UN BO­TÍN CO­DI­CIA­DO

Historia y Vida - - EDITORIAL - Isa­bel Mar­ga­rit, di­rec­to­ra

Una so­cie­dad en cri­sis y una mo­nar­quía des­acre­di­ta­da fa­vo­re­cie­ron los pla­nes ex­pan­sio­nis­tas de Na­po­león pa­ra in­va­dir Es­pa­ña. Las au­to­ri­da­des ape­nas reac­cio­na­ron, pe­ro pron­to es­ta­lló la re­vuel­ta po­pu­lar. Y, tras ella, el con­flic­to abier­to, una lar­ga y cruen­ta gue­rra que aca­rrea­ría im­por­tan­tes se­cue­las. Mi­les de víc­ti­mas, un país di­vi­di­do y el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co ex­po­lia­do. Tan­to por el de­no­mi­na­do rey “in­tru­so”, Jo­sé Bo­na­par­te, co­mo por ma­ris­ca­les, mar­chan­tes y aven­tu­re­ros. Con la ex­cu­sa de que Fran­cia, ins­pi­ra­da por los idea­les de la Ilustración, po­día “pro­por­cio­nar un asi­lo in­vio­la­ble a obras maes­tras”, el sa­queo ar­tís­ti­co fue una prác­ti­ca co­mún en las cam­pa­ñas na­po­leó­ni­cas. Tam­bién en te­rri­to­rio es­pa­ñol.

Al bo­tín de gue­rra se su­mó el de­seo bo­na­par­tis­ta de crear en Pa­rís el Mu­seo Na­po­león, la gran em­pre­sa cul­tu­ral del Gran Cor­so, que de­ci­dió con­ver­tir el pa­la­cio del Lou­vre en un tem­plo de las ar­tes. Es­te cen­tro es­ta­ba des­ti­na­do a al­ber­gar los te­so­ros que, se­gún las au­to­ri­da­des fran­ce­sas, ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos o ig­no­ra­dos en sus lu­ga­res de ori­gen. So­lo en la ciu­dad de Se­vi­lla, las tro­pas al man­do del ma­ris­cal Soult se incautaron de ca­si un mi­llar de obras, en­tre ellas, múl­ti­ples Mu­ri­llos y Zur­ba­ra­nes. Tras la gue­rra, el sal­do de pie­zas ex­po­lia­das y su dis­per­sión eran muy al­tos. Así co­mo el gra­do de des­truc­ción mo­nu­men­tal que acom­pa­ñó la re­ti­ra­da de tro­pas na­po­leó­ni­cas.

Reha­bi­li­tar los des­tro­zos y re­cu­pe­rar las pie­zas usur­pa­das fue una em­pre­sa com­ple­ja y no siem­pre exi­to­sa. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, aquel la­men­ta­ble ex­po­lio se con­vir­tió en el pun­to de par­ti­da del pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal del ar­te es­pa­ñol. La lle­ga­da a Fran­cia e In­gla­te­rra de al­gu­nas de es­tas obras dio vi­si­bi­li­dad a unos pin­to­res que has­ta en­ton­ces ha­bían ca­re­ci­do de re­co­no­ci­mien­to fue­ra de nuestras fron­te­ras. Hoy en día for­man par­te de los fon­dos de los más im­por­tan­tes mu­seos del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.