En­tre­vis­ta

XO­SÉ M. NÚ­ÑEZ SEI­XAS

Historia y Vida - - SUMARIO - F. Mar­tí­nez Ho­yos, doc­tor en His­to­ria.

El co­no­ci­do ex­per­to ha di­ri­gi­do His­to­ria mun­dial de Es­pa­ña, una vi­sión plu­ral de nues­tro pa­sa­do y sus víncu­los con otros te­rri­to­rios.

Pa­ra em­pe­zar, una pre­gun­ta a bo­ca­ja­rro: ¿exis­te la his­to­ria de Es­pa­ña?

Por su­pues­to, exis­te la his­to­ria de Es­pa­ña, co­mo la de cual­quier co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, te­rri­to­rial o cul­tu­ral. La cues­tión es có­mo de­fi­nir­la y qué sig­ni­fi­ca­dos otor­gar­le, y a qué lla­ma­mos “Es­pa­ña”, en ca­da co­yun­tu­ra his­tó­ri­ca. Es ob­vio que el hom­bre de Ata­puer­ca no era es­pa­ñol, co­mo tam­po­co lo era don Pe­la­yo; sí po­dían usar ese gen­ti­li­cio Her­nán Cor­tés o Ma­nuel Go­doy, pe­ro en ca­da épo­ca ten­dría un sig­ni­fi­ca­do dis­tin­to.

¿Es Es­pa­ña di­fe­ren­te, un ca­so apar­te en el mun­do eu­ro­peo?

No, en ab­so­lu­to. No exis­ten vías pa­ra­dig­má­ti­cas ha­cia la mo­der­ni­dad, ni desa­rro­llos his­tó­ri­cos “nor­ma­les” y otros “anor­ma­les”. Ca­da co­lec­ti­vo si­gue su ca­mino, tie­ne es­pe­ci­fi­ci­da­des, pe­ro tam­bién com­par­te mu­chas ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes con su en­torno geo­grá­fi­co, po­lí­ti­co y cul­tu­ral. Es­pa­ña no es una ex­cep­ción en Eu­ro­pa, co­mo tam­po­co lo son Fran­cia o Ita­lia; pe­ro ca­da uno de esos te­rri­to­rios tie­ne pe­cu­lia­ri­da­des.

¿Qué apor­ta His­to­ria mun­dial de Es­pa­ña res­pec­to a dos li­bros de tí­tu­lo si­mi­lar, His­to­ria mun­dial de Fran­cia e His­to­ria mun­dial de Ita­lia?

La ins­pi­ra­ción es pa­re­ci­da, sin du­da, y la idea es co­mún: pro­cu­rar una es­truc­tu­ra­ción del re­la­to his­tó­ri­co a par­tir de fe­chas y he­chos, que no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­den con un ca­non de “his­to­ria na­cio­nal” prees­ta­ble­ci­do. En el ca­so es­pa­ñol, con to­do, he­mos pro­cu­ra­do te­ner en cuen­ta el he­cho de que la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca que po­de­mos em­pe­zar a lla­mar, con las re­ser­vas de­bi­das, “Es­pa­ña” no na­ce has­ta fi­nes del si­glo xv; que esa co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca fue du­ran­te bue­na par­te de su his­to­ria un im­pe­rio trans­o­ceá­ni­co y mul­ti­con­ti­nen­tal; y que en la Es­pa­ña ac­tual co­exis­ten iden­ti­da­des na­cio­na­les di­ver­sas y plu­ra­les.

En los ca­sos fran­cés e ita­liano persisten a mi jui­cio re­ta­zos im­plí­ci­tos del re­la­to na­cio­nal he­re­da­do: una lí­nea di­rec­ta que iría de ga­los y fran­cos a fran­ce­ses, por ejem­plo. La His­to­ria mun­dial de Es­pa­ña quie­re ser­lo de las Es­pa­ñas.

El li­bro no se cen­tra en mo­men­tos cla­ve co­mo 1808 o 1936, si bien tam­po­co es­tán au­sen­tes. ¿Qué cri­te­rios se han se­gui­do pa­ra se­lec­cio­nar los epi­so­dios fi­nal­men­te ana­li­za­dos?

La se­lec­ción de fe­chas ha si­do ta­rea con­jun­ta del di­rec­tor y los di­ver­sos coor­di­na­do­res de ca­da épo­ca. No ha­bía cri­te­rios fi­jos o pre­de­ter­mi­na­dos, sí al­gu­nas ins­pi­ra­cio­nes: bus­car fe­chas o “mo­men­tos” de in­ter­ac­ción trans­na­cio­nal en­tre Es­pa­ña / las Es­pa­ñas y el mun­do en los te­rre­nos po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral; pres­tar aten­ción a di­men­sio­nes a me­nu­do os­cu­re­ci­das en los re­la­tos cro­no­ló­gi­cos al uso –his­to­ria de gé­ne­ro, de la vi­da co­ti­dia­na, mi­no­rías, et­cé­te­ra–; y un de­seo de “sa­na pro­vo­ca­ción”. Bus­car al­gu­nos gi­ros ines­pe­ra­dos, pe­ro siem­pre den­tro de un equi­li­brio en­tre dis­tin­tas fa­ce­tas del pa­sa­do. En efec­to, 1936 no apa­re­ce, pe­ro sí lo ha­ce la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la en su in­ter­re­la­ción mun­dial, co­mo lo ha­cen la I Gue­rra Mun­dial o la gue­rra an­ti­na­po­leó­ni­ca. Por su­pues­to, otros edi­to­res y coor­di­na­do­res lle­va­rían a ca­bo otra se­lec­ción de fe­chas, que se­ría igual­men­te le­gí­ti­ma. No pre­ten­de­mos inau­gu­rar una nue­va cro­no­lo­gía de un “re­la­to na­cio­nal”, sim­ple­men­te con­tar la his­to­ria de otro mo­do. Jun­to a los as­pec­tos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos o so­cia­les, en His­to­ria mun­dial

de Es­pa­ña en­con­tra­mos tam­bién los cien­tí­fi­cos. ¿Pue­de ha­blar­se de “cien­cia es­pa­ño­la” o ta­les pa­la­bras son, co­ mo a ve­ces se ha di­cho, una con­tra­dic­ción de tér­mi­nos?

En de­ter­mi­na­dos mo­men­tos ha exis­ti­do una cien­cia es­pa­ño­la: el No­bel de Ra­món y Ca­jal es una mues­tra, co­mo lo fue la la­bor de la Jun­ta pa­ra Am­plia­ción de Es­tu­dios, la ex­pe­di­ción de la vi­rue­la o los cien­tí­fi­cos que pro­ba­ron que el “in­com­bus­ti­ble” [Faus­tino Cha­cón] era un far­san­te, fren­te a los cré­du­los fran­ce­ses. Hu­bo cien­cia en Es­pa­ña en dis­tin­tos mo­men­tos, otra co­sa es si fue más o me­nos re­le­van­te en el con­cier­to eu­ro­peo y mun­dial. ¿Cree que in­flu­ye la ac­tual si­tua­ción de cri­sis, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo del mo­de­lo te­rri­to­rial, en nues­tra ma­ne­ra de ver el pa­sa­do?

Por su­pues­to. E in­flu­ye en dos sen­ti­dos: la aten­ción a las asig­na­tu­ras pen­dien­tes o de­fec­tos de fun­cio­na­mien­to del ac­tual sis­te­ma po­lí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal, el mo­de­lo eco­nó­mi­co y de so­cie­dad, que al­gu­nos re­tro­traen a la Tran­si­ción y otros a épo­cas más pre­té­ri­tas; y la quie­bra de la con­fian­za en que el ma­ña­na siem­pre se­rá me­jor, una cer­ti­dum­bre tí­pi­ca de la pos­gue­rra eu­ro­pea, que en Es­pa­ña en­tró más tar­de. Mu­chos re­la­tos que aca­ba­ban lle­van­do a la si­tua­ción ac­tual co­mo el me­jor de los mun­dos po­si­bles se han vis­to se­ve­ra­men­te cues­tio­na­dos. ¿Por dón­de van las ac­tua­les in­quie­tu­des de la his­to­rio­gra­fía es­pa­ño­la? ¿Qué gran­des te­mas son los que preo­cu­pan a los es­pe­cia­lis­tas?

La plu­ra­li­dad y la dis­per­sión te­má­ti­ca y teó­ri­ca son sus ca­rac­te­rís­ti­cas más se­ña­la­das, y en eso no se dis­tin­gue mu­cho de otras his­to­rio­gra­fías eu­ro­peas. En ge­ne­ral, se pres­ta hoy más aten­ción a la ac­ción que a las es­truc­tu­ras, a las re­pre­sen­ta­cio­nes más que a la eco­no­mía y la com­po­si­ción so­cial, a las in­ter­ac­cio­nes con el mun­do cir­cun­dan­te (im­pe­rios, ve­ci­nos eu­ro­peos, etc.) que a la his­to­ria lo­cal. La na­ción y la iden­ti­dad te­rri­to­rial son gran­des te­mas de la his­to­rio­gra­fía es­pa­ño­la, co­mo tam­bién la ar­ti­cu­la­ción del Im­pe­rio en el pa­sa­do, las gue­rras (so­bre to­do la Gue­rra Ci­vil de 1936-39) y los pe­río­dos dic­ta­to­ria­les. De to­dos mo­dos, la his­to­rio­gra­fía es­pa­ño­la, en ge­ne­ral (y lo mis­mo se apli­ca­ría a la ca­ta­la­na, ga­lle­ga, etc.), tie­ne aún un de­fec­to: fal­ta de ima­gen de mar­ca. Es una his­to­rio­gra­fía que ela­bo­ra y re­ci­cla ideas re­ci­bi­das, pe­ro que no pro­mue­ve sus pro­pias es­cue­las con pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, ha­blan­do en tér­mi­nos muy ge­ne­ra­les.

De­cía un poe­ta del si­glo que si al­guien xix ha­bla­ba mal de Es­pa­ña era es­pa­ñol. ¿Tie­nen los es­pa­ño­les tan ba­ja au­to­es­ti­ma co­mo en oca­sio­nes se di­ce?

En al­gu­nos mo­men­tos de su his­to­ria, tal vez: cri­sis im­pe­ria­les, gue­rras ci­vi­les... Es­pa­ña com­par­te con otros im­pe­rios pre­mo­der­nos que ex­pe­ri­men­ta­ron pro­ble­mas pa­ra con­ver­tir­se en es­ta­dos na­cio­na­les pun­te­ros y con nue­vos im­pe­rios una suer­te de con­cien­cia acu­sa­da de de­ca­den­cia y atra­so, de­ri­va­da en par­te de los mo­de­los con que se com­pa­ra­ban sus éli­tes. Pe­ro es­to, reite­ro, no es ex­clu­si­vo de Es­pa­ña.

En mu­chas oca­sio­nes, las gran­des ci­fras de ven­tas las aca­pa­ran di­vul­ga­do­res po­co ri­gu­ro­sos y /o con una agen­da po­lí­ti­ca con­cre­ta. ¿Có­mo ha­cer pa­ra que la his­to­ria se­ria sal­ga de la to­rre de mar­fil de los es­pe­cia­lis­tas?

Na­die tie­ne la pie­dra fi­lo­so­fal pa­ra ello. Gran­des obras de his­to­ria aca­dé­mi­ca se con­vir­tie­ron en oca­sio­nes en éxi­tos de ven­tas in­sos­pe­cha­dos. Hay que de­cir que el pú­bli­co con­su­mi­dor de his­to­ria en Es­pa­ña con­fi­gu­ra una ca­pa me­nos den­sa que en otros paí­ses, lo que qui­zá se re­tro­trae a la me­nor im­por­tan­cia otor­ga­da a la for­ma­ción cul­tu­ral ge­ne­ra­lis­ta (la Bil­dung de los ale­ma­nes) en la so­cia­li­za­ción de la bur­gue­sía y las cla­ses me­dias del país. De

to­dos mo­dos, tam­bién en otros paí­ses los di­vul­ga­do­res ven­den más que los his­to­ria­do­res aca­dé­mi­cos. A me­nu­do, des­de la his­to­rio­gra­fía aca­dé­mi­ca tam­bién cues­ta sa­lir de la to­rre de mar­fil, cui­dar el es­ti­lo y ali­ge­rar la eru­di­ción pa­ra ha­cer sus pro­duc­tos ase­qui­bles y atrac­ti­vos pa­ra un pú­bli­co más am­plio, al­go que los his­to­ria­do­res an­glo­ame­ri­ca­nos, por ejem­plo, tie­nen mu­cho más asu­mi­do. Pe­ro en ello tam­bién in­flu­ye la de­man­da te­má­ti­ca: gran­des his­to­ria­do­res de la eco­no­mía o la so­cie­dad agra­ria del si­glo xviii o xix, por ejem­plo, ten­drán siem­pre mu­cho más di­fí­cil ac­ce­der al gran pú­bli­co que quie­nes se de­di­quen a la Gue­rra Ci­vil de 1936-39.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la teo­ría en la his­to­ria? En te­mas co­mo, por ejem­plo, el na­cio­na­lis­mo, ¿no es cru­cial em­plear una u otra de­fi­ni­ción del tér­mino?

Pa­ra mu­chos, la his­to­ria de­be ser una na­rra­ción cro­no­ló­gi­ca y te­má­ti­ca orien­ta­da por el sen­ti­do co­mún y el ri­gor do­cu­men­tal. Pe­ro sin bue­na teo­ría no hay bue­na his­to­ria: la teo­ría de­be ser­vir pa­ra se­lec­cio­nar las pre­gun­tas del pa­sa­do, or­de­nar el cú­mu­lo de da­tos, dar­les un sen­ti­do y abor­dar la reali­dad. Los es­que­mas teó­ri­cos rí­gi­dos, sin em­bar­go, no son la reali­dad. Es­ta es mul­ti­for­me y com­ple­ja, lle­na de sen­de­ros que se bi­fur­can; la teo­ría nos ayu­da a orien­tar­nos pa­ra com­pren­der la com­ple­ji­dad del pa­sa­do. En el ca­so del na­cio­na­lis­mo, creo que la res­pues­ta es sen­ci­lla: yo creo que el na­cio­na­lis­mo cons­tru­ye las na­cio­nes, no al re­vés; y, por tan­to, bus­que­mos y ana­li­ce­mos a los de­miur­gos y pro­pa­ga­do­res de la iden­ti­dad na­cio­nal, y ex­pli­que­mos por qué unos tie­nen más éxi­to que otros.

¿Usa­mos de­ma­sia­do la his­to­ria co­mo ar­ma po­lí­ti­ca?

La his­to­ria siem­pre se usa co­mo ar­ma po­lí­ti­ca, des­de Tu­cí­di­des y He­ro­do­to has­ta hoy. Es inevi­ta­ble por su pro­pia na­tu­ra­le­za: un re­la­to de los orí­ge­nes im­pli­ca a me­nu­do dispu­tas por la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes y/o de las cau­sas e in­quie­tu­des so­cio­po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les pre­sen­tes. Se­ría desea­ble, eso sí, que cuan­do la his­to­ria se uti­li­za co­mo ar­ma po­lí­ti­ca, al me­nos se de­je a los his­to­ria­do­res e his­to­ria­do­ras pro­fe­sio­na­les con­fi­gu­rar el re­la­to y ofre­cer sus con­clu­sio­nes.

Pa­ra aca­bar, la car­ta a los Re­yes Ma­gos. Si le per­mi­tie­ran con­sul­tar sin res­tric­cio­nes un archivo..., ¿cuál es­co­ge­ría?

Yo en par­ti­cu­lar pe­di­ría ac­ce­der al Archivo Mi­li­tar de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, por que­ren­cias te­má­ti­cas pro­pias. Pe­ro en Es­pa­ña ca­si to­dos los ar­chi­vos son ac­ce­si­bles. Yo más bien pe­di­ría a los Re­yes Ma­gos una ca­ta­lo­ga­ción más com­ple­ta de al­gu­nos de ellos, me­jo­res ho­ra­rios y más per­so­nal, y /o una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de fuen­tes he­me­ro­grá­fi­cas y do­cu­men­ta­les en la red, as­pec­to es­te úl­ti­mo en el que, por cier­to, al sur de los Pi­ri­neos va­mos bas­tan­te por de­lan­te de mu­chos otros paí­ses.

EL MÉ­DI­CO San­tia­go Ra­món y Ca­jal. A la izq­da., Her­nán Cor­tés en Tlax­ca­la, pin­tu­ra del si­glo xviii.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.