. La au­sen­cia de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les –en la prác­ti­ca, so­lo se man­te­nían con al­gún país afri­cano re­cién in­de­pen­di­za­do–, uni­da al mie­do per­ma­nen­te a ser in­va­di­dos o a que el pue­blo se con­ta­mi­na­se con las co­rrien­tes mo­der­nis­tas ex­tran­je­ras, lle­vó a En­ver Hox­ha a ce­rrar tam­bién las fron­te­ras a cual­quier in­fluen­cia cul­tu­ral fo­rá­nea y a los in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos. El di­rec­tor ge­ne­ral de la te­le­vi­sión, hom­bre de pro­ba­da ad­he­sión al sis­te­ma, fue des­ti­tui­do de ma­ne­ra ful­mi­nan­te cuan­do, en un des­cui­do, apa­re­ció en pan­ta­lla una ac­tua­ción mu­si­cal de van­guar­dia. To­da la pro­pie­dad es­ta­ba na­cio­na­li­za­da. Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas y cons­truc­ti­vas del ré­gi­men aca­ba­ron con los re­cur­sos y con las prin­ci­pa­les fuen­tes de pro­duc­ción. La im­po­si­bi­li­dad de im­por­tar ma­qui­na­ria y re­pues­tos fue de­bi­li­tan­do la in­dus­tria. El go­bierno asis­tía pa­si­vo a la au­tar­quía del país más po­bre de Eu­ro­pa, que so­lo po­dría man­te­ner­se con la am­plia­ción de una agri-

cul­tu­ra primitiva y la li­mi­ta­da ga­na­de­ría que el te­rreno per­mi­tía. Pe­se a los ki­ló­me­tros de cos­ta y pla­yas, ni el tu­ris­mo ni la pes­ca se ha­bían desa­rro­lla­do, por el te­mor de Hox­ha a que el Me­di­te­rrá­neo des­cu­brie­ra nue­vos ho­ri­zon­tes a la gen­te. La po­bre­za, que siem­pre ha­bía azo­ta­do a Al­ba­nia, au­men­ta­ba por mo­men­tos. La au­sen­cia de pers­pec­ti­vas pa­ra la po­bla­ción tro­pe­za­ba con el her­me­tis­mo de las fron­te­ras pa­ra po­der emi­grar. So­la­men­te la edu­ca­ción con­ser­vó du­ran­te to­dos esos años de hie­rro un ni­vel acep­ta­ble. Mien­tras tan­to, la ob­se­sión por la de­fen­sa del te­rri­to­rio obli­ga­ba a to­dos los al­ba­ne­ses y al­ba­ne­sas de me­nos de se­ten­ta años –ado­les­cen­tes in­clui­dos– a se­guir cur­sos de apren­di­za­je en el ma­ne­jo de unas ar­mas ar­te­sa­na­les o ca­da vez más ob­so­le­tas. En un país de 28.700 km2 y po­co más de tres mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, las Fuer­zas Ar­ma­das con­ta­ban con más de 100.000 efec­ti­vos y 700.000 re­ser­vis­tas. En­fer­mo de dia­be­tes, pe­ro aún fir­me en sus prin­ci­pios, en 1981 Hox­ha trans­fi­rió la je­fa­tu­ra del go­bierno a su del­fín, Ra­miz Alia, pe­ro no el po­der: des­de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta con­ti­nuó con­tro­lan­do la vi­da po­lí­ti­ca has­ta en los más mí­ni­mos de­ta­lles, y sin ba­jar la guar­dia en la du­re­za con que sus­ten­ta­ba la or­to­do­xia del sis­te­ma. Mu­rió de una is­que­mia ce­re­bral el 11 de abril de 1985. Fue en­te­rra­do con to­dos los ho­no­res en el ce­men­te­rio de los Már­ti­res y pos­te­rior­men­te, en 1992, tras­la­da­do a un dis­cre­to pan­teón en el de Sha­rra. Po­co des­pués de su muer­te, el go­bierno de Alia, que ha­bía pro­me­ti­do ser fiel cum­pli­dor del le­ga­do hox­his­ta, pro­mo­vió la erec­ción en el cen­tro de Ti­ra­na de una pi­rá­mi­de gi­gan­tes­ca que per­pe­tua­se el re­cuer­do del dic­ta­dor.

La cons­truc­ción, en la que se in­vir­tió una su­ma equi­va­len­te a tres mi­llo­nes de dó­la­res de la épo­ca, fue co­di­ri­gi­da por la hi­ja de Hox­ha, Pran­ve­ra, ar­qui­tec­ta. Alia arras­tró el ré­gi­men co­mu­nis­ta al­gu­nos años más fren­te a fre­cuen­tes y gra­ves pro­tes­tas. La or­to­do­xia es­ta­li­nis­ta he­re­da­da tar­dó po­co en ce­der, pri­me­ro a la eco­no­mía pri­va­da y lue­go a la de­mo­cra­cia. En 1991, cuan­do los al­ba­ne­ses re­cu­pe­ra­ron la li­ber­tad, es­ta­lló en las calles el odio acu­mu­la­do con­tra Hox­ha. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue de­rri­bar su es­ta­tua en la pla­za Skan­der­beg. Alia ga­nó las pri­me­ras elec­cio­nes li­bres, pe­ro la reac­ción po­pu­lar le obli­gó a di­mi­tir unos me­ses des­pués. La fa­raó­ni­ca y hor­te­ra pi­rá­mi­de de Ti­ra­na no lle­gó a tiem­po de al­ber­gar el mu­seo del dic­ta­dor. Los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos que se han su­ce­di­do no han sa­bi­do qué ha­cer con ella. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ape­nas sir­vió pa­ra con­cen­trar du­ran­te unos días las en­tu­sias­tas mues­tras de bien­ve­ni­da que los al­ba­ne­ses rin­die­ron años des­pués, en 2007, al pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Geor­ge W. Bush en su vi­si­ta al país. Has­ta hoy, aban­do­na­da, rui­no­sa y sin re­cur­sos pa­ra man­te­ner­la,

EL SU­CE­SOR, RA­MIZ ALIA, ARRAS­TRÓ EL RÉ­GI­MEN CO­MU­NIS­TA AL­GU­NOS AÑOS MÁS FREN­TE A GRA­VES PRO­TES­TAS

ha si­do el me­jor re­fle­jo del ol­vi­do de aquel ré­gi­men y de la du­ra po­bre­za que de­jó co­mo le­ga­do a su pue­blo. En ma­yo de es­te año se anun­cia­ba la in­ten­ción de re­con­ver­tir la pi­rá­mi­de en un cen­tro de for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca. Se­ría un gran uso de­mo­crá­ti­co pa­ra un mo­nu­men­to con­ce­bi­do a ma­yor glo­ria de un dés­po­ta.

BÚN­KER cons­trui­do en Al­ba­nia du­ran­te la Gue­rra Fría. En la pág. an­te­rior, dis­cur­so de Hox­ha en 1945.

NI­KI­TA JRUS­CHOV (a la izq­da.) y En­ver Hox­ha fir­man una de­cla­ra­ción con­jun­ta en 1961.

HOX­HA con Yao Wen­yuan, je­fe de la de­le­ga­ción de la Guar­dia Ro­ja, du­ran­te la vi­si­ta de es­te a Al­ba­nia en 1967.

MU­JE­RES aran­do en Al­ba­nia, 1991. A la izq­da., “la Ca­sa de las Ho­jas”, an­ti­gua re­si­den­cia de Hox­ha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.