SEIS AÑOS DE SA­QUEO

Du­ran­te la gue­rra de la In­de­pen­den­cia fue­ron ex­po­lia­das mi­les de obras de ar­te por las tro­pas fran­ce­sas. Tan­to el rey “in­tru­so”, Jo­sé Bo­na­par­te, co­mo sus ge­ne­ra­les va­cia­ron con­ven­tos y palacios con la ex­cu­sa de es­tar rea­li­zan­do una mi­sión cul­tu­ral.

Historia y Vida - - CARTAS - CAR­LOS JO­RIC, HIS­TO­RIA­DOR Y PE­RIO­DIS­TA

Pri­me­ro fue­ron Bél­gi­ca y Ho­lan­da (1794), des­pués Ita­lia (1796), lue­go Egip­to (1798) y más tar­de Aus­tria y Pru­sia (1806). Cuan­do las tro­pas na­po­leó­ni­cas en­tra­ron en Es­pa­ña en 1808, lle­va­ban más de una dé­ca­da sa­quean­do el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co de los te­rri­to­rios que ha­bían con­quis­ta­do. La ex­cu­sa pa­ra per­pe­trar es­tos ex­po­lios fue la crea­ción en Pa­rís del Mu­séum cen­tral des Arts (lue­go re­bau­ti­za­do co­mo Mu­seo Na­po­león y más tar­de co­mo Lou­vre), una gran pi­na­co­te­ca des­ti­na­da a al­ber­gar los te­so­ros ar­tís­ti­cos que, se­gún las au­to­ri­da­des fran­ce­sas, ha­bían per­ma­ne­ci­do ocul­tos o ig­no­ra­dos en sus paí­ses de ori­gen. Ins­pi­ra­da por los idea­les de la Ilustración, la Fran­cia pos­re­vo­lu­cio­na­ria pre­ten­día eri­gir un gran tem­plo de las ar­tes ac­ce­si­ble a to­dos los fran­ce­ses, una sín­te­sis del ar­te mun­dial que sir­vie­ra co­mo ins­tru­men­to de ins­truc­ción pú­bli­ca y co­mo ex­pre­sión del po­der y ni­vel cul­tu­ral de la nue­va na­ción. Co­mo di­jo Na­po­león Bo­na­par­te en

SE­GÚN NA­PO­LEÓN, FRAN­CIA ERA EL ÚNI­CO PAÍS QUE PO­DÍA DAR ASI­LO A LAS OBRAS MAES­TRAS DEL MUN­DO

su dis­cur­so an­te el Di­rec­to­rio: “La Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa, por su fuer­za, la superioridad de su luz y de sus ar­tis­tas, es el úni­co país del mun­do que pue­de pro­por­cio­nar un asi­lo in­vio­la­ble a es­tas obras maes­tras”. En la prác­ti­ca, co­mo ve­re­mos, es­te “de­ber cul­tu­ral” se­rá uti­li­za­do en mu­chas oca­sio­nes co­mo jus­ti­fi­ca­ción pa­ra otro ti­po de ac­ti­vi­da­des mu­cho me­nos ele­va­das.

Las “pla­zue­las” de Jo­sé I

La lle­ga­da al trono es­pa­ñol en 1808 del her­mano ma­yor de Na­po­león, Jo­sé Bo­na­par­te, fa­vo­re­ció la im­ple­men­ta­ción de una se­rie de me­di­das que con­tri­bu­ye­ron a po­ner en cir­cu­la­ción bue­na par­te del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol; unas obras de gran ri­que­za, mu­chas de las cua­les ha­bían per­ma­ne­ci­do inal­te­ra­das y prác­ti­ca­men­te ig­no­tas du­ran­te si­glos en el in­te­rior de con­ven­tos y palacios. El man­da­to más im­

por­tan­te fue un Real De­cre­to del 18 de ju­lio de 1809 por el cual se su­pri­mie­ron las ór­de­nes re­li­gio­sas mas­cu­li­nas y se in­cor­po­ra­ron sus bie­nes –obras de ar­te, jo­yas, te­rre­nos, edi­fi­cios– al Es­ta­do. Con es­ta des­amor­ti­za­ción, el nue­vo mo­nar­ca pre­ten­día pa­liar la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en la que se en­con­tra­ba el país e ini­ciar una se­rie de re­for­mas que le per­mi­tie­ran ga­nar­se el fa­vor del pue­blo y afian­zar­se en su cues­tio­na­dí­si­mo trono.

Tan­to el rey co­mo los dis­tin­tos go­ber­na­do­res mi­li­ta­res se afa­na­ron en me­jo­rar el es­ta­do de sus ciu­da­des a tra­vés de la pues­ta en mar­cha de di­ver­sas obras de ca­rác­ter pú­bli­co: se mo­der­ni­za­ron los sa­nea­mien­tos, se tras­la­da­ron los ce­men­te­rios a las afue­ras de las ur­bes y se abrie­ron pla­zas y pa­seos pa­ra des­con­ges­tio­nar los abi­ga­rra­dos e in­sa­lu­bres cen­tros ur­ba­nos. Es­tas obras, que pro­vo­ca­ron el de­rri­bo de de­ce­nas de edi­fi­cios re­li­gio­sos, fue­ron re­ci­bi­das con des­dén por gran par­te de la po­bla­ción. Un me­nos­pre­cio que tie­ne más que ver con el re­cha­zo al rey in­tru­so, a quien los ma­dri­le­ños em­pe­za­ron a re­fe­rir­se co­mo “Pe­pe Pla­zue­las”, que con el ca­rác­ter de las re­for­mas.

Otra de las me­di­das adop­ta­das por el nue­vo go­bierno fue un pro­yec­to pa­ra crear un gran mu­seo pú­bli­co en Ma­drid. Ins­pi­ra­do en el de Na­po­león, el Mu­seo Na­cio­nal de Pin­tu­ras, co­mo se lla­mó ini­cial­men­te, iba a ser el equi­va­len­te es­pa­ñol de otros mu­seos na­cio­na­les crea­dos por los Bo­na­par­te en Eu­ro­pa, co­mo la Pi­na­co­te­ca de Bre­ra en Mi­lán o los mu­seos de Be­llas Ar­tes de Bru­se­las y Áms­ter­dam. El ob­je­ti­vo era que el mu­seo ma­dri­le­ño al­ber­ga­ra una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de las di­fe­ren­tes es­cue­las es­pa­ño­las de pin­tu­ra con obras pro­ve­nien­tes de los con­ven­tos y co­lec­cio­nes pri­va­das in­cau­ta­dos. Con es­te pro­pó­si­to, se hi­zo aco­pio de unos mil qui­nien­tos cua­dros, que fue­ron de­po­si­ta­dos –la ma­yo­ría en muy ma­las con­di­cio­nes de con­ser­va­ción– en va­rios edi­fi­cios re­li­gio­sos de to­da Es­pa­ña. El lu­gar ele­gi­do co­mo se­de fue el pa­la­cio de Bue­na­vis­ta (ac­tual Cuar­tel Ge­ne­ral del Ejér­ci­to), que ha­bía si­do pro­pie­dad de la du­que­sa de Alba y pos­te­rior­men­te del de­fe­nes­tra­do pri­mer mi­nis­tro Ma­nuel Go­doy.

De mu­seo a bo­tín

El Mu­seo Jo­se­fino, co­mo tam­bién se de­no­mi­nó, se pro­yec­tó co­mo la pun­ta de lan­za de otros mu­seos pú­bli­cos que se irían abrien­do en otras ciu­da­des, co­mo Se­vi­lla (en el Al­cá­zar), Gra­na­da (en el pa­la­cio de Car­los V) o Bar­ce­lo­na (en la Lon­ja). Sin em­bar­go, a pe­sar de las bue­nas in­ten­cio­nes, el mu­seo nun­ca se abrió. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y el cam­bio de signo de la gue­rra lo im­pi­die­ron. ¿Cuál fue el des­tino de to­dos esos cua­dros? Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, lo que em­pe­zó sien­do una me­di­da dis­pues­ta pa­ra cen­tra­li­zar, pro­te­ger y dar a co­no­cer el pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol ter­mi­nó co­mo la prin­ci­pal cau­sa de su dis­per­sión. El pro­ce­so de re­co­lec­ción de es­tas obras fue apro­ve­cha­do por go­ber­na­do­res y mar­chan­tes pa­ra ro­bar­las y co­mer­ciar con ellas. Uno de los má­xi­mos res­pon­sa­bles de es­ te sa­queo fue el fran­cés Fré­dé­ric Qui­lliet. Es­te os­cu­ro per­so­na­je, mez­cla de mar­chan­te y aven­tu­re­ro, ha­bía lle­ga­do a Es­pa­ña an­tes de la gue­rra, du­ran­te el rei­na­do de Car­los IV. Al ca­bo de po­co tiem­po lo­gró in­tro­du­cir­se en los círcu­los gu­ber­na­men­ta­les ma­dri­le­ños tra­ba­jan­do co­mo ase­sor ar­tís­ti­co. Qui­lliet fue el en­car­ga­do de in­ven­ta­riar las co­lec­cio­nes reales, en es­pe­cial la del mo­nas­te­rio de El Es­co­rial, de la que desa­rro­lló un gran co­no­ci­mien­to, y otras im­por­tan­tes co­lec­cio­nes pri­va­das, co­mo la de Go­doy. Cuan­do Jo­sé I subió al trono, el mar­chan­te es­ta­ba con­si­de­ra­do uno de los má­xi­mos ex­per­tos en pin­tu­ra es­pa­ño­la. El he­cho de que fue­ra fran­cés in­flu­yó tam­bién pa­ra

que el nue­vo rey le nom­bra­ra co­mi­sa­rio de Be­llas Ar­tes y agre­ga­do ar­tís­ti­co del cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio de An­da­lu­cía. Gra­cias a su po­si­ción y co­no­ci­mien­to de las co­lec­cio­nes, Qui­lliet lo­gró apro­piar­se de mu­chas de las obras que es­ta­ban des­ti­na­das a los de­pó­si­tos reales. Su am­bi­ción y des­ca­ro lle­ga­ron a tal pun­to que, en 1810, fue ce­sa­do de su car­go acu­sa­do de apro­pia­ción in­de­bi­da. Se­gún las de­cla­ra­cio­nes de sus ayu­dan­tes, Qui­lliet les obli­ga­ba a bo­rrar las se­ñas de iden­ti­fi­ca­ción de los cua­dros pa­ra po­der co­mer­ciar lue­go con ellos.

Re­ga­los pa­ra to­dos

El sa­queo ins­ti­tu­cio­nal del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol no se li­mi­tó a las ar­ti­ma­ñas de per­so­na­jes co­mo Qui­lliet. El pro­pio rey con­tri­bu­yó en gran me­di­da al ex­po­lio. Por me­dio de va­rios de­cre­tos, Jo­sé I uti­li­zó los bie­nes in­cau­ta­dos a las ór­de­nes re­li­gio­sas pa­ra ofre­cer­los a los mi­li­ta­res más re­nom­bra­dos “co­mo tes­ti­mo­nio par­ti­cu­lar de nues­tra sa­tis­fac­ción por los ser­vi­cios que nos han he­cho”. De es­ta ma­ne­ra, el ma­ris­cal Soult, co­man­dan­te ge­ne­ral de las fuer­zas fran­ce­sas en Es­pa­ña, fue re­com­pen­sa­do con seis cua­dros, cin­co de ellos pro­ce­den­tes de El Es­co­rial. El ge­ne­ral D’ar­mag­nac, go­ber­na­dor mi­li­tar de Bur­gos y Cuen­ca, con cua­tro. El ge­ne­ral Se­bas­tia­ni, que di­ri­gió la ofen­si­va con­tra An­da­lu­cía, re­ci­bió tres. Y el ge­ne­ral Des­so­lles, que tu­vo un pa­pel des­ta­ca­do en la vic­to­rio­sa ba­ta­lla de Oca­ña, otros tres. Sin em­bar­go, con quien más ge­ne­ro­so se mos­tró el rey fue con su her­mano Na­po­león. Por ini­cia­ti­va pro­pia, o qui­zá pre­sio­na­do por Vi­vant De­non, di­rec­tor del Mu­seo Na­po­león, Jo­sé Bo­na­par­te qui­so con­tri­buir a la pi­na­co­te­ca pa­ri­si­na en­vian­do una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de pin­tu­ra es­pa­ño­la. A tra­vés de un Real De­cre­to de 1809, or­de­nó que se for­ma­ra una co­lec­ción de obras de “pin­to­res cé­le­bres de la es­cue­la es­pa­ño­la, que ofre­ce­re­mos a nues­tro au­gus­to her­mano el Em­pe­ra­dor de los fran­ce­ses, ma­ni­fes­tán­do­le nues­tros de­seos de ver­la co­lo­ca­da en una de las sa­las del Mu­seo Na­po­león”. La do­na­ción es­ta­ría com­pues­ta de cin­cuen­ta cua­dros de gran va­lor ar­tís­ti­co, aun­que, pa­ra evi­tar em­po­bre­cer la co­lec­ción na­cio­nal, nin­guno de ellos pro­ve­nien­te de los Reales Si­tios.

La ta­rea fue en­co­men­da­da a Qui­lliet, quien to­da­vía no ha­bía si­do ce­sa­do de su car­go. El co­mi­sa­rio de Be­llas Ar­tes, ha­cien­do ca­so omi­so a las re­co­men­da­cio­nes del rey –y po­si­ble­men­te azu­za­do por De­non–, reali­zó una se­lec­ción que in­cluía des­ta­ca­dí­si­mos

lien­zos per­te­ne­cien­tes a las co­lec­cio­nes reales, en es­pe­cial de El Es­co­rial, y muy po­cos pro­ce­den­tes de los con­ven­tos su­pri­mi­dos. A pe­sar de las pro­tes­tas del di­rec­tor del mu­seo na­po­leó­ni­co, mo­les­to por la tar­dan­za, el rey no tran­si­gió. Apro­ve­chó el ex­pe­dien­te que se abrió al po­co tiem­po a Qui­lliet pa­ra jus­ti­fi­car la rea­li­za­ción de una nue­va se­lec­ción. Pa­ra ello nom­bró una co­mi­sión in­te­gra­da por tres nue­vos ex­per­tos: el con­ser­va­dor Ma­nuel Na­po­li y los pin­to­res de cá­ma­ra Ma­riano Sal­va­dor Mae­lla y Fran­cis­co de Go­ya. Tra­di­cio­nal­men­te se ha ten­di­do a re­ba­jar el gra­do de co­la­bo­ra­ción de es­ta co­mi­sión, di­fun­dien­do la idea de que sus com­po­nen­tes sa­bo­tea­ron el pro­yec­to, de que eli­gie­ron a pro­pó­si­to las obras más me­dio­cres pa­ra sal­var las más so­bre­sa­lien­tes. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te es­ta ver­sión es­tá muy cues­tio­na­da. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que es­to fue más una ex­cu­sa crea­da pa­ra lim­piar el nom­bre de Go­ya, prin­ci­pal­men­te, que una reali­dad. La “ba­ja” ca­li­dad de las obras se­lec­cio­na­das se­gu­ra­men­te res­pon­de más a los de­seos del rey de no do­nar las pin­tu­ras más im­por­tan­tes que a una au­daz ma­nio­bra pa­trió­ti­ca. Aun­que la se­lec­ción fue apro­ba­da, el en­car­go con­ti­nuó su­frien­do re­tra­sos a cau­sa del mal es­ta­do de con­ser­va­ción de al­gu­nas obras, la des­apa­ri­ción de otras y las rec­ti­fi­ca­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra del mo­nar­ca, que cam­bió va­rias ve­ces de opi­nión so­bre al­gu­nas de ellas. Pa­ra re­com­po­ner el pe­di­do se for­mó una nue­va co­mi­sión. En ella ya no es­ta­ba Go­ya, pe­ro sí, ofi­cio­sa­men­te, De­non. El ge­ren­te del Mu­seo Na­po­león, har­to de es­pe­rar, se ha­bía tras­la­da­do a Ma­drid pa­ra agi­li­zar el en­vío. Du­ran­te su es­tan­cia, De­non apro­ve­chó pa­ra ele­gir per­so­nal­men­te dos­cien­tos cin­cuen­ta lien­zos más de los que se ha­bían acor­da­do, la ma­yo­ría per­te­ne­cien­tes a co­lec­cio­nes de la no­ble­za. Jus­ti­fi­có su de­ci­sión ex­pli­can­do que era una in­dem­ni­za­ción por la cam­pa­ña mi­li­tar de Es­pa­ña. De es­ta ma­ne­ra, el 26 de ma­yo de 1813 sa­lie­ron ha­cia Fran­cia tres­cien­tas pin­tu­ras. Aun­que el con­voy es­tu­vo a pun­

DE­NON, GE­REN­TE DEL MU­SEO NA­PO­LEÓN, VIA­JÓ A MA­DRID PA­RA AGI­LI­ZAR LA EN­TRE­GA DE OBRAS

to de ser in­ter­cep­ta­do en la ba­ta­lla de Vi­to­ria, li­bra­da en ju­lio de ese año, los lien­zos lle­ga­ron a Pa­rís en perfectas con­di­cio­nes. Al fi­nal, de to­dos los cua­dros en­via­dos, so­lo do­ce se con­si­de­ra­ron apro­pia­dos pa­ra ser ex­pues­tos en el mu­seo. ¿Qué ocu­rrió con el res­to? No se de­vol­vió. Fue­ron de­ja­dos en de­pó­si­to a la es­pe­ra de su des­tino: ser­vir co­mo de­co­ra­ción pa­ra las re­si­den­cias im­pe­ria­les.

Pa­tri­mo­nio en ven­ta

La acu­mu­la­ción de obras re­co­gi­das con des­tino al Mu­seo Jo­se­fino ex­ce­dió con mu­cho la ca­pa­ci­dad de es­te. Pa­ra sa­car par­ti­do al ex­ce­den­te, Jo­sé I dis­pu­so su ven­ta co­mo bie­nes na­cio­na­les. La me­di­da fue re­ci­bi­da con es­ca­so in­te­rés por los no­bles es­pa­ño­les, mu­chos de ellos en el exi­lio y con sus pro­pie­da­des in­ter­ve­ni­das. Pe­ro no ocu­rrió lo mis­mo con los com­pra­do­res ex­tran­je­ros. Mar­chan­tes y co­lec­cio­nis­tas de to­da Eu­ro­pa, mu­chos de ellos “ar­ma­dos” con el Dic­cio­na­rio his­tó­ri­co de los más ilus­tres pro­fe­so­res de las Be­llas Ar­tes en Es­pa­ña (una guía im­pre­sa por el his­to­ria­dor Juan Ceán Ber­mú­dez en 1800), lle­ga­ron a Es­pa­ña en bus­ca de opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio.

Las en­con­tra­ron de for­ma le­gal en las di­fe­ren­tes subas­tas pú­bli­cas que se or­ga­ni­za­ron (co­mo la gran al­mo­ne­da de pin­tu­ras ce­le­bra­da en ju­lio de 1811 en la ba­sí­li­ca ma­dri­le­ña de San Fran­cis­co el Gran­de), pe­ro tam­bién en subas­tas anó­ni­mas y ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas, co­mo las lle­va­das a ca­bo por el men­cio­na­do Qui­lliet. Sir­va co­mo ejem­plo la transac­ción rea­li­za­da por el pin­tor bri­tá­ni­co Geor­ge Wa­llis, quien, co­mi­sio­na­do por el an­ti­cua­rio Wi­lliam Bu­cha­nan (que de­jó es­cri­to en sus memorias que en Es­pa­ña se con­se­guía pin­tu­ra ita­lia­na más ba­ra­ta que en Ita­lia), lo­gró que Qui­lliet le ven­die­ra de for­ma frau­du­len­ta una de las jo­yas de la co­lec­ción de Go­doy: La Ve­nus del es­pe­jo, de Ve­láz­quez. Otros mar­chan­tes pre­fi­rie­ron acom­pa­ñar a las tro­pas na­po­leó­ni­cas en su avan­ce por

Es­pa­ña y se­guir el ras­tro de los bo­ti­nes de gue­rra. Apro­ve­chan­do la si­tua­ción de caos y aban­dono en la que se en­con­tra­ban las zo­nas en con­flic­to, es­tos co­mer­cian­tes com­pra­ban a pre­cios irri­so­rios to­do ti­po de jo­yas y obras de ar­te que los sol­da­dos ha­bían ob­te­ni­do me­dian­te el pi­lla­je y que­rían ven­der lo an­tes po­si­ble. Una prác­ti­ca que re­pre­sen­tó Go­ya en to­da su cru­de­za en su cé­le­bre gra­ba­do Así su­ce­dió, per­te­ne­cien­te al ci­clo “Los desas­tres de la gue­rra”, don­de mues­tra a un sol­da­do hu­yen­do car­ga­do de ob­je­tos pre­cio­sos tras ha­ber ma­ta­do al fraile cus­to­dio.

Pa­ra evi­tar es­tos ro­bos, los re­li­gio­sos op­ta­ron por dos soluciones: ade­lan­tar­se y ven­der ellos mis­mos los te­so­ros de sus igle­sias y con­ven­tos o es­con­der­los, nor­mal­men­te ba­jo tie­rra o en ca­sas par­ti­cu­la­res. Fue el ca­so del ca­bil­do de la ca­te­dral de Se­vi­lla, que de­ci­dió em­bar­car en un ve­le­ro to­do su pa­tri­mo­nio per­so­nal an­tes de que lle­ga­ran los fran­ce­ses.

El ex­po­lio fue tan ge­ne­ra­li­za­do que has­ta los di­plo­má­ti­cos ex­tran­je­ros rea­li­za­ron pro­ve­cho­sos ne­go­cios ven­dien­do en sus paí­ses obras ad­qui­ri­das a ba­jo pre­cio en Es­pa­ña. La si­tua­ción lle­gó a tal ex­tre­mo que el go­bierno tu­vo que in­ter­ve­nir. El 12 de sep­tiem­bre de 1809, el rey prohi­bió la ex­trac­ción de me­ta­les pre­cio­sos y or­de­nó la con­fis­ca­ción de to­do lo que se hu­bie­ra ocul­ta­do. So­lo se aña­dió una ex­cep­ción: los ofi­cia­les del Ejér­ci­to que­da­ban exen­tos, con la ex­cu­sa de que po­dían ha­ber traí­do sus pro­pias jo­yas des­de Fran­cia.

Ca­si un año des­pués, el 1 de agos­to de 1810, otro de­cre­to prohi­bió la sa­li­da de obras de ar­te del país. Sin em­bar­go, nue­va­men­te el rey hi­zo ex­cep­cio­nes. Con la ley en vi­gor, mu­chos ge­ne­ra­les con­ti­nua­ron ob­te­nien­do li­cen­cias pa­ra ex­por­tar cua­dros a Fran­cia. Es­tas pre­rro­ga­ti­vas po­nen de ma­ni­fies­to una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del go­bierno de Jo­sé Bo­na­par­te: el enor­me po­der que te­nían los go­ber­na­do­res mi­li­ta­res de las dis­tin­tas pro­vin­cias y su al­to gra­do de in­de­pen­den­cia con res­pec­to a Ma­drid.

Soult, el gran ex­po­lia­dor

La ma­yo­ría de los ma­ris­ca­les fran­ce­ses no se con­for­ma­ron con los re­ga­los re­ci­bi­dos por par­te del rey. Con la ex­cu­sa de la in­cau­ta­ción de los bie­nes de la Igle­sia, y apro­ve­chan­do su gran ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra, mu­chos ge­ne­ra­les se hi­cie­ron con un con­si­de­ra­ble bo­tín de obras de ar­te que lue­go en­via­ron a Fran­cia. Los men­cio­na­dos Se­bas­tia­ni, Des­so­lles y D’ar­mag­nac, jun­to a otros co­mo Char­les Eblé, que sa­queó Va­lla­do­lid, o el prín­ci­pe Mu­rat (es­po­so de Ca­ro­li­na Bo­na­par­te, her­ma­na del rey), que te­nía pre­di­lec­ción por la pin­tu­ra ita­lia­na y fla­men­ca, lo­gra­ron sa­car de Es­pa­ña una gran can­ti­dad de obras, que lue­go ven­de­rían, ellos o sus he­re­de­ros, en subas­tas pú­bli­cas. To­do ello sin ol­vi­dar el ex­po­lio per­pe­tra­do tam­bién por di­plo­má­ti­cos y em­plea­dos fran­ce­ses.

De en­tre to­dos los ge­ne­ra­les, el que des­ta­có por su co­di­cia y por la di­men­sión y ca­li­dad del bo­tín fue el ma­ris­cal Soult. Des­de su po­si­ción co­mo ge­ne­ral je­fe del ejér­ci­to de An­da­lu­cía, y tras la con­quis­ta de la re­gión en 1810, lo­gró apro­piar­se de una gran can­ti­dad de cua­dros pa­ra su dis­fru­te per­so­nal. Pa­ra con­se­guir­lo uti­li­za­ba ha­bi­tual­men­te el mé­to­do del chan­ta­je. Tras ocu­par una ciu­dad, en­tra­ba en los con­ven­tos e igle­sias y “ofre­cía” su cle­men­cia a los re­li­gio­sos a cam­bio de que le ven­die­ran a pre­cios ri­dícu­los las obras de ar­te que más le in­tere­sa­ban. Más ade­lan­te, una vez ins­ta­la­do en Se­vi­lla, Soult se bus­có un cóm­pli­ce. Es­te fue, nue­va­men­te, Qui­lliet. Co­mo agre­ga­do ar­tís­ti­co del cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio de An­da­lu­cía, el co­rrup­to fun­cio­na­rio con­si­guió ro­bar nu­me­ro­sos lien­zos del mi­llar de obras que se ha­bían de­po­si­ta­do en el Al­cá­zar de Se­vi­lla con vis­tas a tras­la­dar­se a los mu­seos de Ma­drid y Pa­rís. Na­die pu­do fre­nar el an­sia depredadora de Soult. Ni los de­cre­tos im­po­nien­do res­tric­cio­nes a la sa­li­da de obras de ar­te ni la ma­la re­la­ción que tu­vo con el rey al tér­mino de su man­da­to. El ma­ris­cal es­tu­vo en­vian­do re­gu­lar­men­te pin­tu­ras a su es­po­sa en Fran­cia has­ta ca­si el fi­nal de la ocu­pa­ción, en 1813. Se han con­ta­bi­li­za­do diez par­ti­das con cien­to nue­ve óleos en to­tal. Soult se sal­ta­ba las prohi­bi­cio­nes gra­cias a los con­tra­tos de com­pra­ven­ta que po­seía de las obras, la ma­yo­ría ob­te­ni­dos me­dian­te coac­ción. Cuan­do no los te­nía, ha­cía pa­sar las pin­tu­ras por re­ga­los o por imi­ta­cio­nes sin nin­gún va­lor. Pa­ra fa­ci­li­tar su trans­por­te, or­de­na­ba a sus ayu­dan­tes que qui­ta­ran los mar­cos de los lien­zos y en­ro­lla­ran es­tos den­tro de unos tu­bos. De es­ta ma­ne­ra, el ma­ris­cal con­si­guió re­unir una fa­bu­lo­sa co­lec­ción en la que des­ta­ca­ban los cua­dros de Mu­ri­llo y Zur­ba­rán, sus pin­to­res es­pa­ño­les pre­di­lec­tos y, en el ca­so del pri­me­ro, el más co­no­ci­do y co­ti­za­do fue­ra de Es­pa­ña. Una co­lec­ción

NA­DIE PU­DO FRE­NAR EL AN­SIA DEPREDADORA DE SOULT, NI LOS DE­CRE­TOS NI LA MA­LA RE­LA­CIÓN QUE TEN­DRÍA CON EL REY

que man­tu­vo du­ran­te to­da su vi­da y ex­hi­bió con or­gu­llo en su do­mi­ci­lio pa­ri­sino y su cas­ti­llo de Soult­berg.

El equi­pa­je del rey

Quien no lo tu­vo tan fá­cil pa­ra sa­car de Es­pa­ña su pro­pia co­lec­ción fue Jo­sé Bo­na­par­te. En el ve­rano de 1813, el mo­nar­ca em­pren­dió la hui­da ha­cia Fran­cia jun­to a su ejér­ci­to an­te el rá­pi­do avan­ce de las tro­pas an­glo­es­pa­ño­las. Al lle­gar a Vi­to­ria, el 21 de ju­lio, fue in­ter­cep­ta­do por los sol­da­dos del bri­tá­ni­co du­que de We­lling­ton. Tras la de­ci­si­va ba­ta­lla que se li­bró, sal­da­da con la de­rro­ta fran­ce­sa, el rey lo­gró es­ca­par y lle­gar has­ta Fran­cia. Sin em­bar­go, de­jó atrás par­te de su equi­pa­je. ¿Qué con­te­nía? Ade­más de ma­pas, car­tas, do­cu­men­tos de Es­ta­do, jo­yas y has­ta un ori­nal de pla­ta, el con­voy del des­tro­na­do mo­nar­ca por­ta­ba di­bu­jos, gra­ba­dos y más de dos­cien­tas pin­tu­ras que ha­bían for­ma­do par­te de los de­pó­si­tos del frus­tra­do Mu­seo Jo­se­fino. Los lien­zos, que ha­bían si­do des­cla­va­dos de sus bas­ti­do­res y en­ro­lla­dos, fue­ron en­via­dos por We­lling­ton a In­gla­te­rra. Tras ser ca­ta­lo­ga­dos y com­pro­bar­se que la ma­yo­ría per­te­ne­cían a las co­lec­cio­nes reales es­pa­ño­las, el ge­ne­ral bri­tá­ni­co de­ci­dió res­ti­tuir­los a Es­pa­ña. A tra­vés de su her­mano Henry We­lles­ley, en­ton­ces em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Es­pa­ña, es­cri­bió al “desea­do” Fer­nan­do VII, que ha­bía vuel­to ya a ocu­par el trono en Ma­drid, co­mu­ni­cán­do­le su in­ten­ción de de­vol­ver­le las pin­tu­ras. No re­ci­bió res­pues­ta. Lo vol­vió a in­ten­tar por me­dio del em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Lon­dres. En es­ta oca­sión sí re­ci­bió con­tes­ta­ción. Fue es­ta: “Su Ma­jes­tad, con­mo­vi­do por vues­tra de­li­ca­de­za, no desea pri­va­ros de lo que ha lle­ga­do a vues­tra po­se­sión por cau­ces tan jus­tos co­mo ho­no­ra­bles”. De es­ta for­ma, a tra­vés de es­te ac­to de ge­ne­ro­si­dad, ochen­ta y tres pin­tu­ras ro­ba­das por Jo­sé Bo­na­par­te de las co­lec­cio­nes reales, en­tre ellas, tres de Ve­láz­quez, cuel­gan hoy de las pa­re­des del We­lling­ton Mu­seum en la Aps­ley Hou­se de Lon­dres.

JO­SÉ I, por F. Gé­rard, s. xix. En la pág. an­te­rior, los es­pa­ño­les ata­can un con­voy fran­cés, por P. Le­jeu­ne, 1819.

BA­TA­LLA de Vi­to­ria, 1813, por John Ma­sey Wright, s. xix. A la iz­quier­da, Vi­vant De­non, por R. Le­fè­vre.

LA VE­NUS DEL ES­PE­JO, de Ve­láz­quez, con­ser­va­da en la ac­tua­li­dad en la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres.

APS­LEY HOU­SE, man­sión del du­que de We­lling­ton. En la pág. an­te­rior, el ma­ris­cal Soult, por Jean Broc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.