Go­ya y los fran­ce­ses

EL PIN­TOR, ¿PA­TRIO­TA O COLABORACIONISTA?

Historia y Vida - - EXPOLIO -

EN 1808, GO­YA te­nía 62 años y era pin­tor de cá­ma­ra. Aun­que te­nía ami­gos afran­ce­sa­dos, él nun­ca se pro­nun­ció pú­bli­ca­men­te al res­pec­to. Aun así, ya fue­ra por con­ven­ci­mien­to, in­te­rés o sim­ple mie­do, cuan­do lle­gó al trono Jo­sé Bo­na­par­te, el ar­tis­ta le ju­ró fi­de­li­dad. Go­ya (a la dcha., en un au­to­rre­tra­to) con­ti­nuó tra­ba­jan­do du­ran­te la gue­rra co­mo pin­tor de cor­te, sien­do con­de­co­ra­do con la “afran­ce­sa­da” Cruz de la Or­den Real de Es­pa­ña. Du­ran­te ese pe­río­do reali­zó re­tra­tos a miem­bros del nue­vo go­bierno, en­tre ellos, el pro­pio rey (Ale­go­ría de la vi­lla de Ma­drid), y par­ti­ci­pó en la co­mi­sión de se­lec­ción de obras pa­ra el Mu­seo Na­po­león. Al re­gre­sar Fer­nan­do VII, el pin­tor fue so­me­ti­do a un pro­ce­so de de­pu­ra­ción del que sa­lió ex­cul­pa­do.

GO­YA NO EX­PRE­SÓ sus ideas en pú­bli­co, pe­ro sí en pri­va­do. Mien­tras tra­ba­ja­ba en la cor­te, el pin­tor reali­zó en se­cre­to los ochen­ta y dos gra­ba­dos de “Los desas­tres de la gue­rra”, una de­nun­cia de la bru­ta­li­dad de la gue­rra co­mo nun­ca an­tes se ha­bía vis­to. ¿Fue Go­ya tes­ti­go di­rec­to de es­tos he­chos? Pa­re­ce que no, co­mo tam­po­co de La car­ga de los ma­me­lu­cos o de Los fu­si­la­mien­tos del tres de ma­yo, que le fue­ron en­car­ga­dos en 1814. Más que ac­tuar co­mo un “re­por­te­ro de gue­rra”, Go­ya re­co­gió los tes­ti­mo­nios de sus coe­tá­neos (vi­si­tó Zaragoza tras el ase­dio) y los in­ter­pre­tó a su ma­ne­ra pa­ra ha­cer una re­fle­xión so­bre la lo­cu­ra de la gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.