Lle­ga la “etrus­co­ma­nía”

TAR­QUI­NIA NO PU­DO BRI­LLAR HAS­TA EL SI­GLO XIX

Historia y Vida - - ARQUEOLOGÍA -

Aun­que hay cró­ni­cas me­die­va­les de la Tos­ca­na que se hi­cie­ron eco de la ci­vi­li­za­ción etrus­ca, es­ta so­lo des­per­tó un in­te­rés fir­me tras el Re­na­ci­mien­to. Fue cuan­do los Me­di­ci y otros se­ño­res lo­ca­les la em­plea­ron co­mo pro­pa­gan­da pa­ra dar una pá­ti­na de an­ti­güe­dad a la iden­ti­dad re­gio­nal. Así fue co­mo na­ció la etrus­che­ria, una etrus­co­ma­nía que cam­pó en Ita­lia du­ran­te la Ilustración y de­ri­vó en las pri­me­ras ex­ca­va­cio­nes au­tén­ti­ca­men­te cien­tí­fi­cas en el si­glo xix. Tar­qui­nia se con­vir­tió en una di­va ar­queo­ló­gi­ca en es­ta nue­va eta­pa.

AR­TE BA­JO LA TIE­RRA

Ocu­rrió al sur­gir de las en­tra­ñas de Mon­te­roz­zi se­pul­cros pin­ta­dos co­mo la tum­ba de la Don­ce­lla en 1865 o, en la dé­ca­da si­guien­te, las de la Caza y la Pes­ca, de las Leo­nas, de los Ba­can­tes y de los Leo­par­dos (dcha.). El s. xx re­ve­ló aún más hi­po­geos con fres­cos es­pec­ta­cu­la­res. A ellos se su­ma­ron ha­llaz­gos tar­qui­nie­ses de ma­yor an­ti­güe­dad, re­la­ti­vos a la Cul­tu­ra de Vi­lla­no­va (co­mo una ne­cró­po­lis en la Vi­lla Brus­chi Fal­ga­ri en 1998), o es­tu­dios a con­cien­cia de Gra­vis­ca, el ar­cai­co puer­to de la ciu­dad y el más ac­ti­vo de la Etru­ria me­ri­dio­nal. En 2010 apa­re­ció el fres­co mor­tuo­rio más an­ti­guo has­ta aho­ra de Tar­qui­nia, de las dé­ca­das cen­tra­les del si­glo vii a. C., en el tú­mu­lo de la Rei­na.

SELFIS DEL PA­SA­DO

Es­te im­pre­sio­nan­te le­ga­do pic­tó­ri­co ha ido su­plien­do las ca­ren­cias epi­grá­fi­cas y de otras fuen­tes a la ho­ra de arro­jar luz so­bre la os­cu­ra ci­vi­li­za­ción asi­mi­la­da por la ro­ma­na. Gra­cias al es­tu­dio de los mu­ra­les fu­ne­ra­rios, hoy se sa­be que hom­bres y mu­je­res etruscos par­ti­ci­pa­ban en los ban­que­tes en pie de igual­dad. Se ve en la tum­ba de los Es­cu­dos, res­tau­ra­da el pa­sa­do sep­tiem­bre de 2018, o en la más fa­mo­sa de los Leo­par­dos. O que dis­fru­ta­ban de la tau­ro­ma­quia (de los au­gu­res), es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con mi­tos he­le­nos co­mo los de Aga­me­nón o Ca­ron­te (del Or­co y de los Ca­ron­tes), no se pri­va­ban de au­da­ces jue­gos eró­ti­cos (de la Fus­ti­ga­ción) o po­seían una com­ple­ja pers­pec­ti­va ul­tra­mun­da­na (del Car­de­nal y del Ti­fón).

NO SO­LO PIN­TU­RA

Más allá de ese ri­co uni­ver­so grá­fi­co, los etruscos pro­du­je­ron es­cul­tu­ra de pri­mer or­den. Los mag­ní­fi­cos ca­ba­llos ala­dos del si­glo iv a. C. (en la pág. opues­ta) que se en­con­tra­ron en el altar

de la Rei­na en 1928 se han eri­gi­do en el em­ble­ma del Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal de Tar­qui­nia, don­de se con­ser­van. Allí tam­bién se ex­hi­ben fres­cos re­mo­vi­dos, sar­có­fa­gos, va­sos, jo­yas y otros ob­je­tos cu­ya ca­li­dad re­cuer­da la fa­ma que te­nía Etru­ria en la An­ti­güe­dad co­mo cu­na de gran­des ar­te­sa­nos. Sin ol­vi­dar cu­rio­sos tes­ti­mo­nios de su am­plia red co­mer­cial por el Me­di­te­rrá­neo, co­mo hue­vos de aves­truz im­por­ta­dos del Del­ta del Ni­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.