La his­to­ria co­mo in­ver­sión

EL CAM­BIAN­TE VA­LOR DE UNA CAR­TA DE EINS­TEIN

Historia y Vida - - EN BREVE - Fran­cis­co Mar­tí­nez Ho­yos

¿UN VA­LOR SE­GU­RO pa­ra las in­ver­sio­nes? Ni si­quie­ra una car­ta de Eins­tein, de gran va­lor his­tó­ri­co, pue­de ase­gu­rar la ren­ta­bi­li­dad. Es­cri­ta en 1954, va a ser subas­ta­da en la se­de neo­yor­qui­na de Ch­ris­tie’s el 4 de di­ciem­bre. Al cie­rre de es­ta edi­ción, se es­pe­ra que su co­ti­za­ción os­ci­le en­tre el mi­llón y el mi­llón y me­dio de dó­la­res. Su des­co­no­ci­do due­ño de­be de es­tar la­men­tan­do la pér­di­da, pues­to que en 2012 pa­gó, a tra­vés de ebay, tres mi­llo­nes. En esos mo­men­tos, el pre­cio del do­cu­men­to se ha­bía dis­pa­ra­do. Cua­tro años an­tes al­can­za­ba en subas­ta “so­lo” 404.000 dó­la­res. La de­no­mi­na­da “car­ta so­bre Dios” es una re­fle­xión del cien­tí­fi­co so­bre cues­tio­nes re­li­gio­sas y su iden­ti­dad co­mo ju­dío. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que la creen­cia en un ser so­bre­na­tu­ral era el fru­to de la de­bi­li­dad hu­ma­na. No obs­tan­te, no se con­si­de­ra­ba ateo: “Si al­go en mí pue­de con­si­de­rar­se re­li­gio­so es la ili­mi­ta­da ad­mi­ra­ción por la es­truc­tu­ra del mun­do has­ta allá don­de la cien­cia pue­de re­ve­lar­la”. To­do lo re­la­ti­vo al au­tor de la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad tie­ne gran ti­rón en las subas­tas. En 2002, otra de sus car­tas se pu­so a la ven­ta. Era la di­ri­gi­da a Fran­klin D. Roo­se­velt so­bre el ries­go de que la Ale­ma­nia na­zi fa­bri­ca­se ar­mas con ura­nio. Es­cri­ta en 1939, con­du­jo a la pues­ta en mar­cha del Pro­yec­to Man­hat­tan y al desa­rro­llo de las pri­me­ras ar­mas nu­clea­res. El cien­tí­fi­co se arre­pen­ti­ría de lo que des­en­ca­de­na­ron aque­llas pa­la­bras. La mi­si­va se ven­dió por 2,1 mi­llo­nes, más de lo que se es­pe­ra que re­cau­de la “car­ta so­bre Dios”. Aun­que, quién sa­be, tal vez nos sor­pren­da y su­pere las pre­vi­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.