EL RE­VER­SO DE LA REALEZA

Ve­láz­quez, una no no­ti­cia y los enanos en la cor­te de los Aus­trias.

Historia y Vida - - EN BREVE - Fran­cis­co Mar­tí­nez Ho­yos

En oca­sio­nes sur­gen no­ti­cias de don­de no las hay. Al­gu­nos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­pa­ño­les más im­por­tan­tes se­ña­la­ron el mes pa­sa­do co­mo no­ve­dad que Sebastián de Mo­rra, el bu­fón re­tra­ta­do por Die­go Ve­láz­quez (1599-1660) con ges­to adus­to, ya no es Sebastián de Mo­rra. El Mu­seo del Pra­do le ha cam­bia­do el nom­bre al lien­zo, que ha pa­sa­do a de­no­mi­nar­se El bu­fón el Pri­mo. Es­to es cier­to, so­lo que su­ce­dió... ¡en 2015! Ocu­rrió lo mis­mo con otro re­tra­to ve­laz­que­ño, el de Die­go de Ace­do, con­ver­ti­do en Bu­fón con li­bros. Por al­gún mo­ti­vo, las dos rec­ti­fi­ca­cio­nes han apa­re­ci­do en me­dios en 2018 co­mo si se hu­bie­sen eje­cu­ta­do el día an­te­rior. En am­bos ca­sos, cu­ya iden­ti­fi­ca­ción se re­vi­só a raíz de un es­tu­dio pre­vio, na­da po­de­mos de­cir so­bre quié­nes fue­ron los ins­pi­ra­do­res de es­tas imá­ge­nes icó­ni­cas de la Es­pa­ña de los Aus­trias. Los dos for­ma­ban par­te de un gru­po de bu­fo­nes, enanos o lo­cos in­mor­ta­li­za­dos por los me­jo­res pin­to­res del mo­men­to: Ve­láz­quez, Alon­so Sán­chez Coe­llo, Juan Ca­rre­ño de Mi­ran­da... Pe­ro nin­guno de es­tos ar­tis­tas se in­tere­só por su be­lle­za. Lo im­por­tan­te era des­ta­car la feal­dad, el ca­rác­ter gro­tes­co de es­tas fi­gu­ras des­ti­na­das a la dis­trac­ción de la cor­te. Ser­vían pa­ra real­zar la per­fec­ción de mo­nar­cas co­mo Fe­li­pe IV (1621-65) en un mun­do, el del Ba­rro­co, ha­bi­tua­do a pen­sar la reali­dad co­mo opo­si­ción de con­tra­rios: be­llo y feo, ho­nes­ti­dad y vi­le­za, vir­tud y pe­ca­do...

La mi­ra­da del ge­nio

Ve­láz­quez re­tra­tó a va­rios de es­tos per­so­na­jes. Sus lien­zos son no­ta­bles, en­tre

otros mo­ti­vos, por­que mues­tran la hu­ma­ni­dad de los mo­de­los, sin caer nun­ca en la pa­ro­dia. Hay quien ha in­ter­pre­ta­do es­tas obras co­mo una es­pe­cie de de­nun­cia so­cial; otros con­si­de­ran que el pin­tor se li­mi­tó a cap­tar lo que veían sus ojos con to­tal ob­je­ti­vi­dad, sin se­gun­das in­ten­cio­nes. A El Ni­ño de Va­lle­cas se le ha iden­ti­fi­ca­do tra­di­cio­nal­men­te con Fran­cis­co Lez­cano, aun­que es­ta es una cues­tión no del to­do acla­ra­da. Pa­re­ce ser que acom­pa­ña­ba a Fe­li­pe IV y su he­re­de­ro, Bal­ta­sar Car­los, cuan­do se mar­cha­ban a ca­zar. Por su par­te, Juan Ca­la­ba­zas, o Ca­la­ba­ci­llas, mo­de­lo de El bu­fón Ca­la­ba­ci­llas, pa­só a es­tar ba­jo las ór­de­nes del mo­nar­ca des­pués de ha­ber ser­vi­do a su her­mano, el car­de­nal-in­fan­te Fer­nan­do. Una enana, Ma­ri Bar­bo­la, de ori­gen ale­mán, apa­re­ce EN LA PÁG. OPUES­TA, de arri­ba aba­jo y de izq­da. a dcha., El bu­fón el Pri­mo, Bu­fón con li­bros y El Ni­ño de Va­lle­cas, de Ve­láz­quez. A LA DCHA., El prín­ci­pe Fe­li­pe y el enano Mi­guel So­pli­llo, de Ro­dri­go de Vi­llan­dran­do. a la de­re­cha de Las me­ni­nas. Jun­to a ella con­tem­pla­mos a al­guien que pa­re­ce un ni­ño, Ni­co­lás Per­tu­sa­to, pe­ro que te­nía po­co más de vein­te años en el mo­men­to en que se com­ple­tó el lien­zo.

Es­tos su­je­tos, obli­ga­dos a ser el haz­me­rreír, eran con­si­de­ra­dos en su épo­ca “mons­truos”, en el sen­ti­do de que se apar­ta­ban mu­cho de los cá­no­nes de be­lle­za so­cial­men­te acep­ta­dos. Ins­pi­ra­ban re­pul­sión, pe­ro tam­bién fas­ci­na­ción, jus­ta­men­te por su ale­ja­mien­to de la nor­ma. En los am­bien­tes de pa­la­cio, se con­ver­tían en ob­je­tos de co­lec­cio­nis­mo que se am­bi­cio­na­ban por su ra­re­za. Pa­ra las fa­mi­lias reales, eran una es­pe­cie de ju­gue­te ani­ma­do. En la ac­tua­li­dad, se­me­jan­te des­tino nos re­sul­ta de­ni­gran­te. En la épo­ca, sin em­bar­go, era lo me­jor que les po­día ocu­rrir a unas per­so­nas que, de otro mo­do, ha­brían aca­ba­do pro­ba­ble­men­te men­di­gan­do. En la cor­te, en cam­bio, te­nían ac­ce­so a re­com­pen­sas eco­nó­mi­cas que les per­mi­tían lle­var una vi­da desaho­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.