Éva­ris­te Ga­lois

Éva­ris­te Ga­lois fue ma­te­má­ti­co y re­bel­de. El Rim­baud del ál­ge­bra que re­vo­lu­cio­nó el si­glo Su vi­da fue bri­llan­te y su muer­te, pre­ma­tu­ra, co­mo la de una ma­lo­gra­da es­tre­lla del rock. Sus teo­rías ha­rían des­pe­gar las ma­te­má­ti­cas avan­za­das.

Historia y Vida - - SUMARIO - I. Se­gu­ra­do, his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta.

Co­mo una es­tre­lla del rock, vi­vió de­pri­sa y mu­rió jo­ven. An­tes de ser aba­ti­do en un due­lo, es­cri­bió con­tra­rre­loj la teo­ría que iba a cam­biar pa­ra siem­pre la his­to­ria de las ma­te­má­ti­cas.

xix.

El de­side­rá­tum “Vi­ve rá­pi­do, mue­re jo­ven y de­ja un bo­ni­to ca­dá­ver” no fue un re­qui­si­to in­ven­ta­do por la cul­tu­ra de ma­sas pa­ra po­der in­gre­sar en el pan­teón de los in­mor­ta­les. El arquetipo del ge­nio re­bel­de, in­com­pren­di­do por sus coe­tá­neos y ben­de­ci­do por los dio­ses con una cua­li­dad pre­coz y ex­cep­cio­nal es tan an­ti­guo co­mo la mo­der­ni­dad. Fue el Ro­man­ti­cis­mo del si­glo xix, con su des­me­di­do cóc­tel de tra­ge­dia y ju­ven­tud, el que la­bró es­ta vi­sión que ha lle­ga­do ca­si in­ma­cu­la­da has­ta hoy. Des­de John Keats a Kurt Co­bain, ser un ar­tis­ta y fa­lle­cer an­tes de los trein­ta otor­ga ca­si to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ga­nar la tóm­bo­la de la pos­te­ri­dad. Pe­ro es­ta fór­mu­la tan ex­pri­mi­da de ju­ven­tud, crea­ti­vi­dad y re­bel­día ocul­ta con fre­cuen­cia do­sis ele­va­das de mio­pía cul­tu­ral. Cues­ta en­con­trar en la mi­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea bio­gra­fías que cum­plan con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas... y que no per­te­nez­can al cam­po del ci­ne, la mú­si­ca o la li­te­ra­tu­ra. ¿Exis­ten? Por su­pues­to. Éva­ris­te Ga­lois, ge­nio de­ci­mo­nó­ni­co de las ma­te­má­ti­cas y arie­te de la re­vo­lu­ción, es un ejem­plo. Re­me­mo­rar su cor­ta exis­ten­cia y su in­flu­yen­te obra con­tri­bu­ye a en­san­char los ho­ri­zon­tes de una ti­po­lo­gía his­tó­ri­ca men­gua­da por el cli­ché: la del jo­ven trá­gi­ca­men­te su­per­do­ta­do que aca­ba por con­ver­tir su vi­da mis­ma en una obra de ar­te. Ga­lois na­ció en Fran­cia en 1811 y mu­rió ape­nas 20 años más tar­de, tras un os­cu­ro due­lo que ha si­do más ve­ces evo­ca­do des­de la le­yen­da que des­de la ver­dad. Dos dé­ca­das que se ajus­tan co­mo un guan­te a la de­fi­ni­ción que da el his­to­ria­dor Fra­nçois Fu­ret del pro­to­ti­po ro­mán­ti­co: “Al­guien a quien no le aban­do­na la idea de la muer­te, ma­triz de una ob­se­sión de la fa­ta­li­dad”. Por­que Éva­ris­te, efec­ti­va­men­te, presintió su muer­te un día an­tes de que su­ce­die­ra y la consignó en va­rias car­tas es­cri­tas con­tra­rre­loj. Una de esas mi­si­vas, ade­más, con­te­nía la for­mu­la­ción ma­te­má­ti­ca que cam­bia­ría la his­to­ria del ál­ge­bra. Pe­ro eso es ade­lan­tar de­ma­sia­do, y la vi­da –co­mo las ma­te­má­ti­cas– re­quie­re ser ex­pli­ca­da pa­so a pa­so.

El ge­nio en for­ma­ción

Ga­lois na­ció en una so­cie­dad di­vi­di­da en­tre lo an­ti­guo y lo mo­derno: la Fran­cia pos­na­po­leó­ni­ca. Un pe­río­do agi­ta­do y vio­len­to, de con­ti­nuas cri­sis eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas, en el que las fuer­zas de la reac­ción (el An­cien Ré­gi­me aris­to­crá­ti­co) y las del pro­gre­so (la Ilustración bur­gue­sa)

pug­na­ban por im­po­ner su vi­sión del mun­do. En me­dio de ellas, una con­si­de­ra­ble y anó­ni­ma ma­sa de des­con­ten­tos, in­fra­rre­pre­sen­ta­dos sin par­ti­do ni amo, que re­gu­lar­men­te se al­za­ban con­tra el Es­ta­do pa­ra re­cla­mar de­re­chos, li­ber­ta­des o, sen­ci­lla­men­te, me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da. En es­te con­tex­to, Ga­lois fue edu­ca­do con es­me­ro. Hi­jo de una fa­mi­lia de la pe­que­ña bur­gue­sía –due­ña de un co­le­gio lai­co y bien re­la­cio­na­da po­lí­ti­ca­men­te–, el fu­tu­ro ma­te­má­ti­co fue ins­trui­do por su ma­dre has­ta los 12 años. A esa edad in­gre­só en el li­ceo Louis-le-grand de Pa­rís, el más pres­ti­gio­so del país, don­de tam­bién ha­bía es­tu­dia­do Ro­bes­pie­rre, pro­ta­go­nis­ta in­sig­ne de la Re­vo­lu­ción de 1789 y pa­sa­do por la gui­llo­ti­na trein­ta años an­tes. El idi­lio de Ga­lois con las ma­te­má­ti­cas fue pre­coz, pe­ro no ins­tan­tá­neo. Tar­dó en lle­gar lo que tar­dó él en re­pe­tir cur­so, co­no­cer a un nue­vo pro­fe­sor y leer un nue­vo li­bro. El maes­tro se lla­ma­ba Hip­poly­te-jean Ver­nier, y, a di­fe­ren­cia de otros tu­to­res, con­fia­ba en él, a pe­sar de ser un alumno he­te­ro­do­xo y al­bo­ro­ta­dor. El li­bro se ti­tu­la­ba Ele­men­tos de geo­me­tría, y ha­bía si­do es­cri­to por uno de los ma­te­má­ti­cos fran­ce­ses más emi­nen­tes, Adrien-ma­rie Le­gen­dre. Pu­bli­ca­do en 1794, su lec­tu­ra in­flu­yó tan­to a Ga­lois que sus lec­cio­nes le acom­pa­ña­rían to­da su vi­da. Des­de aquel mo­men­to, el in­cla­si­fi­ca­ble es­tu­dian­te se iba con­ver­tir, en pa­la­bras de Fer­nan­do Cor­ba­lán, au­tor de la úni­ca bio­gra­fía pu­bli­ca­da en Es­pa­ña so­bre Ga­lois, en “un jo­ven to­ca­do por un rap­to ma­te­má­ti­co”. Un rap­to. Una un­ción. Las ma­te­má­ti­cas co­mo una pa­sión por en­ci­ma de las con­tin­gen­cias. Con ra­zón se sue­le com­pa­rar el talento in­na­to de Ga­lois con el de Rim­baud, y no tan­to con el de otros es­plén­di­dos ma­te­má­ti­cos coe­tá­neos (Abel, Gauss, Cauchy): uno tras­cen­dió su dis­ci­pli­na con poe­mas; el otro, con ecua­cio­nes.

Con­tra la aca­de­mia y el rey

A fi­na­les de la dé­ca­da de 1820, la na­ción fran­ce­sa era to­da­vía, pe­se al tras­pié de la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca, el fa­ro po­lí­ti­co e in­te­lec­tual de Eu­ro­pa (In­gla­te­rra era el eco­nó­mi­co). Lo es­cri­bía el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Eric Hobs­bawm en su clá­si­co La era de la re­vo­lu­ción. Por un la­do es­ta­ba la “su­pre­ma­cía de la cien­cia fran­ce­sa”, y por otro, su ca­rác­ter de ejem­plo, de “es­tí­mu­lo” pa­ra ani­qui­lar los res­tos del An­ti­guo Ré­gi­men. La idea re­vo­lu­cio­na­ria re­co­rre el si­glo xix en una suer­te de efec­to mi­mé­ti­co –Gre­cia, Es­pa­ña, Ná­po­les–, con es­ta­lli­dos en for­ma de dien­tes de sierra, en que los acon­te­ci­mien­tos se ace­le­ran: uno en 1830, otro en 1848; la Co­mu­na de Pa­rís de 1870 ce­rra­ría el ci­clo re­vo­lu­cio­na­rio. Re­sul­ta­do de aque­lla su­pre­ma­cía cul­tu­ral fran­ce­sa fue la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca, fun­da­da en Pa­rís el mis­mo año de la muer­te de Ro­bes­pie­rre y Dan­ton, 1794. La ins­ti­tu­ción era uno de los lo­gros de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, y su pres­ti­gio cien­tí­fi­co es­ta­ba in­clu­so por en­ci­ma de su me­re­ci­da fa­ma co­mo nú­cleo del ja­co­bi­nis­mo y el li­be­ra­lis­mo. Las men­tes más bri­llan­tes del país que­rían es­tu­diar allí, pe­ro el ac­ce­so no era sen­ci­llo. Ga­lois lo in­ten­tó dos ve­ces, y fra­ca­só en am­bas. En el se­gun­do de los in­ten­tos, la in­com­pren­sión de sus exa­mi­na­do­res, in­ca­pa­ces de sa­lir­se del guion y pre­miar su fér­til men­te ma­te­má­ti­ca, lle­vó a Ga­lois al pa­ro­xis­mo. Se­gún Cor­ba­lán, has­ta el pun­to de lan­zar el bo­rra­dor a la ca­be­za de uno de ellos (un ex­tre­mo del que du­da Leo­pold In­feld, fí­si­co po­la­co co­la­bo­ra­dor de Eins­tein y au­tor en 1948 de una reivin­di­ca­ti­va sem­blan­za de Ga­lois). Ce­rra­da la puer­ta de la aca­de­mia –al me­nos, de la más ma­jes­tuo­sa de to­das–, Ga­lois no se dio por ven­ci­do. En 1830 fue ad­mi­ti­do en la Es­cue­la Pre­pa­ra­to­ria, fu­tu­ra Es­cue­la Nor­mal. Un cen­tro de me­nor pres­ti­gio, di­ri­gi­do por fe­bri­les reac­cio­na­rios, pe­ro gra­cias al cual Ga­lois po­dría ase­gu­rar­se un fu­tu­ro y pro­fun­di­zar a la vez en su vo­ca­ción ma­te­má­ti­ca. Te­nía en­ton­ces 19 años y, pe­se a que acu­mu­la­ba más de un des­plan­te –la Aca­de­mia de las Cien­cias, a la que ha­bía pre­sen­ta­do una me­mo­ria de in­ves­ti­ga­ción, le ig­no­ra­ba–, tam­bién ha­bía co­se­cha­do éxi­tos

ÉVA­RIS­TE PRESINTIÓ SU MUER­TE UN DÍA AN­TES DE QUE SU­CE­DIE­RA Y LA CONSIGNÓ EN VA­RIAS CAR­TAS

im­pro­pios de su edad: en 1829 se pu­bli­có, en la re­vis­ta Ana­les de las Ma­te­má­ti­cas, su pri­me­ra gran in­ves­ti­ga­ción.

Se pue­de dis­tin­guir en es­ta pug­na de Ga­lois con el es­ta­blish­ment cien­tí­fi­co la fric­ción –se­ña­la­da por Tho­mas Kuhn en La es­truc­tu­ra de las re­vo­lu­cio­nes cien­tí­fi­cas– en­tre la ri­gi­dez de la “cien­cia nor­mal”, afe­rra­da a un pa­ra­dig­ma, y la ano­ma­lía re­vo­lu­cio­na­ria fru­to de una teo­ría que cues­tio­na lo es­ta­ble­ci­do. Vi­tal­men­te, co­mo ve­re­mos, Ga­lois sal­dría per­dien­do. Pe­ro a lar­go pla­zo su cien­cia triun­fa­ría. Las teo­rías de Ga­lois su­pu­sie­ron el “fi­nal del ál­ge­bra clá­si­ca tal y co­mo se en­ten­día”, es­cri­be Cor­ba­lán. “Des­de en­ton­ces se em­pe­zó a pen­sar en es­truc­tu­ras al­ge­brai­cas”. De ahí la im­por­tan­cia de los des­cu­bri­mien­tos de Ga­lois pa­ra el desa­rro­llo, ya en el si­glo xx, de la fe­cun­da teo­ría de gru­pos. La es­tan­cia de Ga­lois en la Es­cue­la Pre­pa­ra­to­ria fue tan efí­me­ra co­mo su afán re­vo­lu­cio­na­rio. En 1830 es­ta­lla­ba de nue­vo la re­vo­lu­ción. Un mo­vi­mien­to po­pu­lar y es­pon­tá­neo, al me­nos en sus ini­cios, que aca­ba­ría au­pan­do al trono al mo­de­ra­do Luis Fe­li­pe de Or­leans. Pa­rís era en­ton­ces una ba­rri­ca­da. Nun­ca –ni an­tes ni des­pués– ha­bría tan­tas. Pe­ro Ga­lois, aun­que par­ti­ci­pa­ba ya de los ce­nácu­los re­vo­lu­cio­na­rios de la So­cie­dad de Ami­gos del Pue­blo y de las ideas de Saint-si­mon, Blan­qui o Ras­pail, asis­tía a los acon­te­ci­mien­tos co­mo un im­pa­cien­te es­pec­ta­dor tras las “re­jas” de su es­cue­la. La pa­si­vi­dad no le du­ra­ría mu­cho. Po­cos me­ses des­pués del es­ta­lli­do ca­lle­je­ro se­ría ex­pul­sa­do del cen­tro por la pu­bli­ca­ción en el pe­rió­di­co La Ga­zet­te de un ar­tícu­lo crí­ti­co con la di­rec­ción. Tras aban­do­nar la Es­cue­la Nor­mal, Ga­lois lo in­ten­tó con cla­ses par­ti­cu­la­res. Ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro. No tar­da­ría en in­gre­sar en la Guar­dia Na­cio­nal, su pri­mer y úl­ti­mo tra­ba­jo. De allí pa­sa­ría di­rec­ta­men­te a la cárcel. La pri­me­ra vez por un brin­dis inopor­tuno

LOS DE­TA­LLES DE LA MUER­TE SON OS­CU­ROS. ¿FUE UNA DISPU­TA POR AMOR O MÁS BIEN UNA ENCERRONA PO­LÍ­TI­CA?

que se vio co­mo una in­ci­ta­ción a aten­tar con­tra el mo­nar­ca. La se­gun­da y de­fi­ni­ti­va, por ves­tir in­co­rrec­ta­men­te el uni­for­me de ar­ti­lle­ro. Es­te úl­ti­mo tro­pe­zón le con­du­jo a pa­sar nue­ve me­ses en pri­sión, de la que so­lo pu­do sa­lir por la epi­de­mia de có­le­ra que ame­na­za­ba la ciu­dad.

Amor y due­lo a pis­to­la

In­gre­sa­do en una ca­sa de re­po­so y ape­nas vi­gi­la­do, se enamo­ra­rá –su gran mo­men­to ro­mán­ti­co– de Stép­ha­nie-fe­li­ce Po­te­rin du Mo­tel, la hi­ja de uno de los doc­to­res. Mien­tras tan­to, no ol­vi­dó las ma­te­má­ti­cas. Si­guió es­cri­bien­do teo­re­mas, lo ha­ría has­ta el úl­ti­mo día, y si­guió tam­bién acu-

mu­lan­do ne­ga­ti­vas: la úl­ti­ma, la de la Aca­de­mia de las Cien­cias, que por fin se pro­nun­ció –pa­ra mal– so­bre su ol­vi­da­da me­mo­ria. Po­co im­por­ta­ba ya, por­que, sin di­ne­ro y he­ri­do de amor, no te­nía lu­gar adon­de ir (es­ta­ba la ca­sa de su ma­dre, pe­ro con ella no qui­so re­gre­sar). El 29 de ma­yo de 1832 es­cri­bió las tres car­tas men­cio­na­das: a los re­pu­bli­ca­nos, a sus ami­gos y a la pos­te­ri­dad (su tes­ta­men­to ma­te­má­ti­co). So­lo le que­da­ba cum­plir con el de­sig­nio de la Re­pú­bli­ca: ne­gar­se a re­ci­bir al cu­ra e ins­cri­bir en el pan­teón de los geó­me­tras su tra­ge­dia.

Más allá de que fue en un due­lo –Ga­lois re­ci­bió un dis­pa­ro de pis­to­la en el ab­do­men des­de unos vein­ti­cin­co me­tros que le hi­rió fa­tal­men­te–, los de­ta­lles de la muer­te de Ga­lois son os­cu­ros. ¿Fue una dispu­ta por amor (la es­qui­va Stép­ha­nie co­mo te­lón de fon­do) o una encerrona po­lí­ti­ca? Lo cier­to es que Hobs­bawm ha­bla de un ase­si­na­to pro­vo­ca­do por “es­pa­da­chi­nes po­lí­ti­cos”. In­feld ase­gu­ra, por su par­te, “que hay evi­den­cias pa­ra pro­bar que la in­ter­ven­ción de la po­li­cía se­cre­ta se­lló su suer­te”. Y Cor­ba­lán apun­ta in­clu­so a un “sui­ci­dio dis­fra­za­do de ase­si­na­to”. Una muer­te lle­na de in­cóg­ni­tas: una ecua­ción de quin­to gra­do que aca­bó con los res­tos de Ga­lois en el ce­men­te­rio de Mont­par­nas­se y un pu­ña­do de bre­ves en los pe­rió­di­cos.

ADRIEN-MA­RIE LE­GEN­DRE, li­to­gra­fía, si­glo xix. A la izq­da., la Aca­de­mia de las Cien­cias de Pa­rís.

RE­VO­LU­CIÓN DE 1830, to­ma del Pa­la­cio Real, por Jean-pie­rre-ma­rie Ja­zet y Louis Mar­ti­net, s. xix.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.